Honduras

«EL SENTADO», EL ENLACE HONDUREÑO DEL CARTEL DE LOS SOLES

el

Conseguir la entrevista no fue fácil. El contacto nos dijo que debíamos esperar para entrevistarnos con «Pablo» y que nos avisarían. Queríamos saber quién era Amilcar Leva Cabrera, informante de la DEA asesinado en Santa Cruz de Yojoa en diciembre de 2015 y por qué se le vinculaba con el caso de los sobrinos políticos de Nicolás Maduro, recientemente condenados en Estados Unidos por el delito de conspirar para introducir cocaína. Cuando llegó el aviso, varios días después del primer contacto, nos dijeron que teníamos 15 minutos para vernos en la avenida frente al hotel Intercontinental. Allí nos recibió el carro, una camioneta blindada, y mientras daba vueltas por las calles de Las Lomas, pudimos hacer la entrevista. No se nos permitió grabarla, solo tomar notas a mano.

Se rumora que Amilcar Leva Cabrera era el principal testigo de la DEA en el caso de los narcosobrinos. La información que han salido después de la sentencia lo señala a él como el responsable de haberles capturado.

Según Pablo (nombre ficticio que usamos para encubrir su identidad), para conocer a Leva Cabrera debemos ir principios del siglo.

¿Cuándo conociste al Sentado?

«En el tiempo de Mel, Carlos Amilcar Leva Cabrera, alias el Sentado, mantenía todas las conexiones con Nicaragua. Al Sentado lo señalaban como Coronel, pero es mentira, él era civil. El hermano era el Teniente Coronel Wilfredo Leva Cabrera, quien en 1982 fue vinculado al asesinato del abogado Nelson Mckay Chavarría. En 1993 se le detuvo por tráfico de carros junto con el Mayor Romeo Vasquez, en los que llamaban la «banda de los 13». Luego, en el 99 por narcotráfico. El Teniente Coronel Wilfredo Leva Cabrera debió de haber entablado una buena estructura con los nicaragüenses cuando era comandante del batallón de La Mosquitia, porque controlaban transporte, conexiones, todo lo que necesitaban.

1241836885-pjpeg

En 1982, el Teniente Coronel Wilfredo Leva Cabrera fue vinculado al asesinato del abogado Nelson Mckay Chavarría. En 1993 se le detuvo por tráfico de carros junto con el Mayor Romeo Vasquez, en los que llamaban la «banda de los 13». Luego en el 1999 el gobierno de Nicaragua lo arrestó por narcotráfico. Tiene condena de 85 años en prisión.

»El Sentado era el conecte con Nicaragua. Se dedicaba a comprar droga de Colombia y Venezuela, y lo movía a Nicaragua, hasta la Mosquitia, o hasta el sur, en Choluteca; ahí otros lo toman y lo mueven hasta la frontera con Guatemala. Era como un mayorista, todo lo que venían lo compraban a un precio y se lo iban a poner a los mexicanos a otro precio. En ese tiempo movían entre 500 y 600 kilos de coca, a veces hasta mil por día.

»La mejor época que se pudo haber vivido en este negocio fue ese gobierno de José Manuel Zelaya, porque nadie andaba jodiendo a nadie, no había persecución, nadie andaba quebrándose y metiéndose en los negocios de los demás. Ahí todo el mundo hizo billete, el que menos hizo billete hizo sus 75 millones de dólares. Muchos de los traquetos vinieron y en esos años hicieron 75 millones de dólares y se zafaron, pusieron su negocio legales y se salieron de ese rollo. Pero hay unos que siguieron, porque habían montado tal estructura, que era insostenible mantener sino estaban metidos en ese negocio.

»Fue en el gobierno de Pepe Lobo cuando iniciaron los problemas. Como la matanza en el aeropuerto Villeda Morales en 2013. Durante el gobierno de Lobo, desde el 2010, se favoreció a los Cachiros y se empezó a «perseguir» a los otros, entre comillas. Pero ya no era una cosa pareja, ya tenían preferencia los Cachiros que se crecieron todavía mas porque hacían negocio con el Estado.

»Ahí fue la génesis del problema, sino quizás los narcos hubieran quedado como los de Nicaragua, que nadie se mete con ellos porque no son muy evidentes.  Lo que genera la crisis, el quiebre entre los carteles del narcotráfico en Honduras, es la intervención del gobierno de Lobo».

sjdh57

El Teniente Coronel fue comandante del batallón de La Mosquitia en los noventas. Dado de baja deshonrosa en 1999, poco antes de su arresto. Él, junto a sus hermanos, controlaron el tráfico desde Nicaragua por décadas.

