/HONDURAS FIRMARÍA HOY ACUERDO PARA CONVERTIRSE EN TERCER PAÍS SEGURO PARA MIGRANTES

HONDURAS FIRMARÍA HOY ACUERDO PARA CONVERTIRSE EN TERCER PAÍS SEGURO PARA MIGRANTES

Una delegación ministerial de Honduras, encabezada por el canciller, Lisandro Rosales, tiene programado reunirse con funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) el jueves para la negociación de tres acuerdos migratorios, según fuentes de Univision Noticias familiarizadas con las discusiones.

Eso incluye un acuerdo de ‘tercer país seguro’ exclusivamente para frenar el flujo de migrantes cubanos y nicaragüenses que pasan por Honduras con la intención de solicitar asilo en Estados Unidos, obligándolos a solicitar asilo en Honduras antes de continuar el viaje hacia el norte, según las fuentes.

Otro acuerdo fortalecería las capacidades de la política fronteriza con la ayuda de agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CPB) de Estados Unidos, y el tercero es la creación de un sistema para compartir datos biométricos, como huellas digitales.

Los tres acuerdos podrían firmarse el jueves, a pesar de algunas dudas por parte de los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras que sienten que su gobierno se inclina ante la presión de Washington, según las fuentes.

Las negociaciones ocurren horas después de que la Corte Suprema de Estados Unidos permitiera la aplicación de una nueva regla de administración de Trump que impide que la mayoría de los inmigrantes centroamericanos soliciten asilo en los Estados Unidos.

La política está destinada a negar el asilo a cualquier persona que pase por otro país camino a Estados Unidos sin buscar protección allí, y el cambio revierte décadas de políticas estadounidenses.

Corte Suprema da luz verde al gobierno de Trump para negar asilo a migrantes en la frontera

El vicecanciller de Asuntos Internacionales de Honduras, José Isaías Barahona, confirmó el miércoles que su país está negociando con Washington un nuevo acuerdo migratorio para cortar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos, pero declinó entrar en detalles sobre los tipos de medidas que se estaban discutiendo.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, reunio con el Secretario Interino de Seguridad Nacional de EEUU, Kevin McAleenan, en Washington, Agosto 26, 2019. Crédito: Twitter

«Hay negociaciones»

«Honduras y Estados Unidos todavía no han llegado a un acuerdo», explico Barahona. «No debemos hablar de si hay o no propuestas, lo que puedo asegurar es que hay negociaciones, hay un trabajo conjunto que se está haciendo, para definir y encontrar cuál es la mejor combinación de capacidades, tanto de los Estados Unidos, como las capacidades de Honduras», dijo a HRN radio en Honduras el miércoles.

«Estamos en la ruta de tránsito de otros ciudadanos del mundo que también pretenden llegar a Estados Unidos, así que por supuesto que tenemos que trabajar en conjunto y hay acercamientos… de manera que las personas estén protegidas y puedan, en algunos casos, alcanzar su destino como ellos lo pretenden, o en otros casos ser retornados a sus países de una forma apropiada y segura con dignidad, respetando sus derechos», agregó.

El ministro Rosales negó el lunes los informes de prensa que indicaban que su gobierno había discutido un controvertido acuerdo de ‘tercer país seguro’ que requeriría que los ciudadanos no hondureños que crucen su territorio en camino a los Estados Unidos presenten solicitudes de asilo en Honduras, bloqueando efectivamente sus esfuerzos por llegar a territorio estadounidense.

El ministro dijo que «contrario a algunas publicaciones, las pláticas con EEUU no contemplan a Honduras como un tercer país seguro», e insistió en que la «agenda» de las conversaciones con Estados Unidos se basará en «seguridad regional, promoción de inversiones y oportunidades y programas de empleo temporales que promuevan una migración regular, segura y ordenada».

El periódico hondureño La Prensa publicó un artículo el domingo citando fuentes diplomaticas indicando que los dos países llegaron al acuerdo en una reunión el 26 de agosto en Washington entre el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, y el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan.

La discusión del acuerdo, que luego fue confirmado por fuentes de Univisión Noticias, sigue pactos similares con Guatemala y México como parte de una estrategia del gobierno de Donald Trump para detener el flujo en la frontera entre Estados Unidos y México. Estos acuerdos han sido bautizados bajo el nombre de ‘tercer país seguro’, en referencia a la forma en que requieren que los migrantes soliciten asilo en un país designado como «seguro» por el que pasan antes de llegar a la frontera sur de Estados Unidos.

