/DIVORCIO POR NECESIDAD

DIVORCIO POR NECESIDAD

O DE CÓMO MEL SALVA A DAVID DEL CÍRCULO DE DANTE

El Partido Libre es un partido nuevo, con apenas cuatro años de existir y con solo un proceso electoral de experiencia. Es una institución política que requiere aún de muchos cambios y reacomodos en su estructura, si pretende derrotar al Partido Nacional en las urnas, un partido con más de un siglo de experiencia, con la mejor estructura y disciplina de todas las instituciones políticas de Honduras; sin hablar del control institucional con el que cuentan y los recursos que el Estado les presta para campaña, que aunque la MACCIH intente regularlas, hay una práctica ya tradicional de clientelismo que poco podrán cambiar en los meses que restan para las elecciones.

Manuel Zelaya está consciente de la urgencia de esos cambios y busca desesperadamente depurar los cuadros que lejos de permitirle avanzar le entorpezcan el camino. Logró expulsar al subcoordinador del partido, diputado y periodista Esdras Amado López, un elemento cancerígeno con un pasado oscuro que a diferencia de los otros elementos oscuros que aún pueda tener en las estructuras del partido cuenta con una tribuna propia hambrienta de efectivo. Depuró —o se depuraron solos— a los demás diputados que arrastró en la planilla por una necesidad de la campaña anterior y que nunca respondieron a una verdadera consigna de partido sino a sus propios intereses. Y los demás cuadros, pequeños detractores que comprenden que en la llanura desaparecen, los mantiene a cierta distancia, ni muy lejos para que puedan aumentar el molesto ruido de los resentidos, ni muy cerca para que se crezcan a la sombra del caudillo. Y allí estarán in saecula saeculorum, o por lo menos hasta que Mel no pueda más —después de todo, la edad no perdona— y deba ceder el control del partido a un cuadro más joven, que como Augusto César deberá ser un cuadro de mano fuerte que sepa imponer el control en el caos inmediato.

Así se puede entender el reciente divorcio de Manuel Zelaya con su amigo, el periodista rockstar David Romero Ellner, uno de los cuadros más importantes del Partido Libre —especialmente después de ver su fama potenciada con el escándalo del Seguro Social—, que cuenta con una tribuna, que como bien le han dicho en varias reuniones al periodista, «es pequeña pero potente».

No vamos a entrar acá a hablar sobre la personalidad y trayectoria del periodista Romero Ellner. En dos notas anteriores desde El Pulso hemos explorado esas aristas de su historia. Sino sobre del proceso de divorcio que se vive en Libre y el cual conocimos por varias grabaciones que circulan en internet y nos detallan la crisis interna que el narcisismo del periodista, entendiendo éste como «la complacencia excesiva en la consideración de las facultades propias»  puede llevar a consecuencias nefastas para el partido.

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 13.40.38

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 13.40.24

Mel ha dejado claro en reuniones de la Comisión Política, que el periodista David Romero Ellner tiene «el poder de destruir al partido».

—El caso de David no se puede ver como un caso particular —dijo Mel en la reunión de la Comisión Política—, lo he dicho ya, David puede destruir a Libre y vamos en ese camino. Porque la profesión del periodismo es incompatible con la del político. Cuando me dijiste (a David) que te ibas a meter a armar una corriente, te lo dije: es complejo lo que vas a hacer. Vos sos una figura contra la corrupción y en el momento en que te sectarizás con una corriente perdés el apoyo del partido. En cada departamento te estás ganando animadversiones que no las tenías, rivalidades que no las tenías. Tú, de una figura nacional has pasado a un activista de un movimiento. Un periodista maneja otros componente que no son los de la política. Un político lo que dice en la mañana lo sostiene en la tarde y un periodista no, recibe una información hoy y luego otra y cambia de opinión.

