/DE POR QUÉ JOH NO SE VA

DE POR QUÉ JOH NO SE VA

PRIMERA PARTE

De nuevo las calles de las principales ciudades de Honduras se llenan de humo de llanta y lacrimógena, reclamando la salida de Juan Orlando Hernández de la presidencia. De nuevo las voces de la oposición —ahora inspiradas por las estrellas pop/regguetoneras de Puerto Rico que lograron derrocar al gobernador de la isla luego de dos semanas de reclamo en la calle—, piden la renuncia del presidente por lo que califican como un gobierno ilegítimo; esta vez alimentados por nuevos (viejos) reportes de la prensa que vinculan al presidente y su familia en escándalos de corrupción y narcotráfico. Y nuevamente el pueblo que hoy sale a la calle, optimista y deseoso de un cambio (cualquiera) debe prepararse para lo que será otra decepción, porque Hernández no saldrá de la presidencia ni será extraditado, como algunos anuncian, y en esta nota les explicaré por qué.

JOH Y LOS CARTELES DE LA DROGA

Está claro que a los fiscales en Estados Unidos no les ha temblado la mano a la hora de señalar a Juan Orlando Hernández como Coconspirador (CC4) para introducir droga a Estados Unidos. Se vio en el documento que presentaron a la fiscalía en donde indican que Juan Antonio Hernández es un «Narcotraficante a gran escala» y trabajó con la colaboración de su hermano, en ese momento diputado al Congreso Nacional. Iguales acusaciones pesan sobre los expresidentes Porfiro Lobo Sosa y Manuel Zelaya Rosales. Todos han negado los señalamientos y afirman que, o son manipulaciones de la prensa mal intencionada, o son declaraciones falsas de criminales que solo buscan reducir sus condenas; en algunos casos, como el del capo de la droga Hertor Emilio Fernández, Alias Don H, de cadena perpetua. 

Pero si este fue un recurso de Don H buscó para reducir su condena, poco le funcionó, en especial porque lo que él dijo era algo ya conocido por la DEA.

En mayo de este año la prensa norteamericana anunció que documentos de una Corte Federal estadounidense revelaron que la Administración para el Control de Drogas de EE.UU., DEA por sus siglas en inglés, investigó al presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, a familiares y a sus asesores más cercanos desde aproximadamente 2013. Igualmente fueron investigados, según los documentos expuestos hace dos meses, su hermana ya fallecida Hilda Hernández, al Ministro de Seguridad Julián Pacheco, al secretario de la presidencia Ebal Diaz, y varios miembros de la familia Rosenthal, propietaria del conglomerado Grupo Continental, entre otros.

Hernández respondió en un comunicado de prensa diciendo que la DEA «no encontró evidencia para apoyar la acusación contra el presidente y sus colaboradores», y la agencia «considera al presidente como un socio de confianza en la lucha contra el crimen».

Luego hubo varias muestras de respaldo al presidente por parte del Departamento de Estado y el Pentágono, como fotos y mensajes afirmando que, en efecto, la colaboración de Hernández ha sido clave para lograr el desmantelamiento de los nefastos carteles de la droga que encontraron en Honduras un terreno fértil, a partir de 2006 y el Departamento de Estado dice eso, porque sí, sin su ayuda quizás no hubiera sido posible desmantelarlos.

Recordemos un poco cómo ha sido la lucha contra las drogas en las últimas décadas.

Según un documento de carnegiecouncil.org, los esfuerzos de la DEA para combatir a los carteles de la doga en Honduras comenzaron en 2012, un año que resultó ser un fracaso espectacular para la DEA.

Foto TeleSur

A principios de la década de 2000, el gobierno de George W. Bush había iniciado un enfoque de estilo militar para la lucha contra el narcotráfico basado en estrategias utilizadas para combatir a los traficantes de opio vinculados a los talibanes en Afganistán. Para 2011, se desplegaron escuadrones de agentes con entrenamiento militar en Haití, República Dominicana, Guatemala, Belice y Honduras en un programa llamado Equipo de Asesoría y Apoyo desplegado en el extranjero o «FAST». Estos escuadrones fueron supervisados ​​por comandantes que habían regresado recientemente de Irak y Afganistán. Dado que la ley federal impidió que los agentes arrestaran a ciudadanos extranjeros en su propio territorio, los agentes de FAST recibieron instrucciones de trabajar estrechamente con la policía local para llevar a cabo sus objetivos.

