/EL ORIGEN DE “EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS”

EL ORIGEN DE “EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS”

Para el rey Leopoldo II de Bélgica, Léon Fiévez fue un héroe. Llegó al Distrito Ecuatorial del Estado Libre del Congo (Congo Free State CFS, en inglés) en 1888, justo tres años después de que el rey lo fundara, y ascendió rápidamente en las filas oficiales, alabado por la cantidad de caucho que pudo obtener de sus súbditos locales.

Para los nativos de la región, fue una pesadilla viviente. “Todos los negros vieron a este hombre como el diablo”, dijo Tswambe, nativo del Congo, cuando describió a Fiévez ante el sacerdote católico Edmond Boelaert unos 45 años después del reinado de terror de Fiévez. “A todos los cuerpos muertos en el campo había que cortarte las manos. Fiévez quería ver la cantidad de manos cortadas por cada soldado, tenías que traerlas en canastas”. Tswambe describió a uno de los subordinados de Fiévez ahogando a 10 nativos en una red cargada con piedras.

El éxito de Fiévez se basó en niveles de crueldad que se destacaron, incluso por los estándares brutales del CFS. Finalmente se enfrentó a juicio por sus excesos en dos ocasiones separadas, y aunque fue absuelto en ambas ocasiones, fue expulsado del CFS en 1900.

Todo esto a llevó a Adam Hochschild, autor del Fantasma del rey Leopoldo, a preguntarse si Fiévez fue la inspiración de la vida real detrás de Kurtz, el personaje central del Corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, famoso por su colección de cabezas (humanas) en el muro al rededor de su vivienda. Fiévez una vez se jactó de tener “cien cabezas cortadas a sus órdenes”, señala Hochschild, cuya investigación muestra que es casi seguro que el barco de vapor de Conrad se detuvo en busca de combustible en el puesto fuertemente fortificado de Fiévez. En última instancia, Hochschild decidió que Conrad estaba más probablemente inspirado por Léon Rom, otro joven belga cuyo lecho de flores estaba rodeado por apenas 22 cabezas en estacas. Rom, razonó Hochschild, era, como Kurtz, un individuo que disfrutaba pintando, escribiendo y coleccionando mariposas además de la crueldad casual.

Fotografías del libro “El Fantasma del rey Leopoldo” que describe las crueldades de la colonia belga en el Congo.

Cuando el mundo se volvió loco por el caucho en la década de 1890 (la invención de John Boyd Dunlop del neumático de bicicleta), el rey Leopold II de Bélgica vio su oportunidad de hacer rentable su colonia privada económicamente insostenible. Leopold, quien nunca puso un pie en el Congo, escribió cartas apasionadas exhortando a sus hombres en la colonia a enviar más y más caucho. Y ninguno respondió a la llamada más enfáticamente que Fiévez.

El Bulletin Officiel del CFS para junio de 1896 señala que “los resultados obtenidos por M. Fiévez no tienen rival. El distrito produjo en 1895 más de 650 toneladas de caucho, comprado a 25 céntimos por kilo … y vendido en Amberes a 6 francos 50 céntimos por kilo”. (Eso es un margen de beneficio del 2.500 por ciento). Por supuesto, estas increíbles ganancias tuvieron un precio. Después de una expedición, Fiévez reportó haber matado a 1,346 personas con “solo 2,838 cartuchos” y devastar a “162 aldeas, quemar las casas y cortar las cosechas para reducir la población por hambre”. A cambio, los jefes accedieron a “suministrar cada mes 1.562 porciones de 15 kilos de caucho”.

En una serie de artículos pseudoantropológicos publicados en Le Congo Illustré, Fiévez catalogó las costumbres y la cultura del CFS. Después de hablar sobre la dieta, el vestido y las abluciones de la gente Mongo, pasó a sus muchos “fetiches”. Los pescadores locales, por ejemplo, insertaron un polvo mágico en una pequeña incisión hecha en sus muñecas derechas: “Funciona de inmediato y usted solo Debe batir el agua con un palo para asegurarse de tomar durante el día el pez más hermoso del río. Honorarios del médico brujo: 100 mitakos”.

Si bien esto pudo haber engañado a la gente en casa, fue fácilmente visto por los misioneros que Leopold había invitado a participar en su gran proyecto humanitario. Joseph Clark, un bautista estadounidense, fue el primero en hacer sonar la alarma, enviando una serie de cartas cada vez más agitadas a cualquiera que escuchara. Al principio, Clark asumió que ni Fiévez ni Leopold sabían de las atrocidades cometidas por la Fuerza Pública (la brutal milicia nativa del CFS supervisada exclusivamente por oficiales blancos como Fiévez), y en noviembre de 1894 le escribió a Fiévez pidiéndole “ayudarnos” para tener paz en el CFS.

Cuando Clark y sus colegas John B. Murphy y E.V. Sjöblom fue expulsado del CFS, habló con la prensa, incluyendo Reuters y The Times of London. Un artículo de 1896 en el periódico alemán Kölnische Zeitung afirmaba que solo un día, Fiévez había recibido 1.308 manos cortadas. (Hasta el final, Fiévez negó con vehemencia cortar las manos de personas vivas; hacerlo habría sido bárbaro, argumentó, por lo que cada mano significaba una muerte). A pesar de haber sido reeditadas en dos ocasiones más, las acusaciones nunca fueron cuestionadas.

La combinación de mala publicidad y la disminución de los ingresos de caucho que resulta de asesinar a su fuerza laboral, una mala solución a largo plazo, obligó al CFS a actuar. La correspondencia confidencial del gobernador general interino del CFS, Félix Fuchs, se quejó de que Fiévez necesitaba revisar y cambiar sus políticas para evitar perjudicar al gobierno.

Fiévez fue trasladado silenciosamente a un nuevo distrito. Cuando compareció ante el tribunal en Boma por cargos de violencia en Bangala (1898) y asesinatos extrajudiciales en Ubangi (1899), la controversia en torno a su persona se había vuelto insostenible y fue devuelto a Bélgica, donde finalmente murió, como un condenado héroe militar, en 1939.

El obituario de Fiévez en la Biographie Coloniale Belge elogia su “tenacidad, paciencia y persuasión” al hacer que “los indígenas salvajes se sometan a las leyes del estado”. La “bondad exquisita” con la que realizó su labor civilizadora, continúa, “fue resaltado juiciosamente por los negros que lo llamaron Tata, o padre “.

El propio Fiévez lo expresó de manera bastante clara: “Mi objetivo es, en última instancia, humanitario”, comentó después de una de sus incursiones militares. “Maté a cien personas… pero eso permitió que otras quinientas personas vivieran”.


Por Nick Dall, OZY

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.