«ESTOY CONVENCIDO QUE EL PRESIDENTE ZELAYA QUERÍA POSPONER LA CONSULTA, PERO ELLOS ESTABAN INTOXICADOS DE PODER» ARTURO CORRALES

DECLARACIÓN A LA COMISIÓN DE LA VERDAD, 2010 El ingeniero Arturo Corrales jugó un papel clave en varios momentos de la crisis política de junio de 2009,  incluso antes del 28, al ser el autor intelectual de la propuesta cuarta urna, el negociador que intenta detener la consulta en la forma que lo plantea el expresidente Zelaya y posteriormente como el negociador principal de Roberto Micheletti en los Acuerdos de Tegucigalpa/San José. Lunes 22 de...

DECLARACIÓN A LA COMISIÓN DE LA VERDAD, 2010

El ingeniero Arturo Corrales jugó un papel clave en varios momentos de la crisis política de junio de 2009,  incluso antes del 28, al ser el autor intelectual de la propuesta cuarta urna, el negociador que intenta detener la consulta en la forma que lo plantea el expresidente Zelaya y posteriormente como el negociador principal de Roberto Micheletti en los Acuerdos de Tegucigalpa/San José.

Arturo Corrales Álvarez

Lunes 22 de junio (en la noche)

«El presidente Zelaya, Enrique Flores Lanza, el que posteriormente fue embajador en Washington, en un momento, Quique Reina, que nada tiene que ver con Jorge Reina, ni Carlos Eduardo Reina… En la casa, estaba el embajador Llorens y estaba el asistente, el segundo abordo, que era el señor Simón Henshaw de la Embajada y su servidor; obviamente el embajador expresó una preocupación de parte de la cooperación internacional en Honduras, sobre esa situación, y dejó muy claro, establecido, que él había aceptado que fuera la reunión allí a petición del presidente Zelaya, en efecto quien había pedido que se diera esa reunión fue el presidente Zelaya y creo que fue el presidente Zelaya quien pidió que fuera en la Embajada Americana… Sí, el lunes en la noche, porque hubieron dos reuniones, creo la del lunes y una segunda el miércoles, sí, así creo que es el miércoles, y en esa reunión la plática, el embajador se encargó de decir que había una preocupación, pero también dejó claro que había sido a petición de las partes, que él solo estaba siendo buen anfitrión, y por la invitación que me hizo el presidente Zelaya, supe que no era él el que la había convocado y que él personalmente le había hablado a todos los demás que llegaran con ánimo de encontrar una solución.

La conclusión de esa plática fue muy sencilla, y la aceptó el presidente Zelaya, como estaba planteada la pregunta de la consulta era ilegal… Zelaya aceptó eso, como está planteada la pregunta es una pregunta ilegal, eso sí quedó claro, y hubo un comentario de que había que entonces volverse a reunir, y se suspende con ánimo de, ya nos acercamos, hablémonos, encontremos una salida a eso, entonces el presidente Zelaya —yo no sabía por qué estaba allí yo, estaba callado escuchándolo— dijo: y le pedí a Arturo que viniera, porque como esta reunión es para acercarnos, ya que él es el culpable de tenernos en esto, por la cuarta urna.

Y allí sí hablé: momentito presidente, la cuarta urna y la consulta son dos cosas muy diferentes. Alguien dijo en ese momento: es que esta pregunta es ilegal. Y le dije: presidente y usted ya no solo es eso, usted está en plena violación de las leyes hondureñas, ya usted está desobedeciendo a tres tribunales, yo se lo dije, usted está desobedeciendo a tres tribunales, hasta hoy me entero de cómo están las cosas presidente, pero de entrada, usted está desobedeciendo al Tribunal Electoral, está desobedeciendo a la Corte, al juzgado, a la procuradora y está enfrentado por la Corte Suprema de Justicia ya por esto y, además, la del primer tribunal lleva una de apelaciones que igual fue vencido. Entonces, el presidente Zelaya dijo: pero te traemos no para que me digás como están los problemas, sino como le podemos encontrar una salida. El ánimo fue, qué le puedo decir, constructivo en cuanto a generar expectativa de encontrar una solución en la segunda reunión que se da».

