/EL “CACHUREQUISMO”, UNA MANERA DE PENSAR

EL “CACHUREQUISMO”, UNA MANERA DE PENSAR

Por Alex Palencia.

Después de diez años de infructuosa independencia en Centro América, Francisco Morazán Quesada junto a un grupo de hombres que se hacían llamar revolucionarios Jacobinos; seguidores de la línea más dura y radical de la revolución francesa, asaltan las líneas del liberalismo y se toman el poder, desplazando al reciente poder criollo asociado a la iglesia Católica, la cual abogaba por una visión del mundo dentro de parámetros simbólicos mágico religioso judeocristiano impuesto a fuerza de cruz, espada y garrote desde tiempos de la conquista española en estos pueblos. Con la llegada de Morazán al poder el 16 de septiembre de 1830, se instaura un gobierno dispuesto a desmontar el sistema colonial imperante aun después de la “independencia”.

La “Independencia” de Centro América de 1821, no había sido más que el artificio político y económico, de un traspaso de poder de padres a hijos. Los españoles nacidos en estas tierras, se disponeían ahora a ejercer el poder político, económico y social, sin la molesta injerencia de la corona española que con sus leyes tributarias, y modo de administración feudal, menoscababa el crecimiento de una clase criolla ávida de ejercer el poder absoluto sin tener que rendirle cuentas a nadie. Así aparecen en el escenario post independentista de Centroamérica, personajes que abrazan la ideología liberal: proyecto político burgués europeo, nacido después de la revolución francesa, para detener el acceso del pueblo al poder; el cual amenazaba con su emancipación absoluta de la esclavitud.

La sociedad feudal con aires de aristocracia en Centroamérica es avasallada por los miembros del clan Aycinenas, quienes ya para 1820 ocupaban 71 puestos públicos, incluyendo posiciones eclesiásticas. El clan Aycinena eran ricos comerciantes descendientes de Juan Fermín de Aycinena, que negociaban directamente con la metrópoli española durante la colonia. Poseían el monopolio comercial y eran beneficiarios de altos puestos en la administración colonial y en la Iglesia Católica. Tras la invasión de Morazán a Guatemala en 1829, fueron expulsados de las provincias de Centro América, hasta que lograron retornar luego que el general Rafael Carrera arrebatara el poder a los liberales en Guatemala.

Entre todos ellos recibían anualmente la no despreciable suma de dos millones de pesos. La injerencia de esta familia en los asuntos políticos, económicos y religiosos de la región, no fueron interrumpidos con la “independencia de 1821”. Al contrario; afianzaron sus posiciones dentro de los nuevos Estados, apoyando el caudillismo y encabezando ellos los destinos del gobierno de Guatemala, a través de Mariano de Aycinena, Presidente del Estado de Guatemala del 1 de marzo de 1827 al 12 de abril de 1829.

Al llegar Morazán con los jacobinos al poder, quienes tenían como fin la construcción de un Estado de Derecho Laico. La familia Aycinena perdió su poder y su fortuna, fue derrotada y la mayor parte de sus líderes fueron exiliados, no sin antes hacer la lucha a toda costa, ya que anteriormente a que Morazán ganara las elecciones para presidente de Centroamérica en 1830, este había derrotado en cruentas batallas a los Aycinenas y sus socios, la pequeña oligarquía parasitaria naciente.

Juan José de Aycinena y Piñol (Guatemala, 29 de agosto de 1792 - 1865), eclesiástico e intelectual conservador de Centroamérica. Fue rector de la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo de 1825 a 1829 y de la Universidad Nacional de 1840 a 1865.
Juan José de Aycinena y Piñol (Guatemala, 29 de agosto de 1792 – 1865), eclesiástico e intelectual conservador de Centroamérica. Fue rector de la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo de 1825 a 1829 y de la Universidad Nacional de 1840 a 1865.

