/DIVISIÓN ENTRE PRODUCTORES DE CAFÉ POR EL DESTINO DEL FONDO CAFETERO
EDIFICIO-DE-IHCAFE-1-770x470

DIVISIÓN ENTRE PRODUCTORES DE CAFÉ POR EL DESTINO DEL FONDO CAFETERO

PEQUEÑOS PRODUCTORES DE CAFÉ RUEGAN SE ELIMINE LA RETENCIÓN DE 13.25$ QUE SE LES HACE POR CADA QUINTAL MIENTRAS DIRECTIVOS DEL IHCAFÉ PIDEN SE SUBA.

Esta semana, en una muestra de músculo organizativo, el Instituto Hondureño del Café (IHCAFÉ), movilizó a miles de productores cafetaleros al centro de Tegucigalpa. Según sus mismos cálculos, más de 10,000 personas se reunieron abajo de las instalaciones del Congreso Nacional, la razón: «pedir se mantenga el fideicomiso».

Asterio Reyes, presidente del IHCAFÉ, solicitó en el plantón al gobierno de Honduras que sirva de aval con la banca privada para otorgar un préstamo de 200 lempiras por quintal, «para hacer frente a los efectos que el cambio climático está afectando en la producción del café».

Asterio Reyes recibió el respaldo que estaba buscando, tanto del presidente del poder legislativo como de jefes de bancadas y otros diputados relacionados con la producción del café, que repitieron una y otra vez la importancia que el rubro tiene para la economía del país.

«No es justo que seamos uno de los sectores que más aportamos en divisas al país y el gobierno no nos preste atención», dijo el diputado liberal Mario Segura.

«¡Ustedes han construido grandes cosas, porque han mantenido la unidad del gremio. No pierdan esa unidad jamás, manténganse fuertes, manténganse unidos, pero manténganse en la capacidad del diálogo!», gritó el presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva a la multitud que aplaudía, en un discurso que algunos colegas de la prensa interpretaron como un lanzamiento prematuro del doctor Oliva, respaldado por el sector cafetalero.

O de ese sector cafetalero, sería justo decir, porque aunque «Unidad» fue el sustantivo más usado en los discursos del plantón del jueves pasado, «Unidad» es precisamente lo que falta entre los productores de café.

«Se me ha informado y estoy viendo que andan repartiendo unos papeles allí, ofendiendo al gobierno. Nosotros no nos vamos a prestar a tonterías de esa naturaleza, por favor, sáquenlo, no tienen nada que andar haciendo acá. Sáquenlo», dijo al micrófono Asterio Reyes, señalando algún punto no definido entre la multitud de campesinos.

Tomás Ramírez, productor independiente de café, tiene la marca don Bigote en la comunidad de Vallecito. En una entrevista a El Pulso, Ramírez hace una dura crítica a la dirección del IHCAFÉ, señalando a  Asterio Reyes, Dagoberto Suazo y Jorge Lanza como responsables de la situación de calamidad que viven los pequeños productores en el país.

«¿Qué han hecho ellos por el sector café?», pregunta de manera retórica: «Lo que han hecho, es un gran daño al sector, han manejado a su antojo la caficultura (…) Ellos nunca han dado un informe a los productores del manejo de los fondos que retienen por cada quintal de café».

Las retenciones a los productores de café por concepto del fideicomiso sumaron 13,404 millones de lempiras desde 2003 a 2017, según informes del mismo Instituto Hondureño del Café. Una millonaria suma que se desglosa de los 9 dólares por cada quintal de café que se realiza de forma automática a la hora de la venta del grano aromático, más 3.25 dólares por quintal, para financiar el funcionamiento de las instituciones cafetaleras del país (para el IHCAFÉ 1.00 dólar y 1.75 para el Fondo Cafetero Nacional, más 0.50 centavos de dólar para el pago de un préstamo otorgado por Taiwán). Además se les retiene 1.00 dólar a los productores para el Programa de Apoyo Económico (PAE), que es el pago a créditos que se dieron a productores entre 1999 y 2001.

En total a los productores de café se les retiene 13.25 dólares por quintal (318 lempiras al cambio actual), que con las condiciones actuales de la caficultura resulta oneroso. Los pequeños productores de café a nivel nacional se quejan de la retención que hace el ICAFÉ sobre el precio de cada quintal vendido. Según ellos, ese dinero vendría a ayudarlos, ahora que el precio ha caído de manera alarmante, para recuperarse de la crisis.

