/LEYES EN ESTADOS UNIDOS ARMAN A LOS CARTELES DE LA DROGA

LEYES EN ESTADOS UNIDOS ARMAN A LOS CARTELES DE LA DROGA

Un veterano de Vietnam, gordo y enfermo, sufre problemas económicos luego que le tocó adoptar a sus dos nietos gemelos, hijos de su hija adicta a la heroína. Estaban agobiados por el estrés, sufriendo un cáncer de melanoma y un camino que les parecía sin salida. Es Fox, el personaje del artículo escrito por Seth Harp, publicado esta semana en la revista RollingStone.

«Fox había sido un vendedor de armas con licencia desde 2007, y había adquirido licencias federales adicionales para fabricar municiones y poseer ametralladoras. Para calificar para los permisos, tenía que tener una tienda física, pero la suya era solo un almacén de metal alquilado que casi nunca usaba. Hizo la mayor parte de su dinero fabricando municiones en su garaje y vendiéndolas a personas que conoció en línea o de boca en boca», indica el artículo.

Uno de los clientes más lucrativos de Fox era Tyler Carlson, de 26 años que parecía ganarse la vida comprando y vendiendo armas y municiones en un sitio web llamado Texas Gun Trader. «Nunca sabías con qué iba a aparecer», dijo Fox. Carlson ya había comprado decenas de miles de rondas de municiones y ocho rifles de francotirador calibre .50 de Fox cuando se le acercó en el verano de 2015 con la idea de construir un arma conocida como minigun.

Una minigun es un cañón giratorio pesado de seis cañones que puede disparar hasta cien balas por segundo. Fox explica en la entrevista a Harp: «Si alguna vez se puso el arma más peligrosa sobre la faz de la Tierra, es un 134», que significa un M-134, la nomenclatura del ejército de los EE. UU. para el arma.

El arma se utiliza montada en los helicópteros para apoyar a las tropas de tierra en combate. Con ella, un artillero puede saturar una posición enemiga con balas en cuestión de segundos, o derribar a un escuadrón de soldados con solo apretar el gatillo.

«Son fabricadas exclusivamente por un par de contratistas de defensa ubicados a seis cuadras entre sí en Scottsdale, Arizona. Su principal comprador es el Pentágono, pero bajo la supervisión del Departamento de Estado, también exportan a varios clientes extranjeros, incluido el gobierno de México.

En 2016 y 2017, aparecieron videos de soldados mexicanos en helicópteros Black Hawk usando miniguns para descargar en casas y convoys del Cartel del Golfo en y alrededor de la ciudad fronteriza de Reynosa. En febrero de 2017, los infantes de marina mexicanos utilizaron una minigun para matar a un jefe de cartel llamado Juan Francisco Patrón Sánchez, junto con 11 de sus sicarios, que fueron bombardeados por lo que parecía en el video nocturno como una avalancha de rayos láser explosivos.

Según el relato de Rolling Stone Magazine, Carlson, el cliente de Fox, era alto y corpulento, con cabello castaño claro y ojos azules, y hablaba español con fluidez. Fox no sabía mucho sobre él, excepto que era de Austin, conducía en un Tacoma negro cargado de armas y dinero, y estaba casado con una mujer de México. Carlson ya había adquirido un puñado de piezas de minigun, pero para terminar de armar el arma necesitaba la ayuda de un armero como Fox, que sabía cómo forjar y lanzar componentes que funcionaban a partir de planos.

«Carlson dijo que quería el arma para cazar cerdos salvajes en un rancho familiar en el sur de Texas», dijo Fox.

Fox construyó un total de cuatro miniguns para Carlson. Cada uno costó $14,000 para construir, y podría venderse por $240,000 cada uno.

Una tarde de junio de 2016,  cuenta el artículo de Harp, los problemas comenzaron para Fox.«Los guardias fronterizos estadounidenses detuvieron un vehículo que intentaba cruzar a México cerca de Reynosa, y encontraron un pequeño arsenal de armas en el asiento trasero. El conductor había sido arrestado, las armas y municiones confiscadas, incluidos los componentes de una de las miniguns que Fox había construido».

Era la primera vez que Fox escuchaba sobre el tráfico de armas de contrabando a México. Él llama a los narcotraficantes «malvados hijos de puta», y dice que «nunca en un millón de años» habría construido las armas si hubiera sabido que estaban siendo transportadas a través de la frontera. Su familia ha «pagado el precio de las drogas», dice. El hijo de Fox murió de sobredosis de heroína y la hija, madre de los gemelos que ahora Fox cría, es adicta a la droga.

