EL JUEGO DE ESPEJOS DE HCH

Es imposible echar una ojeada a cualquier periódico, no importa de qué día, mes o año, y no encontrar en cada línea las huellas más terribles de la perversidad humana… Todos los periódicos, de la primera a la última línea, no son más que una sarta de horrores. Guerras, crímenes, hurtos, lascivias, torturas; los hechos malévolos de los príncipes, de las naciones, de los individuos: una orgía de la atrocidad universal. Y con ese aperitivo...

Es imposible echar una ojeada a cualquier periódico, no importa de qué día, mes o año, y no encontrar en cada línea las huellas más terribles de la perversidad humana… Todos los periódicos, de la primera a la última línea, no son más que una sarta de horrores. Guerras, crímenes, hurtos, lascivias, torturas; los hechos malévolos de los príncipes, de las naciones, de los individuos: una orgía de la atrocidad universal. Y con ese aperitivo repugnante el hombre civilizado riega su comida matutina. –Charles Baudelaire

La película iniciaría con un plano abierto de Tegucigalpa de noche. Como en Nightcrawler (2014), la película dirigida por Dan Gilroy que habla de Lou Bloom, un periodista aficionado de nota roja dispuesto a todo, con tal de ganarse 200 dólares por una nota. Un infeliz educado por el internet; un mercader de la autoayuda; un reptil de la noche, que llega a manipular la escena del crimen para «mejorar» su plano. O quizás debería iniciar en las minas del Corpus, en Choluteca, como en El Gran Carnaval (1951) de Billy Wilder, que cuenta la historia de Charles Tatum, un periodista sin escrúpulos que toma la tragedia personal de un minero indio (y retrasa su rescate) para triunfar en el mundo del periodismo haciendo de su muerte un espectáculo. O, siendo más crudos, debemos iniciar con el primer plano de un muerto, sus ojos abiertos como en un retrato de Weegee, el pionero del periodismo de la nota roja que, al igual que Bloom, cambiaba la posición de los muertos para lograr la iluminación y el encuadre necesario para el Arte. En el fondo, tendríamos la narración de Carlos Posadas «Halcon 1», del canal hondureño HCH, describiéndonos con detalle la condición de la muerte del infeliz del primer plano.

hqdefault

Camilo Taufic escribió en su libro Periodismo y lucha de clases, que no hay inocencia en las informaciones: «la información determina las decisiones de quienes la reciben» —dice, advirtiéndonos que con la información que recibimos «podemos ser dirigidos por la prensa sin advertirlo». Taufic argumenta además que no existe en ningún medio la información por la información. «Se informa para orientar en determinado sentido a las distintas clases y capas de la sociedad, y con el propósito de que esa orientación llegue a expresarse en acciones determinadas. Se trata de influir en las masas sobre las ideas, sentimientos, estados de ánimo, conceptos, imágenes emocionales, voluntad, juicios y aspiraciones de las personas, de acuerdo a intereses (…) para —de esta manera— crear, corregir o conservar una determinada conducta, para dirigir en alguna medida la acción social».

Desde que el espectro televisivo se abrió en Honduras a finales de los ochentas y surgieron nuevos canales, nos fuimos acostumbrando a los noticieros irrespetuosos de la dignidad humana.  Antes de la televisión, la prensa cumplía esa morbosa función. Basta ver los periódicos en las hemerotecas para contemplar esos primeros planos de hombres aplastados por un camión con los sesos por fuera y la escabrosa descripción del redactor de la nota que no se medía en escrúpulos cuando de la muerte de pobres se trataba.

hqdefault-2

El sampredrano Canal 6 fue un fenómeno por amarillista. Cuando surgió, la gente comentaba con horror cómo el camarógrafo de ese canal no tenía límites para hacer los planos o presentaba las notas con irrespetuosos encabezados, como aquel que describía el hallazgo de un suicida que murió ahorcado y fue encontrado por su familia «como lámpara del techo».

Si partimos de la tesis de que el periodismo es un espectáculo que tiene de todo, menos inocencia, queda la pregunta de a qué corresponde este tipo de periodismo que parece molestarnos tanto y a la vez agradar a las masas.

¿Qué es HCH?

Hable Como Habla era un programa de radio en horario matutino, creado por el periodista Eduardo Maldonado. En menos de una década creció como la espuma y pasó de ser el programa estelar en una radio marginal, a ser su propio canal de televisión con los más altos rating del país. Ha logrado imprimir su propia factura y estilo en la televisión nacional, que ahora intentan emular el estilo desaliñado de HCH. Un canal que abusa hasta el límite, exacerbando el morbo y utilizando a las víctimas como material de comercio para ganar televidentes.