En esa reunión política en la que el expresidente Zelaya advirtió al pleno del poder de Romero, el periodista se defendió con las siguientes palabras:

Hay compañeros que se molestan cuando digo que Manuel Zelaya Rosales está equivocado y tienen una reacción que todavía no la entiendo… El movimiento FE está creciendo, se está desarrollando poco a poco. Eso no es delito, delito es la maniobra, la trampa… Voy a reaccionar contra el que me falte el respeto… Voy a participar con cualquier movimiento que esté en contra de la reelección, porque tengo la convicción de que no existen las condiciones en este momento… Decirme golpista, acusarme, es no reconocer la lucha que he dado por esta causa. Yo no voy a permitir que la intolerancia y la agresividad de algunos compañeros que me señalan de golpista… Usted (a Mel) más que nadie sabe de las ofertas de Juan Orlando que he mandado a la mierda. Si hay que aliarse con quien sea para sacarlo del poder, lo voy a hacer, porque ese es mi enemigo… Hacer periodismo significa tener una visión objetiva de los hechos… Lamentablemente a mi me estigmatizaron por estar en una posición crítica junto al partido. Por eso cerraron Globo TV, por su posición crítica… Hay compañeros de Libre que no arrugan ni la cara para mentir, decir que hubo un complot de David Romero y Alejandro Villatoro para cerrar Globo TV… Las vacaciones a las que fui a Punta Cana, estaban pagadas un año atrás y no pude ir por el problema legal que tengo. Tenía que ir porque sino las perdía… Y aprovecharon para decir cualquier cosa… Un delincuente como Cesar Silva del que tengo en mi poder todos los cheques que recibió en el gobierno de Pepe Lobo, en donde recibía 40,000 lempiras mensuales… Gente sin valores morales que vienen a acusarme a mí… Es triste escuchar a compañeros decir que David nunca hubiera salido de la cárcel, que se pudra ese violador, dicen… ¿Qué quieren, que me calle por el partido?…

DAVID 1

Esa última pregunta del periodista Romero a la comisión política de Libre es la génesis del divorcio que vive el partido. Porque no se trata de «callarse por el partido» , como él lo hace ver, pretendiendo ser un agente neutro, cuando el mismo Manuel Zelaya ha manifestado en otros espacios de reunión que Romero Ellner le pidió la subcoordinación del partido, que perdió su colega Esdras Amado López.

—David es un arma —manifestó Mel— y si él siente que aquí no consigue lo que está buscando la va usar en contra de nosotros. Él me pidió a mi ser subcoordinador de Libre y yo le dije que no estaba de acuerdo. Si ya no tenés confianza en mi, le dije, y ahora decís que querés meterte al partido, mejor competí conmigo y quitame de coordinador. Fue su esposa Lidieth quien calmó ese momento, ella le tocó el hombro y le dijo que tenía razón, que no debía meterse en política. Allí salió la propuesta de Silvia Ayala.

David Romero Ellner

El elemento clásico de la sociedad democrática con que cuenta el periodista: la Libertad de expresión, entra en conflicto en el caso de David Romero, cuando pretende ganarse un puesto de poder adentro del partido y usa esa libertad para minar el camino de los adversarios. Así lo han manifestando en varias ocasiones autoridades del partido. Porque esa «arma» a la que se refiere Manuel Zelaya, es un arma sin control que ha metido en problemas varias veces al mismo David Romero, causándole querellas por declaraciones de las que ha tenido que retractarse públicamente o la de la ex fiscal Sonia Gálvez que lo tiene al filo de la cárcel.

El periodista y diputado Edgardo Castro manifestó en otra reunión de las estructuras de poder de Libre, para estupor de los presentes, que David Romero dijo en su programa, que al joven abogado indignad de la juventud liberal que organizaba la marcha en contra de la reelección y fue asesinado hace poco, «Mel lo había mandado a matar».  Acusaciones serias, que nuevamente David se retracta argumentando que ha sido mal interpretado pero que quedan allí, en la consciencia de los que no forman parte de esas reuniones y solo reciben lo que Romero dice.

—David Romero está enojado conmigo por haber sido solidario con César Silva y ser solidario con la línea del presidente Zelaya —dijo el diputado periodista Edgardo Castro—. Él dijo que Carlos Zelaya y hasta los hijos del presidente son narcotraficantes. David Romero Ellner pisoteó la memoria de mi hermano y lo hace porque es financiado por Carlos Flores para destruirnos. Hay que ver que tipo de compromisos ha adquirido para no estar preso en estos momentos…

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 13.42.57

Bartolo Fuentes, por su parte fue la voz de mesura de la mesa y se manifestó en esa reunión en contra de llevar a David Romero al tribunal de honor, como fue la propuesta de Ricardo Salgado, miembro de la Comisión Política.

