Honduras

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por

el

Por Óscar Esquivel

Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en 1983 por las Fuerzas Armadas, ubicada en San Pedro Sula. El Presidente de la República ingresó teniendo 15 años, siendo de los egresados de la primera promoción.

JOH como se le identifica popularmente, es el número 15 de 17 hermanos por parte de Padre, originario de Gracias, Lempira. Tierras del indómito Lempira, como lo recalca siempre que puede. Lempira defensor de sus tierras y la de su gente frente al colonialismo Español, acciones que el presidente Hernández está muy lejos de entender, así lo evidencia con la acción oprobiosa al pretender instalar las ciudades modelos, que es un atentado a la Soberanía Nacional. Y que apela al “indómito Lempira” por una estrategia de mercadeo que evoca a un sentido de identidad de todas y todos los hondureños.

En su etapa de estudiante de Derecho en el alma mater, dirigió la asociación de estudiantes de la mencionada facultad de 1988 a 1989. Luego, estando uno de sus hermanos Marco Augusto Hernández, en el Congreso Nacional, decidió llevar al Sub Teniente como conserje, siendo Rafael Leonardo Callejas presidente del país.

En 1997 nuestro protagonista se postuló como candidato a diputado logrando con éxito su objetivo, llegando a ser Presidente del Congreso Nacional en el período de 2010 al 2014 y en el 2006 al 2010 fue jefe de la bancada de los diputados de su Partido Nacional. En este período fue donde se ejecutó el Golpe de Estado contra José Manuel Zelaya Rosales, el 28 de Junio de 2009, presidente elegido democráticamente.

Siendo Presidente del Congreso Nacional JOH y presidente la República Porfirio Lobo Sosa, se aumentó el impuesto sobre ventas, pasando de 12 % al 15 %, se crean las ciudades modelo (“Un territorio independiente con administración autónoma del gobierno hondureño que contaría con sus propias leyes, sistemas de impuesto y judicatura”), ley fundamental de educación, ley para depuración de la policía, aumento a las tarifas de energía eléctrica, entre otras medidas que afectan a la población hondureña.También en su período como presidente del poder legislativo se dio la cuestionada “tasa de seguridad”, la aprobación de la ley de la Policía Militar, la elección cuestionada del fiscal general y fiscal adjunto y se adelantaron las elecciones de los magistrados al TSE, evitando que los diputados de las nuevas fuerzas políticas (LIBRE Y PAC) participaran en su elección.

Juan Orlando Hernández llega a la presidencia de la República a la edad de 46 años, siendo el ciudadano más joven en alcanzar esa posición en la época reciente. Le sigue Rafael Leonardo Callejas quien llegó en el 1990, contando con 47 años, ex presidente extraditado a los Estados Unidos de Norteamérica.

La figura de la extradición fue aprobada bajo la administración Lobo/Hernández, figura fuertemente cuestionada por su ilegalidad, ya que esta siendo utilizada bajo el recurso de “ Acto Acordado” por la Corte Suprema y no llevado al Congreso Nacional que a su vez tendría que llamar a una Asamblea Nacional Constituyente para su aprobación.

La Constitución de la República vigente fue aprobada en 1982 y prohíbe la extradición, la reelección y otros temas como las llamadas “ciudades modelo”, proyecto que atenta contra la soberanía. Por lo que es urgente una Asamblea Nacional Constituyente, que responda a los intereses de las mayorías y no al pequeño grupo que históricamente ha saqueado la nación.

Del Subteniente de Reserva, podemos decir que ha sido disciplinado en perseguir lo que se propone a costa de cualquier precio, él mismo repite “hare lo que tenga que hacer”. Es así como ha logrado llegar a donde está; “hilvanando fino como una araña” y se ha propuesto seguir gobernando por cuantos años le sea posible, eliminando obstáculos propios y extraños. Se ha caracterizado por su ambición por el poder, que no desea abandonar. Es un hombre astuto pues ha logrado inscribirse para un segundo mandato, siendo ilegal la reelección.

Recordemos que al ex presidente Zelaya Rosales se le dio un golpe de Estado, bajo la simple sospecha que se quería quedar. Aunque en el 2009 existían fuerzas poderosas contra el líder Zelaya; Como ser la embajada gringa, las fuerzas armadas, empresa privada y la cúpula de la iglesia católica y evangélica. Fuerzas que en la actualidad apoyan a JOH, aunque no cuenta con el apoyo de la clase popular.

El presidente de la República, en su campaña presidencial utilizó como propuesta su combate a la inseguridad, tarea aún pendiente después de 8 años de gobierno. Sumado a los demás problemas estructurales como la falta de educación, falta de condiciones para la inversión, falta de salud, falta de empleo.

En el informe a la fecha realizado por la ONU, Honduras por segundo año consecutivo ocupa el último lugar a nivel de América latina en el índice de felicidad. Según la CEPAL Honduras ocupa la posición número 1 entre los países de la región con un 60 % de su población en condiciones de pobreza, frente aún 31,6 % de la población de la heroica Venezuela, que en estos momentos lucha contra las garras del imperialismo yanqui y sus lacayos de la región, que mueren por saquear su riqueza.

La administración Lobo/Hernández marcada por actos de corrupción monstruosos como lo es el saqueo al IHSS, privatización de empresas públicas (incluyendo carreteras), venta de nuestros recursos naturales, utilización de recursos económicos de instituciones de previsión, muy lejos de los intereses de sus afiliados. Además que personas muy cercana a él han sido señalados por actos reñidos con la ley.

JOH es el primer presidente de Honduras en correr por el mundo, también es el primer presidente mas joven en llegar al poder ejecutivo (en época reciente), además el primero que busca la reelección y de manera ilegal (en época reciente).

Las cifras reales no le son favorables para su interés de reelegirse: un 7.4 % de desempleo durante el 2016 según la OIT, de los más altos en la región; entre 2010-2016 el monto de la deuda interna y externa aumentó de 4,793 a 9,587 millones de dólares, según la dirección de crédito público; El Lempira de ha devaluado en más de 3 lempiras hasta la fecha; la inflación acumulada entre enero y julio del presente año subió a 2.90 superior al 2.58 que se registro en el mismo período del año pasado; la canasta básica según el FOSDEH anda entre L.15,000 y L.16,000 frente aún salario mínimo de L.8,000. Además agregan que 4.8 millones de hondureños están bajo la línea de la pobreza, representando el 60% de la población. Siendo la principal causante, que muchos hondureños huyan del país (cifras comparables sólo con países en guerras declaradas). No hay apertura de centros escolares, centros de salud u hospitales, en su lugar, hay privatización en una población en donde no se tiene con que pagar.

Las cifras no le son favorables al protagonista de nuestro presente artículo, no contando con el apoyo popular, encontrándose en una encrucijada de cara a las elecciones de Noviembre: Mantenerse en el poder “haciendo lo que tenga que hacer”, una salida negociada o lanzándose a los lobos y veremos si sale liderando la manada, parafraseando su misma sentencia.

Para concluir el presente artículo repetiré lo que dijo uno de los más sabios de la historia Humana, Tales de Mileto, a su pueblo de Atenas, cuando éste era oprimido por el tirano Pisistrato: “Si oprimidos os veis, echad la culpa sobre nosotros mismos, no a los dioses. Dando a algunos poder, dando riquezas, compráis la servidumbre más odiosa. De ese varón os embelesa el habla y nada reparáis en sus acciones”.

Acerca Invitado

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.

Recommended for you