/LAS HERIDAS SIGUEN ABIERTAS A 9 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO

LAS HERIDAS SIGUEN ABIERTAS A 9 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO

El siguiente es un fragmento del libro Honduras Crónicas de un golpe de Estado publicado en 2013 por Casasola Editores.

Supe que algo iba a pasar en Honduras, cuando en agosto del 2008 fui al evento organizado por Casa Presidencial a razón de la firma del tratado del ALBA. En el estrado construido sobre el parqueo de Presidencial estaban Chávez, Ortega y Morales junto a la plana mayor de Zelaya. “Honduras y el pueblo hondureño no tienen que pedirle permiso a ningún imperialismo para suscribir el ALBA”, proclamó el Presidente, gritando luego un “¡Viva el Socialismo!” que me hizo sospechar, por un momento, que me había equivocado de dimensión.

–¿Alguien ha gritado vivas al socialismo frente a Casa Presidencial y no ha sido arrestado? –me pregunté sorprendido.

Acababa de pasar la huelga de hambre de los Fiscales del Ministerio Público que había iniciado una crisis en las altas estructuras del poder y ese giro de Zelaya al Socialismo me parecía explosivo. Desde entonces comencé a poner especial atención a los movimientos políticos del país.

La idea de la reelección presidencial ha sido constante en todas las administraciones de Honduras. Desde Suazo Córdova, en 1984, y en todas las administraciones (con la excepción quizá de Carlos Roberto Reina) se coqueteó con la idea de reformar los artículos petreos que impiden la reelección y establecen el tiempo de gobierno a 4 años; pero esta vez era diferente. Mel Zelaya había anunciado el inicio del proceso de transformación nacional, con una política socialista cercana a los países del Alba y para poder lograrlo necesitaba cierta estabilidad en el gobierno que no se puede lograr con las administraciones fugases del país. A lo menos esa era la tesis principal.

Luego vino la contienda electoral primaria de los principales partidos políticos, en donde tanto Micheletti como Santos estaban deshabilitados por ley para participar, el primero por ser Presidente del congreso Nacional y el segundo por ser Vicepresidente de la República y para lograrlo, Micheletti tuvo que maniobrar desde la Corte Suprema de Justicia para derogar el numeral 1 del artículo 240 reformado de la Constitución y Santos renunció a la Vicepresidencia del país dejando el cargo vacío el 18 de noviembre del 2008.

El 24 de Marzo del 2009 el gobierno anunció la famosa consulta popular para el 28 de junio. Dos días después, el 26 de Marzo, la Fiscalía inicia acciones para frenarla y con ellos se agrupan todos los actores sociales con poder en el país.

Conforme el 28 de Junio se acercaba, la lucha entre los poderes del Estado pasaba de la retórica a las acciones. El 12 de Junio del 2009 el Presidente Zelaya, circulando por el anillo periférico de la ciudad, sufrió un atentado con francotiradores (del cual salió ileso) y el mismo fue desvalorado por la prensa local que apenas lo cubrió. El 25 de Junio, Zelaya destituye del cargo de Comandante de la Fuerzas Armadas, al General Romeo Vázquez Velazquez y horas después, la Corte Suprema de Justicia anuló la destitución devolviendo al General a su cargo. El 26 de Junio, apenas dos días antes de la Consulta Popular el Presidente, acompañado por varios cientos de seguidores, ingresó a las instalaciones de la Fuerza Aérea para recuperar las urnas que por orden de la fiscalía habían sido confiscadas para impedir la consulta del domingo 28 de Junio.

Ese día, 26 de Junio, lo recuerdo bajo la lluvia, las caras sorprendidas de los militares que hicieron un cordón para impedir el acceso a las áreas claves de la base aérea y las sonrisas de los manifestantes que sacaban las urnas de cartón de las bodegas y las metían a los camiones civiles.

–¿Por cuantos años soñamos con hacer algo así? –me dijo un manifestante.

Yo miré la expresión del General Prince luego que habló con Zelaya permitiendo el acceso a las instalaciones. Estaba a unos metros de los manifestantes, tras la línea de soldados que marcaban la frontera de lo impenetrable, de vez en cuando recibía llamadas en su celular, pero nunca apartaba la vista de Zelaya que hablaba a los manifestantes anunciando que la consulta popular va, “contra viento y marea”.

