LOS BLANQUITOS VOLVIERON A LA CALLE

Entre consignas rojas y el llamado desesperado a la unidad popular, los blanquitos salieron nuevamente a marchar. Pero el ring de la calle pareció ser mucho más grande de lo que ellos quizá imaginaban desde la última vez que salieron con sus antorchas, en aquellos días en los que gritaban su repudio a la corrupción por el desfalco del IHSS. A la corrupción eso le provocó un absceso, de risa. Y hoy salen a gritar...
adminagosto 6, 2016

Entre consignas rojas y el llamado desesperado a la unidad popular, los blanquitos salieron nuevamente a marchar. Pero el ring de la calle pareció ser mucho más grande de lo que ellos quizá imaginaban desde la última vez que salieron con sus antorchas, en aquellos días en los que gritaban su repudio a la corrupción por el desfalco del IHSS. A la corrupción eso le provocó un absceso, de risa. Y hoy salen a gritar «no a la reelección».

00

Lo de ayer, parecía más un show, una caravana de carnaval, o el tímido estallido de un cohete en domingo por la tarde. Cuatro organizaciones no fueron capaces de convocar a más de mil personas, un poco menos, un poco más, ¿a quién le importan las cifras reales si se tiene a Salvador Nasralla y compañía? Lo cierto es que los contingentes evitaban a toda costa estar cerca el uno del otro, o al menos lo intentaron. Durante el recorrido desde la zona cerca a la Universidad Pedagógica hasta Casa Presidencial, bueno, en realidad hasta la valla custodiada por el ejército, los contingentes evitaron mezclarse, era la materialización del «juntos pero no revueltos».

01

Salvador Nasralla, Iroshka, y un grupo mediano de militantes del PAC. «La chusma» de Libre y Rasel Tomé, a pesar de las amenazas de ser expulsados si salían a protestar contra la reelección. Un tímido grupo de indignados, los cuales parecen tener menos gas en las antorchas, que cada vez iluminan menos. Los liberales, y su desorientación. Enrique Ortez, quien temprano, en el programa «Frente a Frente» le recordó a Juan Orlando, que él conoce un lugar en donde las pijamas se ponen al dos por uno –¿soy sólo yo, o eso fue una amenaza de golpe?–, Sí, eso fue una amenaza en televisión nacional al presidente de la República. Pero no se puede amenazar sin tener la fuerza para hacerlo.

La endeble resistencia a la reelección será televisada, y Nasralla estará allí. Comparada esta marcha con la marcha oficial en favor de la reelección presidencial, en donde el estimado, según la prensa nacional fue de 150 mil personas, la de ayer se ve en clara desventaja. Al final de la jornada, el discurso más incendiario fue el de Romero Ellner, quien hizo un llamado a que Juan Orlando Hernández renuncie a la presidencia, y la marcha pareció hundirse por completo en la consigna «queremos la Globo».

03

Las camisetas de la selección nacional de fútbol y las banderas nacionales, reaparecieron de nuevo, recordándonos las marchas en favor de la democracia de aquellos quienes apoyaron militantemente el golpe de Estado en 2009. Esta vez, vuelven a salir a las calles exigiendo el respeto a la constitución, con sus símbolos patrios, porque no hay nada más patrio que la selección nacional, y la consigna en forma de grito de guerra del «yo vine porque quise, a mí no me pagaron».

04

¿Dónde está la gran masa de indignados? ¿Dónde está el movimiento social? Quizá en las redes sociales, allí, donde Iroshka Elvir hacía el llamado desde instagram a protestar y a hacer viral las fotos con mensajes en apoyo a la movilización de ayer con el hashtag #NoAlaReelección.

Rasel Tomé, Rafael Barahona y Jari Dixon, son quienes lograron movilizar a la base de Libre que llegó a la movilización contra la reelección. Tomé en una entrevista para una radio local, explicaba el peligro que existía para un partido nacido desde las calles, abandonarlas, en un momento que él considera crucial. Más peligroso aún, es el método tan cuestionado de pagar a la militancia para asistir a las movilizaciones, recurso al que se presume han recurrido los liberales en esta ocasión.

2 comments

  • Juan Medina

    agosto 9, 2016 at 10:04 pm

    La historia de Honduras ofrece claras lecciones en contra de la reelección. La década del viente, el cariato en siglo pasado, y, aunque a muchos no les guste, también el golpe de 2009. Sólo los ilusos creen que Joh soltará lo que tienen teniendo el poder que ha concentrado. Lo que no se logre en las calles no se logrará en otro esccenario. No se equivoquen.

  • Juan Medina

    agosto 9, 2016 at 10:04 pm

    La historia de Honduras ofrece claras lecciones en contra de la reelección. La década del viente, el cariato en siglo pasado, y, aunque a muchos no les guste, también el golpe de 2009. Sólo los ilusos creen que Joh soltará lo que tienen teniendo el poder que ha concentrado. Lo que no se logre en las calles no se logrará en otro esccenario. No se equivoquen.

Comentarios

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019