/5,160 AÑOS DE CÁRCEL A SOLDADO GUATEMALTECO POR MASACRE DE «DOS ERRES»

5,160 AÑOS DE CÁRCEL A SOLDADO GUATEMALTECO POR MASACRE DE «DOS ERRES»

Un tribunal de Guatemala condenó a Santos López Alonzo, de 66 años, un ex soldado guatemalteco, a 5.160 años de prisión por la masacre de 171 personas en lo que se considera una de las peores atrocidades en la guerra civil del país.

Los fiscales dijeron que el ex soldado Santos López participó en los asesinatos en masa de 1982 de casi todos los hombres, mujeres y niños en la aldea agrícola de Dos Erres.

El hombre de 66 años fue condenado luego de ser deportado de los Estados Unidos en 2016 para enfrentarse a un tribunal en Guatemala, donde fue declarado “responsable como autor” de los asesinatos.

Santos López Alonzo fue condenado por participar en el asesinato de 171 personas el 7 de diciembre de 1982.

La condena consiste en 30 años por crímenes de lesa humanidad más 30 años por cada una de las 171 víctimas de la masacre.

López fue acusado de ser parte de la élite de la Patrulla Especial de Kaibiles que fue enviada a Dos Erres para encontrar miembros de un grupo guerrillero que había tendido una emboscada a un convoy militar.

Cuando la patrulla no pudo encontrar guerrilleros o armas, sacaron a los aldeanos de sus hogares y violaron a muchas de las jóvenes, según los fiscales. Para encubrir las violaciones, se dice que mataron a casi todos los que viven allí.

La masacre se llevó a cabo durante el régimen del ex dictador militar guatemalteco Efraín Ríos Montt, quien murió en abril por cargos de genocidio por actos durante una de las fases más sangrientas del conflicto de la Guerra Fría que duró desde 1960 hasta 1996.

López también fue acusado de secuestrar y adoptar a Ramiro Osorio Cristales, de 5 años, cuya familia fue asesinada en la masacre.

Osorio testificó contra López en su juicio.

López fue detenido en 2010 junto con otros soldados que buscaron refugio en Estados Unidos luego de finalizada la guerra civil, y se mantuvo como testigo en el enjuiciamiento de otro ex-soldado.

LA MASACRE DE DOS ERRES

La masacre de Las Dos Erres, donde murieron un total de 251 hombres, mujeres y niños, es considerada como uno de los capítulos más oscuros de la guerra civil de 36 años en Guatemala que se cobró unas 200.000 vidas.

AP070831035806.source.prod_affiliate.84

Entre los años 1962 y 1996 en Guatemala hubo un conflicto armado interno que provocó el saldo en muertos y desaparecidos de más de doscientas mil personas, según los datos presentados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El 91% de las violaciones registradas a los Derechos Humanos se produjo entre los años 1978 y 1983, bajo las dictaduras de los generales Romeo Lucas García (1978-1982) y Efraín Ríos Montt (1982-1983), mientras se aplicó la denominada «Doctrina de Seguridad Nacional», con la cual toda persona u organización que representara cualquier forma de oposición al Estado era considerada «enemigo interno».

El 23 de marzo de 1982, como resultado de un golpe de Estado, en Guatemala se instaló una Junta Militar de Gobierno presidida por José Efraín Ríos Montt e integrada, además, por los vocales Horacio Egberto Maldonado Schaad y Francisco Luis Gordillo Martínez. El 8 de junio de 1982 José Efraín Ríos Montt asumió los cargos de Presidente de la República y Comandante General del Ejército, permaneciendo como Presidente hasta el 31 de agosto de 1983. En abril de 1982 la Junta Militar de Gobierno de la época dictó el «Plan Nacional de Seguridad y Desarrollo», el que establecía objetivos nacionales en términos militares, administrativos, legales, sociales, económicos y políticos. Dicho Plan identificó las principales áreas del conflicto.

Estas acciones militares, ejecutadas «con conocimiento o por orden de las más altas autoridades del Estado», consistieron principalmente en matanzas de población, conocidas como masacres y «operaciones de tierra arrasada». Alrededor de 626 masacres fueron ejecutadas mediante «actos de extrema crueldad» dirigidos a la eliminación de las personas o grupos de personas «definidos como enemigo» y dirigidos a «aterrorizar a la población».