Después de más de dos años de intensa lucha, en 1829 Morazán se toma Guatemala con sus soldados a los que llamó, Ejército Aliado Protector de la Ley. Esta acción tenía como objetivo restituir el orden constitucional, violado por el presidente de Centroamérica el sacerdote y liberal salvadoreño Manuel José Arce, aliado para ese entonces a los Aycinena. Es en este escenario en que parece la hermana de Mariano de Aycinena, la monja María Teresa de Jesús de la Santísima Trinidad, del convento de Santa Teresa, quien desde 1816 venía diciendo que recibía cartas de ángeles, y que cada viernes el señor Jesucristo se le aparecía en el convento, manifestándole su descontento y desagrado, con aquellos que se atrevían a desafiar la autoridades de la corona española.

Ahora, las cartas y visitas de Jesús el Nazareno, señaladas por Santa Teresa, tenían como fin específico afirmar que Morazán era el mismo anticristo, prometiendo herencia divina en la gloria eterna, a todo aquel que ayudara a su hermano en la “guerra santa” contra Morazán. Advirtiendo que aquellos que no lo hicieran se prepararan para las “profundidades del infierno”. Estas elucubraciones fueron aceptadas como verdades por las autoridades eclesiásticas en Centroamérica, llegando al ridículo extremo de pedir formalmente su beatificación a la Santa Sede.

Lo anterior solo reflejaba las manipulaciones del patriarca Marqués Mariano de Aycinena. Único individuo en Centroamérica que pudo comprar a la corona un título nobiliario. Este planteaba en la carta que le envía el 9 de diciembre de 1827 a su hijo Antonio, comandante del ejército que enfrentaba a Morazán y entre otras cosas le dice: “si perdemos, si perdemos con las armas, desplegaremos aquí el fanatismo para exaltar a este pueblo devoto y levantar de nuevo un famoso ejército. Diremos en nuestras proclamas que los enemigos no respetan la honestidad de las doncellas, los lazos conyugales, ni la inocente infancia, que todo lo asolan y destruyen; que todo lo violan y pisan, hasta lo más sagrado. Que su elemento es el robo, las depredaciones, sus deseos, hartarse de sangre guatemalteca; que los religiosos van a perecer en sus manos, las monjas, los santos y los templos, que todo será perdido si los pueblos no salen en defensa de su religión y de su patria y otras mil cosas semejantes”. Más adelante sigue diciendo: “pero tampoco cesaré yo de perseguirlos, y sobre, que nuestros frailecitos con sus exhortaciones, nuestras monjitas con sus rogativas y nuestro ilustrísimo con su incomparable destreza en esta clase de negocios, serán los instrumentos que dirijan al pueblo en nuestra campaña”.

Al llegar las correspondencias, que se hacían circular por toda Guatemala de la monja María Teresa a manos de Morazán, este al verlas plagadas de errores ortográficos exclamó: ” por lo visto ni Santa Teresa ni el mismísimo creador, saben las más elementales reglas de la ortografía”. Dando instrucciones la noche del 10 de julio de 1829 a Nicolás Raúl, militar francés al que Morazán confiaba misiones complicadas, para que previa investigación capture y expatrie a los sacerdotes que estaban conspirando contra el nuevo gobierno federal. Y es así que fueron a parar a Cuba junto a su máxima autoridad; el “ilustradísimo” Arzobispo Fray Casaús, 289 religiosos entre misioneros y monjes de las ordenes: Recoleta, Dominica y Franciscana.

Es hasta 1837 que la Iglesia Católica empieza a recuperar el espacio perdido en el engranaje político, económico y social en Centroamérica.

Al parecer desde las montañas de Mataquéscuintla, en el escenario político, de la mano de los padres, Francisco Aqueche y Francisco Lobo, el mestizo iletrado Rafael Carrera, quien era nieto del Marqués Mariano de Aycinena. Nacido Rafael de una relación de estupro de Antonio de Aycinena con su empleada doméstica la indígena Manuela Carrillo, la cual dio en adopción al niño a Juana Rosa Turcios, cuyo marido era de apellido Carrera. Esta pareja vivían en Mataquéscuintla, lugar donde ejercían el sacerdocio, Francisco Aqueche y Francisco Lobo, “padrecitos” que introdujeron al niño Rafael Carrera en los oscuros misterios religiosos, para después, hacer creer, que él era la reencarnación del arcángel Gabriel, y el ungido para hacerle frente al anticristo de Morazán. Así, con apenas 23 años, sin saber leer ni escribir, bajo la tutela y protección de Aqueche y Lobo, Carrera pudo levantar más de 40 aldeas indígenas en contra del gobierno federal de Morazán.