Luego vino el silencio. El sábado 27 de Junio la ciudad estaba desierta, no habían soldados ni policías en las calles y los negocios estaban cerrados. Todos esperábamos algo, pero nadie sabía qué. El Presidente Zelaya había repartido las urnas entre las organizaciones populares que se habían agrupado en torno suyo y las envió a los distintos puntos del país que servirían de centro de votación.

Cuando en la madrugada del 28 de junio me llamaron para informarme del Golpe de Estado que estaba en ejecución, no lo podía creer. Yo, como todos en el país, pensábamos que los golpes de estados eran acciones desesperadas del pasado, creíamos que había un mínimo de interés en los grupos de poder de fortalecer y preservar la institucionalidad por la que la sociedad había trabajado más de 30 años.

–Frente a la presidencial se está agrupando la gente –me dijeron–, este golpe lo vamos a revertir.

Tomé mi cámara de vídeo y me fui a la Presidencial, para tomar notas, para vivir ese acontecimiento inédito en nuestra Historia.

Honduras ha tenido muchos golpes de estado. En el pasado formaban parte de la forma cotidiana de hacer política. Pero nunca había habido uno al cual la población civil se resistiera (tanto).

Cuando comencé a tomar estas notas, no tenía idea que terminaría escribiendo un libro. Yo, como todos en el país, pensaba que la crisis terminaría en una semana y la institucionalidad se reestablecería al punto previo del 28 de Junio. Pero los días fueron corriendo y los acontecimientos se precipitaron hasta dejarnos el país que hoy tenemos.

Originalmente estas notas fueron publicadas por los canales electrónicos, Facebook, hablahonduras.com, redes de correo electrónico y reproducidas en Ingles en Quotha.net y otros blogs. La idea era romper el cerco mediático que desde los medios hondureños se había impuesto e informar al mundo de lo que en Honduras estaba pasando. Son notas escritas, en su mayoría, desde la calle y al calor de los acontecimientos.

Rescatar esta colección de notas, nos permite mantener la memoria fresca de lo que pasó durante esos meses del 2009 y comprender las acciones y los actores que hoy en día siguen siendo noticia en Honduras.

Rescatar estas notas además, es hacerle un merecido homenaje a todos los hombres y mujeres, los mártires que vi caer, en el transcurso de esos días.

547899

29 DE JUNIO

Qué puedo decir de lo que han sido estas últimas 30 horas en Honduras, con la tensión de la toma de las calles aledañas a la Casa Presidencial, las barricadas anarquistas (espontáneamente anarquistas) que se formaron por todo el perímetro y la constante amenaza de desalojo violento que nos mantuvo en vela permanente; han sido las 30 horas más importantes para la Historia reciente de este país o la lo menos, las que yo recuerdo.

La izquierda hondureña siempre se caracterizó por ser una izquierda sumamente fragmentada, sectaria, desconfiada de sí misma; pero con esta avanzada del fascismo, nos hemos visto obligados a unirnos y hacernos un solo nudo, porque sabemos que la suerte de uno, es la suerte de todos.

A la mañana llegó el sol y con él la esperanza de que todo terminaría. Pero no fue así. Al medio día la represión llegó y fue fuerte. Dieron con todo lo que tenían: tolete, lacrimógena, tanquetas de agua, bala viva, desapariciones. En esas primeras horas después del golpe, la información a la que teníamos acceso era nula y la experiencia inmediata de golpes de estado eran Chile y Argentina. Los rumores que circulaban en los canales alternativos indicaban el regreso a la práctica de desaparecimiento forzado usada en lo guerra sucia de Centro América.

Sin embargo tienen todo perdido. Yo jamás había visto a la gente resistir con tanta rabia. Ponían sus cuerpos para detener las tanquetas, tragaban lacrimógeno como quien respira perfume y lanzaban piedras cual homenaje a la resistencia Palestina. Las noticias muestran la imagen de un joven que sacrificó su vida en esta lucha al tratar de detener un camión militar con su cuerpo, lo que lo convierte en el primer mártir de esta lucha que tiene a Mel como fin, pero a la desigualdad (social) como causa. Luego supe aquel hombre atropellado frente a Hondutel había sobrevivido, me escribió para confirmarlo.

