Honduras

LOS MÁRTIRES DEL GOLPE, LA DEUDA HISTÓRICA DE LIBRE

el

ENTREVISTA A BERTHA OLIVA PRESIDENTA DE COFADEH

Justo cuando me disponía a retirarme de la oficinas de COFADEH entró doña Bertha Oliva. Había intentado verla varias veces y no lograba dar con ella. Se detuvo a platicar con un viejo conocido que esperaba sentado en una silla en el pasillo que da a la sala donde se brindan las conferencias de prensa o presentan personas cuando les han violentados sus derechos. A la par estaba yo, rodeado de cuadros de desaparecidos de los ochenta. Ella me saludó:

«Cómo está» —me dijo.

«Bien —conteste—, ando en su búsqueda, he venido ya otras ocasiones.

«¿Sí?, ¿y de qué quiere que hablemos?»

«De los mártires de la resistencia y los resultados con la justicia o quizá quienes eran» —le contesté.

Doña Bertha me miró con sospecha.

«Hoy es imposible —me dijo luego de un rato—. Vengo bastante cansada y tengo que atender a otra gente y ya estoy retrasada.

«Está bien —le contesté—, tengo tiempo para esperar».

«Venga el viernes después de la una».

Me despedí de la coordinadora de Cofadeh dándole la mano e inclinando un poco la cabeza.

Regresé el viernes a la hora acordada. Después de un rato se me pasó a la pequeña sala en segunda planta. He estado en otras ocasiones ahí, cuando he entrevistado a Bertha Oliva sobre otros temas.

«Me disculpa pero no podremos hablar, porque estoy bastante ocupada —me dijo luego de un rato, tocándose la cabeza—. Y creo que no le promocionaría la información adecuada que busca. Se necesita tener la cabeza fresca y esto del MUCA me tiene muy ocupada, con todo lo que está pasando y que nos están atacando, pero véngase el lunes siempre después de la una. No le digo que venga por la mañana porque tenemos reunión de equipo» —dijo.

Me despedí nuevamente, agradeciendo su atención.

El lunes por la tarde doña Bertha Oliva me recibió en su oficina. No usó la silla de su escritorio, se sentó en un sillón, en la pequeña sala de su oficina. En la pared está el premio Tulipán, recibido por defender los derechos humanos en un país  donde esa actividad es de alto riesgo.

«Es necesario —dijo, iniciando la conversación—, que la ciudadanía haga conciencia para el rescate de la memoria histórica, para que no se diluya el pensamiento, la fuerza, la militancia, por los compatriota, por los compañeros que se pusieron al frente del desafío contra la impunidad en el país. COFADEH ha venido trabajando en hacer conciencia de la necesidad de dar una mirada al pasado, para poder ver lo que vendrá a futuro, y ese mirar al pasado es tener la memoria histórica del país de las atrocidades que ha vivido, nombres de las personas que fueron víctimas de las violaciones de los derechos humanos. El nombre de los detenidos y desaparecidos, el nombre de los asesinatos por motivaciones políticas, porque antes del golpe militar de Estado, hay una deuda histórica por aquella época de los años 80.

bertha-oliva-1

Doña Berta Oliva en su oficina en COFADEH, Tegucigalpa.

Después del golpe de Estado vemos que se ha generado un poco más de conciencia en la población. El tema de recordar el pasado es un tema de militancia, en un tema de revolución, es un tema de transformación. Porque cuando uno empieza a recordar qué fue lo que pasó en medio del  golpe militar de Estado, se ve todo lo que previo sucedió. Inclusive hay un hondureño que desapareció, dos o tres días antes del golpe, que era un activista militante de lo que hoy es Libre. Era un hombre que estaba encargado de las mesas de la consulta. Los barbaros que iban a dar el golpe de Estado tenían localizadas a las personas en los diferentes puntos del país, a las personas que tenían clara determinación de apoyar la consulta. De inmediato mataron un colega de ustedes, que era un comunicador social, de apellido Fino Noriega, que reportaba información de la ciudad de Trujillo.

Vamos viendo cómo empezaron a  trabajar para liquidar  la  información y con eso aniquilaban el derecho que tenemos los pueblos a estar informados de lo que estaba pasando. El derecho a conocer la verdad. Asesinaron a Fino Noriega, tres días después del golpe y tres días antes al activista de las mesas de consultas. Pido disculpas pero en este momento no recuerdo el nombre, igual asesinaron al periodista palacios en Tocoa, Colón, que tenía medidas cautelares».

