/LA CINEMATECA NACIONAL, UNA LUCHA POR RESGUARDAR LA MEMORIA
Pierre Levasseur y René Pauck

LA CINEMATECA NACIONAL, UNA LUCHA POR RESGUARDAR LA MEMORIA

Por Julia Herrera

Fotos Cortesía de la Cinemateca Enrique Ponce Garay


Para quien no lo conoce, René Pauck es un documentalista de origen francés que reside en Honduras desde hace muchos años. Gracias a él y a su lucha por resguardar la memoria de Honduras ahora tenemos una verdadera cinemateca  en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

La cinemateca no surge como una idea espontanea. René Pauck nos dijo: voy a crear la cinemateca.  Mas bien fue que en 1977 él asumió la dirección del Departamento de Cine del aquel entonces Ministerio de Cultura, Turismo e Información. Después de dos años de hacer algunas producciones cerraron el proyecto y fue cuando Pauck vio las cosas de otra manera. Se dio cuenta que había un pedazo de 35 mm de película saliendo de un basurero. Lo fue a ver y noto que había montón de rollos que todavía conserva y que son parte de la memoria de Honduras. René cuenta que en la cultura francesa es fundamental la memoria. La cinemateca existe en Francia desde finales de 1936, pero desde antes el gobierno  había guardado todas las películas por ley, obligaban a cada productor a dejar la película como depósito en un lugar específico: el “Archivo Nacional.” Entonces al encontrar los rollos de película  se dijo a sí mismo: “lo voy a guardar, a lo mejor y algún día puede servir.” Se puede decir que ese fue el clic que dio inicio a la cinemateca hondureña. Con el objetivo de guardar el material encontrado y además guardar todo el material que habíamos hecho en esos dos años, tres documentales y un cuarto en obra que se terminó años después. Esta idea allí quedo como en el aire, él se dedicó a realizar documentales y trabajar en distintos proyectos.

Visita de Nixón a Honduras.
Visita de Nixón a Honduras.

La idea de hacer una cinemateca le volvió a René hacia los años 2004-2005, cuando ya se empezó con la Dirección de Cine del Ministerio de Cultura, Artes y Deportes, que fue dirigida por Hispano Durón, luego Olban Medrano y por último  el mismo René Pauck. Pauck pensó que se podía abrir una oportunidad, había apertura de parte de las autoridades de hacer una cinemateca y empezar a recoger material. El ministro era entonces el señor Pastor Fasquelle, y se le planteo la idea de adecuar un lugar. Incluso con el señor Héctor Luna de la Biblioteca Nacional empezaron a construir dos bóvedas, una para video y otra para cine. Y comenzaron a trabajar allí; a recolectar cosas, a reparar otras e ir de la mano con la producción de cine. Y cuando todo parecía ir bien, cayó el golpe de estado. Entonces la cinemateca murió.

Entierro del General Tiburcio Carías Andino, 1976.
Entierro del General Tiburcio Carías Andino.

De allí se pensó la creación de una fundación, Fundación Cinemateca de Honduras, y tampoco funcionó. René tenía muy poco tiempo, la recaudación de fondos era difícil e incluso aunque se tuvieron los estatutos de la fundación, no fructífero la idea. En ese momento ya René Pauck se sintió descorazonado, pensó: “no es el momento, hay que esperar un poco.”

Pero cuando uno tiene algo en la cabeza no lo suelta así no más y René le planteo la idea a la rectora Julieta Castellanos, que empezaba su período, primer periodo, y le dijo a un contacto, Manuel Torres, el asesor de comunicación de la UNAH, que le concertara una cita con ella. Ellos ya se conocían porque cuando Pauck quiso realizar la fundación, Castellanos le dijo que quería ser miembro. Entonces René Pauck le dijo a Julieta Castellanos que le parecía que la universidad es la única institución perenne que a pesar de sus problemas sigue viva, sigue allí, no como los ministerios desaparecidos que ahora son direcciones. Para René la UNAH es una institución estable porque incluso las universidades privadas pueden desaparecer de un momento a otro. Entonces Castellanos, aficionada al cine, nada indiferente a la idea le dijo a Pauck que se instalara en el Centro de Arte y Cultura – CAC. Y empezaron en 2014 con dos locales, sin muebles ni nada, fueron dos años difíciles pero a la vez fructíferos, donde empezaron a sistematizar la recolección del acervo, del material cine y video.

Sami Kaffati en la grabación de la película No hay tierra sin dueño.
Sami Kaffati en la grabación de la película No hay tierra sin dueño.