Replegaron a la gente, sí, ellos siempre están mejor preparados y no podríamos –ni buscamos– ganarles midiendo fuerza. La lluvia fue también un importante factor que por el momento nos sigue en contra, pero no nos vence. Si hay algo que tenía la gente en mente al volver a sus casas, golpeados e indignados, era la convicción, de que mañana, al levantarse el toque de queda, nuevamente medirán fuerzas con un ejército que les supera en armamento, pero no en moral y convicción.

El plan es simple: Queremos hacer caer al gobierno de Michelletti desde adentro. Romper una economía que tomó partido al tratar de legitimar un golpe de estado contra el sistema democrático que ellos mismo decían defender. Y lo lograremos. Porque no hay ejercito que pueda sacar al pueblo de las calles, porque las calles son del pueblo.

honduras_golpe.jpg-A

30 DE JUNIO

Al tiempo que el Gobierno de facto de Micheletti se prepara para lo que llaman una “Avanzada Diplomática”, buscando sacar de su “error” a los 200 países del mundo, que según él se han equivocado al creer que lo que pasa en Honduras es un golpe (de Estado) nosotros nos preparamos para tomarnos las calles una vez más. Nuevas organizaciones se han declarado en resistencia a lo largo y ancho del país. Actualmente hay más gente resistiendo el golpe, que todos los votos juntos que Mel Zelaya obtuvo en las pasadas elecciones. Eso demuestra, que más que el retorno de esta trágica administración (de Manuel Zelaya), queremos una verdadera democracia, porque las cosas no pueden seguir como están.

Los medios no informan sobre lo que pasó ayer en las calles. No dicen que las carreteras están tomadas, que hay pueblos sublevados y batallones levantados en armas contra el poder de facto. Varias fuentes, como Radio Globo y El Libertador, indicaron hasta ese momento la presencia de batallones sublevados en contra del golpe de Estado. Nunca se confirmó si dicho rumor era real o no, pero entre la gente en la calle se discutía constantemente y se esperaba un enfrentamiento con el bando golpista.

Los medios dicen que somos unos pocos, pagados con dinero del chavismo. Que no podremos durar mucho tiempo en esta actitud y que hoy no habrá manifestación porque (dicen) apoyamos a Micheletti. Los medios dicen muchas cosas y no dicen nada.

Hoy, más gente que ayer saldrá a confrontar al ejército. Habrá mas violencia en las calles. Habrá más heridos, porque ya no les creemos a los medios. Porque ya no controlan a un pueblo alzado en resistencia. Seguimos llamando a las demostraciones pacíficas, deseamos de corazón que no se derrame sangre, pero conocemos la naturaleza sanguinaria de nuestro ejército y su doctrina de seguridad nacional del siglo XXI. Vamos adelante, porque creemos firmemente que la Historia nos llama.

Lo que pude ver el día de hoy es la falta de organización y cabeza evidente del movimiento de resistencia. Algunos compañeros dicen que “nado como pez en agua”, pues el anarquismo está en todos lados. Lo cierto es, que a falta de organización, muchas veces, alguien sube y da cualquier idea descabellada que termina creando un caos aún mayor en el grupo.

La marcha en Tegucigalpa comenzó como a las 12 del medio día. Unas cinco mil personas se dieron cita en el lugar, e igual número en el centro de la ciudad, frente a la catedral. Uno protestando contra el golpe, otro en apoyo a la “sucesión presidencial”, dando vivas a las fuerzas armadas. La diferencia de clases era evidente. Por el lado del golpe, niños y niñas de las escuelas bilingües, con carteles en inglés y  camisas blancas remarcando la “pureza” de sus intenciones. Por el lado de la resistencia, el pueblo pobre, hombres y mujeres trabajadoras, con rostro cansado y el cabello gris del hambre. La prensa es tan buena en remarcar esa diferencia, que quien no tiene una idea aún de lo que pasa, querría estar con los que más se parecen al ideal de imagen que la televisión nos ha metido por Televicentro.

Luego, nuevamente la lluvia. Nos cayó con tanta fuerza que me hizo pensar, que si Dios existiera, sería obviamente reaccionario.

La reunión de la derecha fue en la mañana y a alguien se le ocurrió que la nuestra, para evitar enfrentamiento, debía ser por la tarde. Sin pensar que es en la tarde que comienza siempre a llover. Ya nos vamos acostumbrando a vivir con la ropa mojada.

