/EN LAS “HONDURAS” SE OYEN PASOS DE ANIMAL GRANDE (ESTADO CONFESIONAL PROTESTANTE)

EN LAS “HONDURAS” SE OYEN PASOS DE ANIMAL GRANDE (ESTADO CONFESIONAL PROTESTANTE)

Por: Alex Palencia.

Definitivamente que el proyecto de control y dominación del continente americano por parte del gran país del norte, tiene varias caras, facetas, aristas o caminos. Estados Unidos desde 1975 ha venido imponiendo un nuevo mecanismo o instrumento de dominación  en Latinoamérica,  a través del cual pretende seguir ejerciendo  la explotación del sistema capitalista en los pueblos al sur de su territorio, modelo que puso en marcha como punta de lanza en estas naciones, con la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, después del asesinato de su presidente constitucional el socialista Salvador Allende, evento que los medios de comunicación del imperio han hecho parecer ante la historia como un suicidio.      

Este nuevo modelo que se conoce  como pseudoliberalismo clásico o Neoliberalismo, se basa de alguna manera en aquellos prefijos  creados por  quienes sentaron las bases de los principios del sistema económico y social capitalista. Así retoman la pseudociencia económica plasmada en la obra de Adam Smith “La Riqueza De Las Naciones” publicada en el año de 1776, donde se habla de la mano invisible  de los mercados, es decir, atenerse a la providencia a través del control de nada, del interés personal, el cual según Smith nos llevará al bienestar general (automatismo económico). De estas y otras  ideas se agarraron los economistas modernos creadores del concepto neoliberal: Friedrick Von Hayek (premio Nobel de economía 1974), Milton Friedman (premio Nobel de economía 1976) y los impulsores de lo que se conoce como “Teoría del Desarrollo” o escuela de Chicago.

Y para tener una idea de cómo estos Nobeles ven la relación de la economía con los seres humanos nos basta apelar a las palabras del mismo Friedrick Von Hayek vertidas en Chile durante la oscura y siniestra dictadura de Augusto Pinochet en ese país, cuando se refiere a los naciones de la periferia: “Una sociedad libre requiere de ciertas reglas morales que ultima instancia se reduce a la manutención de vidas, por lo tanto las únicas reglas morales son las que llevan al CALCULO DE VIDAS: la propiedad y el contrato.” (Diario El Mercurio 19/04/1981) 

O sea que para Hayek no importa el sacrificio de vidas humanas si la misma es en beneficio de otras, aunque estas sean una minoría, en perjuicio de las grandes mayorías. 

La expresión matemática cuantitativa es pura apariencia. El conjunto de ecuaciones se convierte en un simple ejercicio algebraico. Al no tener expresiones cuantitativas siquiera en términos aproximados deja de tener sentido económico. Hayek saca la conclusión: “como no se puede calcular todo, no se debe calcular nada””. (Critica de Hinkelammert a Hayek)    

Todas las grandes ideas del austriaco Hayek se encuentran en sus dos libros: “La sociedad abierta y sus enemigos de Popper” (1945) y ”Fundamentos de la Libertad” (1951) y las de Milton Friedman, este publicó una retahíla de libros y artículos donde plasmó la defensa y como se podía readecuar el sistema capitalista a los nuevos tiempos y necesidades del monopolio  de explotación capitalista,  este norteamericano de afiliación política republicana fue hombre cercano y asesor de los presidentes Richard Nixon, Ronald Reagan, George Bush, y  en tiempos de la dictadura de Pinochet, Friedman también visitó Chile para asesorar al dictador. 

Por otro lado está el teólogo y economista alemán Franz Josef Hinkelammert, quien junto a politólogos, filósofos, economistas, sociólogos, teólogos y antropólogos de diferentes países han desvirtuado los supuestos en que se basan las teorías económicas y sociales neoliberales de Hayek y Friedman; entre estos tenemos a: Norbert Lechner, Guillermo O”Donnell, Leopoldo Zea Aguilar, Arturo Andrés Roig, Gustavo Gutiérrez, Fernando Enrique Cardoso, Aníbal Quijano Obregón, Darcy Ribeiro, Néstor García Canclini.   

