/GRANDES PÉRDIDAS ECONÓMICAS PARA LA REGIÓN TRAE CRISIS EN NICARAGUA

GRANDES PÉRDIDAS ECONÓMICAS PARA LA REGIÓN TRAE CRISIS EN NICARAGUA

La Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá suspendieron el fin de semana la salida de carga que desde la Zona Libre de Colón se distribuye por tierra a casi toda Centroamérica, para evitar que queden varados en medio de las protestas que se registran en Nicaragua.

Mientras tanto los dirigentes de las organizaciones de transportistas de la región siguen pidiendo una “tregua” que permita a unos seis mil camioneros atrapados en Nicaragua abandonar el territorio para entregar la carga que transportan y regresar a sus países de origen.

“Esta suspensión fue una petición que hizo la Cámara Nacional de Transporte y Carga de Panamá (Canatraca) mientras se resuelve el problema de tránsito por el territorio nicaragüense y la Autoridad de Aduanas ya lo autorizó. Desde el viernes los viajes con destino a Centroamérica están suspendidos”, señaló René Paredes, presidente de Canatraca.

Paredes explicó, según un artículo publicado por el diario La Prensa, que “desafortunadamente Nicaragua es un país intermedio para tener acceso a Guatemala, El Salvador y Honduras y si los camiones siguen saliendo con destino a esos países y no pueden ingresar, se va colapsando el sistema a tal punto que se hacen largas filas con mercadería que bien puede quedarse en recintos fiscales con mayor seguridad y protección”.

Pérdidas millonarias

A través de la vía telefónica Paredes explicó que de momento no se puede ofrecer una cifra exacta de las pérdidas que esta paralización del traslado de la carga está provocando a las empresas de transporte de la región.

“No podemos dar un estimado, pero los últimos cálculos estaban ya por encima de los cien millones de dólares hasta el viernes de la semana pasada”, dijo Paredes.

Estas pérdidas resultan de la paralización de operaciones durante más de diez días, de carga perecedera que ya se dañó y de los gastos adicionales que implica permanecer en territorio nicaragüense.

Junto a la decisión de no permitir la salida de más carga, los dirigentes de las empresas de transporte continúan buscando apoyo de los gobiernos de sus países para conseguir una tregua que le permita a unos seis mil transportistas que se encuentran atrapados en territorio nicaragüense, movilizarse a los países de destino de la carga, entregarla y regresar a sus países de origen, dijo Paredes.

Por su parte, Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic), propuso el fin de semana a sus pares de la región viajar hoy lunes a Managua para negociar con los dirigentes de las protestas y con los obispos de la Conferencia Episcopal una tregua que permita la salida de los transportistas.

Según los dirigentes, ellos quieren manejar la situación de manera diplomática para que se permita a los extranjeros salir del país y que los nicaragüenses puedan arreglar sus problemas entre ellos.

“Nosotros como cámara apelamos al buen sentido de la paz y al buen corazón de los nicaragüenses para que nos dejen retornar a los pilotos a sus países porque las familias están muy preocupadas por ellos, se han quedado sin dinero, sin insumos y temen que les hagan daño ya que se han reportado indicios de robo a las unidades”, dice Paredes.

A la crisis que ya enfrentan los transportistas de carga de Centroamérica se suma que a partir de hoy lunes el Sindicato Unión Nacional de Transporte Terrestre de Honduras inicia un paro de labores que afectará el movimiento de mercadería nacional, para exigir al Gobierno hondureño una reducción en el precio de los combustibles y una solución a otros problemas del sector.

700 millones de dólares es la pérdida que proyecta la Corporación de Exportadores de El Salvador para los países de la región como consecuencia de la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua desde hace 55 días.

Del comunicado de la Cámara de Industrias de Costa Rica:

Lunes 11 de junio de 2018. La Cámara de Industrias de Costa Rica sugirió respetuosamente al Gobierno de la República, a la Canciller Epsy Campbell, que sería  adecuado y oportuno que se analice el hacer un llamado a los organismos internacionales pertinentes, como la OEA, en los foros que corresponda, para que se actúe con celeridad en la situación de Nicaragua, que de no atenderse con urgencia, puede salirse aún más de las manos. La CICR también reconoció y celebró que el Gobierno de Costa Rica ha venido teniendo una posición de llamado a un diálogo que lleve a Nicaragua a recuperar la paz perdida. 

Los bloqueos están afectado al sector industrial costarricense. El sector explicó que la obstaculización del libre tránsito de mercancías ya afecta sensiblemente las exportaciones a Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Enrique Egloff, Presidente de la CICR, señaló que los industriales están sumamente preocupados. “Nicaragua y los países centroamericanos son socios económicos y comerciales de enorme importancia para el sector productivo de Costa Rica en general, y del industrial en particular.”, añadió Egloff.

El sector industrial considera urgente elevar el tema a la Organización de Estados Americanos y  a todos los organismos internacionales pertinentes porque sienten que el tema se está saliendo de control y que las acciones diplomáticas a nivel hemisférico pueden ser de gran importancia. La Cámara de Industrias de Costa Rica coincide con sus homólogas centroamericanas que la institucionalidad, la paz, la democracia, la libertad de expresión y el Estado de Derecho, son valores que se deben promover siempre.   
 
Según datos oficiales de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica, PROCOMER, un 44% del valor exportado por la industria manufacturera desde nuestro país el año anterior, se dirigió al bloque de países conformado por Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los industriales también informaron que a nivel del Ministerio de Comercio Exterior se están evaluando acciones con el sector naviero para considerar la posibilidad de sustituir temporalmente el transporte terrestre que es el predominante.
  
“Es importante señalar también que existen muchas empresas costarricenses que tienen importantes inversiones en territorio nicaragüense, por lo que resulta fundamental y necesario para el sector industrial la existencia de un clima de democracia, paz, estabilidad, institucionalidad y libertad de expresión en Nicaragua, situación que se ha perdido durante el período que atraviesa nuestro país hermano”, señaló Egloff.

Fuentes: Central América Data / La Prensa