Disparar primero y preguntar después ¿hechos aislados?

En octubre de 2018 en la colonia Quintur de San Pedro Sula tres menores de edad fueron atacados a balazos por agentes de la Policía Nacional, sus edades oscilaban entre los 7 y los 14 años, un hecho que luego se justificó porque al parecer antes se había dado un enfrentamiento entre la Policía Nacional y pandilleros del sector. El error de ellos fue circular por ese lugar. Otro hecho en el que miembros de...
Redacciónseptiembre 24, 2019

En octubre de 2018 en la colonia Quintur de San Pedro Sula tres menores de edad fueron atacados a balazos por agentes de la Policía Nacional, sus edades oscilaban entre los 7 y los 14 años, un hecho que luego se justificó porque al parecer antes se había dado un enfrentamiento entre la Policía Nacional y pandilleros del sector. El error de ellos fue circular por ese lugar. Otro hecho en el que miembros de la Policía Nacional olvidaron su entrenamiento y dispararon pensando que todos los que circulan por las calles luego de un enfrentamiento son delincuentes.

El jueves por la madrugada en las inmediaciones de la Fuerza Aérea de Honduras (FAH) en otro hecho en el que la Policía Nacional disparó primero y preguntó después, la bala la recibió en el craneo una menor de edad. La información es que el carro en el que iban varios menores de edad no se detuvo en un reten. Lo siguiente; disparos, una menor de edad herida y un doctor que lo contó a traves de su cuenta de Twitter.

Omar Rivera, miembro de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ) y parte de la Comisión Depuradora de la Policía Nacional dice que los casos como el de la menor de edad que recibió un disparo en la cabeza por no detenerse en un reten en las cercanías de la Fuerza Aérea de Honduras, son aislados porque tomando en cuenta las miles de acciones que desarrolla al año la policía -aunque reconozca que los hechos son lamentables y condenables- asegura que “son sometidos a un proceso en en cual quien los comete es sancionado”.

Rivera asegura que todos los agentes que han sido denunciados antes han sido sometidos a un proceso de investigación, juzgamiento y de sanción.

La retórica de sociedad civil y normalización de procesos o hechos aislados es bien manejado por Rivera como un político alterno al folclorismo de la política hondureña.

Rivera continua diciendo que la consolidación de las practicas que no son propias de un agente policial están siendo consolidadas y analizadas para poder incorporar a los programas de formación y entrenamiento elementos que eviten que se sigan continuando las practicas, lo que Rivera maquilla con eufemismos es el abuso de autoridad de los policías y la impunidad con la que se manejan.

Imagen: cortesía

Rivera dice que estas no son practicas que obedezcan a la Secretaría de Seguridad o de la Dirección de la Policía Nacional y reitera que son hechos aislados.

En cuanto a la construcción del nuevo edificio de la Asociación para una Sociedad Más Justa, Rivera asegura que “algunas inconformidades de los vecinos están siendo atendidas por éxito”.

En enero del próximo año seria la inauguración del edificio en el marco de lo que establece la ley y cumpliendo todas la normas ambientales contó Rivera y explicó que el tema de las aguas residuales ha sido y está siendo autorizado por el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019