Entre las acciones perpetradas por agentes del Estado se encuentra la Masacre del Parcelamiento de Las Dos Erres, acaecida entre los días 6 a 8 de diciembre de 1982.

El general Efraín Ríos Montt no llegó a ser sentenciado por genocidio, porque se "enfermó" en el juicio.
El general Efraín Ríos Montt no llegó a ser sentenciado por genocidio, porque se “enfermó” en el juicio.

EL TERRORISMO DE ESTADO: LAS DOS ERRES

El Parcelamiento de Las Dos Erres, en la Libertad, Petén, fue fundado en 1978 en el marco de una fuerte migración de campesinos motivados por la búsqueda de tierras y por efecto de la colonización promovida por la agencia gubernamental Fomento y Desarrollo de Petén (FYDEP). Los fundadores del Parcelamiento fueron Federico Aquino Ruano y Marco Reyes, quienes lo denominaron «Las Dos Erres» por las iniciales de sus apellidos. Entre 1979 y 1980, llegaron a Las Dos Erres personas provenientes del Oriente y Sur de Guatemala.

Para diciembre de 1982 el Parcelamiento tenía alrededor de 300 a 350 habitantes.

Durante 1982 se incrementó la presencia de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) en las cercanías al Parcelamiento de Las Dos Erres, tal como de la aldea cercana de Las Cruces. En septiembre del mismo año se registró un enfrentamiento entre miembros de las FAR y agentes estatales en Las Cruces. A raíz de este suceso, el comisionado militar del lugar organizó una Patrulla de Autodefensa Civil (PAC) en Las Dos Erres, con el objetivo de que patrullara la zona de Las Cruces conjuntamente con la PAC de esa zona. Los habitantes de Las Dos Erres señalaron que sólo accederían a formar una PAC para que patrullara en su propia comunidad y no en Las Cruces. Como consecuencia de esta negativa se acusó a los pobladores de Las Dos Erres de ser miembros de la guerrilla.

ixilles

El comisionado de Las Cruces difundió el rumor de que los habitantes de Las Dos Erres pertenecían a la guerrilla y entre las pruebas presentadas al ejército, había un saco para recolección de cosecha de uno de los fundadores del Parcelamiento, Federico Aquino Ruano, donde figuraban las siglas FAR. Estas iniciales correspondían a su nombre y coincidían con las de las Fuerzas Armadas Rebeldes. Cuando ya corría el rumor en la zona de que el ejército bombardearía pronto el Parcelamiento de Las Dos Erres, un convoy militar sufrió una emboscada de las FAR a pocos kilómetros de Las Cruces y las FAR se llevaron 19 fusiles del Ejército. Como reacción, la zona militar 23 de Poptún solicitó el envío del pelotón especial de Kaibiles con el fin de recuperar los fusiles. El 4 de diciembre de 1982 un pelotón de 17 Kaibiles llegó por avión a la base aérea de Santa Elena, Petén, procedente de Retalhuleu y a quienes se unió un grupo de 40 Kaibiles destacados en la zona militar 23 de Poptún. En la base militar de Santa Elena les fue asignado un guía que conocía el área para conducirlos al Parcelamiento.

El 6 de diciembre de 1982 se preparó una acción militar del grupo especializado de las Fuerzas Armadas, durante la cual los superiores del pelotón reunieron a los Kaibiles y les indicaron que tenían que vestirse como guerrilleros para confundir a la población y destruir la aldea, todo lo que se mirara mover se tenía que matar. Como a las 9 de la noche salieron de la base militar de Santa Elena rumbo a Las Dos Erres, a bordo de camiones civiles. Alrededor de las 12 de la noche los hicieron bajarse de los camiones y caminaron dos horas aproximadamente, hasta llegar al Parcelamiento a las dos de la mañana del 7 de diciembre de 1982.