*

Para el 2012 el servicio de guardacostas de Estados Unidos incautó a cuarenta millas al sur de Bilwi, 1180 kilos de cocaína que se transportaban en el barco Milagros número dos. El Ministerio Público de Nicaragua identificó allí a los jefes de la red de narcotraficantes hondureños a Luis Alfonso y Miguel Arnulfo Valle Valle. Se dijo en esa ocasión, que Amílcar Leva Cabrera era el jefe de las operaciones. También se señaló por primera vez a Carlos Arnoldo Lobo, César Augusto Pérez Lobo, Raúl Edgardo, Wilfredo y Leónidas Leva Cabrera como los encargados de hacer contactos en Nicaragua.

A Amilcar Leva Cabrera se le conocía como «El Sentado», por un accidente que sufrió en el Boulevard Morazán cuando andaba borracho. Pablo nos contó que un carro lo levantó y lo dejó en coma por varios días. Nunca más volvió a caminar, lo tuvieron interno en el hospital militar de donde salió en en silla de ruedas, por eso el apodo.

¿Qué año fue eso?

«No sé, conocí a este jodido en el 2009 y ya estaba en silla de ruedas. Lo conocí porque era un jodido pesado con el tema del tránsito de Nicaragua y lo necesitaba».

¿Wilfredo Leva Cabrera es el que los metió a todos al negocio?

«Si, al inicio era parte de la estructura de Wilfredo Leva Cabrera, que en los 90 era conocido por tráfico de carros, pero ya estaba metiendo otra cosa. Ya estaba metiendo otra vaina».

¿Qué participación tenía El Sentado en la estructura? 

«El Sentado no era ningún cuadro operativo de ningún cartel. Él manejaba sus canales y era parte de la banda transportadora, pero no pertenecía a ningún cartel en específico. Les vendía a todo. O sea él les vendía a los Valle, les vendía a los Cachiros. Vendía al cartel del Atlántico, le vendía a Don H, hacia negocios con todos».

¿A quién le compraba?

«Le compraba a los Soles y le compraba a los Colombianos. Y luego él vendía todo eso. Si vos necesitabas pasar algo por Nicaragua, El Sentado era la persona que necesitabas».

¿Cómo se creció El Sentado?

«Este man se crece y se vuelve grande, porque se le mete a las estructuras más solidas de Roatán. Uno que ahora está extraditado. Ese brother que manejaba Roatán, era el que tenía contacto con la policía, con las más altas autoridades de las Fuerzas Armadas, con los políticos, con la Marina, con las Navales y con toda mierda. Era la estructura de un monstruo. Entonces El Sentado se le mete a través de una prima. El isleño era un caballero, sí, así se le conocían, el man era un señor, un caballero, hacer tratos con el isleño era hacer tratos con una persona exageradamente cabal, sumamente educada y respetuosa. El Sentado no era así. Eran agua y aceite con el isleño.

»En las islas además conoció al general S, que en ese tiempo estuvo asignado a la isla como jefe de la policía. Se hicieron muy buenos amigos él y su familia. El general S trabajaba para el isleño, era uno de los cuadros. El Sentado estaba más abajo del isleño, no es que operaban juntos. Era uno de sus asociados».

narcosobrinos2

En la imagen, los sobrinos políticos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, planificando con El Sentado el trasiego de la droga por Honduras. La imagen fue presentada como prueba por la fiscalía en el juicio que declaró culpables a Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas.

¿Cómo se mete la DEA? 

«No se sabe cómo empieza a circular el rumor de que ese jodido es sapo de la DEA, no hay pruebas, pero se dice que quien convence al isleño de entregarse fue Amílcar El Sentado. Cuando el isleño llegó a Belice, se dice que allí descubre que El Sentado era informante de la DEA, todo ese tiempo.

»Estamos hablando que desde el 2006 hasta el 2014 o 2015, El Sentado era un agente doble que tenía incrustado la DEA en el narcotráfico en Honduras. Posiblemente desde los 90.

»Cuando el isleño se entrega y se da cuenta que quien lo vendió y quien le pasó toda la información de él a la DEA fue ese jodido».

¿Él lo mando a matar?

«No se sabe, se supone que la orden vino de Venezuela, porque el Sentado hizo toda la vuelta de los sobrinos de  Maduro».

¿Él fue quién entregó a los sobrinos políticos de Maduro?

«Si, él fue el que hizo todo ese cagadal. El Andreina, que es el único testigo que quedó vivo, Roberto de Jesús Soto García, sale despavorido y se va a esconder cuando matan al Sentado, entra en pánico y se les perdió a los de la DEA. Al Sentado, su gente lo vendió, su seguridad lo vendió».

¿La estructura que manejaba el sentado todavía existe? 

«Si, pero está sin cabeza. Está con traquetos solamente, con la estructura de abajo que quedó».

el-sentado

El Sentado, Amilcar Leva Cabrera, informate de la DEA en Honduras.

¿Cómo entro este man a la DEA?