Fino Noriega, asesinado 3 días después del golpe de Estado de 2009.

Fino Noriega, asesinado 3 días después del golpe de Estado de 2009.

El Comité de Detenidos y Desaparecidos en Honduras había solicitado medidas cautelares para Palacios y aún así con las medidas cautelares lo mataron. Fue el primer caso después del golpe de un  asesinado con medidas cautelares».

Doña Bertha Oliva, coordinadora del COFADEH, expresó que desde la organización que ella dirige, han trabajado mucho con las familias, de cara al sistema local jurisdiccional  y  a nivel internacional, pero que no se han tenido ningún avance a  nivel nacional para dar con el paradero de los que cometieron esos crímenes.

«…A Palacios lo asesinaron ingresando a su casa. Y así podríamos ir hablando de otros casos, por ejemplo, del asesinato de Isis Obed Murillo».

¿Porque el caso de Isis Obed Murillo es paradigmático? —pregunté.

«Porque fueron los militares, porque no fueron otras personas, sino las  Fuerzas Armadas. El General Romeo Vásquez Velásquez, jefe del Estado Mayor, ordenó abrir fuego contra una población que se aproximaba al aeropuerto Toncontín demandando el retorno al orden constitucional y al encuentro con el presidente que habían expulsado. En ese momento ese pueblo estaba dispuesto a acompañarlo para que recuperara la casa presidencial»  —dice doña Bertha, que afirma además, que de a haber revertido el golpe militar de 2009, «no tendríamos el quiebre que hoy se  tiene  en la pérdida del Estado del Derecho».

Según doña Bertha Oliva, ese día 5 de julio las Fuerzas Armadas dispararon a quien le pegaran y desgraciadamente fue a Isis Obed.

Isis Obed fue asesinado en la marcha del 5 de julio frente al aeropuerto Toncontín. Su caso permanece en la impunidad.

Isis Obed fue asesinado en la marcha del 5 de julio frente al aeropuerto Toncontín. Su caso permanece en la impunidad.

«Fue un momento muy fuerte, paralizante, golpearon a toda la masa reclamante, dispersaron la concentración. Y hubo muchos heridos que por milagro salvaron sus vidas.

Por el caso de Isis Obed no tiene idea cuánto hemos hecho para que se castigue a los responsable —explicó Bertha Oliva—, para que se castigue de ese hecho a los que dieron la orden de disparar. Es fácil deducir quién dio la orden, para que se haga un requerimiento a los autores intelectuales, pero ha sido imposible».

Según la defensora de los Derechos Humanos, el argumento de Ministerio Público es que se tienen que requisar todas las armas del batallón que participó en la operación para hacer el estudio balístico y que se requieren entre un millón y dos millones de lempiras para eso. En el caso de Isis Obed, las Fuerzas Armadas argumentan que los fusiles dispararon balas de salva y no saben qué fusiles disparaban balas vivas. Ese argumento toma fuerza con lo manifestado por el Comisionado de Derechos Humanos del aquel momento, el doctor Ramón Custodio López, que se ganó luego el apodo de «bala de goma», pero es revertido por las declaraciones que dio la Fiscalía de Derechos Humanos, que recolectaron en el lugar de los hechos cientos de casquillos de bala de fusil M16, de uso militar.

Marcha del cinco de julio.

Marcha del cinco de julio.

«Batallones militares se acantonaron en el aeropuerto —continúa Bertha Oliva—, y fue de ahí de donde vinieron las balas que mataron a Isis Obed. El Ministerio Público no continúa con el caso, porque quieren castigar al autor material y no a los autores intelectuales,  que de sobra es conocido quienes son los que daban las órdenes».

«En el mismo caso de Isis Obed —explicó doña Bertha Oliva—, el COFADEH presentó  una acción de demanda de justicia ante un tribunal de competencia en Estados Unidos en contra de Roberto Micheletti. El Ministerio Público presentó ante ese tribunal una constancia que muestra que no había denuncia en contra del señor Roberto Micheletti y, según ellos, eso demostraba que él no tenía responsabilidad en ningún aspecto, porque no había denuncia en esa instancia de la justicia hondureña.