¿Es un país seguro?

Los críticos de este tipo de acuerdos señalan que países como Honduras y Guatemala están lejos de ser seguros, están plagados de pandillas y tienen algunas de las tasas de criminalidad más altas del mundo. Honduras tampoco tiene capacidad financiera ni logística de atender migrantes, añaden.

«Es realmente impensable que tomen uno de los países menos seguros del mundo, Honduras, y lo declaren un país seguro para los solicitantes de asilo», dijo Adam Isacson, experto en América Latina de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA). «Esta medida también está dirigida principalmente a las personas que huyen de Cuba y Nicaragua, que la administración Trump ya ha llamado «tiranías», lo que implica que las personas son expulsadas por la persecución política», agregó.

También señalan que Estados Unidos está aprovechando que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, está en una posición política muy débil después de que el Departamento de Justicia lo nombró recientemente en un importante caso de tráfico de drogas y lavado de dinero en Nueva York que involucra a uno de sus hermanos. El caso va a juicio en octubre.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no contestó a un mensaje de Univision Noticias el miércoles. «Estados Unidos continúa teniendo conversaciones productivas con el Gobierno de Honduras sobre una variedad de temas de seguridad bilateral, incluida la migración. No tenemos anuncios que hacer en este momento», dijo un vocero el martes.

«Invasión»

La administración de Trump se ha centrado mucho en encontrar formas de reducir el flujo de migrantes en su frontera sur en los últimos dos años, en parte a través de una colaboración más estrecha con los gobiernos de la región para crear una migración segura y ordenada.

El presidente Trump hizo su principal promesa de campaña electoral en 2016 para reducir la inmigración mediante la construcción de un muro en la frontera con México, sugiriendo que el país estaba siendo «invadido» por inmigrantes indocumentados.

Pero, en los últimos meses, se ha visto un aumento en los inmigrantes que buscan ingresar a Estados Unidos desde otros países, además de México y las naciones del denominado Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Según datos de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), en junio de este año se llevaron a cabo 390,308 aprehensiones de unidades familiares en la frontera con México. De ellos, 366,530 corresponden a mexicanos y centroamericanos y 23,778 corresponderían a inmigrantes originarios de Asia, el Caribe y Sudamérica. En julio, fueron arrestadas en la frontera con México un total de 432,838 familias. De ellas, 403,195 corresponden a mexicanos y centroamericanos, y 29,643 corresponderían a inmigrantes originarios de Asia, el Caribe y Sudamérica.

En lo que va del año 30,000 personas de África, Sudamérica, Cuba y Haití han ingresado a Honduras, y el número podría llegar a 70,000 para fin de año, según el gobierno hondureño. “Para nosotros este es un asunto delicado y difícil de manejar; por eso venimos a hacer el planteamiento de que tenemos que trabajar en conjunto, con responsabilidad compartidas, aunque diferenciales«, dijo el presidente Hernández después de una reunión en Washington el 26 de agosto.

Según el diario La Prensa, el 57% de los migrantes eran de Cuba, citando fuentes oficiales. «No imaginamos el enorme peso, el enorme problema social de que ese enorme número de personas llegaran a permanecer estancadas o acumuladas en Honduras y nosotros, como país, no podríamos dejar de atenderlas», agregó Hernández.

La preocupación del gobierno hondureño apunta a la cantidad de migrantes que Honduras recibirá a partir de la puesta en vigor del acuerdo. Según datos de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), en junio de este año se llevaron a cabo 390,308 aprehensiones de unidades familiares en la frontera con México.

El escenario que plantea la declaratoria de ‘tercer país seguro’ comprometería a Honduras a recibir y proteger miles de migrantes procedentes de países fuera de Centroamérica.

Como parte de los nuevos acuerdos, Estados Unidos entregará fondos para implementar el plan, incluido el envío de agentes federales a Honduras, según las fuentes. La agencia de las Naciones Unidas que atienda a refugiados, ACNUR, se encargaría del procesamiento, refugio y reubicación de los migrantes.

Fuente: Univisión.com