/MATRIMONIO IGUALITARIO Y EL HAMBRE DE PODER DEL CONSERVADURISMO DEL SIGLO XXI

MATRIMONIO IGUALITARIO Y EL HAMBRE DE PODER DEL CONSERVADURISMO DEL SIGLO XXI

Representantes de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH) se reunieron con miembros de la Sala de lo Constitucional para conocer el estado del recurso de inconstitucionalidad presentando por la Red Lésbica Cattrachas en contra del Artíclo 112 de la Constitución de la República que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo. El debate público sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo comienza a tomar fuerza en Honduras.

ULTRAVIOLETA

Así empezó la Guerra de la Sangre. Y ahora el líder del complejo médico que dirige este mundo fóbico es el vicecardinal Ferdinand Daxus”

La película Ultravioleta (2006) se desarrolla en el año 2078, un futuro distópico: la iglesia controla el Estado a través del vicecardinal Ferdinand Daxus.

Esa sociedad futurista ha sido atacado por el virus Hemoglófago que básicamente convierte a las personas en vampiros. El sistema de gobierno es una teocracia que se dirije desde el complejo médico; el archiministerio la estructura principal que tiene el control absoluto. Daxus se convierte en un dictador que se ampara en la religión para asesinar a los hemófagos.

No estamos -aún- en el 2078, pero el presente es tan incierto como ese futuro en el que el fundamentalismo reinventó los campos de concentración (instalaciones especiales) para la eliminación sistemática de un grupo al que marginó hasta reducirlo. Una limpieza social modernísima.

En la Honduras actual (2018)…

Miembros de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH) se reunieron el 11 de octubre con magistrados de la sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para ejercer presión a favor de su lógica religiosa y lobby en contra del recurso de inconstitucionalidad presentado por la organización lésbica Cattrachas, que busca inhabilitar el Artículo 112 de la Constitución de la República que textualmente dice: “Se prohibe el matrimonio y la unión de hecho entre personas del mismo sexo. Los matrimonios o uniones de hecho entre personas del mismo sexo celebrados o reconocidos bajo las leyes de otros países no tendrán validez en Honduras”.

Ya existe un precedente favorable para la comunidad LGTBI, cuando a inicios del 2018 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) falló a favor de una consulta hecha en el gobierno de Luis Guillermo Solís y en la que la Corte IDH ordenó a Costa Rica “garantizarles a las parejas del mismo sexo todos los derechos existentes en la legislación, incluido el derecho al matrimonio, sin discriminación alguna frente a las parejas heterosexuales.” La orden incluye a los 20 Estados miembros, Honduras está en la lista.

La Corte IDH resolvió: “El Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo de conformidad con lo establecido en los artículos 11.2 y 17.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos y en los términos establecidos en los párrafos a 200 a 218”.

Ante esa noticia, los políticos hondureños dijeron que no acatarían la orden por respeto a la Constitución de la República, en esa oportunidad el pastor Mario Tomás Barahona dijo que aplicar esa sentencia en Honduras seria “una maldición (…) Honduras no puede entrar en esa degradación moral que han entrado las naciones; muchas naciones europeas se han contaminado fuerte con homosexuales y hay tendencia diabólica que es de espíritus infernales que el hombre no se da cuenta que el hombre y la mujer quieren disfrutar de lujuria, placeres, tienen sus derechos dicen, pero Dios estableció la moral”. (Diario La Tribuna 2 de febrero 2018).

Antecedente en la Honduras del pasado

PASTORES EVANGÉLICOS EN LA POLÍTICA(2005)…

Dos pastores evangélicos (Heriberto Chicas y Mario Tomás Barahona) comenzaron a abrir el camino -inconstitucional- para que los religiosos pudieran participar en la política. Pero -paradójicamente- la misma política ortodoxa bloqueó esa aspiración desde el Tribunal Supremo Electoral (TSE); pero no fue un fin, fue el inicio de una batalla legal en contra de un Estado Laico por los pastores que querían un trozo de ese pastel -infinito- llamado política hondureña.

Entonces -parafraseando a Neruda-, los dos pastores se lanzaron con dientes y leyes, con argumentos y otras armas negras en esa carrera política que se les negó.

Hasta el 2016 la demanda de los pastores había agotado las instancias legales hondureñas y había pasado a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), de la que se dijo, estaban buscando una solución amistosa con el Estado de Honduras, como dijo Hugo Maldonado, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos (CODEH). (Diario La Tribuna 1 de junio 2016).

Según expresó en declaraciones a diario La Tribuna el 9 de agosto del 2017, el apoderado legal de los Pastores Mario Tomás Barahona y de Heriberto Antonio Chicas Portillo, Gustavo Bueso Jacquier, la demanda ya estaba en el portal web de la Corte IDH y es la número 12,789, pero aún se desconoce una resolución sobre el caso.