Niños en la escuela de Dos Erres. Foto H.I.J.O.S
Niños en la escuela de Dos Erres. Foto H.I.J.O.S

LA MASACRE

El día 7 de diciembre de 1982 en la madrugada, soldados guatemaltecos pertenecientes al mencionado grupo especial denominado Kaibiles llegaron a Las Dos Erres y sacaron a las personas de sus casas. A los hombres los encerraron en la escuela del Parcelamiento y a las mujeres y niños en la iglesia evangélica. Mientras los mantuvieron encerrados los golpearon e incluso algunos murieron como consecuencia de los golpes.

Alrededor de las 4:30 p.m. los Kaibiles sacaron a los hombres de la escuela y los llevaron vendados y maniatados a un pozo de agua inconcluso donde los fusilaron. Después sacaron a las mujeres y los niños para llevarlos al mismo lugar. En el camino muchas niñas fueron violadas por los Kaibiles, particularmente por los subinstructores. Al llegar al Pozo, los Kaibiles hincaban de rodillas a las personas y les preguntaban si pertenecían a la guerrilla, luego los golpeaban con un mazo de hierro en el cráneo o les disparaban, para luego lanzar los cadáveres al interior del pozo. En los hechos de la masacre perdieron la vida por lo menos 216 personas.

Cerca de las 6:00 p.m. llegaron al Parcelamiento dos niñas, las cuales fueron violadas por dos instructores militares. Al día siguiente, cuando los Kaibiles se marcharon se llevaron a las dos niñas y las violaron nuevamente para luego degollarlas. Antes de marcharse llegaron al Parcelamiento otras seis familias, las cuales fueron fusiladas.

maxresdefault

El día 9 de diciembre de 1982, vecinos de la aldea Las Cruces se acercaron a Las Dos Erres y descubrieron trastos tirados por todas partes, los animales sueltos, también vieron sangre, cordones umbilicales y placentas en el suelo, ya que la crueldad desplegada por los soldados alcanzó tal punto que a las mujeres embarazadas les causaron abortos producto de los golpes que les propinaban, incluso saltando sobre el vientre de dichas mujeres hasta que salía el feto malogrado. Según declararon testigos en el proceso interno, el Teniente Carías, comandante del destacamento militar de Las Cruces, informó a la población que lo que había sucedido en Las Dos Erres era que la guerrilla se había llevado a las personas para México, y luego ordenó a sus soldados que sacaran todo lo que pudieran del Parcelamiento: enseres domésticos, animales y granos, entre otros: y que quemaran las casas de Las Dos Erres.

Posteriormente, en el año 1990 se inició un proceso de paz en Guatemala que culminó en el año 1996. Dentro de este período fueron firmados doce acuerdos, entre ellos el establecimiento de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, la cual inició su labor en el año 1997.

Más de una década después, el gobierno de Guatemala abrió una investigación y descubrió 162 esqueletos. Las autoridades emitieron órdenes de arresto contra 17 soldados, entre ellos López, pero los casos languidecieron.

Soldado Santos López
Soldado Santos López

SOLDADO SANTOS LÓPEZ ALONZO

Según las declaraciones dadas por Santos López a la prensa norteamericana, un mes después de la matanza, uno de los hombres que se investigan, Pedro Pimentel Ríos, comenzó a trabajar como instructor en la Escuela de las Américas, la escuela de formación del Pentágono dirigido por los militares latinoamericanos.

López dijo que él era un panadero en el ejército y fue asignado a montar guardia mientras que otros llevaban a cabo la matanza.

«El que nada debe, nada teme. Si hubiera hecho algo, si yo hubiera matado, yo tendría miedo, pero me siento limpio» —dijo.

Después de dejar el ejército, López se fue a los Estados Unidos de manera ilegal. En 2010 fue detenido y acusado de entrar ilegalmente en los EE.UU. después de una orden previa de expulsión.

Las autoridades lo detuvieron como testigo material en el procesamiento de un ex soldado compañero que mintió sobre la matanza de sus formas de naturalización de Estados Unidos.

«Estados Unidos no va a servir como un refugio seguro para las personas que han cometido atrocidades en el extranjero», dijo a la prensa la portavoz de la entidad gubernamental, Jennifer Elzea.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.