De acuerdo con el IHCAFÉ, el 99.8% de los fondos captados se han devuelto a los productores en efectivo o a través del pago de deudas contraídas por los caficultores con el IHCAFÉ y con otras instituciones financieras.

De acuerdo con el IHCAFÉ, el 99.8% de los fondos captados se han devuelto a los productores en efectivo o a través del pago de deudas contraídas por los caficultores con el Instituto y con instituciones financieras. Si bien todos coinciden que sobre ese dinero retenido, no se paga intereses.

Los productores reclaman además que el dinero retenido (y luego devuelto) es cancelado sin intereses, a veces hasta seis y ocho meses después.

«Los productores queremos que eso se derogue, porque pasó de ser (el IHCAFÉ) un ente que era para el productor, a un ente comercial», agrega Ramírez, afirmando además que al ser una inversión privada y no pública, no se ha podido auditar el manejo de ese dinero y menos de los intereses que sí ganó el IHCAFÉ en la banca.

El diputado liberal Mario segura afirma que los reclamos de los cafeteros es por la crisis que está viendo el sector, una crisis producto de los malos precios a nivel internacional y la roya, un hongo que afectó seriamente la producción este año.

«Hemos venido cerrando con pérdidas y eso ha provocado que los productores no puedan honrar sus compromisos con la banca», afirma Segura, resaltando que el mayor problema que tiene el sector cafetalero es el endeudamiento que mantienen los productores.

«En el café no hay garantía para decir que saldrá la cosecha: el precio, las enfermedades, problemas con la recolección, el transporte y el clima afectan la cadena del café», dice Tomás Ramírez, agregando a la lista de calamidades que sufren los productores, al mismo IHCAFÉ que bajo la dirección de Asterio Reyes, según indica Ramírez, «le roban al productor lo poco que tiene».

Rony Martínez, también diputado en el Congreso Nacional, afirma que «los pequeños productores están entregando las fincas a los bancos porque no pueden pagar sus préstamos. No hay créditos para los productores de café», dice.

Pero contrario a lo que muchos productores piden, que es la eliminación de las retenciones, Asterio Reyes defiende el fondo cafetero.

Según él, «el fondo hasta mucho hace, arreglando 10 mil kilómetros de carretera cuando es algo que le corresponde al gobierno. ¡Más bien le quitamos presión al gobierno!», dice.

Pero las críticas a Asterio Reyes continúan, un productor de café del departamento de Lempira, hermano del conocido evangelizador Evelio Reyes y tío del presidente Juan Orlando Hernandez, que entre 2000 y la actualidad pasó de un productor promedio de la cadena del café, a ser potentado, dueño de BANRURAL, uno de los bancos de más reciente creación.

«Se ha querido distorsionar el propósito de esta manifestación en los medios de comunicación, se ha dicho que Asterio Reyes trajo a esta gente para defender a Asterio Reyes: mentira. Hablan de auditorias, que hagan lo que quieran. Ustedes tengan confianza que estamos manejando transparentemente los fondos», dijo Asterio Reyes en su discurso en el plantón.

Dejó claro además, que los cafetaleros no manchaban paredes y no estaban allí para criticar al gobierno.

Lejos de reducir la carga que se descuenta a cada quintal de café (13.25 dólares) en un momento de baja de los precios, Asterio Reyes está pidiendo a la banca un préstamo de 200 lempiras por quintal, que a la larga deberá pagarse, sumando  para pagar la deuda, a los 13.25 de dólar que ya es insoportable para los pequeños productores.

Que Asterio Reyes sea parte además del sector financiero, a través de su Banrural, una institución bancaria que vino a sustituir a la vieja Bancafé, que era la que otorgaba los préstamos a los productores y esté pidiendo al Estado que sea aval para un préstamos que todos los cafetaleros deberán pagar, lo más seguro a Banrural, es cuando menos un conflicto de interés.

«El fideicomiso hay que revisarlo ya que no llena las expectativas con que se creó», afirma el diputado Segura, uno de los creadores del fideicomiso que hoy tiene dividido al sector cafetalero. «El error de aquel tiempo fue que le quitamos los intereses, porque con eso se iban a manejar varios programas en IHCAFÉ. Han habido errores pero también han habido logros. Ser el tercer productor de café el Latino América y el cuarto a nivel mundial es por el trabajo del IHCAFÉ», afirma.

Honduras producirá este año 10 millones de quintales de café, que sumados generarán 1,300 millones de dólares. Un capital que convierten al sector cafetalero como uno de los más importantes de la economía nacional, y sin embargo, siguen en el abandono.

https://www.youtube.com/watch?v=qScEWEhWdSM&t=3s

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.