Uno de los pastores inhabilitados (Mario Tomás Barahona) al no poder participar directamente logró que su hijo Mario Alexander Barahona “El Pastorcito” tomara la diputación durante dos periodos; 2006-2010 y 2010-2014, para luego presentar su candidatura a la alcaldía de Tegucigalpa, siempre con el Partido Nacional y de la mano de nada más y nada menos que -redoble de tambores- de Miguel Pastor.

No logró ganar la alcaldía. El ejército de cristianos de su padre no le dio los votos que necesitaba.

Foto cortesía: diario El Heraldo.

En la película Ultravioleta no se explica cómo la religión comenzó a tener tanto poder, pero la Constitución de la República de Honduras lo advierte y prohíbe: “Los ministros de las diversas religiones, no podrán ejercer cargos públicos ni hacer en ninguna forma propaganda política, invocando motivos de religión o valiéndose, como medio para tal fin, de las creencias religiosas del pueblo”. Artículo 77.

Entonces ¿por qué la Confraternidad Evangélica de Honduras debe hacer lobby a favor o en contra de un tema como el matrimonio igualitario, cuando Honduras es un país laico?

El pastor y miembro de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), Alberto Solórzano, justificó la reunión y dijo que es para conocer el estado de la solicitud presentada, también dijo que si la Sala de lo Constitucional se pronuncia a favor “en una cuestión de está naturaleza iría en contra de lo que la mayoría del pueblo hondureño piensa, iría en contra de los preceptos bíblicos e iría en contra también de lo que la Constitución de la República establece.” La Constitución, claro, en el artículo que ellos mismo ayudaron a impulsar cuando Porfirio Lobo Sosa era presidente del Congreso Nacional y buscaba la Presidencia de la República, se apoyó en los evangélicos para lograrlo, aprovechando, claro, el golpe de Estado también respaldado por la Confraternidad Evangélica.

O sea, la Confraternidad Evangélica pidió a Pepe Lobo cambie la Constitución para prohibir el Matrimonio Igualitario. Ahora cuando ese artículo está en revisión, ellos usan la Constitución como si no tuvieran nada que ver con ese cambio.

EL PODER DETRÁS DE LA FE DE LOS OTROS

El pastor Alberto Solórzano recientemente fue nombrado por el Presidente Juan Orlando Hernández como miembro de la Comisión de alto Nivel para Transformación del Sistema Educativo, un nombramiento que a todas luces contradice el principio de Laicidad del Estado.

En ese anuncio, el Presidente Hernández aparecía al frente hablando y los recién nombrados encargados de la comisión atrás, Solórzano estaba de pie junto al presidente Hernández, sonreía, “en sus labios abiertos hay un mensaje en su boca cerrada hay otro: para el público es la burla” escribió Diego Fonseca en un artículo del New York Times dedicado a la sonrisa de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, pero aplicable a la sonrisa de Solórzano esa noche cuando por fin logró integrar un cargo político sin oposición.

Foto: cortesía.

Para Solórzano, su presión no tiene mucha diferencia a la que ejerce la comunidad LGTBI; ambos lados defienden y quieren algo “esta es una agenda que tiene un trasfondo… ehhh… ehhh… internacional, hay mucho dinero corriendo acá, es una agenda que viene desde diferentes lados” dijo el pastor, además advirtió de una ofensiva y vigilancia porque “van a ver a la iglesia reaccionar con este tema con fuerza.”

En su informe Estado Laico y Fundamentalismos Religiosos, la red lésbica Cattrachas dice que “la idea de construir una nación guiada por las leyes divinas se remonta desde la época colonial, siendo una de las características de la religión el poder que infringen sobre las decisiones políticas. Aunque el Estado Hondureño ha tenido muchas metamorfosis las relaciones de poder entre la cúpula religiosa y la política sigue estando presente”. La teocracia.

También registra la visita el 7 de marzo de 2017 del pastor y líder religioso Evelio Reyes, a las bodegas del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) para orar por el proceso electoral primario, en esa oportunidad Reyes dijo al ser consultado sobre la preferencia sexual de algunos aspirantes a cargos de elección popular:

“Es su derecho en una democracia, pero también por la misma democracia el pueblo de Dios, tiene que apoyar aquellas opciones que van de acuerdo a nuestra fe”

El periodista continua: ¿Aquellos que no compartan la fe cristiana no pueden ser electos?

Evelio Reyes contesta: “pues sería suicidarse, es obvio y es sencillo de entender el pueblo cristiano repito debe apoyar aquellas opciones que van de acuerdo a su pensamiento, a su filosofía a esa herencia bíblico judeo cristiana que hemos recibido.”

