Los dueños de Honduras, ¿quiénes son los más ricos del país?

El estudio “Élites, Redes de Poder y Régimen Político en Honduras” divulgado en 2018 por el Equipo de Refección, Investigación y Comunicación (ERIC) y Oxfam Honduras indica que existen en el país cinco grandes grupos económicos y de poder que controlan la economía, la política y justicia de Honduras. La lista de oligarcas y magnates la encabeza Carlos Kattán, como representante de la industria textil maquiladora, Camilo Atala Faraj del Grupo Ficohsa, Gilberto Goldstein del...

El estudio “Élites, Redes de Poder y Régimen Político en Honduras” divulgado en 2018 por el Equipo de Refección, Investigación y Comunicación (ERIC) y Oxfam Honduras indica que existen en el país cinco grandes grupos económicos y de poder que controlan la economía, la política y justicia de Honduras. La lista de oligarcas y magnates la encabeza Carlos Kattán, como representante de la industria textil maquiladora, Camilo Atala Faraj del Grupo Ficohsa, Gilberto Goldstein del Grupo Atlántida, Eduardo Kafati del Grupo Intur y Ángelo Botazzi y Nazry Asfura Zablah de la industria de la construcción, y hasta hace poco aún aparecía la familia Rosenthal del grupo Continental. Estos son los dueños de Honduras, un país de nueve millones de habitantes, con un 65% sumido en la miseria, que empobrece cada día más, en la medida que ellos acumulan dinero y poder.

La actual oligarquía hondureña empezó a estructurarse en el país a mediados del siglo XX, cuando las reformas económicas impulsadas por el gobierno de Juan Manuel Gálvez dio paso para que un puñado de familias judías y palestinas, que llegaron a Honduras con algún capital al final de la Primera Guerra Mundial y se establecieron en torno a las transnacionales mineras y bananeras, fueran consolidándose, convirtiéndose luego de cuatro décadas en una burguesía nacional, especialmente en la costa norte.

Pero fue a partir de las reformas al modelo económico impulsadas por el gobierno de Rafael Leonardo Callejas y consolidadas con el gobierno de Carlos Roberto Flores Facussé, que este sector económico se posicionó políticamente, al establecerse como propietarios de la nueva economía nacional ligada al sector industrial exportador maquillo, energético y telecomunicaciones, convirtiéndose al final en los magnates que ahora son.

“La élite económica-política son el gobierno real en Honduras y junto a las transnacionales se encargan que la democracia encaje con sus requerimientos, y de esta manera hacer de los recursos del Estado su principal negocio”, asegura el sacerdote jesuita Ismael Moreno, director del ERIC y Radio Progreso.

El reporte mundial de ultrarricos de 2013, publicado por la firma Wealth X, que se dedica a estudios de inteligencia sobre millonarios en los cinco continentes, basándose en ingresos, pasiones, intereses filantrópicos, afiliaciones, política, asesores, familias y biografías, indica que Latinoamérica es la única región del planeta donde la cantidad de multimillonarios se ha reducido.

En el área, Honduras ocupa el undécimo lugar de países con mayor cantidad de millonarios, superado solo por Guatemala en Centroamérica.

Según el reporte de Wealth X, en Honduras hay 215 millonarios, cuya fortuna alcanza los 30 mil millones de dólares estadounidenses.

Según el padre Melo, “las elecciones en Honduras son muy importantes porque la población vota por el Gobierno formal o la democracia representativa (Presidente, Diputados, alcaldes y regidores) lo que da la legitimidad al gobierno real (este pequeño grupo de 215 millonarios) que no necesitan elecciones porque ellos como grupo de poder ya se han estructurado”.

“Con las elecciones que se realizan cada cuatro (años), estos grupos de poder presentan a Honduras, a nivel internacional como que el país está sustentado por la democracia, sin embargo, aquí no se elige a un presidente de la república sin que tenga el visto bueno del gobierno real, y en su mayoría los diputados llegan al Congreso Nacional, para aprobar leyes que estén al tamaño y al antojo de la élite empresarial y las empresas transnacionales.

Integrantes de la plutocracia en Honduras, según el estudio “Élites, Redes de Poder y Régimen Político en Honduras” son:

Las familias: Atala, Kafie, Canahuati, Facusse, Nasser Selman y Yusuf Amdani.

Camilo Atala es el presidente del Grupo Financiero FICOHSA, propietario de Banco Ficohsa, Interamericana de Seguros S.A., Ficohsa Express, Proyectos y Servicios Inmobiliarios, Dicorp, Divisas Corporativas, Fundación Ficohsa, DIUNSA, Supermercados La Colonia y en el área hotelera es uno de los mayores socios de la inversión publico privada Indura Beach Resort ubicado en Tela, Atlántida.

Freddy, Lolita, Elisa, Fredy, Lucía y Miguel Nasser con Arianne y Luís Velásquez. Foto de la revista Estilo.

Fredy Nasser Selman, es Presidente y propietario de “Grupo Terra” un conglomerado de compañías y negocios vinculados al sector energético. Su grupo es dueño de los aeropuertos de Honduras, gasolineras “UNO” y el sector energético es dueño de las empresas térmicas: Emce, Enersa, planta termoeléctrica, Río Blanco, planta termoeléctrica, Lufussa, planta termoeléctric, etc.

Carolina y Jorge Canahuati Larach. Foto de la revista Estilo.

Jorge Canahuati Larach, consolidó su poderío económico en el área de las comunicaciones, actual propietario y presidente de grupo OPSA (La Prensa, El Heraldo, Cromos y Estilo), también con fuertes inversiones en el sector de embotelladoras, franquicias alimenticias y farmacéutica: Pizza Hut, Kentucky, Embotedallora de Sula (Agua Azul, Pepsi, Seven Up, Mirinda Naranja, Mirinda Uva, 7Teen, Enjoy, Adrenaline, Gatorade, Quanty, Link, SoBe Energy, Té Lipton envasado) y Laboratorios Finlay.

