/JOVEN HONDUREÑO DENUNCIA ABUSOS EN CENTROS DE DETENCIÓN

JOVEN HONDUREÑO DENUNCIA ABUSOS EN CENTROS DE DETENCIÓN

Golpes, acoso, aislamiento y la privación de alimentos por parte de guardias de un centro de detención para menores inmigrantes, denuncia un joven hondureño que estuvo detenido durante parte de la administración del presidente Barack Obama y la de Donald Trump.

El hondureño ahora de 18 años denunció los abusos por parte de los guardias del Centro Juvenil Shenandoah Valley en Staunton, Virginia, la triste experiencia de este joven junto a las de otros se incluyen en una demanda federal de derechos civiles en contra del trato de las autoridades encargadas de su vigilancia.

Encierro en solitario y desnudos, confinamientos son algunas de los abusos cometidos por parte del personal del centro juvenil Shenandoah. El adolescente de ahora 18 años ingresó desde el 2016 al centro después de salir de Honduras y recorrer la ruta de la migración, subir a La Bestia, cruzar la frontera y entregarse voluntariamente a las autoridades.

Entrar solo y de manera ilegal a los Estados Unidos fue suficiente para que lo pusieran en custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. Durante su estadía en un centro de detención y tras sufrir acoso por parte de otros adolescentes detenidos fue enviado vía aérea a Shenandoah.

Al llegar al aeropuerto dos hombres -se asume agentes- lo esposaron de manos y tobillos, lo llevaron al baño y lo desnudaron. Al llegar a la cárcel los guardias cerraron las ventanas de la celda para impedirle ver la luz del día. Uno de los tratos crueles -denuncia- fue que lo privaban del desayuno mientras los custodios comían frente a él. Cuando le entregaban el desayuno era una manzana y galletas.

También fue acusado de un delito menor al contestar los ataques. Según el reporte de la Associated Press (AP) El gobernador de Virginia, Ralph Northam, ordenó la investigación de los centros al publicarse denuncias de abusos en el centro.

Un especialista en desarrollo infantil citado por la AP que había trabajado en Shenandoah aseguró que vio hematomas y huesos rotos  y que, según los niños, fueron causados por guardias. 77 legisladores demócratas firmaron una carta en busca de respuestas a las acusaciones de maltrato.

Timothy J. Smith, director ejecutivo de Shenandoah, afirmó que habían terminado una investigación interna y se concluyó que los incidentes reportados en la demanda federal carecen de fundamento y agregó que su personal colaborará para determinar lo que ha sucedido.

Muchos de los niños y niñas bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. han sido acusados de pertenecer a pandillas violentas del triángulo norte de Centroamérica. La violencia de las pandillas ha sido una justificación para que la administración Trump endureciera las políticas migratorias como la separación de familias en la frontera.

Artículo original AP en inglés