/¿ES LA CRISIS EN NICARAGUA UNA CONSPIRACIÓN O REBELIÓN LEGÍTIMA?

¿ES LA CRISIS EN NICARAGUA UNA CONSPIRACIÓN O REBELIÓN LEGÍTIMA?

Por William Sanchez | Habana Times

Desde que comenzó el levantamiento en Nicaragua, el 18 de abril de 2018, ha habido dos explicaciones dominantes en cuanto a cómo ocurrió la serie de eventos. Llamémosles la teoría primaria y la teoría de la conspiración.

Como testigo directo de los sucesos ocurridos en Nicaragua, me he adscrito a la teoría primaria, pero hay cosas que uno nunca puede saber en su totalidad y con certeza, así que he intentado, en todo, permitir la posibilidad de que la teoría de la conspiración puede tener algún grado de mérito. Dicho esto, estoy preparado, en este momento, para reafirmar la teoría primaria y para compartir la evidencia que solía llegar a una conclusión bien informada (basada tanto en los hechos como en los sentimientos).

La teoría primaria se basa en lo siguiente: el 18 de abril de 2018, en respuesta a los cambios impuestos al gobierno en el sistema de pensiones, los manifestantes estudiantiles salieron a las calles para protestar por estos cambios. En pocos días, el asunto estalló en violencia, otros ciudadanos se unieron a las calles con otros ciudadanos, y los manifestantes fueron asesinados, heridos y arrestados. A menudo era difícil identificar directamente a los tiradores, ya que con frecuencia trabajaban como francotiradores, disparando desde lugares indetectables y distantes.

Con el tiempo, quedó claro que las fuerzas paramilitares (hombres encapuchados con armas en camiones) actuaban como la principal fuerza violenta y eran responsables de la mayor parte del derramamiento de sangre. (Este tema no parece estar en disputa). El aspecto clave de la teoría primaria es que se basa en la premisa de que Ortega estaba al mando de estas fuerzas paramilitares. Durante los primeros tres meses, más de 300-500 personas murieron (dependiendo de a quién preguntaste), más de 2000 resultaron heridas y muchas otras fueron arrestadas (retenidas y torturadas).

La teoría de la conspiración alega: (1) que esto no fue una protesta orgánica, sino que la planificación por parte de jugadores extranjeros fue larga, (2) que los manifestantes no eran estudiantes, sino criminales violentos y miembros de pandillas, “terroristas” y lo más importante, (3) que los paramilitares hicieron de hecho la mayoría del asesinato, pero que los paramilitares no actuaban bajo el control de Ortega y su gente, sino más bien, bajo el control dirección de los EE.UU. y / u otros gobiernos extranjeros, o incluso partidos de oposición nacionales (que tenían la intención de dañar a Ortega y su administración al culparlos directamente).

Parece que hay mucha confusión entre aquellos que se atribuyen a la teoría de la conspiración sobre quién controla realmente y ordena a los paramilitares. Casi cada vez que Ortega hablaba en público y era entrevistado por los medios de comunicación extranjeros, ofrecía una explicación diferente sobre quién controlaba las fuerzas paramilitares (Estados Unidos, Colombia, partidos domésticos de la derecha, etc.).

Después de observar personalmente los eventos, a medida que se desarrollaron durante ese período, y hablar con una variedad de personas locales, leer todos los artículos que pude localizar y analizar los informes de la organización de derechos humanos, puse las piezas delante de mí y las estudié.

Este artículo explica mis observaciones más notables:

Primero, debo señalar que este análisis se enfoca principalmente en el ítem # 3. Este es, con mucho, el tema más importante: (¿Quién cometió el asesinato?) Además, los problemas tienden a estar empaquetados como un todo para casi todas las versiones de la teoría de la conspiración, y por lo tanto, un caso sólido contra el artículo 3 es un sólido caso contra la teoría de la conspiración en su totalidad. Además, los problemas # 1 y # 2 deben abordarse con bastante facilidad como asuntos individuales.

El ítem # 3 es complicado. Sería muy difícil obtener pruebas sólidas sobre quién controlaba las fuerzas paramilitares, así que busqué lo que parecían ser contradicciones a la afirmación de que Ortega no controlaba las fuerzas paramilitares (con la idea de que esto se presentaría como evidencia circunstancial).

Primero, la teoría de la conspiración. Los siguientes artículos parecerían contradecir aspectos de la teoría de la conspiración:

1) Tres organizaciones de derechos humanos separadas y teóricamente neutrales investigaron los eventos en Nicaragua, y cada organización informó conclusiones que apoyan la teoría primaria. Las organizaciones son: (a) la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), (b) la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), y El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

2) Los grupos paramilitares a menudo se veían “comunicándose con” la policía nicaragüense y parecían estar trabajando en cooperación. Hay muchas fotografías que documentan este tipo de ocurrencias.

3) Los hospitales públicos y las instalaciones de tratamiento con frecuencia se negaron a tratar a los manifestantes heridos. Al parecer, estaban bajo órdenes de no hacerlo. Hasta 300 médicos y trabajadores médicos fueron finalmente despedidos por negarse a seguir esas órdenes. Si los paramilitares actuaran bajo las órdenes de entidades u organizaciones no gubernamentales, esto simplemente no tendría sentido. Por supuesto, el gobierno querría proteger y tratar a los ciudadanos perjudicados por fuerzas hostiles.