Miguel Mauricio Facussé, vicepresidente ejecutivo de Corporación Dinant, Miguel Facussé y la representante de Incontec durante el acto de entrega de las certificaciones internacionales. Foto de la revista Estilo.

Miguel Mauricio Facusse, el heredero de la fortuna de su padre, el extinto Miguel Facusse Barjum, dueño de Corporación Dinant, posee grandes extensiones de tierras en todo Honduras donde cultiva palma africana, tomates, mangos, etc. Entre las marcas que maneja la empresa Dinant se encuentran: Yummies, Zambos, Ranchitas, Nachos, Cappy, Gorditos y Tornitos, Zibas, Papas y Anillitos de Papa, Papas a la francesa, Taco del Rancho, Picante, Chicharrones del Rancho, Mazola: Aceite y margarina, manteca Pura, Íssima, pasta de tomate La Rojita y Sofrito, salsas para pastas Ranchera, Íssima, salsas para pastas Tomate y Albahaca, Íssima, salsas para pastas Con hongos y 3 quesos, Íssima, Ketchup, sopas de pollo, camarón y resollo Oriental, consomé de gallina y de pollo, spaguetti y tallarines.

En 2000, Dinant vendió activos a Unilever con un valor de 400 millones de dólares. En 2009 Dinant solicitó un préstamo por 30 millones de dólares, utilizados para expandir sus plantaciones de palma aceitera.

“Yo diría que Centroamérica es uno de los lugares más difíciles para mapear las fortunas de los multimillonarios, porque no ha mucha transparencia”, explica el periodista estadounidense Blake Schmidt, quien trabaja para Bloomberg y  trató de identificar a los centroamericanos con fortunas superiores a los US$ 1.000 millones de dólares.

“En otros países hay una estructura y procesos de gobernanza corporativa que facilitan la tarea: hay reglas que las empresas tienen que seguir para mantenerse listadas en bolsa, e incluso de las empresas privadas que no están en bolsa es posible encontrar al menos los datos más básicos, como ingresos y utilidades”, detalla en una nota para BBC.

Kerry Dolan, de la revista Forbes, también destaca el hecho de que muchas de las principales fortunas centroamericanas “son propiedad de familias multigeneracionales o extendidas” y estas no son consideradas para la lista de The World’s Billionaires de Forbes ni el índice de Bloomberg, los dos principales registros de las grandes fortunas individuales del planeta.

Sin embargo, Schmidt sí logró identificar a varios potentados con fortunas personales superiores a los US$1.000 millones en Centro América, entre los que destacan los hondureños:

Camilo Atala Faraj, del Grupo Financiero Ficohsa. Para Schmidt Atala posee una de las fortunas más grandes de Honduras.

Atala entró en el radar del Billionaires Index de Bloomberg en 2015 gracias a la compra de parte de los activos de Citigroup Inc. en Nicaragua, una importante adición a las operaciones hondureñas del mismo banco estadounidense adquiridas el año anterior, que según los cálculos del equipo de Schmidt, lo convirtieron en el banquero más rico de Centroamérica, con una fortuna estimada en US$1.400 millones.

El reporte de Blake Schmidt indica que los intereses económicos de Camilo Atala Faraj van desde Guatemala hasta Panamá, y también incluyen empresas inmobiliarias y cadenas de supermercados.

El periodista de Bloomberg destaca “la ayuda externa” que el banco  de Camilo Atala Faraj recibió en la forma de una inversión de US$70 millones de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial en 2011. Señala como un factor clave, la influencia política del banquero, “quien fue ministro de Inversiones entre 2002 y 2006 y a quien muchos acusan de haber apoyado el golpe de Estado en contra de Manuel Zelaya”.

Aunque la principal competencia de Atala para el título de hombre más rico de Honduras muy probablemente sea Mohamad Yusuf Amdani Bai, de origen pakistaní y naturalizado hondureño. Es el presidente de Grupo Karim’s, siendo los sectores textil y bienes y raíces donde mantiene la mayoría de operaciones en varios países del continente americano, europeo y asiático.

Nacido en Pakistán pero nacionalizado hondureño, y presidente del Grupo Karim’s, un conglomerado internacional con intereses en el sector textil para las marcas JC Penney y Medline Industries, bienes raíces y turismo.

Si bien Grupo Karim’s tiene su matriz en Pakistán, en la actualidad las compañías del conglomerado operan en Estados Unidos, Honduras, México, Guatemala, República Dominicana, Nicaragua y Emiratos Árabes, siendo los sectores textil y bienes raíces donde mantiene la mayoría de operaciones.

Cifras publicadas en varios medios de comunicación regionales estiman que los ingresos de Grupo Karim’s son superiores a los 5,500  millones de dólares anuales.

Aunque la familia Rosenthal ha sufrido reveses económicos luego de la judicialización del heredero del clan, Yani Rosethal, para 2015 el Grupo Continental contaba con empresas y sectores ligados a la banca, seguros, bienes raíces, tecnología, energía, diarios, telecomunicaciones y agronegocios.

De acuerdo con la calificación de riesgo de Equilibrium de 2013, el conglomerado contaba con activos por 1,173 millones de dólares y su facturación fue por 155.8 millones de dólares en ese año, siendo la división de Inversiones Continentales y Subsidiarias, en donde era presidente Yani Rosenthal, la que presentó la mayor contribución al flujo operativo, junto con Cementos del Norte.

El grupo empresarial Continental lejos está de haber desaparecido como poder económico del país y pronto está el tiempo cuando en Honduras volvamos a verlos brillar.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019