Manuel Zelaya Rosales

Martes 23 de junio

«Sale convencido de que la consulta es ilegal y de posponerla, sale convencido de esa reunión, sale muy convencido de eso, me habla el martes por teléfono y me dice: Arturo realmente ayudame… Obviamente me habla y me dice: Arturo, realmente ayúdame a conseguir una salida… Presidente, pero, si la posición es la de la conversación con Quique Flores Lanza, no vamos a encontrar… Dejame a Quique a mí, yo lo que te pedí. Entonces ya entendí por qué me había pedido que fuera: encárgate vos de todos los demás, de aproximarlos, y yo me encargo de aproximar a Quique. Entonces se da la segunda reunión, y en efecto, el presidente hizo su labor.

Creo que Quique Flores era el instrumento de Patricia Rodas, a juicio del resto del equipo que obviamente ya se había separado, Tito Mejía, el excanciller, Milton Jiménez, que habían colocado ya distancia; el mismo Raúl Valladares, con esa posición intransigente de Quique Flores. Quique era en el que Patricia Rodas confiaba, entonces él era el que redactaba los instrumentos, era su ministro de la presidencia, tenía el poder de la presidencia”.

«Víctor Meza termina el 28, que tampoco estaba a favor de eso, lo que pasa que Víctor se lo decía no dentro del mismo grupo, se lo decía particularmente: presidente esto nos puede enredar el asunto. Víctor Meza estaba a favor de la consulta, Víctor lo que decía que había que buscarle que la consulta no se convirtiera en un tren que chocara, eso lo supe en conversaciones posteriormente en el diálogo con Víctor Meza».

Miércoles 24 de junio de 2009 (segunda reunión)

«La reunión Fue también en la Embajada, a petición de Zelaya. Ya no llega Zelaya, pero fue una reunión muy rápida, en la reunión, bueno, íbamos a buscarle una salida, están dispuestos ustedes a cambiarle la pregunta… Era la reunión del miércoles, todos menos… ya no llegó ni Roberto Micheletti, ni Mel Zelaya, ellos dos ya no llegaron. Saavedra ya no llegó. En la reunión del miércoles empezamos por lo importante, o sea, ¿están dispuestos a cambiar la pregunta? Se quedan platicando Quique Flores Lanza con Quique Reina… Quique Reina empieza a redactar allí un manuscrito en una hojita de kleenex, en una servilleta redacta la pregunta, no, miento, él arrancó de un block de papel bond, lo del kleenex fue otra cosa, del block de papel bond, redactan la pregunta y se la pasa a Quique Flores Lanza. Quique Flores Lanza la lee, se la regresa, le hacen unas correccioncitas allí, la vuelve a leer y dice sí y se la entrega y la extiende, así, y el que está al lado derecho de él, el embajador no la lee, la agarra y me la pasa a mí, ni siquiera la lee… No la leyó ni nada, el embajador dijo: miren, yo solo sigo siendo el anfitrión aquí. Me la pasó a mí y recordó que él estaba allí a petición del presidente Zelaya, prestando únicamente el escenario, entonces me la pasó a mí y yo la agarro y la leo en voz alta… Yo me paro y se la entregó al presidente Flores, el presidente Flores la vuelve a leer. La única pregunta que hace el embajador Llorens es: ¿esa es una propuesta de ustedes con el consentimiento del presidente Zelaya? Y contesta Quique Flores Lanza: sí, aunque no hubiera sido Mel Zelaya, el presidente Zelaya sabe de esto. Nos fuimos todos contentos, fue cortita esa reunión, porque con ese cambio de pregunta, era para profundas reformas a la Constitución de la república. La pregunta era: ¿quiere usted que en noviembre en las elecciones generales de la cuarta urna se plantee un mecanismo para hacer profundas reformas a la Constitución de la república?, ya no era: ¿quiere usted que se convoque a una asamblea nacional constituyente?»

Manuel Zelaya, al momento de trasladarse a la Fuerza Aerea a recuperar las urnas confiscadas por la fiscalía.


Jueves 25 de junio de 2009

«Pero hay algo más interesante. Como se suspende la reunión, ya el miércoles yo me regreso para mi casa; el día jueves en la mañana me habla el presidente Zelaya y me dice… ya allí creo que ya está el fallo de la Corte Suprema de Justicia, diciéndole que no puede destituir a Romeo Vásquez, o sea el miércoles en la noche, la Corte lo decidió y lo anuncian el jueves en la mañana, pero el presidente Zelaya me llama y me dice: Arturo, ratificámele al embajador Llorens para que le diga a la comunidad internacional que la pregunta es la que ayer se planteó allí, va el cambio.

