LA DESARTICULACIÓN DEL MEU

…Por José Raúl Alemán Despues del presunto diálogo entre estudiantes y autoridades universitarias, sólo se puede decir que al MEU le jugó una mala pasada la inexperiencia al negociar, o de plano sus dirigentes no fueron totalmente asertivos en la apreciación del momento que pasaban.   Después de acaparar un apoyo abrumador por parte de la sociedad, no fueron capaz de dar el siguiente paso y quedó como todo movimiento hondureño, como algo coyuntural, pasajero efímero...
Invitadoagosto 20, 2016

…Por José Raúl Alemán

Despues del presunto diálogo entre estudiantes y autoridades universitarias, sólo se puede decir que al MEU le jugó una mala pasada la inexperiencia al negociar, o de plano sus dirigentes no fueron totalmente asertivos en la apreciación del momento que pasaban.  

Después de acaparar un apoyo abrumador por parte de la sociedad, no fueron capaz de dar el siguiente paso y quedó como todo movimiento hondureño, como algo coyuntural, pasajero efímero y victima de los buitres del sistema.

Primero se vienen las elecciones de representantes estudiantiles, después la modificación de normas académicas y su integración a la burocracia universitaria con representantes.

Se sobre entiende que en las elecciones afloraran esos espíritus y candidaturas influenciadas por sectores politizados, o más bien partidizados. Los únicos frutos tangibles de la lucha universitaria despues del diálogo son el levantamiento de la persecución penal por parte de la UNAH y las famosas asambleas que al día de hoy son menos numerosas.  

Un elemento importante podría ser la generación de líderes a futuro para luchar de nuevo por un objetivo no logrado, en lo personal pensé que el MEU era capaz de dar ese paso que no se pudo dar con la Resistencia ni las Antorchas, pero este se diluyó en negociaciones y el tiempo jugó contra el MEU.

Porque la lucha estudiantil contra las normas académicas se ha vuelto cíclica. Cada año regresan estudiantes y autoridades a medir fuerzas y cada vez se obtiene el mismo resultado: estudiantes judicializados, autoridades que no ceden en absoluto.

Pudiera ser un balance negativo en su totalidad lo que le pasó al MEU, pero hay que verlo como un proceso formador de conciencia, no tanto política sino en función de un ejercicio de ciudadanía. Claro, con resultados engorrosos a pesar de la buena voluntad de los estudiantes.

Desgraciadamente el otro año veremos la misma función con distintos actores.

A la larga, el no involucramiento de sectores políticos y sociales en la lucha estudiantil los dejó huérfanos ante la maquinaria burocrática de la UNAH y la franca desidia de sus dirigentes, dejando a una Julieta Castellanos posicionada como una experta en manejar crisis y administrarlas, siendo una plataforma para sus nuevas aspiraciones, como Outsider o como funcionaria de una ONG no gubernamental poderosa.

Pero hay un detalle que pasamos por alto, inevitablemente lo que quiere el MEU terminará pasando por partidos políticos, que se encargaron de satanizar. Tarde o temprano el MEU tendrá que hacer un recuento de los daños y relevar a la dirigencia para la próxima conflictividad el año que viene y ojalá el MEU de ese paso definitivo y logre una victoria social y no una lucha inconclusa.

2 comments

  • Ángel Suazo M

    agosto 23, 2016 at 8:53 pm

    Más bien habría que preguntar qué fue lo que los pudo haber orillado a tomar esa decisión. Considero que si llegaron a donde pudieron llegar no pudo haber sido por tontos.

  • Josh

    agosto 21, 2016 at 1:10 am

    Para mi esta columna es una mierda

Comentarios

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019