El mercado negro de armas al sur de Estados Unidos es un gran negocio. Según el artículo de RollingStone, «entre 700 y 800 armas (son movidas) a México todos los días, alrededor de un cuarto de millón de armas cada año».

«Para los carteles, el contrabando de armas y municiones a través de la frontera es tan importante como el efectivo que regresa de la droga que venden. Es algo de lo que nadie ha hablado realmente, y ciertamente el pueblo estadounidense no lo sabe», dice Jack Riley, un agente retirado de la DEA que rastreó al jefe del cartel Joaquín «El Chapo» Guzmán durante 20 años.

El artículo «Armando los carteles, Cómo un anillo de contrabando de armas de Texas hizo una fortuna vendiendo armas al sur de la frontera y casi se salió con la suya» de Seth Harp
salió esta semana en la revista RollingStone.

En Estados Unidos no existe una ley federal integral contra el tráfico de armas de fuego. Los legisladores han presentado repetidamente proyectos de ley en el Congreso, solo para verlos torpedeados por el cabildeo de la industria de armas. En términos más generales, la National Rifle Association ha pasado décadas presionando exitosamente por un entorno legal en el que los propietarios de armas sean casi intocables, otorgando cientos de millones de dólares en contribuciones de campaña a políticos republicanos, y más que unos pocos demócratas. Como resultado, en Estados Unidos hay más armas de fuego que personas.

Las leyes estadounidenses sobre armas de fuego también han sido una catástrofe para México (y Centro América). «Desde 2004, cuando la administración George W. Bush permitió que expirara la prohibición federal de los rifles de asalto, una avalancha de armas de estilo militar de Texas, Nuevo México y Arizona han armado a los carteles de la droga en México y Centro América, con una potencia de fuego equivalente o superior a los ejércitos y policías locales.

250,000 armas se introducen de contrabando a México cada año, solo una fracción de los millones vendidos anualmente en Estados Unidos, pero el mercado negro tiene un impacto descomunal en la frontera sur, donde se concentran las tiendas de armas.

«Un estudio de la Universidad de San Diego en 2013 descubrió que casi la mitad de todas las tiendas de armas en los Estados Unidos cerrarían si no fuera por el aumento de ventas proporcionado por la carnicería en México», afirma Seth Harp en el artículo de The RollingStone.

«México tiene la responsabilidad principal de evitar que las armas ingresen a su territorio, pero en muchos puertos de entrada, los vehículos que provienen de los EE.UU. simplemente se dejan pasar sin siquiera detenerse, debido al volumen de tráfico bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El personal que se necesitaría para registrar los cientos de miles de automóviles, camiones, autobuses y trenes no existe, especialmente en el norte de México, donde la violencia sin precedentes ha reducido los recursos estatales. El ejército mexicano confisca decenas de miles de armas estadounidenses, pero solo después de batallas y redadas, cuando el daño ya está hecho.

Los guardias fronterizos estadounidenses intentan evitar que las armas entren a México, pero la Aduana y Protección Fronteriza de EE.UU. se centra principalmente en detener las drogas que se mueven hacia el norte y en incautar el dinero de las drogas. Todos los años, CBP publica un informe que promociona sus incautaciones de narcóticos y divisas, pero las estadísticas sobre armas de fuego son notoriamente ausentes de los informes».

Diariamente, miles de vehículos cruzan la frontera con México. Los guardias fronterizos no los registran. Ellos están preocupados por detener el flojo de droga que viene del sur y en confirmar el dinero que genera el tráfico de drogas.

Junto al minigun fabricada por Fox, los carteles de la la droga mexicanos también usan el caribe .50.

«Inventado por un empresario de Tennessee llamado Ronnie Barrett en la década de 1980 y fabricado exclusivamente por su empresa, Barrett Firearms Manufacturing, el calibre .50 es una de las armas más populares entre los combatientes del cartel mexicano, solo superado por el AR-15, y el cuerno de chivo, o AK-47. En el ejército de los EE. UU., el increíble poder del Barrett es legendario. Puede disparar a través de una pared de bloques de hormigón como si estuviera hecho de placas de yeso, y tiene un alcance de más de una milla. Increíblemente, esta arma no tiene restricciones para la propiedad civil en los Estados Unidos. Puede comprar uno en efectivo, sin papeleo alguno, sin infringir ninguna ley. Puedes tener tantos como quieras».

