/LA IGLESIA DE COSTA RICA ABRE CENTROS DE RECEPCIÓN PARA REFUGIADOS NICARAGÜENSES

LA IGLESIA DE COSTA RICA ABRE CENTROS DE RECEPCIÓN PARA REFUGIADOS NICARAGÜENSES

Quesada, Costa Rica (ACI Prensa).- La Diócesis de Quesada en Costa Rica estableció dos centros de recepción para atender a los refugiados nicaragüenses que huyen de la violencia que ha plagado a su país durante casi cuatro meses .

Los centros ofrecen alimentos, ropa y materiales de orientación para quienes pasan por la zona. Se han establecido en la parroquia de San Rafael, Arcángel, en Pavón de Los Chiles, y en la parroquia de San Antonio de Padua, en Pital de San Carlos.

El Obispo José Quesada Garita Herrera de Quesada anunció la apertura de los centros de recepción en una declaración dirigida a laicos y sacerdotes.

Los centros operarán de lunes a viernes de 10:00 a.m. a 1:00 p.m. Los esfuerzos serán coordinados por el ministerio diocesano de servicios sociales, así como por sacerdotes y grupos parroquiales.

Para garantizar que los centros cuenten con un suministro adecuado de recursos materiales, se realizará una recolección de alimentos y ropa en todas las parroquias el 11 y 12 de agosto. El obispo solicitó a los fieles y personas de buena voluntad que colaboren con esta iniciativa.

Desde mediados de abril, ha habido manifestaciones masivas en Nicaragua contra el presidente Daniel Ortega, que ha estado en el poder desde 2007 y fue reelegido en 2016. En enero de 2014, supervisó la abolición de los límites del mandato presidencial.

Las manifestaciones han sido sofocadas por la policía y los paramilitares, con más de 400 muertes.

La Iglesia Católica ha participado como mediadora y testigo de las conversaciones de paz nacionales convocadas por Ortega. Sin embargo, los funcionarios de la Iglesia también han enfrentado ataques de grupos vinculados al gobierno.

El 31 de julio, la Agencia de la ONU para los Refugiados pidió “solidaridad internacional y apoyo para Costa Rica y otros países que albergan refugiados y solicitantes de asilo nicaragüenses, mientras miles de nicaragüenses huyen de las crecientes tensiones políticas, la violencia y las graves violaciones de los derechos humanos en su país”.

Señalando la enseñanza de la Iglesia sobre la solidaridad con los débiles y vulnerables de la sociedad, el Obispo Garita Herrera dijo que se tomó la decisión de abrir los centros de acogida “para responder, en base a nuestras capacidades actuales, a la emergencia humanitaria de la llegada masiva de nicaragüenses a nuestras comunidades ”

El obispo dijo que “analizando la realidad y los servicios prestados por el Ministerio de Servicios Sociales-Caritas, somos conscientes de que una de las principales necesidades es proporcionar ayuda en los lugares donde los refugiados ingresan”.

Fuente: catholicnewsagency.com