Conversando con René Pauck en la nueva cinemateca comenta: “Yo personalmente guarde una colección tremenda, digamos que, sobre 150 mil pies, 25 mil estaba todavía recuperable, lo demás totalmente deteriorado, pero fue el primer paso.”  De esto ya se tiene registrado buen material, no fue fácil, en el CAC no era prioridad. Además, conseguir presupuesto y hacer realidad los desembolsos era complicadísimo. Pero se logró  hacer una muy buena exposición sobre el cineasta hondureño Sami Kaffati.  Fue en realidad una celebración,  un éxito, que se tomó como  el inicio de una gran aventura y luego con dificultad pero con pasión y convicción se siguió acumulando material.

En 2016 se logró comprar el fondo cinematográfico de Sami Kaffati, que corresponde a bastante material como el primer largometraje de ficción hondureño “No hay tierra sin dueño”. También se recuperó bastante material de Fosi Bendeck, como “El reyecito mero, mero.” De estas películas se tenían copias en DVD, pero ahora se tienen copias de proyección en película cinematográfica en muy buen estado. Y se tiene mucho material para curar, restaurar y transferir a medios digitales. También se recuperaron los documentales que hizo Sami Kaffati en los 60s y 70s y otras cosas de Fosi Bendeck en video. “Y así vamos, dos años acumulando y ya pues no cabemos allí, la cinemateca tiene que mudarse y ampliarse,” cuenta René. Entonces coyunturalmente el alma mater se pasó a un nuevo edificio y ahora había espacio, Julieta Castellanos les autorizó mudarse y a todo esto René Pauck estaba solo, pero en el último año logró hacer que Luis Griffin que es hoy el coordinador general de la cinemateca se integrará, y ya eran dos peleando con la administración, armando proyectos, y bien instalados, con un buen presupuesto para el 2017.

Presidente Juan Manuel Gálvez, dando un discurso en la ciudad de Gracias, Lempira.
Presidente Juan Manuel Gálvez, dando un discurso en la ciudad de Gracias, Lempira.

En conclusión, puede decirce que no fue como René lo esperaba, pero que con paciencia y años de perseverancia se logró. “Montar una cinemateca en tres años no es cosa fácil”, comenta Pauck. Ya en 2017 la cinemateca tiene su forma, su dirección, sus plazas: un director de la Cinemateca, un coordinador y cuatro personas que se agregaron, un archivista y un diseñador gráfico que también están formándose en el área de producción y edición. Y esto ya adquiere una formalidad porque hay que justificar los gastos que se adquieren. Actualmente se está consolidando la Cinemateca Universitaria “Enrique Ponce Garay”, en honor al crítico de cine que murió hace unos años, quien era miembro permanente de la censura, un hombre que sabía más de cine que cualquier otro en el país, y que René Pauck tuvo la suerte de conocer y hasta fue su amigo.

“A la muerte de Enrique Ponce Garay, con la idea de montar la cinemateca, yo le puse su nombre y en recompensa de eso, su familia me entregó todos sus libros, incluyendo todo lo que ha podido escribir, en periódicos, revistas, etc.”- lo dice René en sus propias palabras. Lo mismo pasó con Fosi Bendeck y con Sami Kafati.

Enrique Ponce Garay, primer crítico de cine hondureño. Amigo personal de René Pauck. La cinemateca nacional lleva su nombre.
Enrique Ponce Garay, primer crítico de cine hondureño. Amigo personal de René Pauck. La cinemateca nacional lleva su nombre.

Ahora hay material todavía escondido, que nadie sabe dónde está y  que se tiene que recuperar, y no solo tenerlo guardado, sino que darle tratamiento de restauración. También debe empezar la etapa de catalogación y la página web que permita a las personas buscar el material que ya está disponible y que va a ir aumentando, entonces este es el período de recuperación, de divulgación, de montaje. Hace poco se realizó un documental que relata la memoria de Honduras del siglo XX, que va desde 1949 con la visita de Juan Manuel Gálvez a Gracias, Lempira. También se ha encontrado imágenes sobre el famoso puente de piedra entre el continente y Zacate Grande y se ha logrado narrar una historia hasta los 90´s.

“Solo son veinte minutos y pues nos ha costado, estamos trabajando en ello, incluso hemos ido a todos los canales y hemos hablado con todos ellos, porque creo que la cinemateca es de todos los hondureños, la cinemateca es recuperar la memoria para saber de dónde venimos y a dónde vamos”, cierra Pauck.  

Equipo de la Cinemateca_de izquierda a derecha_ Reneé Pauck, Luis Griffin, Wendy Ayala, Jeimy Matute_arriba Lenín Hernandez, Jonathan Trejo.
Equipo de la Cinemateca, de izquierda a derecha  Reneé Pauck, Luis Griffin, Wendy Ayala, Jeimy Matute; arriba Lenín Hernandez, Jonathan Trejo.

 

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.