Para 2012, la estrategia FAST había producido una serie de errores que provocaron una reacción masiva contra los Estados Unidos en Honduras. En mayo, en el departamento de Gracias a Dios, agentes de la DEA ordenaron a un oficial de policía hondureño que disparara una ametralladora desde un helicóptero a un bote de pasajeros. Según la DEA, los agentes creían que los disparos provenían del bote de pasajeros. Cuatro personas, incluida una mujer embarazada y un niño de 14 años, fueron asesinados y otros tres resultaron heridos como resultado. Posteriormente, los agentes de la DEA combatieron la publicación de una cinta de video del evento, que luego indicó que no se habían producido disparos desde el bote.

Solo dos semanas después, soldados hondureños mataron a tiros a un joven desarmado de 15 años en Tegucigalpa después de no poder detenerse en un puesto de control militar. El líder del escuadrón que disparó por primera vez al niño había sido entrenado en Fort Benning, Georgia, el camión Ford que solía perseguir al niño había sido pagado por el gobierno de los Estados Unidos, y todos los soldados involucrados habían sido «investigados» por los Estados Unidos. Otro incidente más, la Fuerza Aérea hondureña derribó dos pequeños aviones sospechosos de transportar drogas sin seguir los protocolos de advertencia que llevaron a los Estados Unidos a suspender el intercambio de inteligencia de radar con Honduras.

Con cada incidente, el sentimiento anti norteamericano en Honduras se hizo más intenso. Hubo quejas por parte de oficiales hondureños que reclamaban que los agentes estadounidenses solo se preocupaban por las drogas, mientras ignoraban la necesidad de investigaciones de asesinato.

Buscando reducir el impacto mediático que los errores estaban teniendo en la lucha contra las drogas de Estados Unidos en Honduras, el senador Patrick Leahy pidió que se retengan millones de dólares en ayuda extranjera a Honduras, mientras que la embajadora de los Estados Unidos, Lisa Kubiske, voló a Gracias a Dios para lanzar allí un programa educativo especial para niños financiado por los Estados Unidos. Pero los errores seguían acumulándose y el descrédito crecía en la medida que se filtraban a la prensa.

Carlos Arnoldo el Negro Lobo, el primer extraditado hondureño después de Ramón Matta Ballesteros. Foto La Prensa.

El gobierno de Obama entonces cambió de estrategia. Se alejó de la estrategia militar hacia un enfoque legal dirigido a las élites hondureñas.

A través de la Ley de designación de narcotraficantes extranjeros de narcóticos, las personas y organizaciones hondureñas serían identificadas como «Specially Designated Narcotics Traffickers». Sus activos en los EE.UU. se congelarían y se les prohibiría realizar negocios con ciudadanos estadounidenses. En mayo de 2013, Los Cachiros, una importante organización criminal en Honduras, fue incluida en la lista y en septiembre, la familia Rivera Maradiaga fue especificada como el grupo central de la organización, incluidos los hermanos Javier Eriberto Rivera Maradiaga y Devis Leonel Rivera Maradiaga.

Con un capital de casi mil millones de dólares, Los Cachiros fue una de las organizaciones criminales más grandes de Honduras. Con sede en el departamento norteño de Colón, sus operaciones se extendieron desde los departamentos orientales de Olancho y Gracias a Dios hasta la ciudad noroccidental de San Pedro Sula, donde la organización controlaba el 90 por ciento de las pistas de aterrizaje clandestinas en el país. Los Cachiros también tenían conexiones con organizaciones criminales en la vecina Nicaragua, México y Colombia.

Bismarck Antonio Lira Jiron, narcotraficante nicaragüense socio de los Cachiros.

Cuando los hermanos Rivera fueron incluidos en la lista Kingpin, el gobierno nicaragüense acusó a Javier Rivera y su socio nicaragüense, Bismarck Antonio Lira Jiron, de tráfico de drogas y delitos relacionados. Lira Jirón fue capturada en agosto de 2012. En septiembre de 2013, la Comisión Nacional de Bancos y Seguros de Honduras inició una investigación financiera sobre la familia Rivera y comenzó a confiscar cientos de millones de dólares en activos familiares. Temiendo por sus vidas, los hermanos Rivera se acercaron a la DEA con una oferta para cooperar con su investigación a cambio de una sentencia más ligera.

Para el experto en crimen organizado Steven Dudley del portal InSight Crime, esta investigación sería «la operación antinarcóticos más importante desde 1988, cuando la DEA arrestó y extrajo a Juan Ramón Matta Ballesteros de Honduras.

Con la nueva estrategia, los agentes de la DEA ahora estaban listos para perseguir a algunas de las figuras más prominentes de la élite hondureña. De hecho, con la ayuda de los hermanos Rivera, la DEA pudo descubrir vínculos críticos entre numerosas figuras de alto rango y organizaciones de narcotráfico en Honduras. Alcaldes locales y funcionarios a nivel nacional, prominentes banqueros, oficiales de policía, jueces, congresistas, pilotos y funcionarios de aduanas se encontraron involucrados.

