/LAS FACTURAS NO PAGADAS DE MARLON ESCOTO

LAS FACTURAS NO PAGADAS DE MARLON ESCOTO

El doctor Mauricio Oliva Herrera, presidente del Congreso Nacional, expresó el pasado 6 de enero al periodista Juan Carlos Barahona de HRN, que valora el trabajo del ex Ministro de Educación, Marlon Escoto, al frente de la secretaría, pero también reconoce que desde que se nombró la Comisión para atender la crisis en la Universidad de Catacamas, han crecido los decibeles de la discusión.

«No creo que el Dr. Marlon Escoto sea la solución, porque es parte del conflicto, no porque no tenga la capacidad, sino porque se han perdido los canales de comunicación entre el cómo Rector y los estudiantes», dijo el presidente del Congreso Nacional con tono categórico, aprovechando para anunciar que esta semana pedirá al Congreso Nacional que él preside, que se nombre una Comisión Interventora de transición que haga las recomendaciones estructurales para solucionar el conflicto.

De esa forma se da por terminada una era en la educación pública de Honduras. Los años de Escoto al frente de la Secretaría llegan a su fin y comienzan a salir las facturas que el doctor Marlon Escoto tiene aún pendientes.

presi_2

Jaime Rodríguez, presidente del Colegio de Profesores de Educación Media (COPEMH), a quien en varias ocasiones el Ministro Educación acusó de estar atrás de las revueltas estudiantiles por la imposición del Trabajo Educativo Social, conflicto en el cual el Congreso Nacional también intervino al punto de que el Secretario Escoto tuvo que retroceder en su decisión, manifestó en exclusiva  para El Pulso, que como Colegio de Educación Media creen que con el período de Escoto al frente de la secretaría, se le hizo un gan daño al sistema educativo público.

«Se le ha hecho un gran daño, porque lo que se necesita en el país son acuerdos, concertaciones y nuevas propuestas», manifestó Rodríguez.

El profesor Jaime Rodríguez recuerda que fue despedido de su plaza como docente en el Instituto Hibueras de Comayagüela. Escoto Valerio, en la crisis de la UNAG, lo acusó también de estar incitando a los jóvenes estudiantes para que le quitaran el cargo. Igualmente el Dr. Escoto manifestó en varias ocasiones que había un partido político para desestabilizar el centro educativo superior.

Para Rodríguez, la administración del Ministro Escoto Valerio se caracterizó por la confrontación, el hostigamiento, persecución y despidos injustificados.

¿No hay alegría en el magisterio por la renuncia de Escoto?

«Yo creo que más que la alegría por (la salida de) una persona, el magisterio al igual que todo pueblo hondureño debe  estar preocupado por la situación precaria en donde se encuentra el sistema educativo público. Y eso es lo que debemos de cambiar, en eso es que debemos enfocar nuestras preocupaciones y nuestros mejores esfuerzos, para ver como sacamos adelante la educación pública. Que no se sigan cerrando centros educativos, que solo excluyen a jóvenes que al final van a engrosar las filas del conflicto social».

dt-2-common-streams-streamserver-cls

¿Además de la confrontación, del maltrato que hubo de parte del  señor ministro en contra del magisterio, que elementos acertados se les pueden considerar?

«Mire, nosotros creemos que ningún sistema educativo puede funcionar en base a la confrontación, en base a la violación de derechos, en base al irrespeto de la  ley, que eso no es la forma para conducir un sistema educativo. Consideramos que debe prevalecer el diálogo, de lo positivo que vemos de don Marlon Escoto es muy poco, nos parece que es más el daño que se le ha hecho a la educación de este país, dejemos que sea el pueblo hondureño que tenga la mejor opinión».

El dirigente magisterial agregó que «las políticas aplicadas por Marlon Escoto no fueron  medidas de su invención, son políticas de Estado orientadas a violentar los derechos del magisterio, para  quebrantar las organizaciones y abrirse camino a  las privatizaciones de la educación pública. Son las situaciones que tienen que cambiar en la política educativa y no los rostros».

A usted lo amenazó el Ministro Escoto, ¿cuál es su situación actual, profesor Rodríguez? 

«Yo estoy despedido de mi trabajo de la educación pública. Como organización estamos agotando las instancias legales, aunque el objetivo de la organización no es el de defender a un presidente, consideramos que van a prevalecer las leyes, de lo contrario tendremos que ver qué otras cosas podemos hacer en nuestras vidas».

Usted dijo que tienen una propuesta educativa, ¿nos puede decir tres elementos fundamentales?

«Uno de los elementos fundamentales de la propuesta magisterial es la defensa de la escuela pública, capacitación para el docente, incorporación de la tecnología de la informática de las comunicaciones en la educación, adecuación de los programas, porque no es igual el contexto de un niño del área rural, con el que vive un niño en un barrio marginal de las ciudades del país. La educación debe corresponder a esa realidad que tiene el estudiante para que pueda utilizar los recursos que dispone la comunidad y el joven pueda subsistir en su ambiente y no tenga que emigrar a otras latitudes del globo terráqueo».

«Además —dijo el presidente del Copemh—, las medidas aplicadas por Escoto Valerio están en un plan del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sobre cómo desarticular las organizaciones y por qué había que desarticularlas. Considero que eso no corresponde a la realidad hondureña. Por pretender destruir las organizaciones gremiales lo que se causó fue un daño a la escuela pública».

