Cronología del Proceso de Elecciones Internas del Movimiento Salvador Nasralla

Este pasado domingo se celebró el proceso de elección de autoridades internas y delegados de asamblea del Partido Anticorrupción, que fue declarado nulo por el Tribunal Supremo Electoral y en el que solamente participó el Movimiento Salvador Nasralla (MSN), puesto que tanto el movimiento  Unidos por Honduras, de Marlene Alvarenga, como el Movimiento Acción Ciudadana (MAC), que lidera Walter Banegas, se abstuvieron de participar en el proceso espurio. Además de ello, no solamente Marlene Alvarenga...

Este pasado domingo se celebró el proceso de elección de autoridades internas y delegados de asamblea del Partido Anticorrupción, que fue declarado nulo por el Tribunal Supremo Electoral y en el que solamente participó el Movimiento Salvador Nasralla (MSN), puesto que tanto el movimiento  Unidos por Honduras, de Marlene Alvarenga, como el Movimiento Acción Ciudadana (MAC), que lidera Walter Banegas, se abstuvieron de participar en el proceso espurio. Además de ello, no solamente Marlene Alvarenga presentó un recurso contra de este proceso electoral, sino que sumado a este, el diputado de Cortés, Luis Redondo, también presentó otro recurso en contra, lo que finalmente desembocó en la declaratoria de nulidad del proceso. No obstante, las autoridades del MSN continuaron con el proceso, que se desarrolló con mayor afluencia en la ciudad capital, Tegucigalpa, a pesar de que San Pedro Sula había sido, hasta ahora, el bastión de fuerza electoral del partido.

La dinámica de la elección de autoridades también fue bastante sui generis. Únicamente los miembros censados del PAC -censo del que no se conoce cuándo ni dónde se realizó, pero que las autoridades estimaron en aproximadamente 20,000 miembros- podían elegir las autoridades de partido. El resto de la afluencia no podía votar, pero fueron integrados al censo del Partido Anticorrupción, y ejercieron lo que se denominó como “voto solidario”, que consistía en una encuesta donde se recogía la intención de voto de los nuevos miembros censados que no participaron en la elección.

3F9A1969

A las 7 de la mañana abrió la elección en todo el país, según lo informado por Fátima Mena, integrante del Consejo Nacional Electoral del partido, y el propio Salvador Nasralla, que pese a ser el único candidato parecía también estar involucrado en las actividades de organización. En la sede del PAC de Tegucigalpa, sin embargo, a las 7:30 AM no se registraba todavía la presencia de votantes y aún se estaban terminando los preparativos para la elección. Ya para las 9:00 AM había una moderada presencia de votantes, aunque en su mayoría las urnas permanecían vacías y el mayor caudal se ubicaba en el “voto solidario”. Las papeletas contenían la fotografía de Salvador Nasralla, en representación del Movimiento Salvador Nasralla, y la fotografía de Marlene Alvarenga, que ella desautorizó ya que afirmó que no participaría en el proceso con semanas de antelación. A las 9:30 las únicas figuras mediáticas que se encontraban del Partido Anticorrupción eran el  actual regidor de la Corporación Municipal del Distrito Central y candidato a la alcaldía capitalina en alianza con el PINU, Carlenton Dávila, el presidente de la Comisión Nacional Electoral, coordinador de campaña y asesor personal de Salvador Nasralla, Juan Manuel Matute, y el abogado y asesor Antonio García. Atendiendo la mesa de listados para los miembros censados del partido estaba también el diputado suplente Josué Perdomo. Estuvieron presentes, también, miembros de otros institutos políticos, como el candidato a diputado por el partido Libertad y Refundación Miguel Briceño, aunque no quedó claro cuál era su rol en el evento, más aún cuando el el partido ha denunciado constantemente la intromisión e infiltración de otros partidos políticos en su instituto.

3F9A2185

3F9A2032

Aproximadamente a las 11 AM, el diputado Rafael Virgilio Padilla llegó a la sede del partido, acompañado de su madre, quien también ejerció el voto solidario y se introdujo al censo del PAC. Un buen grupo de voluntarios y simpatizantes del PAC permanecían en las mesas instaladas en la parte exterior de la sede, mientras las urnas, en su mayoría, permanecían algo vacías. Pequeñas filas de tres o cuatro electores se formaban de vez en cuando en alguna de las urnas. Reportes de otros medios de comunicación mostraban sedes desiertas del PAC en Roatán, Siguatepeque y El Paraíso.