El papel que jugó Juan Orlando Hernández, aún presidente del Congreso Nacional fue clave para legislar a favor de la nueva estrategia norteamericana, con una mayoría absoluta en su control, las nuevas leyes pasaron sin problemas.

Para 2018, la investigación de la DEA había encarcelado a 39 personas de alto perfil. Entre ellos, Fabio Lobo, hijo del ex presidente Porfirio Lobo Sosa.

Fabio Lobo fue arrestado en una operación encubierta en mayo de 2015, se le acusó de trabajar estrechamente con el Cartel del Atlántico para traficar cocaína a los EE.UU. desde 2009 en adelante. Lobo había conectado a Los Cachiros con su padre, así como oficiales de policía, congresistas, funcionarios de aduanas y personal militar que acordaron facilitar el tráfico de drogas y el lavado de dinero a cambio de sobornos. Lobo fue condenado en un tribunal de EE.UU. en 2017 y sentenciado a 24 años de prisión.

La prueba de video proporcionada por los Cachiros resultó vital para el proceso contra Fabio Lobo.

En 2018, la policía arrestó a la madrastra de Fabio y ex primera dama, Rosa Elena Bonilla, junto con su cuñado, Mauricio Mora, por apropiación indebida de fondos públicos. Si se la encuentra culpable, enfrentará hasta 128 años de prisión. El mismo Porfirio Lobo ha sido investigado por la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MICCIH) respaldada por la Organización de Estados Americanos (OEA), por canalizar fondos de narcotraficantes en su campaña política y contratando con una empresa de construcción propiedad de Cachiros. La respuesta de Lobo ha sido acusar ferozmente a MICCIH de violar sus derechos constitucionales y dañar su reputación.

Juan Antonio «Tony» Hernández, ex congresista y hermano del presidente Hernández, fue arrestado en Miami en noviembre por colaborar con narcotraficantes entre 2004 y 2016. Uno de los hermanos Rivera afirmó haberle pagado sobornos mientras estaba en el Congreso a cambio de protección de los envíos de drogas de los agentes de la ley. Los fiscales han declarado que Hernández manejó cada etapa de la cadena de suministro y que sus iniciales «TH» se estamparon en muchos de los contenedores de cocaína que manejaba.

Igualmente, el congresista liberal Fredy Renan Najera, fue recientemente declarado culpable en un tribunal de los Estados Unidos por usar su posición para facilitar el tráfico de grandes cantidades de cocaína desde Colombia a través de Honduras hacia los Estados Unidos. Él y sus equipos de seguridad utilizaron armas de grado militar e inteligencia policial para proteger la operación. Nájera también reunió al Cártel de Sinaloa de México con funcionarios hondureños que proporcionaron al cártel acceso al centro de envío comercial en Puerto Cortés.

Arístides González y Alfredo Landaverde, mártires de la lucha en contra del narcotráfico en Honduras.

En 2009, cuando el principal funcionario antinarcóticos, el general Julián Arístides González, comenzó a investigarlo por tráfico de cocaína, Nájera trabajó con Los Cachiros para que lo mataran. En 2013 y 2014, Nájera formó parte de un grupo de congresistas hondureños que intentaron instalar un líder del crimen organizado como jefe del Congreso hondureño para promover políticas favorables a los traficantes.

En septiembre, el jefe de la Policía Nacional, Carlos Alberto Valladares, que había ocupado cargos de alto nivel en varias ciudades importantes, fue sentenciado a 14 años de prisión en un tribunal de los EE.UU. por conspirar con Los Cachiros para transportar cocaína a los EE. UU. Valladares también participó directamente en actos de violencia y asesinatos relacionados con drogas. Otros seis ex miembros de la Policía Nacional se declararon culpables de cargos relacionados con el tráfico de drogas en los tribunales federales de los Estados Unidos.

Finalmente, está la familia Rosenthal, una de las familias más ricas y poderosas de Honduras. Jaime Rosenthal Oliva ya fallecido, había sido vicepresidente del país desde 1986 hasta 1990 y presidente del Grupo Continental. Su hijo, Yani Rosenthal fue ministro de la presidencia de Manuel Zelaya Rosales y luego dirigió las empresas familiares, y su sobrino Yankel fue ministro de inversiones del gobierno de Hernández. Fueron acusados ​​de fraude y lavado de dinero para Los Cachiros en un tribunal de los Estados Unidos. En 2017, Yani recibió tres años de prisión por lavado de dinero y tráfico de drogas, mientras que Yankel recibió 29 meses por intentar lavar dinero de drogas.