Pero, horas después empieza la crisis del embargo de las urnas de… y se empiezan a caldear los ánimos, ese jueves en la mediodía o en la tarde, hay un consejo de ministros en donde ratifican la pregunta, pero nosotros no sabemos, nosotros estamos bajo la idea que es la pregunta del cambio, ya cambiada, que la pregunta sigue siendo la misma, que no la cambió. Pero él personalmente me habló temprano, yo le hablé al embajador Llorens, le hablé a Carlos Flores, le hablé a Roberto Micheletti, le hablé a José Saavedra, le hablé a Elvin Santos, le hablé a todos los que estaban allí: el presidente Zelaya me acaba de hablar y dice que va a cambiar la pregunta. La sorpresa es más bien que ese jueves es catastrófico.

Allí hay un enredo, porque claro, ni ellos mismos sabían qué iba a ocurrir, bueno, ese jueves, también ustedes recuerden, que ese jueves, ya en la noche, viendo que ya Roberto Micheletti se siente molesto porque la pregunta no cambió, ya había ocurrido lo de la Fuerza Aérea que habían ido a traer las urnas, entonces todo mundo dice: bueno, este hombre no quiere cumplir nada. Entonces, en el Congreso le iban a revisarle su conducta. Nosotros, y cuando digo nosotros el presidente Flores y su servidor, no éramos de la idea que eso iba a ayudar en nada a la crisis».

Roberto Micheleti Bain


Viernes 26 de junio de 2009

«El presidente Zelaya me invita el viernes y me dice: ¿podés venir almorzar? Entonces, en lo que entro, se sienta a su despacho y me dice: ayúdame a suspenderla para el domingo, a ver si vos convences a estos de que se suspenda… Entonces, primero, pasamos a almorzar, almorzando está Quique Flores Lanza, el viceministro de las Fuerzas Armadas, porque ya había renunciado en ese momentito Orellana, Sevilla Gamero, entonces me pasan a César Ham y le digo, por qué no le permiten al presidente que se posterguen. Entonces, César, le digo: están provocando una polarización, no hay forma que el resultado de eso… no, que mirá que por aquí, que por allá, mirá César, ¿sabés que va a ocurrir? Que como esto es una encuesta, el día lunes los periódicos van a salir con otra encuesta, y el día martes y el día miércoles y esto se va a armar, que está avalado que no está avalado, que es legal, además es ilegal, permítanle al presidente cambiar, pues, la pregunta.

Lo miro cerrado y me dice el presidente: ya ves como estoy. Entonces César Ham me dijo: Arturo, vas a ver los resultados electorales. De allí invitaron al expresidente del Congreso Nacional, Carlos Montoya y se sienta y me dice la misma perolata, que no se puede, que no se puede. De allí entra Patricia Rodas… Nunca antes había estado Patricia Rodas en esas reuniones. Arturo esto no se puede, esto es entre los cobardes y hondureños… y le digo yo: mirá Patricia, estás hablando conmigo, esa parte de marxista te la aprendiste ya grande —entre voces, risas—. Entonces, el presidente me dice: no la provoqués.»

Viernes 26 de junio de 2009

«Como yo llegué allí como a la una, empezando a anochecer, entonces le dije: ¿presidente me puedo ir? Quédate un ratito más, esperate para que platiquemos tranquilos. Al final supe para qué me quería, se ralea la gente y en eso le dice a alguien: no dejen pasar a nadie, y le pide a Carlos Montoya que regrese y le dice y me dice: Arturo, quiero que mañana sábado sentés a Carlos Montoya y Elvin Santos y hagan un arreglo político que nos permita suspender la encuesta del domingo. Todo lo otro era para mí, merengue, era eso, allí me convencí yo que él todavía quería suspenderla… Porque yo creo que él quería resolverlo a lo interno del Partido Liberal, es mi impresión, en esa tarde habían pasado todos los líderes de los obreros, de los líderes campesinos… Entonces, con Carlos Montoya quedamos de que yo iba a hablar con Elvin Santos esa noche y la reunión se iba a dar al siguiente día a las diez de la mañana del sábado. Lo vi, a Carlos Montoya, siempre amable en política en todo eso, y va a la reunión: pero Arturo tenés que entender esto… mirá Carlos, a mí no me convenzás de que en Honduras hay que hacer cambios, si el que cree en la cuarta urna del domingo soy yo, si aquí la discusión es sobre la encuesta del domingo… Entonces, pero Carlos Montoya me dijo: yo te hablo. Pero esa llamada nunca ocurrió, yo me quedé todo el sábado y todo el domingo en mi casa, y de allí de lo siguiente que supe fue por los medios de comunicación lo que había acontecido ese domingo».

