/EL “TRANS 450” QUE NUNCA PASÓ

EL “TRANS 450” QUE NUNCA PASÓ

Por Óscar Esquivel.

El 23 de junio de 1853, Trinidad Cabañas firmó con Ephraim G Squier, la primer contrata para la construcción de un ferrocarril interoceánico en Honduras, que uniría el atlántico con el pacifico. El 1 de febrero de 1866 en su segundo período, José María Medina, intentó llevar adelante el proyecto lanzado por Cabañas, autorizando a Víctor Herran y Carlos Gutiérrez, ministros de Honduras en Francia y Gran Bretaña, la contratación para la construcción del ferrocarril. El Conjunto de los empréstitos fue de 6, 000,000 nominales de libras esterlinas, el gobierno solo recibió 300,000 libras esterlinas, lo que solo sirvió para construir 53 millas de línea férrea (de puerto Cortes hasta Pimienta, Cortes). La deuda contraída fue cancelada definitivamente bajo la administración del general Gálvez Duran, (1949-1954) cerca de cien años después de contraída. Se canceló la deuda y nunca se vio el ferrocarril que uniría Puerto Cortes con el Puerto de Amapala.

Y así empieza Honduras a pagar por lo que no recibe, en palabras sencillas. Así empiezan a robarles a los hondureños a gran escala. Si quisiéramos justificar ese robo de pronto podríamos decir que fue por falta de conocimiento o de información de la población en esa época. Pero que en pleno siglo XXI, donde presumimos de ser listos e inteligentes que nos prometan proyectos y que no se lleven a cabo es INJUSTIFICABLE.

TRANS 1

En Abril de 2013 el alcalde Ricardo Álvarez, siendo presidente de la República Porfirio Lobo Sosa, anunciaba la construcción de los dos primeros carriles del TRANS 450. Y en enero de 2014, Álvarez a pocos días de terminar su segundo mandato (pasaría a ocupar el cargo de Vicepresidente de la República) en la comuna capitalina, anunciaba con bombos y platillos que la capital iba a tener el transporte terrestre más importante de Honduras. Inaugurando el primer tramo, que iba desde emisoras unidas hasta la colonia Kennedy, según reportes periodísticos por ahí iban a pasar modernas unidades con capacidad para 180 pasajeros. La segunda etapa del primer tramo iba a consistir en la construcción de los puentes peatonales y la última fase, la puesta en marcha del desplazamiento de los buses.

A la fecha de hoy, julio de 2017, no hay nada de lo descrito anteriormente, en su lugar un caos vehicular, a raíz de una nueva obra gris proyectada por el actual alcalde Nasry Asfura. Que consiste en un túnel que no fue considerada por las autoridades municipales anteriores, según palabras del titular de la Dirección de Infraestructura Vial de la alcaldía “el diseño original del Bus de Transito Rápido (BTR) fue concebido para mejorar el servicio de los ciudadanos como pasajeros, pero no como conductores”. Por lo que era necesario botar el cemento hidráulico, el recurso humano utilizado, es decir el primer tramo que había inaugurado el ex alcalde en el 2014. Apelando a la memoria de corto plazo de la población o a la máxima que reza “Si no hay pruebas no hay delito que perseguir”.

20170725_115948

El costo de la inversión en el TRANS 450 según reportes de prensa es de 50 millones de dólares (40 millones financiados por BID y 10 millones de dólares desembolsados por el BCIE).

Préstamo que el pueblo hondureño través de la secretaria de finanzas, deberá de empezar a pagar a partir del presente año, un monto de 900 mil dólares al año (21 millones de lempiras), a un plazo de 40 años y con una tasa de interés de 0.25%. El pueblo catracho pagará una deuda por EL TRANS QUE NUNCA PASÓ.

Lea además: 

En la inauguración del primer tramo en el 2014 se hizo presente el representante del BID en Honduras, el señor Ian Walker quien felicito a Ricardo Álvarez y manifestó que la obra es posible gracias a una firme decisión política y añadió que con el TRANS 450, “Tegucigalpa ha empezado a formar parte de un exclusivo grupo de ciudades suramericanas como Quito, Bogotá, Lima, Rio de Janeiro y Santiago de Chile, que tienen un trasporte moderno”. También mencionó que el Banco Centro Americano estaba financiando el proyecto, además del Fondo OPEP para el desarrollo internacional (OFID). Y así se completarían los tres tramos. El primero que mide 3.58 kilómetros que comprende desde emisoras unidas a la Kennedy, el segundo que comprende desde el estadio nacional hasta emisoras unidas midiendo 2.59 kilómetros (éste tramo también se deshizo para construir un “puente elevado) y un tercer tramo que es desde emisoras unidas hacia la Universidad Nacional Autónoma.

20170727_090601

Hace un par de días la actual representante del BID en Honduras Mirna Liévano manifestó que el “Banco ya no tiene responsabilidad con esta obra, porque término de desembolsar y definitivamente la alcaldía nos ha asegurado que el proyecto se va a inaugurar en el 2018”. Aunque la noticia aparecida en días recién pasados (26/07/2017) en diario “El heraldo” las autoridades edilicias han asegurado que el TRANS 450 estará en circulación a finales del 2018 o principios de 2019.

A lo largo de estos años, en los que el TRANS 450 no ha pasado, se han dado diferentes expresiones de molestias por parte de la sociedad civil, pero no la controlada por el gobierno sino por un grupo autodenominado “Acción Ciudadana” que realizó una protesta en agosto de 2014.

También en el Congreso Nacional, el diputado Rasel Tome, presentó una “moción “para investigar el proyecto, formándose una comisión multipartidaria. El ministerio público en diciembre de 2016 anunciaba el secuestro de documentos sobre el denominado transporte moderno, por denuncias irregulares. Un periódico capitalino informaba “La fuerza operación Tifon III sacude Trans 450”.

TRANS 2

Diversas acciones se han realizado hasta el día de hoy, sin lograr resultados concretos. ¡No hay TRANS 450, no hay responsables en la cárcel! Pero sí hay un banco internacional cobrando la deuda.

Ismael Zepeda, economista del Foro Social para la Deuda Externa, se refirió al pago de la deuda por el proyecto en mención y manifiesta que “se trata de una deuda ilegitima”, comentando que existe un pensamiento económico con auge en Sur América que se llama deuda Ilegitima y consiste en formulación de proyectos y conseguir prestamos que al final no funcionan. Por otra parte señaló que “los organismos internacionales de crédito tienen parte de culpa por otorgar prestamos sin un debido monitoreo de los avances de las obras”.

Ya no hay mediana con árboles, hay un caos vehicular en su lugar. Cantidades millonarias de dinero botadas, en el país que se disputa junto a Haití quien es el primer país, más pobre de Latinoamérica.

“¿Dónde están los ladrones?”, canta la colombiana. El pueblo decide hasta donde va a permitir que le sigan robando.

El pueblo tiene la última palabra.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.