/LA MINERÍA ILEGAL EN EL AMAZONAS “NO ES COMPARABLE A NINGÚN OTRO PERÍODO DE SU HISTORIA”

LA MINERÍA ILEGAL EN EL AMAZONAS “NO ES COMPARABLE A NINGÚN OTRO PERÍODO DE SU HISTORIA”

Por  mongabay.com

La minería ilegal se ha convertido en una “epidemia” en la selva amazónica, destruyendo áreas protegidas naturalmente y amenazando territorios indígenas, según un nuevo estudio conjunto realizado por seis países amazónicos.

La base de este informe es un mapa interactivo que identifica al menos 2,312 sitios, 245 áreas y 30 ríos afectados por la minería ilegal en todo el Amazonas. Fue lanzado por la red de información socioambiental de referencia geográfica del Amazonas, conocida como RAISG, a principios de este mes.

La minería ilegal “se está expandiendo hacia un poderoso impulsor de destrucción y contaminación del Amazonas”, lee el texto del gráfico en inglés del informe, publicado el mismo día. El informe también incluye videos y entrevistas de las comunidades afectadas.

Si bien la minería ilegal en el Amazonas ha sido un problema durante décadas, los nuevos datos muestran niveles que “no son comparables a ningún otro período de su historia”, según el informe.

Las organizaciones ambientales de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela contribuyeron con datos, utilizando varias fuentes, incluidas imágenes satelitales, para mapear los sitios mineros. El equipo de investigación también compiló datos de expertos, comunidades locales, publicó noticias y documentos científicos, y mapas producidos por organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil.

Captura de pantalla del alcance del mapa de minería ilegal de RAISG. Los usuarios pueden hacer clic en minas individuales para conocer la ubicación, los tipos de minerales, los contaminantes y otros problemas relacionados con el sitio. Imagen del sitio web de minería ilegal de RAISG.

Los usuarios del mapa pueden hacer clic en un sitio para ver información sobre el país, los tipos de materiales que se extraen y el método o los contaminantes (como el mercurio) que se utilizan para acceder a ellos. Cuando esté disponible, el mapa también proporcionará la fuente de información, así como los impactos sociales y ambientales de la mina, incluida la deforestación, el daño a las áreas de conservación y la pérdida de vida silvestre en los ríos, bosques y otros ecosistemas naturales. RAISG continuará actualizándolo a medida que haya nuevos datos disponibles.

Beto Ricardo, jefe de RAISG, declaró en el informe que los investigadores “han decidido convertirlo en un problema para el monitoreo continuo” y actualizarán el mapa periódicamente, ya que es un problema que no está bien conocido o documentado y representa una gran amenaza para los ecosistemas del Amazonas.

Vista aérea de primer plano de una mina a cielo abierto en la selva amazónica. Imagen de Rhett A. Butler / Mongabay.

De todos los sitios mapeados, la gran mayoría de los casos aparecieron en Venezuela, seguidos por Brasil y Ecuador. El departamento peruano de Madre de Dios es considerado el área con la mayor degradación causada por la extracción de oro en toda la Amazonía.

Según los investigadores, los principales impulsores de esta actividad ilícita incluyen el alza del precio del oro y la alta demanda mundial de otros minerales, como el aluminio, el hierro, el titanio y el niobio.

El mercurio utilizado para separar el grano del oro es una preocupación particular para los pueblos indígenas, ya que la toxina se filtra a los ríos locales, contaminando su suministro de agua y los peces que consumen.

El alcance expansivo de la minería ilegal de oro en la Amazonía peruana afecta los ríos, los bosques circundantes y las especies que dependen de ellos. Esta vista aérea muestra la mina de oro de Río Huaypetue en el sureste de Perú. Imagen de Rhett A. Butler / Mongabay.

Una de las comunidades más afectadas por esta contaminación por la prospección de oro es la comunidad de Aracacá en el territorio de los yanomami, que se extiende a lo largo de Venezuela y Brasil. Los investigadores encontraron que el 92 por ciento de todas las muestras de cabello y pescado que recolectaron de la comunidad tenían niveles altos de mercurio. En las comunidades más alejadas de la minería, los niveles de mercurio fueron significativamente más bajos.

El informe identifica 78 territorios indígenas donde se realizaban actividades de minería ilegal y afectaban a comunidades, la mayoría de las cuales se encuentran en Perú.

Vegetación ribereña a lo largo del río Madre de Dios en el sureste de Perú. Imagen de Sue Palminteri / Mongabay.

Los investigadores también señalaron que la minería ilegal a menudo se superpone con áreas donde se están llevando a cabo proyectos de minería legal a gran escala.

Salvador Quishpe, un líder indígena y político de la provincia de Zamora Chinchipe, en el sur de Ecuador, señaló en el informe que el problema se debía a la falta de planificación gubernamental. Eso significa que “las concesiones mineras se otorgan en cualquier lugar”, y entonces cualquiera puede comenzar a buscar oro.

Minería de oro en pequeña escala a lo largo del río Madre de Dios, Perú. Los mineros rastrean el sustrato submarino con mangueras de agua de alta potencia, aspiran la mezcla fangosa, extraen el oro del sedimento con mercurio y depositan pilas de sedimento no deseado a lo largo de los lados del río. El proceso desplaza la tierra, perturba a los animales que viven en el fondo y libera sustancias químicas y sedimentos en el agua. Imagen de Sue Palminteri / Mongabay.

“Entonces, el mayor problema es la falta de determinación sobre qué área es para qué”, dijo a los investigadores, agregando una advertencia. “Si la minería es legal o ilegal no es el problema, porque en lo que respecta a la contaminación, no vemos ninguna diferencia, los efectos de la contaminación son los mismos”.

Los investigadores han pedido durante mucho tiempo una mejor coordinación gubernamental y el monitoreo de las actividades mineras en la Amazonía. Pero algunos ecologistas se muestran escépticos de que esto suceda, especialmente después de la reciente elección en Brasil del ala de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien prometió detener la demarcación protegida de las tierras indígenas y poner fin al sistema de multas impuestas a las compañías que violan las leyes ambientales.


Fuente: mongabay.com

Traducción de El Pulso.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.