/EMBAJADA DE JERUSALÉN COSTÓ LA PRESIDENCIA DE LA AG DE LA ONU A HONDURAS
000_14x2tj

EMBAJADA DE JERUSALÉN COSTÓ LA PRESIDENCIA DE LA AG DE LA ONU A HONDURAS

La Asamblea General de la ONU eligió el martes por mayoría abrumadora a la ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa Garcés, como su próxima presidenta, convirtiéndola en la cuarta mujer en dirigir el cuerpo mundial de 193 miembros en sus 73 años de historia.

Espinosa derrotó a otra mujer, la embajadora de Honduras ante la ONU, Mary Elizabeth Flores Flake, por 128-62 con dos abstenciones en la votación secreta.

Se cree que las posturas divergentes de Honduras y Ecuador sobre una resolución que condena a Estados Unidos por trasladar su embajada a Jerusalén juegan un papel importante en la votación, la primera disputada en casi 30 años, de acuerdo con diplomáticos.

Ecuador lo apoyó. Honduras fue uno de los únicos nueve países que apoyaron a Estados Unidos y votó en contra de la resolución, una decisión que enfureció a los muchos partidarios de los palestinos. Honduras también ha dicho que está considerando seguir los pasos de los Estados Unidos y Guatemala, y mudar su embajada a Jerusalén.

Espinosa Garcés expresó la esperanza de que la paridad de género continúe avanzando y dedicó su elección a “todas las mujeres del mundo que participan en política hoy y que enfrentan ataques políticos y mediáticos marcados por el machismo y la discriminación”.

“Me gustaría rendir un homenaje especial a las mujeres que luchan todos los días para acceder a empleos en igualdad de condiciones, a las mujeres y niñas víctimas de la violencia, a las niñas y adolescentes que demandan acceso a información y educación de calidad”, dijo. “Mi compromiso siempre será para ellas”.

Si bien la presidencia de la Asamblea General es principalmente ceremonial, también es prestigiosa.

El organismo mundial controla el presupuesto de la ONU, adopta tratados, aborda cuestiones globales desde la pobreza hasta el cambio climático, y aprueba numerosas resoluciones que, si bien no son jurídicamente vinculantes, casi siempre reflejan la opinión mundial. También es el órgano de la ONU donde los países grandes y pequeños pueden hablar, y es el escenario de la reunión anual de los líderes mundiales en septiembre.

La selección del presidente de la Asamblea sigue un sistema no escrito de rotación regional, y fue el turno de América Latina y el Caribe para presidir la próxima sesión de un año que comienza justo antes de la reunión mundial de septiembre.

Por tradición, los grupos regionales de la ONU nominan a un solo candidato que luego es sellado por la asamblea. Pero este año las elecciones fueron impugnadas por primera vez desde 1991, según la ONU, porque los países latinoamericanos no pudieron ponerse de acuerdo sobre un candidato.

Espinosa Garcés señaló después de su victoria que también será la primera mujer de América Latina y el Caribe en presidir la asamblea a partir de septiembre.

“Ofrecí una presidencia abierta y cumpliré esa promesa”, dijo.

“Soy poeta y político”, dijo Espinosa Garcés. “Como tal, soy plenamente consciente de que ninguna vista es útil si no vemos, y ninguna palabra tiene ningún valor si no escuchamos. Estaré lista para escucharlos a todos y trabajar con ustedes y para ustedes “.

Por primera vez este año, el presidente de la Asamblea Lajcak decidió seguir una nueva práctica que también se usó para elegir al secretario general Guterres.

Invitó a ambos candidatos a comparecer ante los miembros de la asamblea durante dos horas el 4 de mayo para presentar su visión de la presidencia y responder a las preguntas de diplomáticos y representantes de la sociedad civil. Las cuestiones planteadas abarcaron desde la prevención de conflictos y el financiamiento de los objetivos de la ONU para 2030 hasta la erradicación de la pobreza y el mantenimiento del planeta, hasta la transparencia en la oficina del presidente, las reformas de la ONU y la igualdad de género.

Espinosa Garces dijo entonces que se centraría en “la entrega, la implementación y la rendición de cuentas” para acercar el trabajo de la ONU a la gente de todo el mundo y convencerlos de que lo que hacen las Naciones Unidas “afecta su vida cotidiana”.

Después de las elecciones del martes, subrayó que “fortalecer el multilateralismo no es una opción, es una obligación”.

Por lo tanto, dijo Espinosa Garcés, es urgente que las Naciones Unidas respondan a los principales desafíos mundiales y hagan más para acercar la organización a todos los ciudadanos del mundo.

Posteriormente, le dijo a los periodistas que sus prioridades serán finalizar las negociaciones para un pacto mundial sobre migración, promover medidas contra el cambio climático, implementar reformas de la ONU y buscar nuevas formas de financiar el desarrollo económico.

Espinosa Garcés se unirá a la breve lista de presidentas de asamblea que comenzó en 1953 con la diplomática india Vijaya Lakshmi Pandit, la hermana del primer ministro Jawaharlal Nehru y la tía de la posterior primera ministra Indira Gandhi. Ella fue seguida por Angie Elisabeth Brooks de Liberia en 1969, y Sheikha Haya Rashed Al Khalifa de Bahrein en 2006.

El Secretario General Guterres dijo que tener dos presidentas mujeres en el último medio siglo debe cambiar.

“Que la elección de hoy allane el camino para acelerar el progreso hacia la igualdad de género, dentro y más allá de las Naciones Unidas”, dijo.

Fuente The Time of Israel

Traducción de El Pulso

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.