A las 12 y minutos del mediodía, la diputada e integrante del Consejo Nacional Electoral, Fátima Mena, llegó a la sede del PAC para coordinar la llegada del presidenciable y líder del PAC, Salvador Nasralla. La afluencia de personas había subido para este punto del día, aunque la presencia más fuerte era de miembros del partido y de los diferentes medios de prensa, así también los nuevos miembros que ejercieron el voto solidario. A las 12:30, según lo había anunciado el presidenciable en sus cuentas de redes sociales, arribó junto a su esposa Salvador Nasralla, quien fue recibido por un gran grupo de medios de prensa, a los que dirigió optimistas declaraciones sobre el proceso. El presidenciable ejerció el sufragio rodeado de cámaras y micrófonos, al igual que lo hizo su esposa. Con la llegada de Nasralla, se alcanzó el punto máximo de afluencia a la sede, que si bien es cierto ocasionaba algo de tráfico en la calle contigua debido a la concurrencia, en ningún momento llenó la avenida de partidarios.

3F9A2796

3F9A2830

A las 4:30 de la tarde concluyó el proceso de elecciones, con la sorpresa de que representantes del Tribunal Supremo Electoral llegaron para levantar un acta notarial sobre el proceso y la manera en la que se llevó a cabo. Las autoridades del partido comenzaron el escrutinio de las mesas, y a las seis de la tarde aproximademente, una hora y media después de haber cerrado la votación, se difundió una conferencia de prensa para dar resultados preliminares del proceso. Es curioso notar, sin embargo, que quien encabezó la conferencia fue el candidato, presidente del partido y coordinador general del movimiento, Salvador Nasralla, y no el presidente de la Comisión Nacional Electoral, Juan Manuel Matute. Los resultados difundidos por Nasralla, con el 7% de las mesas escrutadas, era de 99% a favor de él mismo y 1% a favor de Marlene Alvarenga.

Este lunes, a las 12 del mediodía, una nueva conferencia de prensa extendió resultados más completos, y, justo como la conferencia anterior, quien la encabezó fue el candidato, presidente del partido y coordinador general del movimiento, Salvador Nasralla, quien aprovechó la ocasión para decir que el proceso interno del Partido Anticorrupción había superado con creces el proceso electoral primario del 12 de marzo donde tres partidos políticos participaron, afirmando -sin mostrar ningún tipo de pruebas- que las primarias habían contado con una participación de apenas un millón de personas a nivel nacional “porque no se vio tanto movimiento como el que nosotros tuvimos”. Además de despotricar contra los demás partidos y contra los otros dos movimientos de su partido, Nasralla anunció los resultados de la elección: Salvador Nasralla en primer lugar con 14, 488 votos; Marlene Alvarenga con 82 votos; y votos nulos y blancos, 440.

17807201_1558192200871549_4307739193478042248_o

Este proceso electoral interno del Partido Anticorrupción, organizado enteramente por un solo movimiento y desafiando la autoridad del Tribunal Supremo Electoral como ente rector de los asuntos electorales y de organizaciones políticas en el país, evidencia en todo su esplendor el carácter de la figura que lo impulsó “contra viento y marea”, como dijo el mismo Nasralla. El afán de ser el líder indiscutible de su organización, de eclipsar todo liderazgo y figura que no sea la suya, de calificar todo asomo de crítica como ataques y de centrarse en el protagonismo mediático en vez de la construcción y consolidación de estructuras partidarias en todo el país han traído a Salvador Nasralla a la situación actual: a contracorriente en un ámbito cuyo estira y encoge él no ha sabido manejar, como él mismo ha reconocido. En este punto, el desarrollar este proceso de elecciones internas sin la autorización del Tribunal Supremo Electoral es afín a cruzar el Rubicón: ya no hay vuelta atrás para Nasralla, no solamente por los puentes que ha roto dentro de su mismo partido, sino por la dinámica que desde ya él es responsable de crear entre su partido y el Tribunal Supremo Electoral. Como diría Julio César: “Alea jacta est.”

Publicaciones relacionadas

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019