Pedro de Aycinena y Piñol (1802- Ciudad de Guatemala, 14 de mayo de 18971​) fue un político conservador y miembro del Clan Aycinena. Fue presidente provisorio de la República de Guatemala en 1865 tras la muerte del general y presidente vitalicio Rafael Carrera, de quien había sido Ministro de Relaciones Exteriores.
Pedro de Aycinena y Piñol (1802- Ciudad de Guatemala, 14 de mayo de 18971​) fue un político conservador y miembro del Clan Aycinena. Fue presidente provisorio de la República de Guatemala en 1865 tras la muerte del general y presidente vitalicio Rafael Carrera, de quien había sido Ministro de Relaciones Exteriores.

Siguiendo la línea estratégica política del Marqués Mariano de Aycinena, usar para sus fines la superstición religiosa. Perfilan de esta manera a Rafael Carrera, quien poco a poco, fue reuniendo un ejército indígena, con el propósito de derrocar al Gobierno Federal de Francisco Morazán. El relativo éxito de Carrera en sus incursiones militares se debió a sus estrategias de ataque, que ya Morazán había empleado en su cruzada militar entre 1827 al 1829, y que hoy se conocen como Guerra de Guerrillas. De esa forma Carrera se lanzó en contra del Gobierno Federal, asesinando a sus simpatizantes y autoridades de la forma más cruel posible.

Famosas se hicieron las hordas de Carrera, por saquear ciudades completas por donde pasaban, así que, al oír de lejos los bramidos de un cacho de vaca que Carrera usaba para ordenar su destartalado ejército, los citadinos corrían horrorizados a esconderse en sus casas, mientras gritaban; “¡allí vienen los cachos!, ¡allí vienen los cachos!”.

Viendo los liberales la inconveniencia para los intereses de su clase (pequeña oligarquía naciente), se disponen a traicionar a Morazán, con el cual tenían una supuesta alianza en contra del ignaro y incipiente liderazgo del joven Carrera. Reaparece entonces en la escena política de Centroamérica de nuevo la familia Aycinena, ahora liderada por el padre Juan José de Aycinena, quien después de ocho años de exilio en Estados Unidos de América, regresaba para dirigir desde la oscuridad del púlpito religioso una ofensiva sin precedentes contra el gobierno federal. Como buen político se asocia en esta aventura con el encargado de negocios del gobierno Inglés en esta región, Federick Chatfield, y juntos conspiran para derrocar a Morazán, a quien por fin logran vencer, gracias al ejército de Carrera y a la traición de los liberales, quienes habían prometido apoyo militar a Morazán para hacer frente al asedio de Carrera contra la ciudad de Guatemala, y quien extorsionaba a sus autoridades y saqueaba la misma. Así, Morazán pierde la batalla de 1839 en esa ciudad y luego se ve obligado a salir al exilio.

Con la posterior muerte de Morazán en 1842 desaparece el proyecto de desmontaje de la superestructura colonial del Estado. El liberalismo criollo se une a las hordas fanático religiosas de Carrera, y junto a la pequeña oligarquía parasitaria naciente crean en los diferentes países de Centroamérica, gobiernos dictatoriales de corte feudal y religioso; dedicándose durante 30 años a incubar una forma de pensar aferrada al pasado de la colonia española.

A la alianza de las hordas religiosas de Rafael Carrera y los liberales asociados a la pequeña oligarquía centroamericana, se institucionaliza en esta región el Conservadurismo, doctrina política de derecha, enemiga de cambios políticos y sociales que defiende a ultranza dogmas religiosos, asociados al patriotismo o nacionalismo. En Centroamérica se le ha conocido por sus características singulares como Cachurequismo. Demás está decir de dónde sale tan sugestivo epíteto. Y si bien es cierto, no siempre como tal, se puede determinar a este como una ideología política definida. Aun así podemos afirmar que es una manera de percibir, sentir y vivir la vida, desde la perspectiva mágico religiosa del cristianismo, instaurada como única y absoluta verdad del ser humano, como parámetros simbólicos de existencia.

