/La prensa en “El Libro Verde” de Muammar El Kadhafi

La prensa en “El Libro Verde” de Muammar El Kadhafi

Una persona normal tiene derecho a expresarse, incluso de manera incoherente para decir que es un loco.  Una persona jurídica también es libre de expresar  de su persona jurídica.  Pero en los dos casos el primero solo representa nada más a sí mismo y en el segundo nada más a las personas físicas que constituyen la personalidad jurídica.

La sociedad  se compone de numerosas personas físicas y de numerosas personas jurídicas. Así, cuando una persona física se expresa de una manera irracional, por ejemplo,  esto no significa que los otros miembros de la sociedad sean  también irracionales. La opinión de una persona física no compromete nada más que a ella misma.

La opinión de una persona jurídica no expresa nada que la expresión de  intereses e ideas del grupo  que constituye esta persona jurídica.

Una empresa de producción de venta de tabaco solo representa los interés de aquellos que constituyen esta empresa, es decir, de aquellos que se  aprovechan de la producción o venta de tabaco, aunque esto sea perjudicial a la salud de los demás,

La prensa es un  medio de expresión de la sociedad y no el medio de expresión de una persona física o persona jurídica. Entonces, lógica  y democráticamente no puede ser de propiedad de uno  o de otro.

En el caso  de un particular  propietario de un periódico, este es su periódico y expresa su punto de vista únicamente.

Pretender que es el periódico de la opinión pública es una pretensión falsa sin ningún fundamento,  porque no expresa en realidad  más que  el punto de vista de una persona física, no es democráticamente admisible que una persona física posea un medio de difusión o de información general. Y, sin embargo,  él tiene el derecho natural de expresarse, no importa por qué medio,  aunque esta medio sea irracional para poder probar su locura. Por ejemplo, el periódico que publica un sindicato de comerciantes o una cámara de comercio es solo el medio de comunicación de esta categoría  particular social.  Expresa solo su punto vista y no el punto de vista de la opinión pública.  Esto vale para las otras personas jurídicas o físicas de la sociedad.

La prensa democrática es aquella que publica un  comité popular compuesto por todas categorías sociales, es decir asociaciones de obreros, asociaciones de mujeres,  asociaciones  de estudiantes, asociaciones de campesinos, asociaciones  de profesionales, asociaciones de funcionarios, asociaciones de artesanos, y hasta el fin de categorías de cualquier  sociedad.  En este caso, y no en otro, la prensa o todo otro  medio de información es la  expresión de la sociedad entera  y refleja su concepción general. Serán entonces una prensa democrática o una información democrática,  si el Colegio de Médicos publica una revista no debe tratarse nada más que de una revista médica a fin que sea realmente la expresión de los que la publican, si el Colegio de Abogados publica o edita un periódico  este debe ser solo jurídico a fin de expresar realmente el punto de vista de quienes lo publican. Esto vale  igual para las demás o restantes categorías.

Una persona física tiene el derecho de expresarse,  solamente a sí misma,  pero no tiene derecho democráticamente de expresarse más que a sí misma.

Asi se resuelve de raíz y democráticamente lo que se llama en el mundo “el problema de libertad de prensa”.

El problema de libertad de prensa,  que no ha cesado de ser debatido en el mundo, nace del problema general de la democracia. No podrá ser zanjado en tanto no se resuelva la crisis  de la democracia completamente de toda la sociedad.

No hay más que una solo vía para resolver este embrollado problema, quiero decir el problema de la democracia,  que es una vía única, que es la  vía de la tercera teoría universal.

Según esta teoría el régimen democrático es una estructura coherente donde cada piedra descansa sonde la que está debajo de los congresos populares de base, los congresos populares, los comités populares y las uniones profesionales,  hasta que se encuentran todos en el congreso general del pueblo.

No existe absolutamente otra concepción de una sociedad democrática al margen de esta.

Finalmente la era de masas arrastrándose rápidamente a nosotros, después de la era de las repúblicas  inflama los sentimientos y deslumbra la vista.  Pero en tanto que anuncia la verdadera libertad  de las masas y la feliz liberación de las cadenas de los instrumentos de gobierno,  puede proceder a una era de anarquía y de demagogia,  y la democracia nueva que es la del poder del pueblo, no  recae en el  poder de un individuo, de una clase, de una taifa, de una tribu o de un partido.

Tal es la democracia verdadera desde el punto de vista teórico, pero en la práctica son siempre  los más fuertes quienes gobiernan, es decir,  que la parte fuerte es la sociedad,  es  la  que gobierna.