Habiendo presentado el COFADEH varios recursos legales ante la Corte Suprema de Justicia, en la Sala Constitucional y ante el Ministerio Público, para que se declararan nulas las acciones del señor Roberto Micheletti  Bahin, porque había violentado la Constitución de la República,  y el que violenta la Constitución de la República incurre en delito de lesa Patria, sin embargo, el Ministerio Público argumentó que no había denuncia contra el ciudadano Roberto Micheletti Bahin, y como lo mandó una institución oficial del Estado se tomó como válido. Al tomarse como valido el caso retornó a la jurisdicción de los operadores de justicia  de Honduras».

Luego se dio el caso de Pedro Magdiel…

Pedro Magdiel Muñoz fue asesinado de 43 puñaladas en El Paraiso, en lo que se conoce como la toma de Alauca.

Pedro Magdiel Muñoz fue asesinado de 43 puñaladas en El Paraiso, en lo que se conoce como la toma de Alauca.

«Pedro Magdiel era un militante más que se indignó por lo que pasó, por la pérdida de la Democracia, por el retroceso que nos estaban obligando a vivir. Se recopiló la información, se tuvo bastante accionar en el caso, hubo incluso testigos de quienes eran… en este momento no puedo decir nombres y no porque quiera ocultarlo como me están queriendo acusar ahora públicamente sino porque los testigos que vieron, no han certificado el testimonio. Pero igual, fuerzas militares y fuerzas  policiales controlaban la zona donde se dio el asesinato, el caso duerme como duerme el caso de Isis Obed, Fino  Noriega, Palacios, así podemos seguir mencionando casos.

Pero vamos a San Pero Sula, Carlos Turcios era uno más de esa vocería que se levantó para reclamar el retorno al orden constitucional, y sé  encuentra entre los desaparecidos, además, él era líder dentro de su comunidad, fue secuestrado por las fuerzas policiales. Hubo ojos que vieron todo, incluso se llevó a cabo una exhumación, pero fue difícil identificarlo  porque le  habían decapitado, no se encontró su cabeza, por lo menos al cuerpo se le hizo el proceso de exhumación.

El profesor  Gradiz,  viniendo del Sur hacia Tegucigalpa, fue asesinado. Su cuerpo se encontró muy cerca del primer batallón de Infantería. Siempre hemos acompañado a los familiares de las víctimas, por ejemplo el profesor Contreras, vivía  en la colonia Víctor F. Ardón, a menos de un mes del golpe de Estado llegó a su casa de la protesta y salió a comprar  un medicamento de su madre, cuando venía de regreso hacia la casa lo asesinaron, no se ha emprendido ninguna acción de parte Ministerio Público para  investigar los hechos.

maestro_bala

Roger Vallejo, asesinado en frente del mercado zonal Belén, luego de que la policía reprimió la toma de El Durazno en la salida al norte de la ciudad.

El asesinato del profesor Roger Vallejo, asesinado en medio de la protesta por el mercado zonal Belén en Comayagüela, fue cuando se tomaron la entrada a Tegucigalpa y a la altura del Durazno los cuerpos militares y policiales reprimieron la manifestación. Un compañero identificó a los individuos y recogió la cápsula de la bala, compareció ante el Ministerio Público, llevó las pruebas de la arma, la (bala) le dijeron que iba a ser testigo protegido. Él compareció el 14 de Septiembre y fue ultimado el 17 de Septiembre el día del maestro, el colega que vio el asesinato y sirvió de testigo de Roger Vallejo fue también asesinado.

La joven de Wendy Ávila no fue asesinada de inmediato, pero su muerte es causada por la de bombas lacrimógenas y la barbaridad que se cometió el 22 de Septiembre, cuando el presidente  Zelaya  ingresó al país (y se refugió en la embajada de Brasil). La cantidad de gases lanzados, ella murió al siguiente día,  intoxicada por el uso excesivo de bombas lacrimógenas de gases tóxicos.

Mel Zelaya entró al país el 21 de septiembre. Al siguiente día se desató una cruel represión que duró 3 días.

Mel Zelaya entró al país el 21 de septiembre y se refugió en la embajada de Brasil. Al siguiente día se desató una cruel represión que duró 3 días.