A través de la dictadura de Rafael Carrera, la familia Aycinena logró de nuevo dominar la vida política, social y económica de Centroamérica. Para 1842 un sinnúmero de posiciones gubernamentales y no gubernamentales habían pasado a sus manos: 10 de los 30 diputados eran miembros del clan de esta familia, dos de ellos servían de vicepresidentes y 7 de los 13 funcionarios de la corporación municipal, también eran Aycinenas, además de ejercer los principales puestos de dirección de la iglesia católica. Y así, por más de 30 años olímpicamente en Guatemala ejercieron su poder, e  influenciaron a los demás gobiernos de la región.

José Rafael Carrera y Turcios, jefe de Estado entre 1844 y 1847 y como presidente vitalicio de la República de Guatemala entre 1847 a 1848 y de 1851 a 1865.
José Rafael Carrera y Turcios, jefe de Estado entre 1844 y 1847 y como presidente vitalicio de la República de Guatemala entre 1847 a 1848 y de 1851 a 1865.

Después de esta época surgieron movimientos con aires de liberalismo, los cuales no pudieron desmontar el sistema heredado de la colonia. Podemos decir que estos intentos liberales estuvieron contaminados del ya instaurado Cachurequismo centroamericano. Pues clásico de estos movimientos “emancipadores” ha sido el caudillismo a ultranza, al puro estilo carrerista. Y qué decir del papel que la Iglesia ha jugado como columna vertebral en estos movimientos políticos y sociales, interviniendo en todos los aspectos de la vida; proponiendo como única alternativa la cosmovisión del mundo judeocristiano, contraviniendo la propuesta modernista de un Estado de Derecho Laico, hecha por los jacobinos centroamericanos liderados por Morazán.

El Cachurequismo se caracteriza por la negación de la memoria histórica, por una falta de identidad y sobre todo por una domesticación de las personas programadas para obedecer y respetar a quien los oprimen y explotan, sin que se miren de alguna forma a sí mismos como siervos, mozos, esclavos, vasallos o lacayos. Es en otras palabras, la instrumentalización de las personas a través de la iglesia. Y si bien abrazando principios de carácter liberal, los cachurecos sustituyeron las dictaduras del “más allá” por las del “más acá”. No podemos decir de ningún modo que el Cachurequismo haya comulgado nunca con las ideas de Libertad planteadas al calor de la revolución francesa. Por el contrario, han sido ellos acérrimos enemigos de las libertades individuales y conquistas humanas por lograr mejores estadios de vida, planteados por los filósofos del iluminismo como ser: Locke, Montesquieu, Rousseau, Hobbes y Voltaire.

Pero hablar de conceptos filosóficos en este caso sería elevar el pensamiento cachurequil a unos niveles de humanización que no merece. Sabemos que es enemigo declarado de la ciencia y el conocimiento, actuando cuando se le exige más por reacción e impulso que por el razonamiento. Esta manera de pensar y ver la vida, se caracteriza por lo visceral de su esencia, la cual se basa en reprimir a sangre y fuego todo lo que amenace su existencia.

Otra característica del Cachurequismo es la capacidad que tiene para disfrazarse de ideología política, vistiéndose de diferentes colores, confundiéndose a veces con el nacionalismo, pasando por el liberalismo hasta llegar a permear las filas de la izquierda ideológica.

Es por ello que decimos que en nuestro país, ni desde la derecha ni desde la izquierda se ha planteado en los últimos 140 años ninguna propuesta política y social que rompa con el pasado histórico reciente, a través de una nueva forma de percibir, sentir y vivir la vida, fuera de los artilugios que el Cachurequismo ha impuesto como parámetros de vida en las mentes de la gente, desde tiempos de los Aycinenas y Carrera. Lo que no ha permitido en la historia moderna de estos pueblos, manifestaciones contraculturales o rupturas generacionales que contribuyan a tener otra lectura del mundo que nos rodea.

