Economía

Honduras: un país desforestado

el

Honduras es todavía el país más montañoso de Centroamérica, pero cada año pierde decenas de miles de hectáreas de bosques por la ganadería, la industria maderable, cultivos de palma africana y plantaciones de café.

En las montañas del occidente de Honduras la tala ilegal de los recursos maderables se ha incrementado en los últimos años producto de la extensión de los cultivos del café, y el auge del café hondureño en los mercados del mundo. El café del occidente hondureño se estima, actualmente, como el mejor del mundo en calidad. Debido a ello, el número de productores incrementa, a la vez que incrementa la tala para los sembradíos.

En las aldeas aledañas a la montaña de Monte de la Virgen, una población ubicada al noroeste del departamento de Lempira, justo en los predios del parque nacional Celaque, la deforestación es más que perceptible. Los pobladores han talado cerros completos que ahora lucen reverdecidos de cafetos. Lo mismo sucede en las montañas de casi todo el departamento, y gran parte de la zona noroccidental del país. Parecida situación ocurre en la zona norte con los cultivos de palma africana.

Actualmente no se tienen las cifras precisas de los daños reales y los impactos ambientales que estos cultivos causan a los bosques. A pesar que cultivos como el café promueven el sembrado de árboles frutales o maderables (roble) éstos son muy pocos comparados con las cantidades de árboles, sobre todo pino, sacrificado para los cafetales.

La tala tiene diversos factores económicos, y ocasiona enormes daños al ambiente y los ecosistemas.

Le compete al Instituto de Conservación Forestal el diseño e implementación de una estrategia nacional para el control de la tala y el transporte ilegal de los productos forestales. Por su parte el Instituto Hondureño del Café (institución privada) promueve la caficultura muy bien sustentada en términos macroeconómicos con un aporte del 12% del PIB y que sostiene económicamente al 25% de la población nacional.

En la actualidad únicamente el 53.2% está cubierta de bosques. Conforme al mapa de ecosistemas terrestres de Honduras existen unos 70 ecosistemas representativos de bosques naturales subtropicales, que van desde los ecosistemas costeros de playa hasta bosque nuboso en las partes más altas de las cordilleras. Los bosques dominan los ecosistemas presentes en Honduras.

Con una área total de 112.492 km2 , de los cuales 98.629 km2 son  tierras de vocación forestal, Honduras es el país de América Central con mayor área cubierta de bosque, razón por la cual se constituye en el país de Centroamérica con mejor potencial para convertirse en el mayor productor de madera y de otros productos forestales no maderables provenientes del bosque y en consecuencia con potencial significativo para desarrollar proyectos de MDL y contribuir a la mitigación sobre el cambio climático.

Las formaciones forestales se pueden clasificar en cinco tipos forestales principales: bosques de pinos con 7 especies identificadas, bosques de latífoliadas de tierras bajas con más de 200 especies de árboles y una gran biodiversidad, bosque de mangle, bosques nublados latifoliados, pinares o mixtos de tierras altas,  y bosque latifoliado de clima seco.

El perfil ambiental de Honduras 1997 señala que no existen datos precisos sobre la deforestación en el país. Las cifras que se manejan se basan en inventarios forestales regionales y en información recopilada por la AFE/COHDEFOR (1986-1989) a partir de imágenes de satélite Landsat TM.

cropped-fondo1 (2)

De esta última fuente se estimó entre 80,000 a 108,000 hectares cada año (ha/año) y a los datos reportados para Honduras porque están basados en información proporcionado por la antigua AFE-COHDEFOR. También el Plan Estratégico para el Desarrollo del Bosque Latifoliado señala que su área es reducida a una tasa anual entre 50 y 80 mil hectáreas (un 86% del total deforestado), para dar paso en la mayoría de los casos, a usos no sostenibles del suelo. .

El área de bosque de pino se mantiene estática pero con daños a su estructura y calidad genética. Entre 1962 y 1990 se habría perdido 1, 417,700 hectáreas (unas 50,632 ha/año, es decir 20% de la cobertura total). De dicha cantidad 1,225,7000 (30%) de bosque latifoliado y 246,000 (83%) de manglares, en cuanto al bosque de pino se señalan una leve recuperación de 43,500 hectáreas (1.5%).

La deforestación del bosque de pino ha ocurrido principalmente en las regiones central y oriental del país. En la Región Central se habrán deforestado entre 13,100 hectáreas entre 1962 y 1990 y 112,300 en la región oriental. La reducción drástica de esta cobertura la han sufrido los bosques latifolíados y los manglares, siendo la causa principal la expansión de la frontera agrícola, la camaricultura, la ganadería extensiva, el cultivo de café, el uso doméstico artesanal e industrial.

Los pinares cubren alrededor de 2, 781,500 hectáreas equivalentes a un 42% de la superficie territorial cubierta de bosque y están ubicados principalmente en las cordilleras centrales, en suelos pedregosos, de pendientes accidentadas y de escasa profundidad. Los bosques de pino están concentrados en la zona central con 52% del total, seguida por la zona oriental con 19%, la zona occidental con 14%; la zona sur presenta poca existencia de este tipo de bosque.

«Esta cifra ha sido cuestionada en el estudio Análisis del Sub-sector Forestal de Honduras, en donde se expresa que en la realidad se ha presentado una reducción, pero que la misma no es posible cuantificar, debido a las diferencias entre los mapas en análisis. A nivel nacional se manejan tasas de deforestación entre 55,000 a 120,000 hectáreas por año».

Estos bosques de pino producen de 284 a 358 toneladas por hectárea de biomasa y se constituyen en la base de la industria primaria forestal del país. En la actualidad se cuentan con pocos bosques de pino no intervenidos. Los bosques de pino en superficie se mantienen pero presentan deterioro en su calidad y densidad. El incremento potencial de los bosques de pino oscila desde 0.9 m3/ha/año en los sitios más pobres hasta 18.6 m3/ha/ año en los mejores sitios.

Evaluación del Potencial de Mitigación del Sector Forestal sobre Cambio Climático en Honduras. Estos bosques de pino producen de 284 a 358 toneladas por hectárea de biomasa9 y se constituyen en la base de la industria primaria forestal del país. En la actualidad se cuentan con pocos bosques de pino no intervenidos. Los bosques de pino en superficie se mantienen pero presentan deterioro en su calidad y densidad. El incremento potencial de los bosques de pino oscila desde 0.9 m3/ha/año en los sitios más pobres hasta 18.6 m3/ha/ año en los mejores sitios.

A nivel nacional el crecimiento de los bosques de pino, varía de 1 a 2 m³/ha/año en los sitios más pobres, la baja productividad es consecuencia de la falta de tratamientos silvícolas, en sitios con mayor potencial y productividad se observan crecimientos de 9 a 12 m³/ha/año (en los mejores sitios hasta 18 m3/ha/año), produciendo de 284 a 358 toneladas por hectárea de biomasa.

La producción potencial de los bosques naturales de pino podría ser de 3.3 millones de m³ de madera, actualmente la producción de madera de pino en los últimos cinco años tiene un promedio de 755,500 m³/año.

La tala de los bosques hondureños ha provocado la expansión de cultivos y ha incrementado la producción nacional. Pero también se han causado enormes daños a medio ambiente, y se ha contribuido a la aceleración del cambio climático.

Citas al pie.

  • Fuente: Flórez, Ernesto y Mairena, Renán. “Diagnóstico de la situación forestal en bosques de pino en Honduras”.

Acerca Redacción

Recommended for you