/GOBIERNO DE ORTEGA DESATA CACERÍA CONTRA MARCHA CÍVICA DE MADRES DE ABRIL

GOBIERNO DE ORTEGA DESATA CACERÍA CONTRA MARCHA CÍVICA DE MADRES DE ABRIL

POR Articulo 66

Miles de nicaraguenses se dieron cita en la Rotonda Jean Paul Genie, desde las dos de la tarde, para marchar junto a las madres de los jóvenes asesinados, que han sido víctimas desde abril, hasta la Universidad Centroamericana (UCA), sin embargo, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo no respetó el “Día de las Madres” y las mandó a cazar con sus agentes de la Policía y las turbas orteguistas.

Las mujeres, hombres, ancianos y niños no tuvieron paz en su luto y dolor por las pérdidas de sus seres queridos. Cuando llegaron a la UCA se encontraron con el ataque de las turbas orteguistas que, posteriormente, con el apoyo de agentes de la Policía atacaron a balazos a miles de manifestantes que no portaban armas.

Centenares salieron despavoridos hacia distintos puntos, algunos se refugiaron en la Universidad Centroamericana para evitar recibir los balazos. Decenas de estos ciudadanos resultaron heridos de balas, unos más graves que otros.

Mientras tanto, Daniel Ortega pregonaba palabras de paz en la Avenia de Bolivar a Chávez. Lugar en el que concentró a sus turbas orteguistas para dirigirles sus palabras que llamaban a la paz, mientras en la marcha pacífica desataban su cacería.

Ortega afirmó que no se iría de Nicaragua y que  todos alcanzábamos en este país, además, culpó a otros de ser los que arrebataban la paz  y llamó a sus seguidores a “defenderla”.

Sin embargo, todos los nicaraguenses fueron testigos de las agresiones, represión y violencia perpetrada por el régimen Ortega – Murillo contra miles de ciudadanos que solo exigía justicia, paz y democracia, pero la receta de Daniel Ortega dejó más sangre, luto y más dolor para las madres que marcharon este 30 de mayo.

Las madres de abril iban destrozadas por la muertes de sus hijos, señalaronn que les habían arrancado una parte de su cuerpo, mientras se desplazaban hacia la UCA. Pero a las dolidas madres no las dejaron en paz. A ellas se unieron otras, las que en esta ocasión quedaron sufriendo en la marcha por la muerte de sus hijos que resultaron heriodos de bala mientras las acompañaban en marcha que exige la salida de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Las mujeres sufrieron, el mismo Día de las Madres, las muertes y lesiones de las que fueron víctimas sus hijos. Algunas mujeres quedaron apostadas llorando y desconcertadas ante tanta barbarie perpetrada contra personas que solo marchaban pacíficamente. Otras vieron cómo una bala orteguista les arrebataba la vida a sus pequeños.

Desde la UCA, el rector José Idiáquez reportó, a Moseñor Silvio José Báez, que en el alma mater dieron refugio a miles de nicaraguenses atacados por las turbas orteguistas, entre ellos niños y las madres de los jóvenes asesinados. En la UCA también se asistió a parte de los heridos. Los ciudadanos más graves fueron traslados al Hospital Bautista.

Mientras el terror recorría las calles de la UCA y la Universidad de Ingeniería por la cacería perpetrada por el Frente Sandinista, en las afueras de Canal 100% Noticias las turbas orteguistas continuaban acatando sus órdenes para aterrorizar, reprimir y violentar todos los derechos de los nicaraguenses.

En 100% Noticias sujetos con sus respectivas banderas roja y negra tiraron piedras y morteros, quebraron los vidrios de la entrada principal, todo fue registrado por los periodistas que se encontraban en el Canal.

El general de la Policía Francisco Díaz extendió declaraciones, a medios oficialistas, en las que aseguró que no sabía del ataque que perpetraron a 100% Noticias. No obstante, la jefa de prensa del medio, Lucía Pineda, lo desmitió pues indicó que todo esto fue en presencia de agentes de la Policía Nacional.

Las agresiones en la capital continuaron y decenas siguieron resultando heridos. El general Díaz continuó negando su responsabilidad y culpó  la manifestación pacífica de atacar a las madres y destrozar el Estadio Nacional Denis Martínez, aunque los manifestantes y jóvenes universitarios permanecían en el sector de la UNI.

En León las violaciones a los derechos humanos continuaron contra la población y periodistas. El director de Radio Darío de León, Anibal Toruño, denunció desde la red social de su medio el ataque a sus plantas transmisoras “dañaron el equipo y robaron otros, 7 hombres armados con pasa montañas y armas de guerra AK-46. Encañonaron al cuidador, lo golpearon y a su resistencia rompieron la puerta principal”. La emisora quedó fuera del aire.

https://youtu.be/tPGE9suV914

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.