/ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN EMBARRA A FISCAL GENERAL DE PERÚ

ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN EMBARRA A FISCAL GENERAL DE PERÚ

Perú está en medio de una crisis política que parece no terminar. A la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski el pasado mes de marzo, se sumó a la divulgación de unos videos que revelaron la existencia de intentos de comprar votos en el Congreso para evitar la destitución del presidente. Los videos fueron mostrados por el partido Fuerza Popular, que encabeza por Keiko Fujimori, y tendrían como uno de sus protagonistas a su hermano Kenji Fujimori, quien aparece haciendo gestiones para salvar la cabeza del mandatario peruano. Luego unos audios que mostraron negociaciones en el sistema judicial para favorecer a alguna de las partes, llevándose la carrera de jueces, fiscales y políticos. El último es el nuevo jefe del Ministerio Público, Gonzalo Chavarry y un juez del Supremo.

El nuevo ministro de Justicia de Perú, el congresista Vicente Zeballos, asumió su cargo este sábado en reemplazo de Salvador Heresi, quien dimitió la semana pasada tras la divulgación del audio de una conversación suya con el juez del Supremo César Hinostroza, uno de los principales protagonistas de la trama de corrupción que azota al sistema de justicia peruano.

La red de corrupción que incluye a jueces supremos, jueces superiores, fiscales, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), empresarios y políticos, entre otros, ha sido expuesta por la prensa de Lima, que está difundiendo escuchas telefónicas legales realizadas por la Policía a pedido de una fiscal y un juez que investigaban a poderosas bandas de narcotraficantes en el puerto del Callao. El escándalo se ha cobrado, además del ministro de Justicia, al jefe del Poder Judicial.

Las primeras interceptaciones telefónicas tenían como objetivo los abogados de los cabecillas del narco detenidos en el Callao, pero cuando en los diálogos aparecieron jueces y trabajadores del sistema de justicia, la policía antidrogas denominó a la operación ‘Cuellos blancos’. Dentro de la red negociaban sobornos, nombramientos o destituciones de magistrados y fiscales, y trafican con influencias a cambio de beneficios personales como viajes, entradas al Mundial de fútbol o puestos laborales para sus familiares o personas de confianza.

En una conversación difundida la noche del jueves, el ahora suspendido juez Hinostroza pide al nuevo fiscal de la Nación, Gonzalo Chavarry, que le ayude a conseguir las resoluciones que archivaban investigaciones en su contra. Los dos se tratan con confianza, informó diario La República.

Horas después de la revelación del diálogo entre Chavarry e Hinostroza, políticos y analistas pedían que no asumiera el cargo, para que no ponga en peligro las investigaciones futuras; mientras que los congresistas fujimoristas y el propio fiscal aseguraban que no había nada ilegal en la conversación

“El peor auspicio que puede tener Chavarry es el aplauso unánime del fujimorismo que lo ve como un salvador -para sus investigaciones-, y el ser enemigo de la transparencia. El no haber tenido la delicadeza de aceptar la sugerencia del presidente (Vizcarra) de suspender su investidura el viernes, lo pinta de cuerpo entero”, dijo el congresista oficialista Juan Sheput a EL PAÍS este sábado.

“Será un escollo para la reforma judicial por su cercanía y al amistad al grupo de investigables. Sin embargo, tenemos confianza en avanzar porque a diferencia de los años 90 en que la corrupción del sistema de justicia emanaba de la cabeza, del propio presidente Fujimori, hoy está focalizada en los miembros inferiores”, comentó Sheput.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.