/HONDURAS PERSIGUE ESTABILIDAD DE SUS FINANZAS PÚBLICAS POR SOBRE LA  ATENCIÓN DE NECESIDADES DE SU POBLACIÓN, MARVIN BARAHONA

HONDURAS PERSIGUE ESTABILIDAD DE SUS FINANZAS PÚBLICAS POR SOBRE LA  ATENCIÓN DE NECESIDADES DE SU POBLACIÓN, MARVIN BARAHONA

Martin Barahona, ex presidente de Colegio de Economistas y catedrático universitario, manifestó en entrevista para este medio, que el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República lo que tiene es un listado de gastos de los poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y de otras instituciones  que se han creado en los últimos años.

Es un presupuesto que crece en 5 y 10 por ciento cada año en un nivel de gasto que supera los ingresos, afirma Barahona y agrega que en los últimos cuatro años ha cambiado de manera muy grosera, porque se destina un alto porcentaje al pago de la deuda pública tanto interna como externa, hasta más de 40 mil millones de lempiras, cifras que jamás se habían tenido en Honduras. También existe, afirma, un enorme gasto en defensa y seguridad, aunque se sigue teniendo un problema grave de violencia de todo tipo, no solo asesinatos, asaltos, robos y secuestros, situaciones que afectan el desenvolviendo para el  desarrollo del país y  de la sociedad.

El economista señala, en su entrevista a El Pulso, que se aplicó un paquete fiscal que debió haber sido suficiente para nivelar las finanzas, que el aumento de los impuestos estanca la economía y se sigue incrementando la deuda pública. Dice que se debe ver más allá que el simple producto interno bruto, que es menos del 50 por ciento en relación  a la producción del  país.

Sugirió  que se debe revisar  el gasto anual  porque  está reflejado en el pago de servicio de la deuda, que incluye amortización del capital principal y pago de  los intereses. Asegura  Barahona que el presupuesto está muy sesgado a cumplir los compromisos financieros de la deuda  y  deja en abandonado la atención de los sectores básicos incluyendo la infraestructura de construcción de carreteras.

Según Barahona la  inversión pública en Honduras  se  mantiene estancada, las propias  cifras oficiales indican que el 2017  fue de 23 mil millones pero en  años anteriores no pasaba de 16 mil millones de lempiras, una cantidad menor a mil millones de dólares que hace que no haya el suficiente estímulo a la infraestructura y  para todo el crecimiento de la economía.

Para el presidente del Colegio de Economistas, cuando la inversión pública se da en niveles adecuados se tienen más proyectos de infraestructura en carreteras, que ayuda a la empresa privada, a los trabajadores, a la población en general a desplazarse por  trabajo,  actividades productivas y de recreación, mejorando la calidad de vida de los habitantes. Pero cuando la inversión pública es baja no hay  suficientes bienes públicos para que la empresa privada se estimule y los sectores de la salud y educación se mantienen estáncanos. En el pasado tenían más  presupuestos y aun así se tenían problemas y ahora con menos presupuesto los problemas son mayores, afirma.

Barahona señala además que se dice que el presupuesto de defensa y seguridad es más que lo asignado a educación y salud, porque si se comparan los incrementos en los últimos años el presupuesto de educación y salud se ha mantenido estancado, pero sumado defensa en seguridad es de un aproximado de 14 mil millones de lempiras similar al que se destina para salud. Si se compara el de educación  con el pago de la deuda pública que es de 40 mil millones de lempiras y el de educación es de 26 a 27 mil millones de lempiras, la diferencia es grande.

La situación es que se ha conducido el país a que se sacrifiquen gastos vitales del crecimiento y  desarrollo y en protección de la población para cumplir con el compromiso de la deuda.

En relación a la migración de los hondureños, Barahona expresó que la  población va a seguir emigrando porque no hay oportunidades de empleo, oportunidades de superación, no tiene condiciones de seguridad, la migración ha sido histórica pero en los últimos años ha crecido más, pero el gobierno habla del nivel de remesas y se da una situación paradójica porque la población que se va porque no se siente incluida cuando logra llegar y quedarse en Estados Unidos u otro país, envía  remesas y aparece que se recibieron 4,800 millones de dólares en remesas y  es catalogado como un exitoso, cuando es un fracaso del modelo económico que impera en el país.