/EL ETERNO RETORNO DE LATINO AMÉRICA

EL ETERNO RETORNO DE LATINO AMÉRICA

“El sentido del presente es convertir todo pasado en una capa geológica –no la corteza, sino el manto inferiorsobre el que una nueva generación posará sus pies.”

Diego Fonseca. Crecer a Golpes, el primer once de septiembre y el adiós a la adolescencia.

América Latina se podría incluir en un cuento, ese realismo mágico que tantos autores construyeron en una unidad literaria que el mundo recibió como un saludo de este nuevo continente al resto de la humanidad.

Desde Argentina hasta México, las historias muchas veces se repiten, en esta época de post guerra en Centroamérica, la evolución social está determinando acciones en contra de gobernantes que están a punto de repetir o repitiendo la historia pero en un contexto de transición; de la era análoga a la digital, la revolución que ha implicado la globalización del internet y la facilitación de cierta información, en esta era en la que crece y se desarrolla una generación de periodistas con ganas de contar, aprendiendo de una generación que aprendió a interpretar y decodificar los mensajes que la América nace desde México hasta Argentina.  América Latina se está reescribiendo con nuevas cánones; la lucha contra la corrupción y la generación Millennial están teniendo una importante actividad en los nuevos -ya conocidos- escenarios y hay una gran necesidad de contar lo que esta era está pariendo -paráfrasis a  Silvio Rodríguez- Guillermo Osorno, periodista de esa generación -que ahora nos enseñan- editor de Gatopardo y la revista Horizontal, autor del libro de crónicas: Tengo que morir todas las noches nos plantea esa visión para contar las historias de una América Latina que cuenta mucho pero se registra poco.

La historia se repite, se han sustituido las dictaduras -absolutas- militares por micro dictaduras democráticas civiles y el discurso excluyente se ha modificado por la inclusión de los sectores siempre abandonados. El triángulo norte de Centroamérica no es ajeno a las problemáticas ni al síndrome de la lucha contra la corrupción y la impunidad, ahora se suma Nicaragua, que durante mucho tiempo pareció estar dormida por la resaca post guerra Sandinista y ahora despierta en contra de un hijo de esa revolución que se desvió de la lucha y adoptó los símbolos ya conocidos por esta era líquida y de nuevas democracias con las marcas de nacimiento de las que dominaron y que fluye sin descanso hacia ese Big Bang desconocido en donde todo se reiniciará.

Guillermo Osorno portada

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Guillermo con ocasión de su participación en el Forocap organizado por El Faro en San Salvador. Para Osorno el periodista ahora debe ser multiformato para poder encajar en las múltiples plataformas y el deber del editor no está lejos de ser el mismo.

¿Hay alguna fórmula para contar una historia que implica un riesgo para el periodista?

La principal fórmula es la que se aplica para todo el periodismo es que tiene que estar bien investigada y verificada y que la publicación sea con bastante tacto.

¿Cómo se decide qué contar cuando ya ha finalizado el trabajo de reporteo y de investigación?

Se debe jerarquizar una vez que se tenga la información e identificar los puntos más importantes de la historia, si es en clave de periodismo narrativo por ejemplo, tiene una lógica que tiene que ver con el personaje o con la explicación, si es una noticia o una nota investigativa se tiene que jerarquizar la importancia de la información; de lo más importante a lo menos importante.

Podrías dar un posible escenario para la región, dados los conflictos en Nicaragua, pasando por el triángulo norte y México:

El conflicto de Nicaragua tiene que ver con un problema que aqueja a otras regiones y tiene que ver con la corrupción de la clase gobernante y la única manera de combatir la corrupción es con procesos de construcción de la sociedad civil, el fortalecimiento de las instituciones y internacionalización de los asuntos por ejemplo: Guatemala, que fue muy claro como la intervención de una instancia internacional solucionó un problema interno.

Para el problema de violencia es un tema global que tiene que ver con el tráfico de mercancías; droga, personas y mercancías prohibidas que tiene que ver con una construcción global, no se puede solucionar sino se soluciona tanto el problema de la oferta y demanda. En América Latina estamos peleando la Guerra Contra el Narcotráfico que Estados Unidos quiere que peleemos y la estamos peleando en este territorio, buena parte de la solución se dará cuando podamos integrar una solución global en toda la cadena, desde la producción, el transporte hasta el consumo.

¿Un México con Andrés Manuel López Obrador es posible?

Es muy posible y probable que gane, está puntero en las encuestas, se ha preparado durante muchos años para este momento. En algunos puntos tiene un equipo fuerte pero, el problema de López Obrador es que en su afán de ganar ha hecho alianzas con líderes sindicales corruptos, personajes de la extrema derecha que ponen cierta sombra y duda sobre qué tan estable será ese gobierno, pero sin duda López Obrador es la persona que tiene la mayor chance de ganar y también tiene la base social para gobernar México.

Un par de consejos para esta nueva generación de periodistas en el continente:

Nuestra profesión ha cambiado mucho, no solamente somos aquellas personas que vamos investigamos y contamos, sino que ahora desempeñamos muchas funciones como agregador, verificador, testigo, investigador y empresario. Para toda esta nueva generación de periodistas tienen que prepararse en varias áreas al mismo tiempo porque les toca un momento de cambio muy interesante.