Recordemos el artículo 77: “Los ministros de las diversas religiones, no podrán ejercer cargos públicos ni hacer en ninguna forma propaganda política, invocando motivos de religión o valiéndose, como medio para tal fin, de las creencias religiosas del pueblo”.

En plena confrontación “ambos lados” defienden una postura: la participación en la política sin restricciones de ningún tipo; pero se enfrentan en temas de respeto a las preferencias sexuales o religiosas:

“Todas las personas que sean ciudadanas gozarán del derecho a participar en la conducción de los asuntos públicos, incluido el derecho a postularse a cargos electivos, a participar en la formulación de políticas que afecten su bienestar y a tener acceso, en condiciones generales de igualdad”. (Informe Estado Laico y Fundamentalismos Religiosos la red lésbica Cattrachas).

UNA CORTINA DE HUMO

La Sala de lo Constitucional aún no se pronuncia sobre el recurso interpuesto por la red lésbica Cattrachas, pero, según Hugo Noe Pino, todo es una cortina de humo:

“Otra cortina de humo a los problemas nacionales: el movimiento LGTB quiere el matrimonio del mismo sexo y adoptar niños. Prepárense para la la campaña publicitaria con apariencia de noticias. Guión de la casa de desgobierno. ¿y los trancazos?”.

Queda claro que el fundamentalismo religioso no es un privilegio de los nacionalistas. Está enraizado en los demás partidos políticos y en la sociedad completa que sigue considerando el tema del matrimonio igualitario como un tema “distractor” de lo que “realmente importa en el país”.

Mientras el debate del matrimonio igualitario en Honduras se calienta, las cifras de muerte de miembros de la comunidad LGTBI son alarmantes, según el estudio de la Red Cattrachas: se reportan al menos 277 muertes en el período de 2009 a 2017, con esto la Red demuestra “como la relación entre el discurso de odio, la violación sistemática del Estado Laico y el irrespeto de las autoridades hondureñas en la protección de derechos fundamentales ha tenido un impacto trascendental en la no representación de miembros de la comunidad LGTBI y la total ausencia de iniciativas de protección a esta comunidad en el presente gobierno”.

¿Un tema distractor también, una cortina de humo más? No.

A raíz de las actuaciones del pastor Solórzano, el Presidente de Honduras Juan Orlando Hernández ha entrado al debate (como lo dijo Hugo Noe Pino) y se ha mostrado en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero también dijo: “a la gente debe tratársele con dignidad, no importa cuál es su inclinación; las personas deben ser tratadas con dignidad y este tema es muy importante” pero desde su punto de vista como cristiano “estoy en contra del matrimonio de personas del mismo sexo; obviamente, es el Poder Judicial que, de acuerdo a la normativa hondureña, tiene que pronunciarse al respecto. En ese sentido, creo que el pueblo hondureño en su gran mayoría tiene una posición al respecto”.

LA CIDH Y Ley Marco de la Iglesia Evangélica de Honduras

Una de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) luego de concluida la visita In Loco, del 30 de julio al 3 de agosto de 2018, la número 24 dice:

“Adoptar una política pública dirigida a garantizar una reintegración eficaz y centrada en los derechos humanos de migrantes retornados, en especial de migrantes en situación de vulnerabilidad y/o con necesidades particulares de protección, como los niños, las víctimas de la trata, las personas con discapacidad, las personas LGTBI, las personas mayores y las personas con necesidades médicas”.

El 30 de septiembre del 2010 se aprobó en el Congreso Nacional la Ley Marco de la Iglesia Evangélica de Honduras, mediante Decreto 185-2010 lo que provocó una división entre los líderes religiosos, unos a favor de la ley y otros en contra, porque era excluyente y no fue socializada con todas las iglesias, esto porque le daba un poder casi absoluto a la Confraternidad Evangélica de Honduras, la ley, por unanimidad de votos de la Sala de lo Constitucional fue declara inconstitucional en respuesta a cinco recursos de inconstitucionalidad en contra del decreto Decreto 185-2010 y contenido en el expediente 784-2010.

Ese poder absoluto, que la Sala de lo Constitucional reconoció en la Ley Marco de las Iglesias Evangélicas de Honduras y declaró inconstitucional, es el que aún buscan construir a través de explotar, desde el fundamentalismo religioso, haciendo de la lucha en contra de los derechos de la comunidad LGTBI una causa “cristiana”.

En la visión maniquea de la Confraternidad Evangélica de Honduras, la moral del país está en peligro por el matrimonio de dos hombres o dos mujeres y será, prohibiéndoles sus Derechos Humanos que el país logrará resolver los muchos problemas de corrupción y violencia que nos azotan y de los cuales los pastores hacen caso omiso, por conveniencia propia.