Javier Darío Restrepo en su libro Ética para Periodistas señalaba que a la prensa sensacionalista solo le interesa mostrar escenas de la vida privada, atizar el fuego del escándalo, alimentar el morbo con titulares llamativos y suscitar polémicas intrascendentes, pero no ejercer la actividad profesional con el objetivo de servir a la comunidad y de contribuir al bien común.

Según Restrepo «…el sensacionalismo es una deformación interesada de una noticia, implica manipulación y engaño y por tanto, burla la buena fe del público».

url

El periodista y profesor colombiano Omar Rincón asegura que para lograr mayor rating, los medios de comunicación —principalmente la televisión— hacen uso de lo que llaman «la porno-miseria», que no es más que exponer en forma grotesca las tragedias de ese Otro con que el pueblo se identifica.

La porno-miseria en HCH, son los primeros planos de Halcón 1, o el desnudo de Elsa Oseguerra en una transmisión en vivo, la boda de Ariela Cáceres o la pelea del periodista con el policía que no le permitió entrar y contaminar una escena criminal custodiada, según la ley manda.

Parecen acciones arbitrarias y chabacanas de un grupo de periodistas mal hablados que viven en la línea de la más cruda ignorancia, pero algo hay en eso que lo ha vuelto un fenómenos mediático. Porque admitámoslo, de todo hay en HCH, menos espacio para improvisar.

En la consciencia tradicional de la población se asienta la creencia de que ciertos dispositivos tecnológicos, como la cámara fotográfica o de video, dan pruebas fieles de la realidad auténtica y objetiva. Anuar Saad Saad, profesor de periodismo en la Universidad de Barranquilla, advierte en su artículo titulado «El sensacionalismo o la “insurrección” de las masas», que lo que se ve en la televisión aparece en muchos casos como una verdad, aunque esta tenga una cantidad de versiones como de noticieros que la presentan, los hechos captados por las cámaras aparecen como verdaderos. En muchos casos, la repetición incesante de la misma imagen o secuencia de imágenes, logra anular la diversidad de los comentarios que se generan en torno a ella.

maxresdefault

Se puede decir entonces que HCH es, ante todo, un sofisma de distracción, pues en la medida en que el medio de comunicación y sus periodistas se dediquen a explotar el morbo sensacionalista, menos tiempo le dedicarán a informar a la sociedad los problemas que a ésta verdaderamente le interesan.

Imágenes desmesuradas, como la de aquella mujer que vimos agonizar en directo después de haber ingerido pastillas para curar frijoles, profanándose groseramente un momento sagrado, el más íntimo que todos tendremos, el de la muerte; o aquella mujer que sufrió un accidente de tránsito y quedó con su cuerpo afuera del parabrisas y mientras agonizaba, el periodista se le acercó  y le hizo una entrevista; u otras víctimas exhibidas sin pudor en medio de su propio charco de sangre, que de esas hay muchas en este tipo de prensa. Ariela Cáceres se peleó con otra periodista que fue despedida del canal y luego llamó para acusarla, en vivo, de hacerse un blanqueamiento de ano cada seis meses. ¿Es esto noticia? Y  son solo alguno de los casos donde la dignidad humana, incluyendo la de los mismos periodistas, es arrasada en pro de subir audiencia, sin que el Estado le ponga fin a esta cada vez más lucrativa y expansiva forma de «periodismo».

Pero,  ¿por qué es tan popular HCH?

Saad Saad asegura que gran parte de la legitimidad del contenido de la prensa sensacionalista radica en que en él es posible encontrar «rastros populares».

«En sus páginas se halla un abanico de situaciones, hechos y personajes que por razones históricas, por convicción o por ausencia de otras alternativas, están al margen de los grandes círculos sociales y culturales; muchos de ellos sujetos anónimos —hombres y mujeres de distintas edades y ocupaciones— que sin estar por fuera de lo aceptado socialmente institucionalmente, hacen parte de un vasto conglomerado social que tiende a diluirse en generalizaciones como las de la gente común y corriente o la gente de a pie que sólo llegan a ser visibles cuando salen registrados en este tipo de periódicos ya sea como víctimas o victimarios».

