Internacionales

ESTE DOMINGO, HAY MÁS QUE FÚTBOL EN ESPAÑA

el

Este domingo, la Generalitat de Cataluña intentará realizar un referéndum independentista al que se le conoce como 1-O (en referencia a la fecha, uno de octubre), para separar a la comunidad autónoma de Cataluña del resto de España.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Catalunya, anunció el pasado nueve de junio un referéndum independentista para el 1 de octubre en el que se prevé preguntar a los ciudadanos de la región si quieren que Cataluña sea o no, un Estado independiente en forma de República.

Pero la gran mayoría del resto de España no esta del todo de acuerdo con esto, el Tribunal  Constitucional ha declarado el referéndum ilegal y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado que “ninguna democracia puede aceptar que se liquide la Constitución y la soberanía nacional”, y se ha mostrado seguro de que el Gobierno va a superar “este desafío”, ya que la Constitución de 1978 dice que España es indivisible.

Para garantizar que este no se lleve a cabo, se detuvieron a 14 altos funcionarios del Gobierno Catalán por no acatar la orden del constitucional (algunos ya los califican como presos políticos), han  trasladado desde toda España más de 10,000 agentes de policía que han decomisado urnas y millones de papeletas y afiches independentistas y tienen la misión de poner cintas y sellar las puertas de las escuelas y colegios y detener este referéndum a como de lugar.

CAT

POR QUÉ SE QUIERE SEPARA CATALUÑA DEL RESTO DE ESPAÑA

El país ibérico esta dividido administrativamente en comunidades autónomas, aunque hay una división más grande, la de naciones de distintas idiosincrasias, y la verdad es que Cataluña no se siente del todo española, imperando su identidad nacionalista, que cuenta con su propio idioma (catalán), su propia bandera (senyera), su himno (Els Segadors), y su propio gobierno.

El primer partido independentista catalán fue Estat Català fundado por Francesc Macià en 1922. El golpe de Estado de Primo de Rivera de septiembre de 1923 reafirmó la apuesta del independentismo catalán por la vía insurreccional, que se concretó en el fracasado intento de invasión de Cataluña por la frontera francesa de un pequeño ejército de voluntarios planificado por Francesc Macià y conocido como complot de Prats de Molló. El complot, a pesar del fracaso, y el juicio posterior celebrado en París contra Macià y 17 implicados convirtió a l’Avi (‘el abuelo’) Macià (tenía 67 años) en el mito viviente del nacionalismo catalán. Cuando tras la proclamación de la Segunda República Española el 14 de abril de 1931 Macià renunció a la República Catalana y aceptó la formación de la Generalidad de Cataluña dentro de la Segunda República Española. (*)

Han habido varios consultas a la población de Cataluña referente a la independencia de la región. El último fue el del 9 de noviembre del año 2014, entonces presidida por Artur Mas, quien convocó una consulta popular a la Generalitat de Cataluña, como respuesta a la negativa del Gobierno central a permitir la celebración de un referéndum de autodeterminación. Aquel simulacro de votación se llamó oficialmente “proceso participativo sobre el futuro político de Cataluña”.

El Gobierno central presentó entonces dos recursos de inconstitucionalidad contra el decreto de convocatoria de la consulta y contra la Ley de consultas de Cataluña en la que se amparaba el proyecto inicial de referéndum y, tras quedar suspendida, el Govern improvisó un “proceso de participación ciudadana”.

CAT2

Cataluña es una de las regiones más ricas de España, líder del sector industrial y es la comunidad que más beneficios económicos genera, aproximadamente el 19 por ciento de todo el país. 

Pero los catalanes resienten del Gobierno la administración de su aporte, ya que consideran que subsidian a las demás regiones, al grado que una frase muy popular entre ellos es  “España nos roba”.

Según una encuesta de principio de semana realizada por el diario El País de España, Casi dos tercios de los catalanes (61%) consideran que este referéndum no puede ser considerado válido internacionalmente y, de hecho, solo cuatro de cada diez (40%) creen que se podrá celebrar con normalidad en todo el territorio de Cataluña, aunque un aplastante 82 por ciento considera que debe de darse esta misma consulta aunque pactada con las autoridades del Gobierno.

En caso del improbable escenario que se desarrolle el referéndum, el gobierno local dijo que 48 horas después de una victoria del Sí, el Parlamento declarará la independencia. El proceso prevé la redacción de una nueva Constitución y las estructuras de un Estado independiente, como un tesoro público, Banco Central y un ejército.

Con lo que el Gobierno tendría que actuar rápidamente para evitar que el gobierno catalán ponga en marcha este proceso, teniendo que aplicar el artículo 155 de la Constitución, que otorga a Madrid el poder de suspender la autoridad del gobierno regional.

Para los analistas, es más un ejercicio de presión que una verdadera lucha independentista, tratando de forzar al Gobierno a negociar ventajas fiscales para esta región.

Aunque otros, consideran que es el principio de algo más grande y prevén incluso fuertes brotes de violencia en el caso de que gane el Sí, lo cual no es descabellado, considerando la gran cantidad de agentes que han sido trasladados.

Lo que seguramente causa más preocupación al otro lado del océano, efectivamente, si hay una Cataluña independiente, se lleva al Barcelona de la Liga de Fútbol Español. 

Acerca Redacción

Recommended for you