El presidente del Copemh, Jaime Rodríguez, fue enfático al manifestar que «el que mal se gobierna despacio padece».

«El doctor Marlo Escoto debe aclarar los problemas que tiene en la UNAG, porque así como generó caos en el sistema educativo público, generó caos en Universidad Nacional de Agricultura», —dijo, manifestando que conoce al señor Marcial Solís, ex rector de Unitec y nuevo Secretario de Educación, sólo por referencia de los medios de comunicación.

El Profesor Jaime Rodríguez, presidente del Copemh, manifestó en entrevista a El Pulso, que conoce del nuevo Secretario de Educación, solo que preside la Comisión Presidencial de Educación, pero que está convencido que independiente de quien ocupe el cargo en la Secretaria de Educación, lo importante es que se puedan sentar a dialogar para articular una propuesta que se oriente hacia un nuevo horizonte del sistema educativo público.

dt-1-common-streams-streamserver-cls

Por su parte, el exdirector del Instituto Central Vicente Caceres, Roberto Ordóñez, despedido por el ahora exministro Marlon Escoto Valerio, por no desfilar con la institución educativa un 15 de Septiembre y cuyo caso se encuentra en apelación en la Corte Suprema de Justicia, recordó que de ganar la demanda, el Estado de Honduras tendría que pagarle un millonaria cantidad por salarios caídos y daños y perjuicios.

Ordoñez, contactado por El Pulso, manifestó que todo tiempo tiene su fin, «y el tiempo del doctor Escoto, según se ve, llego a su fin».

«Aunque se veía venir desde que inició con su confrontación con el magisterio y en particular cuando inició el problema con la Universidad Agrícola de Catacamas. Quizá hizo algunas cosas bien, habrá que valorarlas, pero en mi opinión particular se equivocó en muchas con el magisterio, porque creo que trabajar con un magisterio reprimido, oprimido, amenazado prácticamente con una pistola en la frente, no deja nada bueno para la educación nacional», manifestó Ordóñez.

Según el profesor Ordoñez, Escoto renunció no porque se va para la escuela de agricultura, como él manifestó en su cuenta de Twitter.

«Renunció porque el mismo gobierno no lo soportaba, porque se había metido en demasiados problemas y éste es un año político y el presidente quiere reivindicarse con el magisterio», dijo.

«Y una de esas acciones es remover al verdugo que ha tenido en la Secretaria de Educación el magisterio nacional», remarcó el ex director del Central.

El profesor Ordóñez explicó que fue despedido por Marlon Escoto de manera ilegal, por venganza, por un reclamo que le hizo en un acto público y que lamentablemente el Estado tendrá que pagar.

«Él (Escoto) no va poder responder porque se va. Le pido a Dios que ilumine al doctor Escoto donde quiera que vaya, aunque no creo que la vaya bien con la Universidad de Agricultura. Yo no le deseó nada malo, porque Dios se encarga de cobrarle a sus hijos todo lo malo o bueno que le haya hecho. Dios sabrá como compensarlo y como cobrarle», dijo.

Según recordó Ordoñez en la entrevista para El Pulso, Escoto se presentó en el Instituto Central en una celebración y los estudiantes le reclamaron por haberles quitado la matricula gratis, el Ministro hacía frente a la cooperación internacional de inaugurar el internet en el colegio mas grande y famoso del país, y no soportó que los estudiantes lo recibieran con pancartas reclamando la matricula gratis, el bono estudiantil y pupitres. Públicamente acusó que la protesta era obra del director, porque este también le reclamó que por primera vez tenia 1,400 alumnos sentados en el suelo. Desde aquella fecha el Ministro desató una serie de medidas en contra de Ordónez, las que él consideró como una persecución en su contra, para amedrentar a sus colegas, dejándoles saber, que si lo hacía con él que dirigía el colegio más importante de país, ¿qué no podía hacer con los directores de otros colegios?

cntral

Se dieron situaciones en donde Escoto Valerio acusó directamente a Ordóñez en los medios de comunicación, de incitar a los estudiantes a las revueltas, demandando reivindicaciones, de ser responsables de la ingobernabilidad en la institución educativa que él rectoraba.

Un 15 de Septiembre, Roberto Ordóñez se negó a participar en el tradicional desfile de las fiestas patria y el Secretario de Educación del Estado de Honduras lo despidió por rebeldía.

Ordoñez se defiende frente a nuestro corresponsal, argumentando que el colegio carecía de recursos económicos para el mantenimiento de la banda de guerra. Que contaba con un prestigio nacional e internacional como Instituto Central, acreedor de los premios de casi todos los años, y no iba a poner en precario ese prestigio, porque los pocos recursos con que contaba los ocupaba para cumplir con el mandato de Escoto de mantener a los alumnos en clases.

El director fue suspendido y luego despedido. El ministro se había vengado de Ordóñez por hacerlo responsable del mal rato que le hizo pasar cuando le fue a inaugura el internet al Central. Para los entendidos en la materia, no se siguió el procedimiento que establecen las Leyes educativa.

Ordoñez manifestó que a pesar de todo no le guarda resentimiento y anuncia que cuando lo encuentre le estrechará la mano, que le desea mejor suerte, a donde vaya, pero le recuerda que si hay facturas que pagar, las tendrá que pagar.