La pandemia del coronavirus puede aumentar “la pandemia de la corrupción”

La pandemia del coronavirus que azota al mundo entero, y que Honduras no es la excepción, trae consigo resultados a largo plazo que podrían ser más catastróficos por encima de la misma enfermedad. Se estima que una vez de haber controlado el virus, al menos 25 millones de personas en el mundo entero perderán sus empleos, algunas economías colapsarán y aumentará la pobreza significativamente. Centrando la problemática en la situación nacional, el panorama no es...
Redaccion 2marzo 26, 2020

La pandemia del coronavirus que azota al mundo entero, y que Honduras no es la excepción, trae consigo resultados a largo plazo que podrían ser más catastróficos por encima de la misma enfermedad.

Se estima que una vez de haber controlado el virus, al menos 25 millones de personas en el mundo entero perderán sus empleos, algunas economías colapsarán y aumentará la pobreza significativamente.

Centrando la problemática en la situación nacional, el panorama no es nada alentador para Honduras; pues según los expertos en materia económica el crecimiento económico del país se ha reduciendo año con año y sumando a esto el Covid-19 provocaría un crecimiento menor al uno por ciento.

Dejando a un lado los resultados en materia económica, laboral o empresarial, el elemento que preocupa desde ya a organizaciones de sociedad civil, entre otras instituciones, es la corrupción que podría dejar esta pandemia en Honduras.

Se estima según el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH), que, en Honduras, año con año, se pierde el 12.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), o sea un poco más de 65 mil millones de lempiras.

Solo en el año 2014 el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentó 35 líneas de investigación del sector salud dejando un perjuicio económico de más de 2,100 millones de lempiras fondos que, según CNA, pudieron ser utilizados en la compra de 100 respiradores artificiales para enfrentar este tipo de pandemias.

Lo que ha encendido las alarmas es que luego de decretado el estado de emergencia nacional se aprobó más de 600 millones de dólares para hacerle frente al coronavirus por lo que el CNA ha advertido que “no conocen de cuarentena” y seguirán investigando cualquier acto de corrupción perpetrado en este periodo.

También, el CNA ha hecho un llamado enérgico a la ciudadanía para redoblar esfuerzos en las medidas de prevención y activar mecanismos de vigilancia social para evitar que este virus sea la coyuntura perfecta para la corrupción.

“Nuestro llamado como sociedad civil es vigilar los recursos aprobados en emergencia para hacerle frente al coronavirus ya que en momentos de crisis nos dice la historia es cuando más corrupción existe”

El abogado, Odir Fernández, a través de sus redes sociales, ha lanzado varias advertencias a todo aquel que intente utilizar la excusa del coronavirus para cometer actos de corrupción y ha manifestado que “politizar la entrega de alimentos” a los más necesitados será el peor pecado que cometan.

“El Covid-19 ha permitido que la población mundial conozca cada uno de los malos gobernantes que está al frente de los diferentes países; el hecho de que no haya respiradores mecánicos en los hospitales y que los ciudadanos no tengan comida en sus mesas es causa de la corrupción”

“El mayor pecado que cometerán quienes se aprovechen de la epidemia, será politizar la entrega de alimentos a los más necesitados, no es con sus propios recursos que han adquirido esos insumos, es con el dinero de los impuestos que nos cobran, deducen y roban” escribió, Fernández.

Por su parte, la directora del CNA, Gabriela Castellanos, las compras directas y sin licitaciones en este periodo de emergencia sanitaria promueve los niveles de corrupción

“Como se trata de una emergencia, las compras directas y sin licitación es una situación que contamina de corrupción y se propaga a niveles insospechados; Es el momento de activar mecanismos de vigilancia social para evitar que ese virus sea la coyuntura perfecta para que nuestro país sea nuevamente golpeado por una pandemia llamada corrupción” señaló, Castellanos.

Castellanos apuntó que en estas duras pruebas de calamidad mundial “las ganancias” son positivas para el Gobierno y “lo negativo le toca al pueblo”.

Con la salida de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), y el debilitamiento de las pocas instituciones auditoras y veedoras de cómo se manejan los fondos públicos, sumado a la ley de secretos del Estado, para los involucrados en la lucha contra la corrupción, los altos niveles de corrupción tendrán un “pico de infección” mayor del que se espera con el coronavirus.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019