En ese mismo acto se asesinó a Jairo Sánchez, el 22 de Septiembre muy de mañana fue asesinado; también una maestra, dos creo, que se llamaba Hilda, no recuerdo el apellido. Abrió la puerta izquierda del vehículo para que huyera su hijo de tan solo 8 años, le dijo que corriera y logró salvarlo. Los asesinos le disparaban a ella, el niño pudo escapar y sobrevivir, por esa protección humana de una madre, sucedió al Sur de  Comayagüela.

Tenemos a los dos Emmos: Emmo 1 y Emmo 2, que fueron asesinados. Era tanto el odio que mataron a Emmo 2 porque  suplantó la imagen de Emmo, (Mahadeo Sadloo)…

Yo le podría seguir hablando de cualquier cantidad de gente que han asesinado, y no es que  las familias se ha quedado sin hacer nada, o que las organizaciones no reaccionan. Caso que se presenta hacemos la denuncia, caso que damos siguiendo, yendo al Ministerio Público permanentemente para ver si se logra un requerimiento en contra de los responsables. Pero en el Ministerio Publico no hay forma de dar una repuesta, porque pretenden imponer el olvido y si usted no olvida, a usted lo pueden acusar de ser traidor a la patria, y que no quiere a Honduras, porque lo que ellos quieren es que se diga que en el tema de los Derechos Humanos se va avanzando y que vivimos en paz y tranquilidad. Aquí se vive la paz de los cementerios y la tranquilidad de un pueblo que ya no aguanta y por eso no protesta con toda la energía que debería estar protestando».

Según Berta Oliva, el COFADEH ha identificado algunos patrones que utilizan los cuerpos de seguridad para señalar a quienes van asesinar.

Wendy Ávila, murió a causa de los gases lacrimógenos lanzados en la represión de 22 de septiembre frente a la embajada de Brazil.

Wendy Ávila, murió a causa de los gases lacrimógenos lanzados en la represión de 22 de septiembre frente a la embajada de Brasil.

«Antes de golpe se usaba el argumento de que tenía vínculos con alguna pandilla 18 o MS, o chirizos» —dijo doña Oliva y agrega que luego se cansaron de justificar  que los asesinatos eran de maras o pandillas en ajustes de cuentas, «porque son tantos los muertos en nuestro país, es tanta la matanza que se ha desatado desde el golpe militar de estado, que  ahora ya no son mareros, es el crimen organizado o narcotráfico».

«Aseguraron que se llevaron a los cabecillas del narcotráfico pero sigue la barbarie de la muerte, la caracterización siempre ha sido narcotráfico, crimen organizado, pleito entre mareros o que eran ajuste de cuentas. Aunque habían testigos y gente que sabía de la participación de miembros de la policía».

Para la Coordinadora del COFADEH, el ejemplo más claro es el caso de Alfredo Landaverde, el caso se conoció, se debatió en público de quienes habían participado y no hay nadie castigado. Los testigos que el Ministerio Público convirtió en testigos protegidos, son personas desprotegidas, y tres están muertos, solo queda uno vivo. «Lo hacen sentir más como parte del crimen y no como testigo protegido que los pueda orientar a dar con el paradero de los responsable, la lógica se invierte».

Bertha Oliva dijo que en la actualidad por estar en un lugar donde se violan los derechos humanos, usted se convierte en sospecho y lo pueden acusar, sí no lo matan.

emo-fnrpi

«Emmo» Mahadeo Sadloo (al centro), fue asesinado luego de la inscripción del partido Libre.

«Si usted dice que estuvo ahí y que vio, lo tratan como victimario, no como testigo que hay que proteger, con toda la seguridad que un estado responsable pueda dar, aquí hemos tenido mucha gente han venido como testigos protegidos, que lo que menos hacen es protegerlo, al contrario los exponen y lo someten a un nivel de crisis psicológica que si comparecen ante un juez para declarar, van a decir que no están en su sano juicio porque la presión a que han sido sometidos los hacen ver como  si tuvieran  delirio de persecución».

«¿Cómo podemos rendirle homenaje o memoria a los mártires del golpe de estado y que acompañamiento o responsabilidad hay con los familiares?» —pregunté.

