En 50 años la carrera de periodismo ha graduado 2524 profesionales

Con diferentes actividades entre ellas conversatorios y conferencias magistrales, la Carrera de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), celebró los 50 años de su fundación donde enfocaron la problemática que se atraviesa al ejercer periodismo en Honduras. Con el lema “Formando periodistas para la salvaguarda de la democracia en Honduras” la pretérita Carrera de Periodismo enmarco su quincuagésima celebración en la problemática que recae al momento de ejercer la profesión y los...
Redaccion 2febrero 14, 2020

Con diferentes actividades entre ellas conversatorios y conferencias magistrales, la Carrera de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), celebró los 50 años de su fundación donde enfocaron la problemática que se atraviesa al ejercer periodismo en Honduras.

Con el lema “Formando periodistas para la salvaguarda de la democracia en Honduras” la pretérita Carrera de Periodismo enmarco su quincuagésima celebración en la problemática que recae al momento de ejercer la profesión y los riesgos que esta incurre.

Para el director de la Carrera de Periodismo, Noé Leiva, la sociedad hondureña ha recibido beneficios a través de la labor ejercida por los periodistas de los diferentes medios de comunicación.

“En 1970 se fundó la carrera, ha sido una trayectoria larga a veces con altos y bajos. La sociedad ha recibido un producto que se refleja en los diferentes medios de comunicación; Los directores de cada medio que hacen una labor en beneficio del país, son el mayor ejemplo de los beneficios que han recibido en la academia” dijo, Leiva.

Juan Ramón Durán, docente jubilado de Periodismo, señala que se debe fortalecer la investigación y ética periodística.

“Antes el periodismo era patrimonio de los medios de comunicación tradicionales ahora cualquier persona puede perfectamente ejercer el periodismo, aunque no tenga la formación del caso por lo que la academia debe ir visualizando lo que va a ocurrir en el plano de tecnología, contenido y ético, el desafío del periodismo actual no puede haber periodismo sin investigación”.

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ha graduado, en el transcurso de estas cinco décadas, a un total de 2524 profesionales del periodismo y en marzo del presente año 41 están por graduarse.

La triste realidad del periodismo en Honduras

Según el informe presentado por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), en los últimos diez años se establecieron 200 denuncias ante el Ministerio Público y de estos solo se han presentado 15 requerimientos fiscales y de estos ninguno ha sido declarado culpable.

Solo en el año 2019 siete periodistas fueron asesinados de forma violenta Leonardo Gabriel Hernández del departamento de Valle; Santiago Carbajal de Puerto Cortés, Edgar Joel Aguilar de Copán. Kevin Francisco Cerna de Copán, Buena Ventura Calderón de Gracias a Dios, Johana Alvarado de Olancho, José Arita de Puerto Cortés.

En la última década al menos 79 periodistas han sido asesinados en Honduras en 2006 dos, en 2007 dos, cuatro en 2009, en 2010 doce, en 2011 seis, 2012 nueve, 2013 seis, 2014 nueve, 2015 diez, 2016 cuatro, 2017 cinco, 2018 no hubo, 2019 siete.

Y no solo los asesinatos se vuelven parte de la cruda realidad de ejercer periodismo, las querellas contra periodistas y la prisión, en algunos casos, ha hecho que la autocensura sea una herramienta de blindaje que evita que la información llegue de manera completa a la población.

El periodismo se ve coartado y no puede señalar a personas que se encuentren involucrados en una investigación sin antes haber sido presentado un requerimiento fiscal en contra del funcionario o civil, o sea que, si un periodista realiza una investigación y la hace pública señalando a los presuntos responsables, estos pueden querellarlos y llevarlos a la cárcel por difamación y calumnias.

Tal es el caso de la querella que presentó Rosa Elena Bonilla de Lobo, en 2015, contra el periodista Ulises Aguirre, por divulgar un informe del Tribunal Superior de Cuentas que constataba una compra de zapatos escolares sin la licitación pública.

Dos años después, Bonilla de Lobo, fue acusada por varios delitos y declarada culpable en 2019; la querella fue desestimada, pero qué hubiera pasado si no se hubiera incoado un proceso legal contra ella, quizás Aguirre hubiera tenido que pagar con cárcel por ejercer su profesión.

Otro caso, es el del periodista David Romero, quien guarda prisión, fue condenado a diez años de cárcel por los delitos contra el honor.

En mayo del año anterior la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos dio un plazo al Gobierno de Honduras para dejar en libertad a Romero ya que esta defiende que ningún periodista debe ir preso por ejercer su función periodística, pero ni eso ha servido para que Romero recobre su libertad.

La catedrática de Periodismo, Leyla Banegas, manifestó que los delitos contra el honor deben ser despenalizado “los funcionarios públicos que se sientan ofendidos o que se le ha lesionado en su honor deberían de renunciar a su cargo para defenderse de igual a igual, no es posible que desde el poder una persona exija que se le reconozcan sus derechos”.

Por: Asael Barahona

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019