Manuel Zelaya Rosales

Sábado 27 de junio

«Yo le tenía poca fe a esa reunión del sábado, estaba listo, no le dije a Elvin Santos, mira está cien por ciento pactada, está probable, porque yo no quería cometer el error, porque no vi a Carlos Montoya. Sigo creyendo lo que dijo el presidente Zelaya, con Carlos Montoya, porque esta solución se tiene que dar a lo interno del Partido Liberal primero. Además, creo que los anticuerpos entre Quique Flores Lanza y Elvin Santos eran mayores que entre Carlos Montoya y Elvin Santos, habían tenido una amistad de previo, Carlos Montoya y los demás. No se dio, yo me acuerdo que le conté al presidente Flores, por teléfono, de esa reunión… Yo no creo que se vaya a dar, pero cumplo con estar atento a esa hora, el teléfono que me dieron de Carlos Montoya lo marque unas quince veces entre las nueve de la mañana y las doce del día, lo cual me evidenció que no iba a darse, le hablé a Raúl Valladares, para decirle el presidente me dijo esto y no ha ocurrido, y allí si ya ocurrió el convencimiento, yo si creí que el día domingo se iba a dar la encuesta. Mi análisis en ese momento era cuál debe ser la contraofensiva a un resultado publicado ese día domingo por los medios oficiales, canal 8, y todo eso, qué es lo que debía hacer mi país para contrarrestar esa situación».

Mel Zelaya

Domingo 28 de junio

«Cuando ocurre lo del 28, yo estoy al lado de mi hijo y llega mi esposa y me dice: algo está pasando. Yo vivo en Ciudad Nueva, y le digo: van como tres helicópteros, pero lo del helicóptero para mí no había ningún problema, estaban en operativo, estaban dentro de lo normal. Yo le dije: el presidente se anda movilizando, los ministros andan en todo el país. No, me dijo, se quedaron silenciadas las radios y ahorita están diciendo que Mel Zelaya está en Costa Rica.

Le hablé al presidente Flores: presidente Flores, ¿usted escuchó algo? Yo creo que fui la primera persona que le dijo al presidente Flores algo está ocurriendo, no puedo asegurarlo, pero por la forma en que reaccionó le dije: presidente, algo está ocurriendo. Pero en una de las radio que están que se prenden y se apagan dijeron que el presidente Zelaya está en Costa Rica, porque hubo un ratito que no entraba la comunicación en Honduras, al rato apareció CNN, al rato no aparecía, una hora más o menos de eso…

Le dije: presidente, es mi obligación como hondureño ir, si hay una posibilidad. Y, en efecto, la hubo, si Carlos Montoya hubiera aceptado la reunión con Elvin Santos, algo hubiéramos podido hacer para hacer un arreglo del Partido Liberal, yo sí creo que el presidente Zelaya, y después me lo confirmó Víctor Meza, sí quería postergar la… porque Víctor Meza me dice a mí, que a él le dijo: yo la quiero postergar, pero todos los líderes sociales le decían que no.

Allí es donde Quique Flores y Patricia Rodas le metían las cuñas, yo soy un convencido por mis múltiples pláticas con el presidente Zelaya que él quiso posponer, inclusive hasta el último día, él cuando esperó que todo mundo se fuera en presidencial, él solo me llamó a mí para ver si yo podía ayudarle… a hacer algo, yo soy un convencido que el presidente Zelaya estaba preocupado. Estaba intentando que alguien le metiera a ellos la percepción del peligro, señores estamos en aguas profundas, pero ellos estaban intoxicados con el poder, esta encuesta nos va a dar poder».

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019