/GUATEMALA Y HONDURAS, DOS LUCHAS CONTRA LA IMPUNIDAD
Former first lady Rosa Elena Bonilla de Lobo gestures while heading to court on corruption charges in Tegucigalpa, Honduras February 28, 2018. REUTERS/Jorge Cabrera

GUATEMALA Y HONDURAS, DOS LUCHAS CONTRA LA IMPUNIDAD

El doctor Ramón Cadena, Director de la Comisión Internacional de Jurista para Centro Americana explicó en conferencia la semana pasada en un hotel de Tegucigalpa, que la observación ciudadana solo fortalece los mecanismos de participación, eso en relación al proceso de elección del Fiscal General en Honduras.

“Está demostrado que en los procesos de elección de segundo grado como éste existe demasiada impunidad y muchos intereses que no permiten que se determine la elección idónea como lo que exigen los estándares internacionales.”

Según el doctor Cadena, desde hace 10 años se trabaja por mejorar el sistema con las lecciones aprendidas por ejemplo, en Guatemala con la elección del Fiscal General del país chapín, en donde la Comisión Nominadora (lo que sería el equivalente en Honduras de la Junta Proponente) fue criticada por haber sido coaptada por el crimen organizado e intereses particulares.

Cadena comparó las experiencias de Guatemala en el 2009 y 2010, la elección de la Corte Suprema de Justicia y la reciente elección del Fiscal General que fue una lucha jurídica grande que terminó con las anulación de el proceso por la Corte Constitucional que provocó la renuncia del Comisionado Internacional Contra la Impunidad el Dr. Carlos Cartusano, lo que contribuyó a la anulación del proceso, porque existía una denuncia de lo que había sucedido, la designación del presidente Colon de un Fiscal General cuestionado y que una de sus primeras acciones fue afectar los casos que estaban en investigación, lo que sucedió en menos de una semana.

Relató como a raíz de las denuncias, el comisionado renunció y en ese momento la Corte Constitucional desengavetó un recurso que anuló el proceso. Destacó el jurista invitado a nuestro país, que la presencia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) ha sido fundamental porque muchas de las batallas que se han dado es porque ha habido un organismo de las Naciones Unidas (ONU) de la mano de la sociedad civil.

“También se logró una nueva Comisión de Postulación, aunque unos continuaron, pero se logró la descalificación del Presidente de la Corte Suprema que era aspirante. Una resolución que se tomó de estas observaciones y acciones es la evaluación del proceso y de los miembros. Hubo un avance en el 2010 con los cambios en la Comisión Postulante, las universidades salieron del proceso, las sociedades se cansan.

Las crisis del Golpe de Estado en Honduras en el 2009 y los sucesos de Guatemala.

Es a raíz de estas crisis que se han tenido algunos éxitos relativos -contó el doctor Cadena- por ejemplo la necesidad de reformas constitucionales, las condiciones de las postulaciones porque ya habían tocado fondo, pero lo que urge es centrarse en la reforma de la justicia porque la correlación de fuerzas en el Congreso es desigual, pero aún en esa condición hay congresistas que están hablando de reformas constitucionales y de un Estado Plurinacional.

La reforma Constitucional se planteó en el 2010 por la falta de correlación de fuerza en el Congreso, pero en tres años los partidos políticos han sido seriamentente cuestionados, lo que ha obligado a tener que ir cambiando. En Honduras tienen un partido que defiende los interés populares que no se tiene en Guatemala, una diferencia y ventaja en Honduras, desventaja grande para Guatemala. Se experimentan encrucijadas, pero se mantiene el objetivismo de ir hacia la reforma del Estado, uno que sea menos desigual.

La presencia de CICIG desde el 2007 ha sido fundamental, no se puede negar. Se inicia en el 2007 y para el 2009 comienzan los resultados en la elección de los magistrados de Corte Suprema de Justicia, con la presencia de ellos como observadores se logra quitar tres magistrados ya electos, y en el 2010 se logra anular un proceso, con el costo de la renuncia de un comisionado.

Guatemala ya no está centrada en la elección del Fiscal General sino en el Estado de Derecho, que es otro mandato pero el contexto Honduras y Guatemala son similares en lo complejo. Aquí (Honduras) un golpe de Estado  es el extremo, no basta con crear una comisión como la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) para investigar los graves casos de violación de derechos humanos, es necesario la restitución, es vital una visión más amplia del Estado.

En su intervención reflexiona sobre la situación de la región y de los extremos de la democracia como el Golpe de Estado en Honduras (2009) y la reciente crisis política desatada por las elecciones del 2017. Guatemala no ha llegado a esos extremos, pero lo más lamentable es que la comunidad internacional de la mano del imperio mundial legitima estas acciones y es un desventaja grande que tienen nuestros pueblos.

En Guatemala se espera un estado de excepción, se vive mucha represión, la primera crisis del 2015 cuando se descubre el caso de corrupción La Línea y con la renuncia de la vicepresidenta, luego el presidente, que hoy ambos enfrentan procesos gracias a la CICIG y al Ministerio Público (MP) surgen otros casos, sólo estábamos en la punta del iceberg y siguen apareciendo casos, como la coaptación del Estado a lo que se le están poniendo títulos para que la sociedad comprenda, como El Bufete de la Impunidad: corrupción entre abogados y jueces que sirven de enlaces con el crimen organizado, que corrompen a los jueces.

El doctor Ramón Cadena confesó que se mostraba escéptico en la lucha contra la corrupción, la mentalidad era que no se iba a tener resultados pero que si se están dando, se puede luchar contra la impunidad. En referencia al encarcelamiento, destaca que existe una cárcel ilegal que es en realidad un destacamento militar que no es lo adecuado para los funcionarios porque funciona para que jueguen cartas y se reúnen para discutir estrategias para continuar produciendo impunidad.

A criterio de Cadena, los políticos presos deberían de estar en la zona 18 donde están el resto de prisioneros para que experimenten el sistema carcelario del país. En el 2015 la crisis no la resolvió el pueblo con sus objetivos, la resolvió la embajada estadounidense.

Seguimos con la lucha contra la corrupción y la impunidad pero no se hace nada en contra de las desigualdades de nuestras sociedades, la potencia mundial está de acuerdo que se siga en contra de la corrupción pero que la sociedad avance en la participación comunitaria y el combate a la desigualdad. Eso divide a la sociedad porque hay quienes piensan y mantienen la postura de que hay que sostener la institucionalidad para no caer en manos de la izquierda radical y tener otra Venezuela, esa división es política.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.