Detenidos

HCH entonces, es un juego de espejos. Por un lado nos muestra una ciudad mórbida que parece creada para la crónica roja. Una ciudad anónima, conformada por miles de almas que nadie nunca sabrá que existieron, excepto cuando forman un espectáculo trágico o cómico, en donde la violencia y la ignorancia es parte de nuestro folcklore. Y por el otro lado es la ciudad que se ve a si misma. Anónimos viendo anónimos. Según expone la periodista Olga López Betancur «la actividad de la urbe encuentra su efectiva manifestación en estos textos hiperbólicos que cuentan las pequeñas fatalidades de seres anónimos, para ser leídas por otros seres anónimos, “vulgares e ignorantes”». HCH es el «lugar» del qué se hablará y desde el que se hablará.

HCH no «deforma» al televidente, sino que lo «forma», en el sentido que le ayuda a comprender la ciudad y los territorios.  «La crónica de sucesos criminales, por su redundancia cotidiana —dice Michel Foucault en su libro Vigilar y castigar (1986)—,  vuelve aceptable el conjunto de los controles judiciales y policiacos que reticulan la sociedad; refiere cada día una especie de batalla interior contra el enemigo sin rostro, y en esta guerra, constituye el boletín cotidiano (léase HCH) de alarma o de victoria».

Imagen6-14-1068x1381

Jesús Martín-Barbero se refirió a la telenovela en América Latina como una expresión de «identidad plural», aludiendo a los valores y comportamientos que la novela, como lo fue el cine en los cuarenta, contribuyen a crear en la población que los consume. En la actualidad, una era cargada de información y estímulos, la prensa sensacionalista (HCH) viene a ser ese formador de límites que la nueva sociedad requiere. Una manifestación de «identidad plural» como lo refiere Martín-Barbero.

En la película Nightcrawler, el momento del éxito del periodista llega cuando logra filmar el asesinato de su camarógrafo y nos deja saber que en este tipo de periodismo no hay fronteras. Difícil saber el plano que sigue en esta narrativa que es nuestras vidas bajo la lente de HCH, podemos sí, adivinar que el comentario mordaz estará allí, haciendo del sufrimiento de la familia doliente, un espectáculo para las masas.

35 comments

  • Eduardo

    agosto 22, 2016 at 4:58 pm

    A darle copy page le llaman investigacion? ¿Si tanto ofende porque publican las mismas fotos que tanto critican?… la manera mas simple de conseguir migagas de fama es criticando al exitoso. Estoy seguro que estos señores estan ahorita frente a la tv viendo hch… por cierto que feo como se expresa el dis que investigador al referirse como radio “marginal” a radio globo.

  • Raul Claros

    agosto 20, 2016 at 11:49 am

    Bravo. Eso si es ver las cosas del otro lado del espejo siempre he pensado eso abusan del sufrimiento de otros para hacer crecer su negocio ahi han encontrado ese agujero negro para aparentar ser un canal del pueblo. Y seguramente ahora en adelante todos los demas medios tomaran este tipo de marketing negro para lograr mejores rankings . Y el estado no aprueba leyes para proteger a la socieadad de este tipo de medios.

  • camb

    agosto 19, 2016 at 10:22 pm

    Que lindo articulo, por favor continua. Necesitamos periodismo real, esta nacion lo necesita.

  • Michelle

    agosto 19, 2016 at 9:13 pm

    Me gustó tanto la nota que, como un llamado a todos los que lean estos comentarios, yo te invito, hermano hondureño, a que seas más persuasivo y así demos a conocer a los demás esta valiosa información. Cada vez que veamos a alguien viendo este canal, demos a conocer estos puntos de vista, que más bien son la pura verdad de este canal de pseudo-periodismo. Convenzamos, pues estaremos contribuyendo a que el día de mañana no jueguen más con nosotros.

    Lo digo enserio. Ustedes que han leído esto son personas cultas. Entre más nos sumemos a compartir la verdad, podremos abrir los ojos a aquellos que tienen su mente llena de la basura de este canal.

    Mis sinceros saludos al autor y a todo aquel que lea este comentario.

  • lorena

    agosto 19, 2016 at 5:01 pm

    Exelente nota realista y acertada

  • Rosa Padilla

    agosto 19, 2016 at 3:44 pm

    Excelente articulo. De tal dueño tal canal. E. Maldonado es el vivo ejemplo de la mediocridad y la vulgaridad. Siento lastima cuando llego a instituciones que trabajan por la cultura y tienen su televisor en ese canal. Se burlan del pueblo y de las personas cultas.