En el resto del país la cosa está distinta. En SPS la manifestación de “la democracia” de la derecha se confrontó con la manifestación de la “democracia” de la izquierda. Y a diferencia de la de Tegucigalpa, en donde se evitó la confrontación (aparte de los miles de policías que cuidaban a los demócratas del golpe) en San Pedro Sula hubo enfrentamiento entre los bandos dejando un saldo de varios heridos.

Varias ciudades del país se han sublevado: Santa Bárbara, Catacamas, Lempira, La Esperanza, La Paz, Tocoa, El Progreso, La Ceiba entre otras. Bloqueando carreteras, puentes y edificios. Varias de estas manifestaciones han terminado en violencia y algunas fuentes mencionan las primeras muertes.

La televisión muestra las imágenes de la marcha de la derecha con una linda edición sonorizada con el himno de la alegría de Beethoven. Para ellos, todos estamos felices en Honduras. El Gobierno de facto presentó a sus ministros, quienes aseguran poder demostrar que el golpe de estado no es ningún golpe y no mencionan la violencia que crece sin precedente en estas Honduras.

Nos seguimos moviendo con mucho riesgo pero con valentía, gente que conocemos ha sido desaparecida o están exiliadas, entre ellos Allan Mcdonald, conocido y respetado caricaturista que siempre se ha presentado a favor de los más pobres. Las noticias nos seguirán diciendo que todo está “normal” y de hecho es cierto: La normalidad en Honduras ha sido violenta los últimos años. La diferencia es que ahora, un grupo de patéticos gorilas, le ha dado una fuerza a la lucha de clases que les debe dar miedo.

Nosotros seguiremos mojándonos en las calles, para detener al fascismo del siglo XXI.

52387_micheletti-une

1 DE JULIO

Sigue lloviendo. Por momentos da la impresión que se parte el cielo a pedazos, o que llora junto a nosotros por el dolor de ver como se desgarra esta frágil nación. Hoy las acciones fueron mejores. Comenzó en la mañana cuando desde temprano se fue aglutinando gente para ser, alrededor de la una de la tarde, un mar enorme y bello de gente. Difícil hacer estimados exactos, pero lo cierto es que nunca había visto tanta gente junta en esta ciudad.

Comenzamos en las afueras de la casa presidencial (lo escribo con minúsculas porque las mayúsculas sólo llegaran cuando caiga el golpe). Bajamos por la avenida que da al Instituto Nacional Agrario que se encontraba militarizado, bajamos y llegamos hasta el bulevar Morazán, unas 10 cuadras aproximadamente. Encontrándome en medio de la marcha no veía principio ni final de la misma. Para no entrar mucho en detalles, porque lo cierto es que fue sumamente agotadora, llegamos hasta el Parque Central para luego dispersarnos. Fue mucha gente y en general el optimismo impera en todos mientras nos mantenemos atentos a las negociaciones que parecen estar ocurriendo.

El Congreso Nacional ha eliminado las garantías individuales de la constitución: Libertad de Reunión, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Causa legal para ser detenido entre otros. Nos da miedo, sí. Estamos esperando que esta noche los gorilas entren a nuestras casas y se lleven por sedición a los compañeros. Lo más probable es que quieran descabezarnos, pero ignoran que no podrán llevarse nuestros corazones.

En el interior del país se reportó que varias de las caravanas que venían a Tegucigalpa para participar en las marchas no pueden llegar porque han sido detenidos por el ejército. Entre ellos los quince buses que traía el líder ambientalista Padre Tamayo desde Olancho, quien denunciaba que sus buses fueron atacados con disparos y muchas de las personas tuvieron que refugiarse en las montañas por miedo a la represión del ejército. Como esta, hay muchas historias más.

Alcaldes y candidatos a elección popular que están renunciando a sus cargos y su partido para sumarse al pueblo en las tomas de carreteras y calles de todo el país. Esto está creciendo. Nosotros estamos esperando y seguros que ¡No Pasarán!

tegulcigalpa-honduras-demonstration

2 DE JULIO

Las marchas siguen creciendo. La cantidad de gente que se movilizó el día de hoy fue impresionante, más, mucha más que los días anteriores y seguimos creciendo. Era un hermoso mar de gente, una fiesta popular que nos moralizó a todos y nos hizo creer que sí es posible cambiar este mundo. Entre los manifestantes pude ver gente que jamás en su vida había salido a marchar por algo y hoy estaban allí.