Para Hinkelammert y Mora en el neoliberalismo “la teoría de mercado va acompañada por un tenebroso realismo. No sostiene que a todos les vaya bien en los mercados. Al contrario vincula al mercado con un silencioso y cotidiano genocidio. Celebra que el mercado sea capaz de eliminar a todos los seres humanos que no tendrán la capacidad o la iniciativa para imponerse. En el mercado solo han de sobrevivir los más aptos, los otros deben perecer”. 

A pesar que el neoliberalismo como tal ha sido desmontado teóricamente en varias partes del continente americano, este gracias a la coerción de los Estados tutelados por Estados Unidos, se ha ido imponiendo disimuladamente y otras a la fuerza, de esta nueva forma se legitima el  saqueo y explotación de vidas humanas y recursos materiales de los pueblos bajo los criterios de Hayek, Friedman y la escuela de Chicago.

Para los que entendemos poco o nada de economía política, el neoliberalismo como teoría económica, no es más que una nueva forma de la acumulación de riqueza de los centros de poder, en perjuicio de los países de la periferia o subdesarrollados, esto se da a través de la transferencia de activos de los países más pobres  a los países más ricos y desarrollados, estos últimos exigen a los primeros,  adquirir préstamos a altos costos de intereses, además de obligarlos a privatizar todos los bienes del Estado en mención, reducir el gasto público y las estructuras de ese Estado a la máxima expresión, no sin antes, legislar para crear todas las condiciones de: desregularización, liberación y privatización, que aseguraren toda la legitimidad necesaria para echar a andar una de las conspiraciones más nefasta que ha conocido los pueblos de las Américas después del proceso colonización europea.

Proceso que se ha llevado a cabo paso a paso y disimuladamente a espaldas de los pueblos, por políticos, militares, religiosos, medios de comunicación, empresarios, etc. Socavando la soberanía de las naciones, e incluso destruyendo las incipientes economías nacionales, en pro de la instauración de empresas internacionales, con el cuento de que somos una aldea en un mundo globalizado. El delito de quienes se prestan a estas imposiciones no prescribe, pues; a todas luces es una traición a los intereses más sagrados de la patria en pro de intereses foráneos de poder económico imperial, por lo tanto los pueblos no deben renunciar a la deducción de responsabilidades de quienes en nuestro país por ejemplo, han tenido la responsabilidad de defender los intereses de la nación y no han hecho,  y por el contrario; se han prestado como instrumento para la destrucción del supuestos Estado de derecho laico, pero más allá de eso;  por el saqueo de sus recursos naturales, desmembramientos de sus territorios, endeudamiento indiscriminado, y conspiración contra el modo de vida republicano y los intereses de las grandes mayorías, que los eligieron para  representarlos, y no para conspirar contra si mismo.

En este siniestro plan juegan un papel determinante los medios de comunicación y la religión. Los medios de comunicación al verse beneficiados por la liberación de la ley que regula las frecuencias manejadas por el Estado, se hicieron los locos con todo el latrocinio que implica el sistema neoliberal, además que, los grandes medios de comunicación del país pertenecen a la oligarquía nacional, por ellos no solo han callado y ocultado, sino que han distorsionado y manipulado información; violando uno de los principio básicos del profesionalismo periodístico y la comunicación: informar para encender las alarmas a lo indebido, espurio, injusto arbitrario e inmoral.  Así  vemos programaciones televisivas y radiales, que a través de supuestas agendas de entretenimiento, todos los días nos distraen de los verdaderos y fundamentales problemas que afectan la vida de todos los que habitamos en esta nación, a la vez que como en cadena nacional se ven programas informativos que escogen determinadas horas para llegar a auditorios masivos, con agendas prefabricadas por quienes manejan las estrategias de publicidad y propaganda de los centros de poder económico internacional; para confundir y a la vez dirigir a su favor la opinión y aprobación de la población a sus maquiavélicos, oscuros y siniestros objetivos.