  • Jose Galvez

    agosto 19, 2016 at 10:44 am

    Excelente comentario, los que leemos este tipo de Articulos, nos damos cuenta el tipo de medios mediáticos que tenemos en nuestro país que se caracterizan por ser tan Amarillistas y sensacionalistas para ganar audiencia con nuestro pueblo que se caracteriza poco lector o ver programas constructivos para su vida. Nuestro pueblo es feliz mirando Novelas, esas si no se las pierden, te dan detalle por detalle.

  • cesar

    agosto 18, 2016 at 8:44 am

    excelente análisis, las notas amarillistas están a la orden del día, y las noticias de primer momento son a cada rato mostrando cuerpos sin vida, muchas veces a primera hora de la mañana.

  • Mason Midence

    agosto 18, 2016 at 7:59 am

    Fue muy refrescante leer este editorial, aunque pocos sabemos lo vulgar de HCH talvez esta nota le abre los ojos a unos cuantos.

  • Henry Lariss

    agosto 11, 2016 at 8:59 am

    Excelente, en toda la extensión de la palabra, mis respetos…

  • El Justo

    agosto 10, 2016 at 10:47 pm

    Increíble soberbio enorme artículo debería de ser leído expuesto y discutido en aulas de colegios y universidades es digno de estudio el fenómeno rojo que existe en el pis y como un “canal” informativo a venido a ser referente de cientos de personas de muy bajos recursos! Esto que refleja? Poco autoestima como país? Ignorancia en su máximo nivel? Un país que ante tanta viole vía se volvió insensible al dolor humano? HCH es el vivo ejemplo de lo denigrante y sucio que se ha vuelto la sociedad Hondureña!

  • Jenny Rendón

    agosto 10, 2016 at 8:14 pm

    Desde la escuela de Periodismo de la UNAH en SPS luchamos contra esa clase de enfermedad. Porque alimentarse y alimentar a los demás del dolor ajeno, es un acto vil y cruel, que contribuye a una cultura de promoción de antivalores, donde el joven promedio no conoce el verdadero concepto de la palabra ética. Debemos viralizar este tipo de análisis que sirven para desnudar la cruda realidad que vivimos día a día en las calles de Honduras.

  • Celestino padilla

    agosto 10, 2016 at 4:12 pm

    Este es un excelente trabajo. Ya necesitamos este tipo de investigaciones que nos acerquen a la verdad en la información.

  • José Figueroa

    agosto 10, 2016 at 2:32 pm

    Mejor imposible! Como acertadamente se utilizan los títulos de películas para describir lo que acabo de leer… Hace mucho tiempo le he insistido a mis cercanos amigos y conocidos sobre el peligro que conlleva ser asiduo televidente de este canal… Es el espejo de nuestro subdesarrollo.

  • Rossibel Herrera

    agosto 10, 2016 at 2:00 pm

    Excelente, no queda mas que decir: como quisiera que muchas personas, sobre todo las que se dicen “cultas” pero miran ese canal, pudieran leer este brillante artículo.

  • Memo

    agosto 10, 2016 at 12:50 pm

    Felicidades Oscar Estrada, excelente reportaje que invita a la reflexión sobre lo que consume la mayoría de nuestra ignorante población, Maldonado supo identificar lo que movía a las masas ignorantes de nuestro país, que es el morbo y la polémica, y supo explotarlo a su beneficio, importandole poco sobre el terrible daño que ha ayudado a crear en una sociedad cada vez mas decadente. Pero increible aun mas como este tipo de periodismo a quien termina favoreciendo es al sistema, un sistema que nos quiere ignorantes y conformistas, llenos de miedo y sin voluntad. Este tipo de periodistas como los de HCH, necesitan un ALTO URGENTE a su actuar irresponsable, solo denotan su miseria moral y cultural, reflejo al fin y al cabo de esta sociedad fanática e ignorante.

  • Kotaroo

    agosto 10, 2016 at 12:31 pm

    Tanta realidad escrita.
    Excelente publicación!

  • LEOMB

    agosto 10, 2016 at 10:10 am

    Tenga su Like buen hombre,
    Muy buen artículo.

  • Jorge

    agosto 10, 2016 at 9:54 am

    Hace tiempo no tenía el gusto de leer un artículo donde realmente me informara sobre la verdadera realidad del país y sus medios.

    Muchas gracias Sr. Estrada.

