/LAS PRIMERAS FEDERACIONES OBRERAS

LAS PRIMERAS FEDERACIONES OBRERAS

Del libro: Evolución Histórica de Honduras. Longino Becerra.

En 1921 fue organizada, por varios grupos artesanales la Federación Obrera Hondureña (FOH). Esta, entre otros objetivos, se proponía los siguientes:

“A) Fundación de sociedades cooperativas en sus tres fases: producción, consumo y crédito empezando su labor por la de gestionar la reforma al código de comercio vigilante,
B ) Gestionar la reglamentación de las relaciones entre el obrero y el capitalista, procurando el arreglo equitativo de las huelgas y un reglamento de accidentes de trabajo;
C) Organización de escuelas de obreros, gestionando con el ejecutivo el envió al extranjero de los mejores preparados;
D) trabajar en el sentido que las empresas proporcionen viviendas baratas e higiénicas a los trabajadores las letras e y f del programa se refieren a lucha por la instalación de centros para atender la salud y la educación de los trabajadores.

La letra G) señala que la federación  participará con candidatos propios en los comicios electorales para lograr sus objetivos, en los objetivos; Y y H ) se rompía los vínculos de la federación con “el caudillismo histórico” al propio tiempo que declaraba su apoyo a la unidad de Centroamérica.

En 1925 se produjo una huelga en el ingenio azucarero de La Lima, propiedad de la Cuyamel Fruit Company. El general Francisco Marinez representante del gobierno en el conflicto, sintetizo así las exigencias de los obreros: “supresión de las ordenes (cupones) como medios de pago; el pago del salario semanal y en efectivo; jornada de ocho horas de trabajo; aumentos  salariales hasta de dos dólares diarios; rebaja del veinticinco por ciento en los artículos expendidos  en los comisariatos y finalmente la petición que los familiares de los trabajadores fueran atendidos en los centros médicos hospitalarios de la compañía, sin costo adicional“.

La huelga se extendió hasta los campos bananeros de la misma empresa, por lo que se ordenó, de parte del gobierno central, su inmediata represión. Con ese apoyo, la empresa rechazó los aumentos salariales, así como la rebaja en los precios de los artículos vendidos por ella, y solo accedió a los puntos secundarios.

En 1926 se organizó con la presencia de numerosas organizaciones sindicales, la Federación Sindical de Obreros del Norte. La creación de la misma significaba un salto cualitativo en el desarrollo del movimiento obrero hondureño, pues sus propósitos, al contrario de la FOH que seguía siendo mutualista, luchar contra los patronos por los derechos de los afiliados. En noviembre de ese mismo año tuvo lugar en Tegucigalpa un congreso de unidad del movimiento obrero hondureño, con la presencia de numerosas organizaciones obreras y artesanales del país.

El objetivo del congreso era la unidad de los trabajadores organizados de Honduras y discutir una constitución obrera donde figuraran los principios y aspiraciones del proletariado hondureño frente al patrono y el gobierno. Una de las figuras que más se destacó en las deliberaciones del congreso fue Socorro Montes de Oca, delegado por la “sociedad  de artesanos de la Ceiba” también tuvo significativa partición el escritor Arturo Martínez Galindo representante de la sociedad “Paz y Trabajo” de La Másica, Atlántida.

No obstante el congreso de unidad obrera y los principios organizativos de la Federación Obrera Hondureña prohibían que la misma participara en política tradicional del país, los miembros directivos de dicha entidad, influidos por algunos intelectuales declararon el apoyo de la Federación a la candidatura de Vicente Mejía Colindres en las elecciones de 1928. A causa de esto muchos líderes obreros de la Costa Norte, entre los cuales figuran los conocidos Graciela García y Manuel Cálix Herrera, organizaron el 1 de mayo de 1929 el primer congreso obrero campesino de Honduras. Producto del mismo fue el surgimiento de la Federación Sindical. El Congreso Obrero Campesino declaró “traidor al ideal emancipador del proletariado” a los dirigentes de la FOH y reivindicó los principios de la Constitución Obrera de 1926 pisoteados por aquellos. Además se creó un periódico  “El Trabajador Hondureño”  vocero de la FSH.

La Federación Sindical Hondureña se decidió, fundamentalmente por organizar a los trabajadores bananeros y dirigirlos en su lucha contra los monopolios establecidos en la Costa Norte. El cuarto congreso de la FSH se ocupó de trazar una línea concreta relacionada con el trabajo organizativo entre los trabajadores de zona.

El documento principal de dicho congreso, dice al respecto, “la Federación Sindical Hondureña, única central de clase del proletariado hondureño, tiene como tarea fundamental la organización de los miles de proletarios explotados por la United Fruit Company en un “ Sindicato de la Industria Bananera” única forma de prepararlos revolucionariamente para conducirlos a luchar por sus reivindicaciones inmediatas y por el abatimiento definitivo del  sistema de explotación capitalista” el congreso ordenó la formación de Comités Sindicales en todos los centros de trabajo del monopolio bananero para “defender los intereses económicos y políticos de los trabajadores, sobre la base de una lucha clasista revolucionaria”.