La representante Norma Torres (D-Calif.) ha patrocinado un proyecto de ley que requeriría que las compras de múltiples rifles de asalto se informaran automáticamente a la ATF. Dichas propuestas —y otras de igual importancia—, si bien son masivamente populares, casi seguramente están condenadas a fracasar en el Senado controlado por los republicanos. E incluso si el Senado lo aprueba, los proyectos de ley probablemente serían vetados por el presidente Trump, quien tomó $30 millones de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en 2016.

En el caso de Fox, los agentes que descubrieron, rastrearon las partes de la minigun. Su principal prioridad era averiguar de dónde había venido el arma y si miniguns adicionales se dirigían a la frontera sur. Se las arreglaron para rastrear la batería hasta Garwood Industries en Arizona, uno de los dos únicos fabricantes de minigun en los Estados Unidos. 

En 2015, cuando Carlson se acercó a Fox por primera vez para construir una minigun, ya había adquirido un rotor, algunos barriles y un cable de alimentación. «Pero no tenía la carcasa del receptor», dice Fox. «Esa es la parte que está registrada», el componente crucial grabado con un número de serie. Sin ella, el arma no puede funcionar, y Fox no podría fabricar una sola.

Fox encontró el número de Garwood en línea. Tracy Garwood, el CEO de Garwood Industries, que vende miniguns al ejército de los EE.UU. y a las fuerzas de la OTAN en todo el mundo. Fox habló con él y acordaron reunirse en la sede de Garwood en un parque de oficinas en la periferia del suburbio de Phoenix. Él le proporcionó los receptores que hacían falta a las minigun que Fox produciría.

El 8 de febrero de 2017, indica el relato de Seth Harp, agentes federales presentaron una orden de allanamiento en la casa de Fox. En el garaje los agentes encontraron una ametralladora completamente ensamblada con un número de serie borrado, junto con esquemas detallados y una gran cantidad de piezas de minigun. Fox iba a construir 10 miniguns más. No está claro a quién tenían la intención de venderlas.

«Hasta la fecha, no ha habido informes de los medios de comunicación o de la aplicación de la ley sobre el Cártel del Golfo o cualquier otra organización criminal que utilice miniguns de Fox, pero en marzo de 2019, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México publicó los resultados de una investigación sobre un tiroteo que tuvo lugar el año pasado en una carretera a pocas horas al norte de Reynosa a lo largo de la frontera de Texas. Los marines mexicanos estaban recibiendo fuertes disparos de un elemento artillado de Los Zetas y el Cártel del Golfo, y pidieron refuerzos de helicópteros. El Black Hawk, armado con una ametralladora Dillon Aero (otra minigun de uso oficial por el ejército mexicano), despegó de una base militar en Reynosa. Cuando llegó el helicóptero, el artillero abrió fuego contra una camioneta que pasaba por la posición de los marines. En ella había una familia inocente, tres de los cuales fueron asesinados en el zumbido de las balas. En las fotos tomadas en la escena, el padre y la madre yacen en los asientos delanteros, cubiertos de sangre y vidrios rotos. La mujer todavía está sosteniendo a su hija de cuatro años, cuyo cráneo ha sido impactado por una ronda de minigun. En el asiento trasero, una niña de seis años yace boca abajo en el piso, su camisa rosa y sandalias blancas salpicadas de sangre. Parece que ella estaba tratando de esconderse».

El artículo reconoce su final anticlimático: Fox no fue arrestado, simplemente le pidieron «que apareciera un día y me tomaran las huellas digitales».

En julio de 2018, se declaró culpable de lavado de activos. No fue condenado por ningún cargo de armas. En enero de 2019, fue sentenciado a tres años en la cárcel de seguridad mínima en Beaumont, pero aún no ha comenzado a cumplir su condena debido a complicaciones de una reciente cirugía de pie.

«En abril de 2018, a Garwood se le permitió entregarse a alguaciles estadounidenses en Austin, y fue puesto en libertad bajo fianza. Se declaró culpable de un solo cargo de conspiración para transferir ilegalmente ametralladoras. Salió con libertad condicional y una multa de $50,000».

Tanto Fox como Garwood pudieron que mantener sus licencias federales de armas de fuego.

Y las miniguns que Fox produjera, termina el artículo, «Podrían estar en cualquier parte».

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.