Me llamó la atención ver cómo, entre los manifestantes, resaltaba la figura de Carlos Eduardo Reina, hijo de uno de los políticos más conocidos de la izquierda del Partido Liberal. Da la impresión, que con todo esto, están tratando de subir su perfil entre la gente para poder hacer de él, en el futuro, una figura dentro del partido. No es de extrañar, de esta crisis ha de salir más de algún “héroe”.

Como dije ayer, el contraste entre las dos marchas es evidente, elegantes damas de la sociedad vestidas de blanco llegan con sus prados a la manifestación y gritan que todos somos iguales mientras del otro lado de la ciudad la pobrería grita que no, que no somos iguales.

Para mañana se tiene programada otra marcha en frente de la universidad pedagógica. Ojalá sea mayor que la de hoy. Apenas a cinco cuadras de nosotros, la derecha convocó a otra marcha (la de los blancos, porque van vestidos de blanco), para apoyar el golpe. Su decisión fue intencional y está hecha para provocar confrontaciones. Nos han quitado todo, ahora quiere quitarnos las calles. La diferencia es que ellos tienen al ejército y la policía que trabajará defendiéndolos de los “mugrosos manifestantes”, como dijo una simpática mujer al ver pasar la marcha frente a su casa.

En el interior del país la situación es más violenta, siguen los arrestos y la represión, sigue la persecución a los artistas, comuni- cadores, alcaldes y dirigentes populares, los canales locales silencian mientras piden ayuda al ejército por temor a represalias del pueblo. La gente común (la que no ha tomado partida) está confundida, por un lado siente una cosa, por el otro los medios le dicen otra. Algo que ha demostrado todo esto es el poder de los medios y la gran carencia que tenemos desde el movimiento popular por no tener medios de co- municación alternativos e independientes. Aunque los que sí tenemos también fueron cerrados.

Este país ha crecido y ha crecido mucho. Ahora sabemos que no somos todos iguales. Ahora sabemos que no queremos lo mismo. Ahora sabemos que solo el pueblo salva al pueblo.

honduras golpe de estado

3 DE JULIO

El Secretario General de la OEA José Miguel Insulza, acaba dar su declaración a la prensa en donde manifiesta la poca voluntad de los grupos golpistas para ceder en sus posturas. Fue categórico, “no importa cómo le quieran llamar, como lo quieran justificar, esto es un golpe de Estado y la OEA no lo piensa tolerar”. Mañana se reúnen para decidir sobre la suspensión de Honduras del organismo.

Impresionante. Los ideólogos de la política nacional se tiran los pelos viendo como sus viejos paradigmas de poder han cambiado y ellos no han sabido seguirlos al mismo ritmo. Estamos viviendo momentos surrealistas, la derecha recalcitrante hondureña acusando a la OEA de ser un instrumento del imperialismo y gritan con toda su garganta que los hondureños seremos capaces de vivir aislados del mundo, “porque nuestra fuerza de voluntad es grande”. Quiero verlos, realmente quiero verlos.

En otro ejemplo de la miopía política que estamos presenciando, el canciller de facto Enrique Ortés Colindres, acusa a Obama de no conocer de democracia y lo llama, en frente de los medios “Negrito del Batey”, es el mismo hombre que además dijo, que qué saben el Gobierno Español de nuestro país, si “sólo son buenos para hacer paella”. Da la impresión que han perdido completamente la cordura, cada paso que dan se hunden más en este suicidio colectivo que estamos presenciando.

La marcha de hoy fue impresionante, miles y miles de personas cubriendo cuadras completas. Los “blancos” (llamado así porque así visten) hicieron su propia marcha, bien protegida por elementos de ejército claro está, se tomaron la plaza frente a casa presidencial e hicieron su plantón de apoyo a Micheletti desde donde gritaban “¡no les tenemos miedo!” a los de la manifestación contraria, mientras yo veía la cara de gorilas de los antimotines que, estaban de espaldas a ellos y de frente a nosotros, cargando sus armas, cubriéndose con sus escudos como para cubrirse de la vergüenza del papel que les está tocando jugar. Michelletti amenazó a grito partido que tendrán que sacarlo por la fuerza si quieren volver a ver a Mel en la silla. Eso provocó un estallido de carcajadas de los miles de manifestantes de ambos lados, cada quien reía por sus propias razones.

