/HIPOCRESÍA LEGISLATIVA EN AUDIENCIAS PÚBLICAS

HIPOCRESÍA LEGISLATIVA EN AUDIENCIAS PÚBLICAS

Una consulta popular podría normalizar la situación de la reelección porque la Constitución de la República lo prohibe, pero el Presidente Juan Orlando Hernández está en funciones, lo que se solucionaría con una consulta popular, dice Augusto Aguilar, exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), también dice que el proceso de audiencias públicas fue hipocresía legislativa.

Para Aguilar el proceso de selección para los nuevos órganos electorales: Consejo Nacional Electoral (CNE), Tribunal de Justicia Electoral (TJE) y Registro Nacional de las Personas (RNP) fue una ficción política, en la que le hicieron creer a muchos que tenían una oportunidad en igualdad, pero no fue así, ya que él dice que es una falsedad, porque la cúpula de los partidos políticos ya tenía sus a candidatos, una hipocresía legislativa afirma Aguilar.

También analizó el elemento de las reformas electorales, en este punto Aguilar afirma que se debe tomar en consideración la opinión de la comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) “para eso la contrataron para que hagan los cambios” expresó Aguilar.

Considera que algunas de las reformas aún no están en armonía con el pueblo, pero que aún se está a tiempo, porque es el Congreso Nacional la institución que tiene el poder de hacer los cambios en la profundidad necesaria.

Por otro lado…

Josué Murillo, abogado y analista considera que el proceso de audiencias públicas para los nuevos órganos electorales, fue una repartición de poder tripartita entre los partidos Nacional, Liberal y Libre. “Ya habían ungidos por cada partido. Ya los partidos sabían quienes iban a ser sus representantes”.

Murillo afirma que si no hay transparencia real en los procesos como las audiencias públicas, sin publicidad suficiente de las hojas de vida de los candidatos y sin participación amplia de la ciudadanía de nada sirve que se hagan las audiencias.

Para Murillo no la selección no se dio por meroticracia, lamenta que aún en el país pese más “la afinidad politico-partidaria que la experiencia, la capacidad técnica y la probidad de los candidatos”.

Lo que se necesita, teniendo ya la selección de los nuevos funcionarios es que hagan bien su trabajo y piensen en Honduras.

Los partidos políticos siempre iban a nominar a perros de garra para esos puestos que son tan importantes porque van a rectorar el proceso electoral.

En ese sentido, la diputada liberal Sobeyda Andino desmiente estás declaraciones y habla de los primeros pasos para las transformaciones en el sentido electoral y hacia una democracia transparente, también reformas electorales reales, como la segunda vuelta y el voto electrónico.