  • heyby

    agosto 10, 2016 at 9:13 am

    Buenisimo articulo! pero este medio tiene al pueblo ignotizado, en cualquier casa de habitacion en solo entrar quien esta esperando es HCH noticiero. “Triste realidad mi pueblo se alimenta y le gusta lo malo”.

  • Shirley Rodríguez

    agosto 10, 2016 at 7:41 am

    Excelente articulo, gracias!

  • julio

    agosto 10, 2016 at 5:46 am

    El periodismo en Honduras es el comercio más lucrativo en la venta de la mentira por la verdad.por que cuando se altera una información esta se convierte en una mentira.

  • Lewis Olivera

    agosto 10, 2016 at 12:50 am

    Felicidades Oscar, me parece una opinión acertada. Con gusto me suscribo.

  • Unknown

    agosto 9, 2016 at 11:16 pm

    Magnífico artículo, solamente falta ponerlo en palabras más simples, puesto que seria ideal que los “periodistas” de HCH e incluso el mismo dueño lo lean, estando casi segura de que les sera imposible comprender ni siquiera el titulo.

  • Mario Godoy

    agosto 9, 2016 at 10:04 pm

    Siempre he creido que desde que se sugiere “HABLE COMO HABLA”es un canal que insita al individuo a conformarse de que el es como es y que no hay lugar a superarse culturalmente a travez de buenos habitos ,costumbres, lenguaje.y presenta a una familia tan vulgar o corriente como lo son los hermanos Maldonado notorio a simple vista.sin ignorar a su tristemente celebre Alcon 01

  • Ángel Suazo M

    agosto 9, 2016 at 9:30 pm

    Al fin y al cabo muchos seguimos sin conocer el límite de la libertad de expresión, para citar un ejemplo esta el caso de otro sitio “informativo” de internet que trata de vender como hechos apegados al rigor periodístico situaciones plasmadas en auténticos libelos dirigidos contra autoridades eclesiásticas recientemente con tal de ganar notoriedad.
    Ese HCH me recuerda (aunque no se le compara en lo amarillista) a Cronica TV de Argentina, lleva muchísimos años en el aire pero la gente misma le ha dado el lugar que corresponde, al final de cuentas somos nosotros los radioescuchas, lectores, televidentes, internautas los que decidimos a quien otorgarle el beneficio de la duda.

  • Sandra

    agosto 9, 2016 at 8:58 pm

    Creo que mejor no pudo ser,excelente forma de describir este tipo de noticieros,que gracias a ellos y su forma de desinformar afecta la imagen de un pais…

  • Mauricio Salgado

    agosto 9, 2016 at 7:54 pm

    Felicidades, excelente analisis. Da lástima como la empresa privada prefiere apoyar eso a proyectos culturales como la revista Contextos que tuvo que cerrar porque ninguna empresa quiso ayudar… 2 años sin patrocinio pero dejando un gran legado. http://www.revistacontextos.net

  • Mauricio Salgado

    agosto 9, 2016 at 7:54 pm

    Felicidades, excelente analisis. Da lástima como la empresa privada prefiere apoyar eso a proyectos culturales como la revista Contextos que tuvo que cerrar porque ninguna empresa quiso ayudar… 2 años sin patrocinio pero dejando un gran legado. http://www.revistacontextos.net

  • MACh

    agosto 9, 2016 at 7:47 pm

    Es esta la manera de ganarse un rating dentro de la población con el dolor de los familiares de las víctimas?, es eso lo que quiere La población?,

  • kelin Velásquez

    agosto 9, 2016 at 7:35 pm

    Excelente nota eso si que es muy cierto y creo que les dieron en el clavo.,muy bien

  • CHARLOTTE CASTILLO

    agosto 9, 2016 at 7:31 pm

    Unos payasos es que son, ya no se respeta ni la vida ni la muerte esos disque periodistas solo hacen circo de los problemas en nuestro pais!!

  • Bayardo de Campoluna

    agosto 9, 2016 at 6:16 pm

    El mejor artículo que he leído en un medio hondureño.

  • Elizabeth

    agosto 9, 2016 at 1:38 pm

    Excelente nota. Objetivo, realista, muy acertado. Es muy triste ver a tu pueblo ser el blanco de éstos medios de comunicación que montan un circo con las víctimas.

  • Alejandra Flores

    agosto 9, 2016 at 11:15 am

    ¡Excelente artículo! Esto si es periodismo.

Comentarios

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019