«Bueno, el método para que alguien entre a la DEA y venga a trabajar para ellos es así: los manes vienen y ubican un canal de comunicación, te visitan en un terreno neutro y en ese terreno te ponen claro «usted ha hecho esto, esto y esto con fulano y mengano. Te ponen cuadrado. Tenés dos opciones, o te vas a la verga y vivís con ellos en la nuca —ellos ya te advirtieron que van tras de vos— o empiezas a colaborar, no hay opción entonces. Debió haber sido igual con El Sentado. Los hermanos Leva Cabrera están siendo solicitados en Nicaragua, acusados de narcotráfico y se les está cerrando el terreno.

»El Sentado era vital para el caso de los sobrinos de Maduro, él fue el que más sirvió de interlocutor con ellos. Lo palman y Andreina entra en pánico y se va a meter a Colon. Allí entra el Capitán, ese Capitán es un brother que las fuerzas armadas lo tenían para sacar información, él estaba haciendo labores de inteligencia, solo que ese brother se empezó a meter cada vez más y más y más a esa estructura y se volvió un lleva y trae. Entregaba información a los militares y le entregaba información a los otros, pero se embarró hasta el cuello. Al man lo topan los gringos porque los gringos no tenían forma de cómo ubicar al bendito Andreina y lo necesitaban para venir y reventarse a los sobrinos».

¿Lo ubicaron?

«Si lo ubicaron o sea, cuando toparon al Capitán, el Capitán escupió donde estaba Andreina y los puso en contacto con Andreina y Andreina se fue a entregar a Roatan».

¿Qué va a pasar con el Capitán?

«El capitán quedó quemado, quedó quemado con los narcos y quedó como oreja de la DEA, y como se puso a destapar la olla y salieron los medios. Ahora tiene que estar escondido. Le cumplió a Paisano y a Winter Blanco, pero ese man no puede ir a los Estados porque allá lo visualizan como corrupto y no se puede irse a cobijar a donde los narcos, ya no confían en él. Es un cuadro quemado».

¿Quién es Andreina?

«Roberto de Jesús Soto García, es un man que nadie conocía, pero viejo en la estructura. Era como un gato la verdad. Llevó parte de esa vaina de los sobrinos de Maduro».

O sea ¿si Andreina no hubiera aparecido, estos manes hubieran salido inocentes?

Es posible, porque eran tres testigos, de los tres se quebraron a dos, El Sentado y a uno en Venezuela. Solo este maje quedó vivo, el Andreina era informante.

¿No tenía un rol tan importante como el Sentado? 

«No, no tenia».

sorbinosflores

Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos del presidente Maduro de Venezuela.

**

Amílcar Leva Cabrera fue asesinado el 4 de diciembre de 2015 en la aldea La Cañada de Santa Cruz de Yojoa, departamento de Cortés, al norte de Honduras. En la prensa apareció como el asesinato de un empresario de la construcción. Fue encontrado sin vida en el interior de su vehículo, presentando varios impactos de bala en todo su cuerpo. Se conoció que solía andar con guardaespaldas, pero en el momento de su muerte, ninguno de ellos lo acompañaba.

La defensa de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, solicitó en tres oportunidades al juez Paul Crotty que no permitiera que los testimonios del testigo cooperante, conocido en la operación de la DEA como «El Sentado», fueran considerados por el jurado, ya que los mismos no podían ser verificados y no aportaban el valor probatorio que se requiere en este caso.

Los testimonios y evidencias dejadas por «El Sentado» fueron claves en el caso porque fue la primera persona que contactó a la DEA para informar que dos venezolanos estaban interesados en participar en negocios de narcotráfico.

La defensa de los sobrinos de Cilia Flores buscaron demostrar que no fueron los dos acusados quienes se comunicaron primero con el testigo cooperante de la DEA, sino que fue Leva Cabrera o los informantes quienes ubicaron a los sobrinos para tentarlos. Ese aspecto fue un punto fundamental en la estrategia que persiguieron los abogados para develar la trama que plantearon al inicio del juicio.

Según la tesis de la defensa, las fuentes de la DEA habrían identificado a Campo Flores y Flores de Freitas como un «target de alto nivel», por ser éstos familiares directos de la pareja presidencial venezolana.

«Ellos eran peces gordos para las fuentes confidenciales», dijo uno de los defensores de los sobrinos, Randall Jackson. También dijo que los informantes trataban de «ganar méritos con el gobierno americano para conseguir más dinero y perdón por sus delitos», por lo cual planearon atraer a los «dos jóvenes inocentes y sin experiencia en el mundo del narcotráfico», con la intención que ambos violaran las leyes antinarcóticos y pudieran ser juzgados en los EEUU.

John Zach, abogado de Campo, fue más allá al decir que sus clientes fueron «estúpidos, muy estúpidos para tomar decisiones estúpidas que los trajo a este juicio».

Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freita fueron condenados por conspirar para introducir cocaína a Estados Unidos. Amilcar Leva Cabrera, El Sentado, el testigo clave del caso, preparaba su partida a EEUU cuando fue asesinado.

hqdefault-2

Acerca Redacción

Recommended for you