Es difícil hacer números en este tipo de cosas, pero si tomamos las cifras que la prensa maneja de la marcha de los blancos, quien se atreven a decir que habían 120,000 personas en la plaza, puedo asegurar que la de los “rojos” era mucho más, posiblemente el doble. Es importante recordar acá que hemos tomados los colores, los mismo colores que tenían los bandos de las guerras civiles de principio del siglo XX y nuevamente, como en esas guerras, estamos viviendo con dos presidencias paralelas.

Se dice que mañana viene Mel Zelaya. Los Rojos aseguran que irán a recibirlo para devolverlo a la Presidencia. Los blancos dicen que lo arrestaran al nomás pisar tierra, porque se atrevió a violar la  Constitución en su mandato, porque para ellos el golpe es constitucional. Viendo el nivel de optimismo y energía de la resistencia el día de hoy, puedo asegurar que mañana irá igual o mayor número y será muy difícil que la marcha logre llegar hasta el aeropuerto. Puede haber represión. Y sea lo que pase las cosas dependen de ello. Pero viendo la actitud del gobierno de facto, quien tiene sus apuestas en el desgaste y el cansancio de los manifestantes, parece ser que terminaremos viendo una radicalización de los sectores populares.

En las noticias se informa del arresto de 70 nicaragüenses, trabajadores inmigrantes que viven ilegal en el país y que ahora son acusados de haber venido para crear caos y atentar contra el estado de Honduras; se preparan contra ellos procesos de sedición. De igual manera se reporta un joven muerto a golpes que vestía una camiseta de la cuarta urna.

Sigue la guerra del terror.

Acaba de salir en las noticias que Honduras ha decidido salirse de la OEA.

Increíble.

honduras-007-1024x683

4 DE JULIO

Puta que estoy cansado. He estado esperando la resolución de la OEA en donde se discute suspender a Honduras de la misma. El gobierno de facto de Micheletti intentó ayer denunciar del organismo pero, puesto que no es autoridad reconocida internacionalmente, no le fue posible. Todo esto es ridículo. La derecha gritando soberanía e independencia. Por la mañana se dio la cadena nacional con el discurso del Cardenal Rodríguez tomando una postura a favor del golpe, llamando a la paz y a la “cordura” que en su discurso significa que el pueblo debe dejar que otros decidan por él. Y por si no quedó claro, terminó su discurso con una clara amenaza afirmando que si Mel Zelaya vuelve al país, habría derramamiento de sangre. Mel planea llegar mañana en horas del medio día.

La marcha de hoy fue enorme. Se que digo esto cada día pero la sensación es esa. Cada día la marcha es mayor, mucho mayor a la del día anterior. En Tegucigalpa se dice que fue una manifestación de 250,000 personas. En San Pedro Sula se maneja un número de 150,000. Los medios de comunicación se han empeñado siempre en decirnos que los hondureños somos “pasmados”, pasivos, indiferentes, pero hoy han visto que no es así. Miles y miles de personas caminando por kilómetros para hacer escuchar su vos. Es impresionante.

Hay que reconocer el trabajo de la organización de la resistencia para mantener la paz al interior de las manifestaciones. Controlar miles de personas es un trabajo difícil, y más difícil aún cuando el enojo se ha ido acumulando por décadas, pero lo han logrado bien, no ha habido violencia y esperamos que así se mantenga. Aunque viendo la postura del gobierno de facto y la amenaza de Cardenal Rodríguez, y luego de escuchar la denuncia del embajador de Nicaragua en la OEA quien acusó de conocer de un plan para provocar un derramamiento de sangre a la llegada de Mel, parece ser que la violencia será inevitable.

Acá nos estamos preparando para lo peor, parece ser que estamos viviendo el nuevo modelo de golpe de Estado en el cual la represión es más encubierta, pero nada indica que no existirá de la forma de los demás golpes de estado que tenemos memoria, especialmente ahora que vemos que el Gobierno de facto está cada vez más acorralado y aislado del mundo.

Para mañana esperamos la llegada de más personas para la marcha, aunque me cuesta creer que pueda llegar aun más gente de la que ya hemos recibido. Esperamos que llegue Zelaya y mantenga con eso la moralidad de los resistentes y, de todo corazón, que esto se haga con la paz (pero no por eso sin firmeza) con que hemos resistido.

El libro Honduras Crónicas de un pueblo golpeado está disponible en Amazon.com y casasolaeditores.com

5162nNtpnPL._SX331_BO1,204,203,200_

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.