/LAS PROMESA Y RETOS LÓPEZ OBRADOR
Foto: Forbes México

LAS PROMESA Y RETOS LÓPEZ OBRADOR

En su tercer intento Andrés Manuel López Obrador logra la presidencia de México. Con una victoria histórica AMLO -como es conocido- logró un 53 por ciento de los votos escrutados, en unas elecciones con una participación del 63% en las que un candidato de izquierda gana.

Con el 53 por ciento de los votos escrutados Andrés Manuel López Obrador se convierte en el nuevo presidente de México en unas elecciones que han sido consideradas históricas. Con una población con más de 89 millones de habitantes según el Instituto Nacional Electoral (INE) se calcula que 56 millones de personas ejercieron su derecho al voto.

López Obrador se convierte en el primer candidato postulado por la izquierda que gana la presidencia. Antes de las elecciones las encuestas de intención de voto le daban más del 30% a su candidatura.

“Los cambios serán profundos, pero se darán con apego al orden legal establecido. Habrá libertad empresarial, libertad de expresión, de asociación y de creencias” aseguró en su primer discurso.

Los candidatos José Antonio Meade de la coalición todos por México y Ricardo Anaya reconocieron su derrota muy temprano, felicitaron y le desearon lo mejor a un López Obrador más sereno.

El primer gran reto será cumplir con las expectativas que generó en esta campaña, y cumplir todas las promesas con las que se comprometió:

Estado democrático y de derecho.
Honestidad como forma de vida.
Descentralizar las secretarías.
Rescatar al campo.
Atender crisis energética.
El Estado promoverá desarrollo económico.
Trabajo y escuela a jóvenes.
Aumentar pensión a adultos mayores.
Educación gratuita en todos los niveles.
Combate a la inseguridad.

Algunos de los factores que ayudaron a este triunfo del candidato del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) fue que ahora se mostró más conciliador.

El voto de castigo a los partidos tradicionales, los escándalos de corrupción, la violencia y la guerra entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN) que recurrieron a coaliciones para presentarse más robustos a esta elección y que al final únicamente fortaleció más las imagen de un Obrador que dejo de ser confrontativo a estratégicamente más político.

La inclusión como mecanismo de campaña para captar más simpatía fue un elemento que sumó esta vez a favor del candidato de MORENA ahora presidente de México, pero Obrador tiene un obstáculo más, el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá, del cual las negociaciones quedaron en suspenso.

Uno de los críticos de AMLO, Roger Bartra, dijo que esta vez “dio un viraje a la derecha tan grande que se acercó al viejo Partido Revolucionario Institucional (PRI)”

En referencia a personajes de la política que antes adversaban con el presidente electo y ahora forman parte de su grupo y de su campaña como el empresario Alfonso Romo coordinador general de Proyecto de Nación 2018-2024 (próximo jefe de gabinete) y Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña.

Para Bartra López Obrador es una “nueva encarnación de la tradición latinoamericana del populismo”.

López Obrador recibe un país con la violencia creciendo, narcotráfico y una crisis migratoria que tiene sus raíces en el Triángulo Norte de Centroamérica pero como ruta obligatoria México. La corrupción institucionalizada y una generación de personas descontentas con las formas de gobierno y el modelo que desde 1988 administra el país y que quieren hacer las cosas correctamente y votaron por una cara que representa la esperanza de los millennials y el pensamiento progresivo.

Los retos de Obrador no son fáciles, pero él representa ahora esa chispa de una forma de gobierno alternativa a las ya conocidas. Donald Trump dijo querer trabajar con Obrador pronto, en ese sentido ese reto del Tratado de Libre Comercio será la primera prueba de un gobierno de un viejo conocido en la política  ahora nuevo en la presidencia.