/«LOS PARTIDOS POLÍTICOS FUERON SOBREPASADOS POR LAS NECESIDADES DE LA SOCIEDAD».  ENTREVISTA ANTONIO ORTÉZ TURCIOS

«LOS PARTIDOS POLÍTICOS FUERON SOBREPASADOS POR LAS NECESIDADES DE LA SOCIEDAD».  ENTREVISTA ANTONIO ORTÉZ TURCIOS

EDIFICIO CONTINENTAL, TEGUCIGALPA.

La posición crítica de Antonio Ortéz Turcios al gobierno de Manuel Zelaya y de las desiciones que Luis Zelaya ha tomado en ese instituto político, lo ha dejado en una suerte de orfandad política. Cuando Eduardo Martell supo que lo habíamos entrevistado comentó entredientes que «no sabía que Antonio fuera aún liberal». Gabriela Núnez preguntó si había hablado algo de los Rosenthal. 

Nos recibió en su despacho en el edificio Continental en Tegucigalpa, el centro de operaciones de la familia Rosenthal, una de las columnas más sólidas del liberalismo hasta que la familia cayó en desgracia luego de las acusaciones que recibieran varios de sus miembros por lavado de activos. Actualmente Yani Rosenthal cumple una pena en los Estados Unidos relacionada con ese delito. 

En esta ocasión, Ortéz Turcios nos habló de la crisis del Partido Liberal, desde una visión más histórica.

Antonio Ortéz Turcios
Foto El Heraldo

«Finalizando el siglo XX y comienzos de este siglo, la sociedad  hondureña ha cambiado radicalmente. El crecimiento poblacional, las necesidades económicas, todos los procesos de ajustes económicos impulsados por el Banco Mundial causó un debilitamiento de la clase media y aumentó la pobreza. Pero hay además un despertar en la sociedad que está también influenciado por el acceso a las comunicaciones. Los partidos políticos fueron sobrepasados por las necesidades de la sociedad.

Durante el gobierno de Villeda Morales y Modesto Rodas, la división era más personalista. El doctor Villeda quería dejar su sustituto en el cargo, salieron como ocho candidatos del partido que estaba lleno de un liderazgo impresionante que estaban siendo apoyados por el doctor villeda, sin embargo el doctor Rodas era quien enarbolaba la bandera del nuevo León del liberalismo que reactivó a la migración que había estado afuera durante la dictadura del general Carías, que llevaba una plataforma distinta a la de Villeda Morales, que llegó con una agenda de conciliación. Rodas Alvarado aprovecha ese malestar de los liberales que lo que esperaban era un poco venganza contra los nacionalistas.

La división entre estos dos sectores del partido nunca fue ideológico. Modesto quería ser candidato y Villeda consideraba que el candidato debía ser otra persona. Era un conflicto más personal, a diferencia de la crisis del 2009, que era más ideológica, porque interviene lo que es el socialismo del Siglo XXI.

Cuando vino Chávez a Honduras y dio su discurso insultando a las clases políticas y a los empresarios del país llamándolos «pitiyankis», hubo malestares personales entre Zelaya y Flores o Micheletti, pero el problema no fue ese, sino cuando comenzó a ver al sur.

En Latinoamérica había una corriente muy fuerte en esos años de apoyar a los partidos políticos económicamente para fortalecerlos, porque estaban debilitados. Hay estudios en el PNUD en donde se estudiaron los cinco partidos de Honduras y se quiso lograr que el Congreso Nacional apoyara una cantidad de dinero para cada partido, porque estaban debilitados. Ese era un fenómeno continental. Se estuvo haciendo experimentos en donde el Estado estuvo apoyando a los partidos, se buscaba hacer algo así acá.

Roberto Micheletti pasó el proyecto en el Congreso Nacional, Mel se opuso, porque él ya estaba en su línea. A Mel le convenía que estuviera debilitado el Partido Liberal, no quería fortalecerlo. En ese momento Patricia Rodas era la presidente del Partido Liberal. Durante ese tiempo, según las encuestas de Latinovarómetro, las únicas instituciones que aún eran respetadas por la población eran la iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.

Había información muy específica que hablaba de la crisis que estaba pasando en los partidos políticos y la importancia de fortalecerlos como instituciones. Pero no se tomaron las acciones necesaria para evitar que siguiera la crisis, ni el Partido Liberal, ni el PINU ni la UD. El único que si lo hace medianamente es el Partido Nacional, en 2008, con Pepe y Juan Orlando, que hicieron estudios con la Fundación Gálvez e incorporaron muchos jóvenes que ahora están gobernando. Eso no quiere decir que han salvado la crisis que tienen a nivel interno, pero les ayudó a pasar de una forma más exitosa que lo que pasó con el Partido Liberal.

El fin del presidente Zelaya es antisistema, es destruir el sistema del bipartidismo, casi logró destruir al Partido Liberal, le falta destruir al Partido Nacional y ya casi lo está logrando».

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.