4) Durante los primeros tres meses del asedio, las fuerzas paramilitares aparecerían en la mayoría de los pueblos por la noche. Atacaban, hostigaban e intimidaban, y estaba claro para todos los residentes de mi comunidad que no sería seguro salir de casa después del anochecer. Curiosamente, los policías no se veían en ningún lugar durante este período. Se consideró que, en caso de ser atacado o robado, “nosotros” estábamos por nuestra cuenta. No había fuerzas policiales para contrarrestar a los paramilitares. Nuevamente, bajo la teoría de la conspiración, esto simplemente no tiene sentido. Seguramente, el alcalde enviaría fuerzas policiales (o incluso a la policía antidisturbios) para ayudar a proteger a los ciudadanos y la infraestructura. Pero eso simplemente no sucedió.

5) Que yo sepa, el gobierno de Ortega no afirma haber capturado o asesinado a ninguna de las fuerzas paramilitares. Esto parece muy inusual. Si Ortega tuviera tal evidencia, parecería que desearía compartirla con el público para reforzar la defensa de su teoría.

6) Y quizás lo más llamativo: como se señaló, todo comenzó el 18 de abril. Casi al final de los tres meses, Ortega anunció que todos los manifestantes restantes serían eliminados de cualquier obstáculo y de los puestos restantes que ocupaban (como en las universidades), justo a tiempo para que él declarara la misión cumplida antes de la observancia del 19 de julio, del día de la revolución sandinista. Se puede decir que efectivamente logró este objetivo. (Por supuesto, las cosas están lejos de terminar; el trabajo de “limpieza”, de captura, encarcelamiento y tortura continúa, y probablemente lo hará durante algún tiempo).

Sin duda, los partidarios de la teoría de la contingencia deben preguntarse cómo fue posible sincronizar esto de manera tan perfecta con las acciones de las fuerzas paramilitares, que cesaron la acción precisamente en el momento señalado. Si intentaran hacer que Ortega se vea mal, ¿por qué no habrían hecho todo lo contrario? (Las fuerzas paramilitares están fuera y visibles en las calles, quizás haciendo un punto, pero que yo sepa, se han mantenido pasivos durante el día desde julio). No se equivoquen: Ortega se tomó muy en serio esta fecha límite. Salió al día siguiente, declaró que las cosas eran “normales” nuevamente en Nicaragua y firmó un gran contrato con una agencia para promover el turismo en Nicaragua.

En cuanto a la teoría de la conspiración, he profundizado en esto, y he tratado de aplicar la honestidad intelectual y la investigación sin personales. En la búsqueda de notables contradicciones de la teoría primaria, he dado el paso adicional de pedir a ciertas personas que apoyan la teoría de la conspiración por evidencia (circunstancial o de otro tipo) a favor de la teoría o de la misma manera, por evidencia que contradiga la teoría primaria. Hasta ahora, no tengo nada. Permanezco abierto a las próximas ideas e información.

Se me ocurrió que hay tres grupos de personas u organizaciones que, a pesar de todas las evidencias aparentes de lo contrario, respaldan la teoría de la conspiración. Inicialmente, para mi sorpresa, los más fervientes son los individuos y las organizaciones que podrían decirse que representan a una parte de la izquierda internacional. Estas personas se aferran a la teoría de la conspiración como el oxígeno mismo.

Si lo piensas bien, no es tan difícil entender por qué. Muchas de estas personas eran partidarios tempranos (y continuos) de Ortega y los sandinistas cuando los sandinistas llegaron al poder por primera vez después de forzara huir a Somoza . El gobierno de los Estados Unidos trabajó para desalojar o derrocar a los sandinistas (apoyando a los contras). Muchas de estas personas y organizaciones tenían la esperanza de que Ortega sobresaliera, no solo para la gente de Nicaragua, sino incluso como modelo para el mundo. Estas personas y organizaciones invirtieron tiempo, recursos y energía emocional sustanciales para apoyar a Ortega (y algunos aún lo están haciendo).

Desafortunadamente, (a) dado que la mayoría de ellos no estuvieron aquí en el terreno de manera consistente, y (b) la transformación de Ortega de sandinista a dictador autoritario fue un asunto sigiloso durante un período de tiempo sustancial, es difícil para estas personas acepta que están soportando una versión u Ortega, que no se parece en nada a la persona a la que apoyaron durante los primeros y los años intermedios de su régimen (uno que parecía ofrecer esperanza, compasión y un nuevo camino para el pueblo de Nicaragua).

En cierto sentido, todos fueron engañados. Para la mayoría, se trata de cuándo empezaron a notar y se alarmaron por la transformación del hombre en el poder.

En segundo lugar, siempre habrá algún apoyo de los locales bajo cualquier régimen, en todo el mundo. (Sin unos pocos partidarios bien posicionados, ningún dictador puede tener poder). Para los ciudadanos que están esencialmente satisfechos con sus circunstancias personales bajo el régimen actual, la teoría de la conspiración ofrece una posibilidad de negación plausible, lo que les permite “creer” que no tienen responsabilidad (en apoyar al régimen) por los horribles eventos que están ocurriendo. En una encuesta reciente, alrededor del 20% de los ciudadanos siguen apoyando a Ortega.

Y por último, está el propio Ortega, y Murillo. Lo gracioso: Ortega parece de alguna manera menos comprometido con la teoría de la conspiración. Cada vez que lo veo entrevistado, parece que se va inventando a medida que avanza, y parece estar a punto de quedarse dormido por el aburrimiento. Estoy bastante seguro de saber por qué: él sabe que nosotros sabemos que él sabe, pero no le importa. Más allá de proporcionar un camino limpio a través de la conversación, la mentira no es importante. Es solo algo que decir.