Honduras

¿Estuvo Isis Melissa Medina en Celaque el día de su desaparición?

el

El 5 de noviembre de 2016 se reportó la desaparición de la bióloga y experta montañista, Isis Melissa Medina de 32 años de edad, en el parque nacional de Celaque, en el Departamento de Lempira, occidente de Honduras. Así lo informaron sus amigos y acompañantes César Cerrato, Isis y Sharon Jiménez, la mañana del 6 de noviembre.

Más de un año después de su misteriosa desaparición, ninguna de todas las fuerzas militares, de búsqueda o rescate, nacionales e internacionales, han encontrado un solo vestigio de su paradero, y la versión de sus acompañantes es puesta en duda por los habitantes de los pueblos aledaños a la montaña de Celaque. Muchos puntos de los relatado por sus acompañantes de la pérdida no coinciden.

En la primera versión de los hechos, hecha por los acompañantes, se dijo que los 4 amigos realizarían la hazaña de subir y bajar la montaña el mismo día, en una maniobra montañista conocida como “operación ataque”. Se dijo que los 4 iniciaron sus camino justos alrededor de las 7 de la mañana, y que todos alcanzaron cumbre entre las 12:00 y las 2:00 de la tarde. Alrededor de las 2:15 emprendieron el descenso los 4, encabezados por Isis Melissa, quien en el trayecto se separó del grupo y no volvió a aparecer.

Del hecho (la llegada a la cumbre) queda solamente una fotografía de los 4 amigos, aparentemente tomada en la cumbre el día y la hora narrada por sus acompañantes. El descenso, al igual que el ascenso, debía durar entre 6 y 8 horas; por lo que los 4 llegarían al pie de la montaña entre las 8:00 y las 10:00 de la noche.

Luego de la fotografía en la cumbre (no se ha determinado si es real o no), Medina se habría adentrado en el bosque, por lo que, luego de buscarla y esperarla, sus compañeros asumieron que quizá ella se había adelantado en la marcha; por lo que se reunirían todos en el Centro de Visitantes al finalizar el descenso, según contó a la prensa César Cerrato; quien además reveló que él y las gemelas Isis y Sharon Jiménez habían finalizado su travesía a las 11:00 p.m.

Fue al amanecer cuando se dieron cuenta que su compañera no había llegado al Centro de Visitantes, y fue entonces cuando avisaron a las autoridades de los sucedido.

La búsqueda de la bióloga que entonces se desempañaba como maestra de inglés en el Municipio de Eranquide, se extendió por más de un mes. A ella se sumaron una importante cantidad de expertos de Honduras y oros países del mundo, sin encontrar ni una sola huella o pista sobre su paradero.

Más de un año después, El Pulso se ha desplazado hasta las comunidades vecinas a Celaque como San Manuel de Colohete y Monte de la Virgen, para indagar algunas hipótesis sobre la supuesta desaparición de la bióloga hondureña.

Para nuestra sorpresa, ninguna de las personas consultadas sobre el hecho cree que Isis Melissa haya estado alguna vez en la montaña; y además, no aparece en los libros de registro del Centro para Visitantes del 5 de noviembre de ese año.

Don Toño, un viejo habitante de las cercanías de la montaña, que además ha sido vigilante de la misma durante años, manifestó que él colaboró con la búsqueda de Isis durante un par de días, pero que no siguió porque él era el vigilante y no vio a nadie con esas características el día de su desaparición; y que ni ella ni ninguno de sus acompañantes se registró o pagó para subir a la montaña ese día, por lo que para él, ninguno de ellos entró a la montaña la fecha señalada.

Ahí está la primera inconsistencia. Cómo es posible que un grupo de profesionales y una experta montañista hayan entrado a la montaña de contrabando, sin registrarse ni avisar que estarían en el bosque, aun sabiendo los múltiples peligros de la montaña. ¿Se debió esto al exceso de confianza en sus habilidades, o es posible que en realidad no hayan estado en la montaña ese día como afirma don Toño?

¿Por qué una montañista experta no tomaría las precauciones necesarias para realizar la travesía?, ¿por qué sabiendo los peligros a los que podían enfrentarse, el grupo de amigos (sobre todo la experta) decidirían realizar un descenso a altas hora de la noche en la montaña más alta del país?, y en caso que sí hayan alcanzado la cumbre como narran, ¿es realmente posible que hayan hecho el viaje de retorno a esas horas de la noche?, ¿qué clase de herramientas se necesitaría para eso?