Nada de esto hubiera sido posible sin la cooperación de los hermanos Rivera Maradiaga que desenredaron la complicada estructura del narcotráfico dándole a la DEA en bandeja de plata la cabeza de sus principales socios.

A cambio, Los Cachiros lograron un acuerdo para reducir sus condenas y estar libres, como testigos protegidos.

Extraditados hondureños

Según el diario La Prensa de Honduras «Devis Leonel Rivera Maradiaga firmó un documento en inglés llamado superseding information, que significa “reemplazar información”, lo que le permitió gozar de beneficios. Se trata de un acuerdo, no una acusación, con la cual los fiscales, pese a que conocen que Rivera Maradiaga cometió delitos federales, le permitieron firmar un segundo acuerdo que se llama Waiver of Indictment, en el que renuncian a su acusación.

Eso, según la prensa, permitió al Cachiro evitar ir a un juicio y aceptar lo que pactó con los fiscales; su colaboración es total para identificar a los aliados, ser testigo en sus procesos y recibir la protección y traslado de su familia a Estados Unidos. Pasar al programa de testigos protegidos y permitir que su hermano Javier Eriberto se sometiera al proceso ante la justicia norteamericana, pero con una pena diferente a la cadena perpetua.

Devis Leonel Rivera Maradiaga y su hermano, acusados de introducir toneladas de droga a Estados Unidos y de haber asesinado a más de 70 personas, logró asegurar a sus padres, su hermana y el resto de la familia en los Estados Unidos desde 2014, gracias al acuerdo con la DEA, según reporte de La Prensa. Otro de los acuerdos fue que algunos de sus bienes no serían parte de lo que se confiscaría y que una parte del dinero también estarían para los gastos de la familia Rivera Maradiaga en ese país.

Otro de los acuerdos es que se someterían a penas mínimas o en caso especial evitarían el proceso, por la colaboración brindada. Y eso parece que está ocurriendo, porque aunque Devis Leonel y Javier Eriberto tienen acusaciones separadas, ambos expedientes tienen más de un año que no registran ningún movimiento, sus expedientes están sellados.

Pero tan vital fue la ayuda que prestaron los Cachiros para desmantelar el narcotráfico en Honduras, como fue la de Juan Orlando Hernández Alvarado desde los distontos espacios de poder que ha desempeñado desde que inició la estrategia en 2012.

El Distrito Sur de Nueva York publicó recientemente un documento de 11 páginas de 2015, que revela que el presidente y su hermana, pudieron haber estado involucrados en «actividades de narcotráfico y lavado de dinero a gran escala relacionadas con la importación de cocaína a los Estados Unidos Estados». El presidente confirmó que había sido investigado, pero aseguró a todos que no se había encontrado evidencia alguna que respaldara las acusaciones.

Si asumimos que las acusaciones tienen sustento (no tenemos capacidad para verificar ni la inocencia ni la culpabilidad de Hernández), su colaboración vital en el desmantelamiento de las redes del narcotráfico le son de tanta importancia a los sistemas de aplicación de justicia de Estados Unidos, como lo ha sido la de Rivera Maradiaga, logrando igual o mejor acuerdos.Y así parece ser, a juzgar por las declaraciones públicas hechas por autoridades norteamericanas.

La Embajada de los Estados Unidos a través de su encargado de negocios, Lawrence J. Gumbiner ha dejado claro su respaldo al presidente Hernández.

«Hoy me reuní con el Presidente de #Honduras @JuanOrlandoH para reafirmar la colaboración y cooperación entre EEUU y Honduras en asuntos de importancia bilateral, incluyendo la migración irregular, la lucha contra la corrupción, el desarrollo económico, la seguridad regional, las extradiciones. Y el desmantelamiento de redes criminales transnacionales», indicó a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente Hernández escribió en su cuenta oficial de Twitter:«Hoy recibí en mi oficina la visita de Lawrence J. Gumbiner, Encargado de Negocios de la @USAmbHonduras. Y reafirmamos la voluntad y compromiso de seguir trabajando juntos contra el crimen organizado, a favor de la prosperidad de nuestros pueblos y una migración segura y ordenada».

Así pues, y para cerrar este capítulo, nos queda claro que a lo menos por la acusación hecha por Don H en contra de Juan Orlando Hernández, poca posibilidad queda de ver un proceso en su contra, mientras continúe la guerra en contra del narcotráfico en la región y el gobierno de Estados Unidos no encuentre un mejor aliado.

En la siguiente entrega:  LA MACCIH Y LAS DENUNCIAS DE CORRUPCIÓN.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.