/EN HONDURAS EL QUE GOBIERNA ES EL CRIMEN ORGANIZADO REPRESENTADO EN EL GOBIERNO: WILFREDO MÉNDEZ

EN HONDURAS EL QUE GOBIERNA ES EL CRIMEN ORGANIZADO REPRESENTADO EN EL GOBIERNO: WILFREDO MÉNDEZ

Dialogamos con Wilfredo Méndez sobre el debate que ha generado la recomendación número 18 de la  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de derogar el artículo 184 del código procesal penal hondureño porque viola la presunción de inocencia, sin embargo la Comisión de Apoyo Contra la Corrupción e impunidad en Honduras (MACCIH) dice que debe mantenerse tal como está actualmente.

Por qué la contradicción si ambas instancias corresponden a la OEA.
He sido crítico de la presencia de la MACCIH en el país, sobre todo por la alianza que tiene el Secretario General Luis Almagro con el presidente Juan Orlando Hernández, denunciada por el que fue procurador del Perú el señor Julio Arbizú, el lo mencionó con claridad e incluso en un programa de CNN hizo el señalamiento y acá también.

Cuando llegó Luiz Guimarães y lo aceptaron sostuve y se lo dije a El Pulso que solo habían dos vías:

que ya lo habían domado e impuesto las condiciones para que viniera, pero que no cometiera los “exabruptos” sin salirse del formato como lo hiciera el vocero anterior Jiménez Mayor. La otra es que Estados Unidos había descubierto el jueguito de Juan Orlando de perseguir corruptos, pero que al final no castigaba a nadie.

Sin embargo lo que he visto es una expresión más de acomodamiento, un discurso muy lacso, cuando veo la postura actual de la MACCIH que se opone a que la recomendación de la Comisión Interamericana sea implementada, Méndez considera que es una postura de guante blanco, de común acuerdo.

El defensor de los derechos humanos manifestó que se basa en las declaraciones de Guimarães a quien no le ha escuchado una una postura fuerte contra la corrupción hasta el momento y no cree que lo vaya hacer.

La MACCIH contradice lo que la Comisión Interamericana expresa en su recomendación; que toda disposición que atente contra el derecho a la presunción de inocencia al debido proceso y que por lo tanto deben haber medidas alternativas a las de prisión es correcto, la MACCIH contradice, pero no es una contradicción de fondo que va generar una postura suficientemente fuerte a lo expresado por la CIDH, explica Méndez.

La mesa de derechos humanos hizo una crítica fuerte a la comisión, que él sostiene como miembro y en la cual no estan de acuerdo, porque aunque sean observaciones preliminares y que no es el informe final esperan que la redacción final de la comisión sea contundente.

Hay que respetar el debido proceso y la presunción de inocencia -dice Méndez- el juez tiene la independencia para poder determinar aquellas personas que pueden ir a prisión, por lo tanto si se reforma el artículo 184, no una derogación en el sentido que le permita al juez esas libertades, esa independencia al momento de hacer la valoración de un caso determinado, existe el peligro de fuga o de manipular la información, de lo contrario significa darle un respiro a la corrupción y al crimen que domina en el país, lo suficientemente grande para que se imponga de una forma más descarada.

El otro punto es que exista el 184 o no exista los los corruptos encontraran un mecanismo para sus libertades, porque en este momento existe la “patarata” en expresión popular, de que algo se hace en contra de la corrupción.

Wilfredo Méndez aseguró que: los Pandoros dicen que durmieron dos noche encarcelados, los dos o tres que fueron a dormir allí, fueron a dormir a las barracas del batallón, tiene información confirmada con comidita calientita y bien tratados y todo lo demás. Esas mentiras y farsas indican que vivimos en un chiste de justicia.

El artículo 184 contiene un catálogo de 21 delitos, el juez no tiene otra alternativa más que dictar prisión preventiva por lo tanto lo que debe hacer es garantizar la independencia judicial y el debido proceso, pero la presunción de inocencia es si el juez decide en que momento la peligrosidad del sujeto indica que hay que aplicar esa legislación, pero siempre manteniendo el catalogo, detalla Méndez.

También explicó que hay delitos contemplados como el contrabando, robo de vehículos, en los que se debe valorar qué tanta peligrosidad o daño le causa al Estado, comparado con el delito de defraudación fiscal que impacta en toda la población hondureña o el lavado de activos que es grave porque influye en la estabilidad del Estado, el juez debe decidir que una persona por su peligrosidad tiene que ir a prisión, allí se puede hacer un planteamiento, pero la forma en como la CIDH lo plantea es de hacer una derogación.

Méndez manifestó que el presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva no tiene catadura ética ni moral porque está acusado de corrupción, para referirse tan solo a un defensor de los derechos humanos “Mauricio Oliva ha estado acostumbrado a manipular la ley a su antojo y cuando han manipulado y se han equivocado han corregido después, imponiendo su voluntad a los jueces y magistrados.” Le preocuparía si en esos términos se pronunciara el doctor Almendares Bonilla o un fiscal de alto reconocimiento en el país en la luchado contra la corrupción en forma decidida como Jari Dixon, como Luis Santos que está haciendo buen trabajo.

Para Méndez los fiscales están luchando en una dimensión desconocida porque están aspirando a una justicia en la cual el fiscal general no los apoya y la MACCIH en la práctica está en un juego perverso político.

Afirmó que el Consejo Anticorrupción participa en las discusiones en casa presidencial para saber qué casos se toman y como se deben anunciar públicamente para dar apariencia de lucha contra la corrupción.

Para el director ejecutivo de CIPRODEH los jueces y los fiscales no van a tomar las decisiones que correspondan, dice tener respeto para los fiscales de la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC) que están haciendo lo que ellos creen que es importante, pero recordó que la fiscalía ya ha hecho estos juegos anteriormente como fue el caso del fiscal Roberto Ramírez Aldana, (quien huyó del país por amenazas) en la lucha contra la corrupción en el Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS) en la que fueron a parar dos viceministros a prisión, el director del Seguro Social, se enjuicio a una vicepresidenta del Congreso Nacional, el pacto que tienen es guardar prisión, pero también guardar silencio, el día que el viceministro de salud Pastor quiso hablar le pegaron una golpiza que estuvieron a punto de matarlo y la familia se presentó a denunciar ante el Comisionado Nacional de Derechos Humanos, entonces sucede que guardan prisión y guardan silencio porque hay otros más grandes y más fuertes, o los matan o están ellos también involucrados o sus familiares, es un canje de callar y otorgar.

Hay fiscales que lo que han hecho es una aparente lucha contra la corrupción para irse becados a Europa y están en España, Italia porque fueron cobardes para mantenerse aquí en una postura. El defensor de los derechos humanos plantea que se debe fortalecer la institucionalidad del Estado mediante una reforma profunda, porque no se puede hacer una reforma superficial.

La norma es la corrupción ¿cómo se puede hacer ante una Corte Suprema de Justicia en la que la norma es la injusticia, qué se va a hacer con un fiscal general y un fiscal adjunto donde la norma es la impunidad, cómo se va a hacer cuando el poder ejecutivo va contra todos estos y el crimen organizado es su mayor expresión? -se preguntó Méndez- y continua: “en Honduras el que gobierna es el crimen organizado representado en el gobierno”.
Méndez considera el planteamiento popular de refundar el Estado, pero enfatiza que la refundación tiene que ser completa porque no se trata de quitar un dictador para poner otro, se trata de refundar el Estado para que el sistema de leyes responda a la justicia para que los administraciones respondan a los intereses de la población y no grupos en particular.