/¿LIDERES RELIGIOSOS EN POLÍTICA?

¿LIDERES RELIGIOSOS EN POLÍTICA?

Por Roman Elias.

En los últimos días se ha suscitado una noticia que ha causado revuelo en nuestro país, tiene que ver con la incorporación de pastores y lideres religiosos, en este caso, evangélicos, en querer participar en la política. Esto ha trascendido fronteras y en otros países se habla de esto, por ejemplo, la cadena de noticias CNN publico este titular “Genera polémica en Honduras partido de Pastores evangélicos”.

Esto es nuevo en nuestro país, por lo cual se ha creado una serie de opiniones encontradas, ya que se considera que la política en nuestra nación esta plagada de corrupción, mentiras y otros calificativos negativos.

Ahora bien, la idea de que los pastores o lideres evangélicos participen en política, según ellos, se debe a la falta de valores morales y éticos cuando se manejan los destinos de la nación, lo cual nos ha llevado a estar en niveles altos de pobreza, inseguridad, por lo cual ellos ofrecen que al llegar a estos altos puestos dentro del gobierno harán todo con honestidad y transparencia.
¿Podrán ellos hacer esto? ¿Qué posibilidades tienen de hacer algo diferente?

Podríamos decir que esto es algo nuevo en Honduras pero, ya en otros países latinoamericanos, como México, Guatemala, Brasil, Colombia, Chile, ya han existido partidos políticos, alcaldes, diputados, presidentes de la República, que han sido pastores evangélicos o han tenido algún cargo relevante dentro de la iglesia. Y dentro de esto cabe otra pregunta, ¿Cómo les ha ido en su papel de funcionarios? ¿qué dice la historia? Mencionaremos a continuación algunos casos.

El mas reciente es la llegada a la presidencia de Guatemala de Jimmy Morales, quien es evangélico, licenciado en Administración de Empresas y profesor en Teología. Llegó como un novato en la política, su bandera de lucha era combatir la corrupción y en su campaña un eslogan fu: “Ni Corrupto, Ni ladrón”, esto lo llevo a ganar las elecciones en su país con una cifra inédita: 67 por ciento de los votos.

Pero ya en los primeros meses de su gestió como mandatario empezaron los problemas, un auditor de la autoridad electoral concluyó que el partido político del mandatario no había respetado varias leyes que tenían que ver con el financiamiento de la campaña política. El famoso diario The New York Times (en español) en una publicación de inicio de año tituló: «Jimmy Morales, un presidente contra la democracia en Guatemala… Un presidente impopular, con el respaldo de un ejército de mano dura, partidos políticos de derecha y élites conservadoras. Un presidente que menosprecia las normas y las instituciones democráticas, en particular cuando investigan a su familia y a sus funcionarios de alto nivel… La Cicig ha acusado al propio hermano y al hijo de Morales de fraude y ha estado investigando al presidente guatemalteco y a sus socios por posibles violaciones en el financiamiento de su campaña».

También el expresidente guatemalteco, Efraín Ríos Montt, el primer presidente evangélico en América latina, fue un político y general retirado, En 1978 renunció al catolicismo y se convirtió en un ministro ordenado en la Iglesia Pentecostal de la Palabra.

El diario New York Times en español en una nota en referencia a su sentencia expresó: “El General Efraín Ríos Montt el dictador que mandó en Guatemala durante uno de los períodos más sangrientos de la larga guerra civil que asoló a ese país”.

El 10 de mayo del 2,013 una corte guatemalteca lo encontró culpable de genocidio y crímenes de lesa humanidad, pero la sentencia del juicio fue anulada por la Corte de Constitucionalidad el lunes 20 de mayo de 2013, por desobediencia y desacato por parte del Tribunal de Mayor Riesgo A, por haber ignorado los fallos emitidos por dicha corte.

