El suicidio desde la filosofía

Por Edgardo Mancía Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial cada 40 segundos se suicida una persona, siendo la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, después de los accidentes de tránsito. Además la OMS resalta que por cada suicido se estima que hay 20 intentos y a nivel mundial y 300 millones de personas sufren depresión. El suicidio a través del tiempo se...
Redacciónoctubre 11, 2019

Por Edgardo Mancía

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial cada 40 segundos se suicida una persona, siendo la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, después de los accidentes de tránsito.

Además la OMS resalta que por cada suicido se estima que hay 20 intentos y a nivel mundial y 300 millones de personas sufren depresión.

El suicidio a través del tiempo se hablaba como un tabú, en los últimos años brindando explicaciones desde el punto de vista de la salud mental.

Desde el punto de vista de la filosofía, Albert Camus en su libro El mito de Sísifo, habla sobre la muerte y  lo que rodea al ser humano, además se refiere que juzgar si la vida vale o no vale la pena de vivirla, es  responder a la pregunta fundamental de la filosofía.

Además el libro resalta algo importante sobre las causas del suicidio: «Muchas son las causas para un suicidio, y, de una manera general, las más aparentes no han sido las más eficaces. La gente se suicida rara vez (sin embargo, no se excluye la hipótesis) por reflexión. Lo que desencadena la crisis es casi siempre incontrolable. Los diarios hablan con frecuencia de «penas íntimas» o de «enfermedad incurable». Son explicaciones válidas. Pero habría que saber si ese mismo día un amigo del desesperado no le habló con un tono indiferente. Ese sería el culpable, pues tal cosa puede bastar para precipitar todos los rencores y todos los cansancios todavía en suspenso».

En su reflexión, Albert Camus explica que es difícil fijar el instante preciso, en que el espíritu le ha apostado a favor de la muerte, pero es más difícil extraer del acto mismo las consecuencias.

Para Camus, el matarse en cierto sentido es confesar que se ha sido sobrepasado por la vida o que no se le comprende.

«Sin embargo, no vayamos demasiado lejos en esas analogías y volvamos a las palabras corrientes. Es solamente confesar que eso “no merece la pena”. Vivir, naturalmente, nunca es fácil»

El Mito de Sísifo profundiza la relación entre lo absurdo y el suicidio, la medida exacta en que el suicidio es una solución de lo absurdo. «Se puede sentar como principio que para un hombre que no hace trampas lo que cree verdadero debe regir su acción. La creencia en lo absurdo de la existencia debe gobernar, por lo tanto, su conducta».

El catedrático de la carrera de filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Manuel Fajardo, explica la vida desde un punto de vista filosófica. Y resalta explicaciones desde el vitalismo, una doctrina de la filosofía.

«La Escuela Vitalismo utilizan precisamente la filosofía desde el vitalismo para poder dar un eje a todas las preocupaciones que tiene el hombre y precisamente llamarse vitalismo, va buscar dentro de su posibilidad de reflexión lo que ayuda dar un límite a la vida , lo que le da ese límite a la vida es la muerte».

Según Fajardo, comúnmente en América Latina se tiene la línea de pensamiento occidental; la idea de que siempre hay una definición y él ser humano se acopla a la definición: «Por ejemplo decimos que el ser humano es un animal racional y luego basados en esa definición vamos ordenando que cosas debemos de hacer para corresponder a ese ideal de ser animales racionales».

Destaca que el existencialismo dice que no, que no es tanto que exista una esencia o una frase o definición que cumplir, si no lo que está antes de cualquier definición

«Un filósofo existencialismo dice que no, no es tanto que exista una esencia o una frase o definición que cumplir, si no lo que está antes de cualquier definición que tengamos del ser humano de vida, de la muerte o de cualquier evento humano es la existencia, la frase clave de ellos es esa: «La existencia precede a la esencia», antes de ponernos a discutir que es la vida, mejor ir a los hechos, es lo que ocurre en la realidad, en lo factico, en el día a día y ahí podremos encontrar los sentidos que pueda tener la vida, la muerte o cualquier otra pregunta que tenga ver con el ser humano».

Sobre el suicidio

Para el catedrático, los filósofos suelen proponer que a pesar no le veamos un sentido directo a la vida, el ser humano tiene que hacer el esfuerzo de intentar vivir con autenticidad y con libertad. O cada quien darle sentido al espacio que fue concebido y si puede ayudar a otra persona.

Pero Fajardo resalta que el ser humano no debe de pensar que va recibir algo cambio, por ejemplo la vida eterna o ir al cielo, por el simple hecho de portarse bien durante el trascurso de su vida. Pero agrega que eso es  la Fé de cada quien, pero un filósofo existencialista puede decir: «Mire aquí comenzó y un día va terminar y no pensar que algo va ocurrir, lo que tiene sentido es el hoy y vivir al máximo».

¿Qué hay después de la muerte según la filosofía?

«Hay  varios actores que dicen que no, hasta ahí se llega, otros hablan de una posibilidad más allá de la muerte, pero con una posibilidad de nivel teología que se ha desarrollado en base a que se llama la revelación; sea en los libros inspirados en los grandes profetas, se explica de un momento a la vida terrenal donde tendrá su reconfiguración y su sentido».

 

 

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019