Para un documentalista graciano (cuyo nombre omitimos por petición suya) Isis Melissa y sus amigos tampoco estuvieron en la montaña ese día porque nadie los vio ni tiene referencia de haberlos visto. Él mismo —nos cuenta— acampó ese día en la cumbre de la montaña, y no los vio por ninguna parte, ni siquiera en la cumbre.

“Salí temprano ese día con mi dos personas más que me ayudaban a cargar el equipo de grabación para hacer unas tomas de Celaque. Como salimos temprano, a las 5:00 a.m., llegamos a la cumbre cerca de la 1:00 p.m., porque íbamos a nuestro paso por el equipo. Pero ni nosotros ni ninguna otra persona, ni siquiera los vigilantes, recuerdan haber visto a esas personas en los senderos ni en la cumbre de la montaña”, señala.

“Para mí que esas personas nunca estuvieron en la montaña como dicen, porque alguien tuvo que haberlos visto”, continua.

Aquí surgen nuevas preguntas. ¿A qué pudo deberse que en una montaña cuyas rutas y senderos de ascenso y descenso están definidos nadie haya visto a ninguno de los 4 montañistas?, ¿es probable que con todo el conocimiento experto en supervivencia y montañismo que tenía Isis Melissa ella y sus acompañantes hayan decidido tomar otras rutas y que por esa razón nadie los viera?, ¿por qué lo harían?, ¿por qué si llegaron a la cumbre y allí habían otras personas acampando nadie los vio?

¿Es posible que en realidad ninguno de los 4 involucrados haya subido la montaña, que la fotografía presentada sea de otra aventura de los amigos en la montaña (que incluso se hayan puesto de acuerdo de usar la misma ropa), que la desaparición haya sido planeada y que sus amigos sólo se hayan presentado al Centro de Visitantes para despitar?, son algunas de las preguntas que se hacen los habitantes de la zona, y que El Pulso reproduce con ánimo de contribuir a la investigación.

Hasta el momento, y debido a las investigaciones de las autoridades y brigadas especiales que realizaron la búsqueda, la posibilidad de un crimen contra la bióloga ha sido descartada. Por lo menos por parte de sus acompañantes. Por otra parte, aseguran, no hay punto de la montaña donde no hayan buscado, incluso las lagunas donde pudo caer y ahogarse. La única posibilidad es que haya caído en alguno de los enormes agujeros de la montaña, donde es prácticamente imposible buscar; pero eso es improbable, tomando en cuenta los conocimientos de Isis.

En San Manuel de Colohete y el Monte de la Virgen, comunidades ubicadas de lado a lado de Celaque (incluso dentro de la montaña en el segundo caso), ninguno de los habitantes entrevistados tiene claro qué pudo haber pasado con la bióloga como para que no dejara rastro, pero la mayoría insiste que ella no estuvo en la montaña y que por eso no se ha encontrado ninguna pista de su paradero.

Don Andrés es de la opinión que “si ella se hubiese perdido en la montaña habría alguna pista, pero nadie en la comunidad cree que ella haya estado ahí, porque cualquiera (incluso ellos que han vivido ahí toda su vida) puede perderse, pero no sin dejar ningún rastro”.

Para él, como para muchos miembros de la comunidad, Isis nunca se perdió en la montaña simplemente porque nunca estuvo ahí ese día 5 de noviembre, y esperan que las autoridades realicen una nueva investigación, porque para ellos, “o cayó dentro de un gran hoyo, o fue una desaparición planeada por alguna razón que se desconoce. Porque ahí se ha perdido gente, y siempre se la ha encontrado, viva o muerta”, dice.

¿Es posible que los acompañantes de Isis Medina hayan mentido en sus declaraciones a la autoridades, que no hayan subido la montaña ese día y que la desaparición de Isis haya sido planeada y que ella haya sido vista en Yamaranguila como afirmó un informante?, serán las autoridades quienes lo determinen.

___________

*Fotografía de portada es cortesía de Diario La Prensa.

Acerca Redacción

Recommended for you