—Si llevamos a David al tribunal de honor tendremos que llevar a toda la bancada —advirtió Fuentes—, comenzando por El Chele Castro que se puso a insultar a la compañera Beatriz Valle. Hay un compañero diputado que está preso y estará preso muchos años por un impulso tuyo (dice al Chele Castro). Vos iniciaste la pelea y el se bajó y se metió a ese problema y ahora estás echándonos a pelear a todos nosotros. ¿Cómo es posible que estemos reclamándole a David por ser periodista y político y estemos promoviendo a Aldana para ser alcalde y levantándolo en UNETV?

—Porque el periodista y el político no se puede determinar en el caso específico de David Romero —interrumpió Zelaya—. El dijo: «yo no voy a callarme», ¿entonces qué hacemos?, porque el daño que David crea al partido es grande. Nos deslegitima, nos desautoriza. Porque habla en nombre de un pueblo. David va a destruir a Libre. Es incompatible la crítica que hace y la militancia política. Ya quisiera yo ver en el Partido Nacional a un periodista criticando a sus diputados…

El diputado Rafael Alegría pidió la palabra y dejó clara su preocupación por la posible expulsión de Romero.

—Porque nos puede salir mal y meternos en un gran problema —dijo, pidiendo a la mesa dejar constancia histórica que no lo estamos echando. «No lo estamos corriendo».

—Nosotros lo invitamos para llegar a un acuerdo o a un divorcio y él dijo que no hay acuerdo, entonces no nos queda más que el divorcio —sentenció Mel Zelaya—. David Romero no cambia. Siempre está atacando al partido. No se cómo va esto a cambiar si no hay cambio y él ha sido claro con eso. Todo esto es para parar el proyecto de Libre…

—No encuentro la razón para tanto odio —se excusó Romero Ellner en otra reunión—. Por un pinche comentario que hice por lo de (el cierre de) radio globo. Lamentablemente soy así, lo que siento lo digo y después vino a despotricar un montón de gente allí, esa Beatriz Valle… Lo que hemos hecho lo hicimos con la mejor intención.

REUNIÓN

—Si hay una persona que puede dar fe de la ingratitud que cometés cuando me atacás a mi es Juan Orlando Hernandez —le reclamó Mel al periodista—. Porque yo me he dado de frente con Juan Orlando por defenderte a vos. Este es el mayor acto de ingratitud que alguien me ha hecho. ¿Resentimientos con vos? ¿Y es que acaso somos novios para andar con resentimientos? Como periodista podés criticarme, pero como líder político, ¿con resentimientos? Si vos me seguís atacando a mí, Juan Orlando se va a quedar 25 años más.

—Lamento el concepto que tiene usted de mi y le pido me saque de ese saco de amigos de Juan Orlando, porque usted tiene la costumbre de meter a todo mundo que está en contra suya como juanorlandista, pero no lo soy. Ser disciplinado no significa no conocer los derechos. Acepto que de repente no he podido separar el político del periodista. Pero no acepto que me diga que me están utilizando, porque soy un hombre de sesenta y pico de años y se bien en lo que estoy. Cometí un error gravísimo que fue aspirar un cargo. He dado muestras de mi amor al partido. De mi lealtad al partido.

Al final, las grabaciones dejan constancia que David Romero Ellner se retiró de la reunión, como parece ser costumbre de él cada vez que la Comisión Política le increpa. Allí quedaron los comisionados discutiendo el futuro divorcio de la institución.

La traición, es un elemento propio de la política y sucede cuando confrontamos esa «complacencia excesiva en la consideración de las facultades propias» con el deber de mantener lealtad a una persona o una causa. En La Divina Comedia se reserva un lugar del infierno para Judas, Casio y Brutus como arquetipos del traidor. Mel, en esta ocasión, pretende, con el divorcio, salvar a su amigo del último círculo de Dante.

Inf._34_Priamo_della_Quercia_