De esta manera la ciudadanía es manipulada en perjuicio de sus propios intereses de clase, que al final termina aceptando imposiciones de todo tipo: impuestos arbitrarios, aumentos a los recursos básicos, venta de nuestros recursos naturales, entrega del territorio y soberanía, enajenación de derechos fundamentales, derogación de conquistas laborales, privatización de esto y lo otro, en fin; los medios de comunicación ejercen con nefasta prestancia su espacio en la sociedad como bien se dice: ejercen a su antojo el cuarto poder, en beneficio del imperio.     

Más acá o más allá del papel que juegan los medios de comunicación masiva, están las iglesias cristianas, que sirven como instrumento ideológico  a los fines a las imposiciones imperialistas norteamericanas, y hay que decirlo o gritarlo para que todos lo oigan claro. La iglesia protestante Pentecostal forma parte de este plan de conspiración contra los pueblos de América, para controlar las mentes de millones de personas que caen en la trampa de falsas esperanzas ultraterrenas.  Ahora subiendo un escalón en el andamiaje social en las “honduras” al igual que lo han hecho en Chile, Brasil, Venezuela, Colombia, México, Costa Rica y Guatemala, se prestan a ser parte de las estructuras partidarias políticas, para desde allí legitimar las imposiciones de sus promotores y patrocinadores (los Estados Unidos).

El neoliberalismo como teoría económica de la providencia, necesita urgentemente llevar a otro nivel el instrumento ideológico religioso, pues los partidos políticos de corte liberal y nacionalista se han desgastado con el tiempo, su inercia anacrónica los ha llevado por la letrina del descrédito, llenos de pus y gonorrea, salpicados por la corrupción, el crimen organizado y el narcotráfico, hoy en nuestro país transitan como fantasmas que se resisten a morir. Pero el imperio lo sabe, les queda poco tiempo para que se conviertan frente a la Historia, como lejanas e infausta pesadillas de los pueblos. Ellos lo saben y por eso sacaran de nuevo la biblia, la cruz y el garrote, les darán más poder y legitimidad, a pastores y apóstoles; los liberaran como perros de garras para que ladren, ya no solo en los púlpitos sino que también en los estrados públicos, en los hemiciclos y tribunas políticas. Ya no salvaran almas, sino arengaran, y libraran batallas mundanas en pro de los intereses hegemónicos de sus amos, quienes desde los Documentos de Santa Fe en los años 80 ya los consideraban como parte fundamental en sus estrategias de dominación imperial en las Américas. “El papel de la iglesia en América Latina es vital para el concepto de libertad política”. (Documento Santa Fe I)

Ahora se disponen de una vez a instaurar el Estado Confesional Protestante en las “honduras” el cual marcha a pasos de animal grande en prejuicio flagrante al Estado de Derecho laico pregonado por  nuestro héroe Francisco Morazán Quesada, quien ya en 1829 les replicaba a los religiosos que lo acusaban de ser enemigo de la Santa Religión: “no han sido menos perjudiciales los regulares a la ilustración, por un principio de interés personal. Hechos de vivir en la ignorancia, han tenido especial cuidado en conservarla en el pueblo: acostumbrados a sacar las mayores ventajas de la superstición, la han sostenido por muchos siglos contra los ataques de la filosofía a costa de millares de víctimas. Este monstruo hijo de la ignorancia ha privado al mundo de los mejores sabios, persiguiéndolos o asesinándolos. Sócrates fue sacrificado en Atenas, Demetrio Falerio desterrado y encadenado Anaxágoras. Bacon fue perseguido en Inglaterra, y Servet fue acusado en Francia, como mágico¨. (Carta de un militar Francisco Morazán). 

23 de Noviembre del 2018

Villa de San Miguel de Real de Minas de las Heredias.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.