El Cachurequismo con su falso tradicionalismo cultural se las ha ingeniado para hacernos caer en la trampa de la involución, sosteniendo artificios culturales ajenos a la idiosincrasia de nuestros pueblos; mezclando tradiciones religiosas con manifestaciones festivas sociales: la Semana Santa, Navidad Catracha, ferias patronales, El Guancasco, Semana Patriótica (ahora paradójicamente llamada Semana Morazánica), Recreovías, Actívate, Honduras Canta, Un día Una Nación, Día de este, día del otro, en fin, la seudocultura y la religión se mezclan y se confunde en el voraz neoliberalismo capitalista, donde se entiende la artesanía por antropología, la tradición religiosa por historia, el futbol por arte, el militarismo por deporte, el reggaetón por música, y el panfleto por poesía.

Esta forma de pensar taimada e impoluta ha hecho de este país, un remedo de nación, sumergido hoy en una vorágine de sangre, donde se entiende por soberanía territorial la venta de ríos y territorios, por soberanía del pueblo, la diaria violación de la constitución de la república, contrato social que ellos mismos han hecho y violado cuantas veces sea necesario para satisfacer sus mezquinos intereses cachurequiles.

El surrealismo paradójico del Cachurequismo oficialmente representado por el Partido Nacional de Honduras en el poder (aunque no dejan de ser menos cachurecos los otros partidos en la llanura), lejos está de una concepción nacionalista propiamente dicha. Pues nadie más que ellos, han dado concesiones a diestra y siniestra, desmembrado el territorio, vendiendo los más sagrados intereses de la patria a grandes monopolios extranjeros en el pasado y en el presente: compañías bananeras, palmíferas, hidroeléctricas, cementeras, minas de oro y plata, banda ancha, telefonía, energía eléctrica, carreteras, en fin, todo lo venden al mejor postor, sin importar las consecuencias futuras de sus desmanes, a sabiendas que los ciudadanos no reaccionarán a estos exabruptos pues seguros están de haber hecho un eficiente trabajo de enajenación mental en la población donde el discernimiento, el debate constructivo de ideas y la generación de pensamiento no tienen cabida. Y es el pastor o sacerdote que siempre tendrá la última palabra en temas de moral, ética, género, corrupción, educación, salud, seguridad y otros. Tampoco es de extrañar por los antecedentes históricos antes expuestos, escuchar en la actualidad a curas, obispos, cardenales, pastores y “apóstoles” evangélicos, bendiciendo, haciendo premoniciones y vertiendo opiniones para inducir al pueblo a favor del Cachurequismo.

Cada niño o niña que ve la luz en este país, nace marcado con un número en la frente y no es precisamente el “misterioso y oscuro 666” del que tanto hablan los que profesan la fe evangélica. ¡No!, ni haciendo la más complicada de las ecuaciones con ese número nos darían siete millones, seiscientos ochenta y seis mil, ciento ochenta y un lempiras, que no es otra cosa más, que la deuda con que nace cada hondureña o hondureño en la actualidad; al cual años de vida le faltarán para poder honrarla.

Aun así, incapaz será durante el tiempo que dure esta, de sospechar siquiera, cual es el verdadero motivo de todos sus males. La construcción de su ser cachureco, se manifestará en ella o él, en todos los aspecto de sus vidas: en su modo de vestir, de caminar, de peinarse, de hacer el amor, de orar, rezar, cantar, bailar, llorar, mirar, protestar, reír y sobre todo de pensar; sí, de pensar. Porque el cachurequismo es ya una manera de pensar y actuar. Es un nivel de conciencia, o más bien de inconsciencia, que refleja el grado de deshumanización del, o la hondureña. Y si bien es cierto hoy están oficialmente representados por el partido Nacional en el poder, mañana podría ser otro el representante de semejante enajenación política y mental, llámese: Liberal, Pac, Pinu, Democracia Cristiana, U.D. y hasta el mismo Libre.

Definitivamente, a los cachurecos se les encuentra por todas partes y en todos los partidos políticos de la nación, en eso tienen razón los dirigentes del partido Nacional al decir que son gran mayoría en el país. Nadie que tenga dos dedos de frente podrá negar semejante verdad, para desgracia de otros y de quien escribe, quienes nos hemos esforzados por alcanzar cierto grado de conciencia humana, lejos de los dogmas, del machismo, tabúes y prejuicios religiosos propios del Cachurequismo Carrerista.

Tegucigalpa Honduras.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.