/EL NEOMACARTISMO DE TRUMP PODRÍA RETIRAR CIUDADANÍA A NATURALIZADOS

EL NEOMACARTISMO DE TRUMP PODRÍA RETIRAR CIUDADANÍA A NATURALIZADOS

La profesora de historia de la Universidad de Columbia Mae Ngai haló con Ailsa Chang de NPR, para poner en contexto la nueva fuerza de tarea de desnaturalización de la administración. Según sus palabras, la política que el gobierno de Estados Unidos está siguiendo sugiere que en el futuro iniciaría un proceso de desnaturalización de ciudadanos nacidos en el extranjeros, algo cuyo único antecedente en la Historia de Estados Unidos está en la era McCarthy.

“Las ceremonias de naturalización conllevan un sentido de permanencia. Significan el final de un largo proceso de inmigración. Pero el mes pasado, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los EE. UU. crearon un grupo de trabajo para revisar los casos en que las personas pueden haber mentido para obtener la ciudadanía. Y ahora la administración dice que podría estar desnaturalizando potencialmente a unos pocos miles de personas … ¿Es esto lo que hace la administración Trump aquí como nuevo? Quiero decir, ¿existe un precedente histórico para dedicar recursos como este a tratar de detectar el fraude de ciudadanía?”, pregunta Alisa Chang de NPR.

“La última vez que el gobierno federal trató de desnaturalizar a los ciudadanos fue durante el período McCarthy. Y persiguieron a personas a las que acusaban de ser comunistas que eran ciudadanos naturalizados. Y les quitaron su ciudadanía y los deportaron. No fue tanta gente porque, en realidad, no es tan fácil de hacer. Pero esa fue la última vez que hubo un esfuerzo concertado. Así que ha sido”, afirma Mae Ngai  de la Universidad de Columbia quien afirma que “el período de McCarthy, no fue el momento más orgulloso” de Estados Unidos.

The Red Scare, se le conoce a ese período del Mcartismo, en donde la persecución ideológica impregnó las estructuras políticas y culturales de Estados Unidos. Escritores (Bertolt Brecht, que escapó a Europa tras declarar su inocencia) y gente perteneciente al mundo del cine fueron algunos de los más afectados por este fenómeno, que creó las llamadas listas negras, o de escritores y guionistas para los cuales existía una ley no escrita que les impedía publicar nada en cualquier medio de comunicación, so pena de que dicho medio fuera acusado de trabajar a sueldo de los comunistas.

Figuras famosas como Humphrey BogartLauren BacallGregory PeckKatharine HepburnKirk DouglasBurt LancasterGene KellyJohn HustonOrson WellesThomas Mann y Frank Sinatra o periodistas como Edward R. Murrow (cuya historia es descrita en la película Buenas noches, y buena suerte), afirmaban que lo que en teoría era una actividad para proteger al estado no era sino una sistemática destrucción de los derechos civiles. Entre las protestas, la más significativa fue la de los llamados Diez de Hollywood, los cuales se negaron a declarar sobre sus afiliaciones políticas, siendo citados por el Congreso, instalados automáticamente en la lista negra y condenados a penas de cárcel por «desacato al Congreso».

Entre los que colaboraron con el Comité y denunciaron a otros cineastas, pronunciando además discursos patrióticos de tono anticomunista, comparecieron Gary CooperRonald Reagan y Robert Taylor.

A partir de ese momento se inició una caza de brujas particular y aún más terrible en Hollywood, en donde algunos de los más conocidos cineastas (incluyendo a Walt DisneyElia KazanRobert Rossen, el productor Budd Schulberg, los actores Sterling Hayden y Adolphe Menjou​) sirvieron de chivatos para la gente de McCarthy.

Uno de los actores más perseguidos y frustrados fue Charles Chaplin.

“Básicamente ahora, si bien el gobierno siempre ha investigado cuando alguien presenta una acusación contra un ciudadano estadounidense naturalizado, esta es la primera vez desde Joe McCarthy que contamos con un grupo de tarea dedicado para evaluar si quitar su ciudadanía,” afirma la doctora Ngai, agregando que “quizás el problema más apremiante es que no se puede confiar en que esta administración restrinja las operaciones de la fuerza de tarea a la investigación de personas que supuestamente mintieron durante el proceso de naturalización. La Casa Blanca de Trump ha demostrado una hostilidad generalizada a la inmigración que se resume mejor en su propuesta de reducir la inmigración legal a la mitad. En la frontera, el Fiscal General Jeff Sessions ha intentado criminalizar a los solicitantes de asilo que persiguen un derecho humano en virtud del derecho internacional y tratados de los que Estados Unidos es signatario, impidiéndoles presentarse en los puestos de control oficiales y restringiendo los criterios de buscando asilo.”

“Y más precisamente, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) tiene un patrón de arrestar personas sin orden judicial, negarles el debido proceso e incluso acusar a las personas de tener afiliaciones a pandillas sin pruebas para detenerlos. Claramente, esta no es una administración cuyo respeto por los derechos individuales o la legislación nacional e internacional supere su deseo de eliminar a ciertas personas del país. Sería una tontería creer que eso cambiará una vez que comiencen a tratar de despojar a las personas de la ciudadanía,” concluye.

El macartismo (mccarthismomaccarthismo o macarthismo) es un término que se utiliza en referencia a acusaciones de deslealtad, subversión o traición a la patria, sin el debido respeto a un proceso legal justo donde se respeten los derechos del acusado.

Se origina en un episodio de la historia de Estados Unidos que se desarrolló entre 1950 y 1956 durante el cual el senador Joseph McCarthy (1908-1957) desencadenó un extendido proceso de declaraciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas. Los sectores que se opusieron a los métodos irregulares e indiscriminados de McCarthy denunciaron el proceso como una «caza de brujas» y llevó al destacado dramaturgo Arthur Miller a escribir su famosa obra Las brujas de Salem (1953).

Por extensión, el término se aplica a veces de forma genérica para aquellas situaciones donde se acusa a un gobierno de perseguir a los oponentes políticos o no respetar los derechos civiles en nombre de la seguridad nacional.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.