«El mejor homenaje que les podemos dar las hondureñas y hondureños consientes de nuestros procesos revolucionarios, es no olvidarlos, es tenerlos presentes,  pero no tenerlos presentes solo para citar un día su nombre, sino para reivindicar su nombre, pero reivindicar su nombre acompañando de la gesta que demanda procuración de justicia para ellos y con sus familias, porque toda esta gente ha dejado familia. Yo sí creo que debería estársele haciendo un tributo a las familias permanentemente, porque se les ha dejado en el mayor abandono posible. Debemos generar algún nivel de conciencia para que se tenga la capacidad de no olvidar. Por eso en COFADEH decimos que está prohibido olvidar, prohibido olvidar a los mártires, prohibido volverse cómplice con este tipo de criminales que cometieron este delitos para callar voces. Si a ellos se les calló sus voces, que no callen las voces de los que estamos con vida y que podamos decirles a ellos y a ellas que están presentes aunque hayan querido hacer que están ausentes».

Era tanto el odio que mataron a Emmo 2 porque suplantó la imagen de Emmo (Mahadeo Sadloo)

Era tanto el odio que mataron a Emmo 2 porque suplantó la imagen de Emmo (Mahadeo Sadloo).

Algunos familiares de las víctimas piensan que se han olvidado de los que ofrendaron su vida, de cuál fue su causa de muerte. Ven que el partido Libre, con una cuota de poder, no ha ejercido ninguna presión para que se investigue y se haga justicia, castigando a los responsable de estos crímenes —dije. Bertha Oliva se acomodó en la silla y respiró profundo.

«Libre como tal tiene un mandato y es que debería de apoyar los esfuerzos de las organizaciones de Derechos Humanos. Porque el tema de la demanda de justicia no se puede politizar, no puede entrar en un determinado partido político, porque tiene que hacerla sentir en cualquier momento de la historia del país, porque los mártires fueron del pueblo hondureño, los mártires  en su mayoría eran de la resistencia social contra el golpe de estado militar, porque no se había constituido Libre como tal. Libre lo que debe hacer es un espacio político para acuñar y tratar de impulsar proceso de investigación, quienes eran las víctimas de su apuesta por la restauración del Estado de Derecho. Libre debe actuar más por esa línea, porque se corre el riesgo, por el momento en que se está,  que a las víctimas se les vaya a descalificar de víctimas, porque pertenecían a determinado partido político. Pero todos saben que las víctimas del 2009, si estuvieran acá, no estarían en ningún otro lugar más que en el partido Libre, porque estaban impulsando una demanda de volver al poder político, ahí es donde encaja Libre. Estoy convencida de que cualquier nomenclatura política que se formara, o nombre que se le diera iban a ser de Libre, aunque en su mayoría, cuando fueron asesinados, no estaba formado el partido político».

Libre lo que debe hacer es un espacio político para acuñar y tratar de impulsar proceso de investigación, quienes eran las víctimas de su apuesta por la restauración del Estado de Derecho, Libre debe actuar más por esa línea, porque se corre el riesgo, por el momento en que se está, que a las víctimas se les vaya a descalificar de víctimas, porque pertenecían a determinado partido político.

Libre lo que debe hacer es un espacio político para acuñar y tratar de impulsar proceso de investigación, quienes eran las víctimas de su apuesta por la restauración del Estado de Derecho.

Bertha Oliva tomó la oportunidad de la entrevista que le hicimos para El Pulso, para recomendar al partido Libre que se piense en un espacio de memoria, en ese espacio de recordatorio y se puede hacer de varias formas, puede ser de manera colectiva, pero hay que trabajarla, documentarla, apropiarse de ella y luego defender, acompañar, denunciar, exigir y demandar ante los operadores de justicia.

«Porque siento que como defensores de los Derechos Humanos hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para obtener respuesta  de los órganos del estado. Hoy tengo fuerzas para seguir acompañando a las familias, buscando verdad, buscando justicia, porque no puedo decirle a la familia resígnese, no se puede decirle que se olvide, o resignarse con olvido, hay que luchar para que nuestros compatriotas puedan sentirse representados».

Bertha Oliva, Coordinadora del Comité de Detenidos y Desaparecidos en Hoduras, ganadora PREMIO TULIPAN.

Acerca Redacción

Recommended for you