/DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN: 820 MILLONES DE PERSONAS SIGUEN PADECIENDO HAMBRE.

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN: 820 MILLONES DE PERSONAS SIGUEN PADECIENDO HAMBRE.

INFORME DE NACIONES UNIDAS INDICA QUE EL HAMBRE AUMENTÓ EN EL TRIÁNGULO NORTE Y VENEZUELA

No hay mucho que celebrar, y sí mucho por hacer, cuando según el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, 820 millones de personas en el mundo, siguen padeciendo hambre.

Así, parece lejano el logro de uno de los objetivos del milenio de Naciones Unidas: Llegar a un 2030 en el que se garanticen la seguridad alimentaria y las dietas nutritivas, para que no haya personas aguantando hambre en el mundo. Hacia esa meta trabaja la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO.

Si bien ha habido mejoras en la lucha contra el hambre, el índice Global del Hambre encontró que los avances han sido desiguales. El informe de esta entidad concluyó que en 2017 millones de personas todavía padecen hambre crónica y muchos países sufren crisis alimentarias agudas e incluso hambrunas. El hambre afecta a una de cada nueve personas en todo el mundo y ese número está aumentando.

La pobreza no es la única razón por la cual ocurre eso, según Robert Opp, del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

“También estamos viendo, cada vez más, el hambre causada por el desplazamiento relacionado con los conflictos y los desastres naturales”.

Venezuela, una crisis de hambre en desarrollo:

En el hemisferio occidental, una de las peores crisis de hambre la padece Venezuela. Aún es difícil explicar las razones por las cuales en uno de los países con las mayores reservas petroleras del mundo, mueran a diario de hambre y desnutrición hombres, mujeres, niños y ancianos.

EL HAMBRE AUMENTÓ EN CUATRO PAÍSES DE AMÉRICA LATINA

Indicadores como los de la FAO, corroboran la magnitud de la crisis. Entre 2014 y 2016, eran 4 millones 800 mil personas las que padecían hambre. Aunque la administración de Nicolás Maduro no suministró cifras para el más reciente estudio, la situación empeoró, concluyó la entidad.

Otra cifra que corrobora la magnitud del fenómeno del hambre en Venezuela, es el hecho de que más del 80 por ciento de la población que ha abandonado el país huyendo de la crisis y ha cruzado la frontera colombiana, ha evidenciado graves signos de malnutrición, según reveló el Programa Mundial de Alimentos.

La inteligencia artificial ayuda a combatir el fenómeno del hambre:

Los avances en tecnología e inteligencia artificial pueden ayudar a alimentar al mundo, pero existen desafíos que impiden que las tecnologías del primer mundo lleguen a los países en vía de desarrollo.

“Lo que la inteligencia artificial nos ofrece en este momento, es una capacidad para aumentar la capacidad humana. Por lo tanto, no estamos hablando de reemplazar a los seres humanos y las cosas. Estamos hablando de hacer más cosas y hacerlas mejor de lo que podríamos hacer solo con la capacidad humana”, indicó Opp.

La inteligencia artificial puede analizar grandes cantidades de datos para ayudar a los agricultores en los países en desarrollo a localizar áreas afectadas por conflictos y desastres naturales. Los agricultores pueden acceder a los datos desde sus teléfonos inteligentes.

Uyi Stewart trabaja con la Fundación Bill y Melinda Gates.

“Cuando toma sus datos especiales y los datos de mapeo de suelos y utiliza inteligencia artificial para hacer el análisis, puede enviarme la información. Entonces, en pocas palabras, puede ayudarme ((a saber)) cuándo sembrar, qué plantar, cómo plantar, y cómo planta.”

Zenia Tata de XPRIZE dice que: “Cuando empiezas a combinar tecnologías, inteligencia artificial, robótica, sensores, es cuando vemos que la magia comienza a suceder en las granjas para la producción, para aumentar el rendimiento de los cultivos”.

Pero el mundo en desarrollo es a menudo el último en obtener nuevas tecnologías.

“820 millones de personas tienen hambre y puedo apostar que casi 814 millones de los 820 millones no tienen un teléfono inteligente”, dice Uyi Stewart.

Incluso, cuando la tecnología está disponible, todavía existen otras barreras.

“Muchas de estas personas de las que hablamos tienen hambre, no hablan inglés, así que cuando entendemos esta tecnología, ¿cómo vamos a transmitirla?” agregó Stewart.

Si bien puede tomar tiempo para que las nuevas tecnologías lleguen al mundo en desarrollo, muchos esperan que tales avances finalmente lleguen a los agricultores de las regiones que enfrentan la inseguridad alimentaria.

“Usted ha inventado la tecnología. Las grandes inversiones han entrado. Ahora la está modificando, lo que también reduce el costo. Entonces, creo que en unos tres a cuatro años, tal vez tengamos algunas de las cosas que tenemos aquí para ser usadas allí (en el mundo en desarrollo) también”, indicó Teddy Bekele de Land O’Lakes.

Quienes trabajan en organizaciones humanitarias aseguran que los empresarios deben mirar fuera de sus propios países para adaptar las nuevas tecnologías en el combate contra el hambre mundial. Y los agricultores necesitarán capacitación para poder aprovechar el poder de la inteligencia artificial para ayudar a alimentar a los hambrientos en el mundo en desarrollo.