Cabe señalar que estos hechos sangrientos se suscitaron antes de que el se convirtiera en evangélico, su gobierno se vio empañado por actos de corrupción, y uno de los principales puntos de contención durante su gobierno fue la religión. Conforme fueron pasando los meses de su gobierno, su actitud fue convirtiéndose en la de un pastor protestante que le predicaba al pueblo de Guatemala, creando un descontento con la población.

Se concluyó que en el gobierno de Ríos Montt hubo más corrupción, que la que hubo en anteriores. ​Según el testimonio de un guatemalteco que actuaba como agente de la CIA y reportó que oficiales del gobierno le pedían hasta el 20 por ciento en comisiones por las compras que hacían.

El mismo agente informó que había altos funcionarios del gobierno de Ríos Montt que habían borrado la frase República de Guatemala, en las órdenes de compra del gobierno, y la remplazaron por la expresión Nueva Guatemala, que se refería a los cristianos evangélicos en el poder con Ríos Montt y que molestaban sobremanera a la mayoría católica del país. Se decía también que el general había estado malversando fondos del gobierno para apoyar a su iglesia evangélica*.

En Brasil encontramos a Marcelo Crivella, un Politico, cantante, compositor, ingeniero, escritor y religioso metodista brasileño. Desde el 1 de enero de 2017 es el alcalde de Río de Janeiro, por el Partido Republicano Brasileño, también fue senador. Ocupa el cargo de obispo, es licenciado de la denominación neopentecostal Iglesia Universal Reino de Dios (IURD), de la cual es el principal representante en el campo político. Su llegada a la alcaldía carioca supuso un logro sin precedentes para los evangélicos en Brasil.

Antecedentes como evangélico: tras su conversión comenzó a trabajar en la iglesia. Después de tener su ministerio aprobado, se hizo pastor y después fue consagrado a obispo, trabajó por diez años como misionero en países de África. Sus predicas eran transmitidas por la radio.

Su incursión en la política inicia cuando se postuló al cargo de senador en las elecciones del año 2002, en el cual fue elegido y estuvo en un periodo de 8 años.
Crivella también se postuló para el gobierno de Río de Janeiro, en 2006 y 2014 y al ayuntamiento de la capital en 2004, 2008 y 2016.

Existen ciertas controversias con el desarrollo de sus funciones, por ejemplo la conexión entre Marcelo Crivella y la Iglesia universal reino de Dios (IURD) es frecuente blanco de críticas. A pesar de no haber sido comprobado, la IURD es acusada de hacer propaganda electoral por el senador, lo que es un crimen electoral, según la nota del diario brasileño Folha de S. Paulo.

También se le ha acusado de utilizar el apoyo de milicias paraestatales, integradas por policías, bomberos o militares, que ejercen un control paralelo sobre muchos barrios de Río de Janeiro.
Crivella fue investigado por el Grupo Especial de Represión al Crimen Organizado, bajo sospecha de haber enviado dinero ilegalmente a paraísos fiscales por medio de las empresas Unimetro y Cremo, conectadas a la Iglesia Universal.

Fue investigado también en proceso contra las empresas Investholding y Cableinvest, por supuestos crímenes contra el sistema financiero y archivado por falta de pruebas por el Supremo Tribunal Federal (STF) en 2006*

En resumen, queda evidenciado en estos tres casos, que se puede llegan con todas las buenas intenciones e invocar sus creencias religiosas como estandarte, pero al final terminan siendo alcanzados por los tentáculos de la corrupción, y pasan a ser investigados por casos dudosos sobre el manejo de las finanzas, abuso de poder y el no saber separar la política de la religión.

Honduras no es la excepción, en la percepción general de la ciudadanía con respecto a la participación de la iglesia evangélica en la política, es que, en lugar de vencer el mal con el bien, será todo lo contrario, terminaran siendo parte de la corrupción.

¿Por qué ese afán de querer llegar a las esferas del poder político de nuestra nación hasta llegar a dejar a un lado el llamado divino para dirigir sus iglesias, y en otros casos el querer manejar iglesia y política?.

¿En verdad podrán hacer la diferencia en este país?

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.